TU ERES QUIEN ERES POR UNA RAZÓN. Poema

TU ERES QUIEN ERES POR UNA RAZÓN,

Tu eres parte de un plan completo

Tu eres un diseño único, precioso y perfecto

llamado “Especial” para Dios, seas mujer ó varón.

TU ERES COMO ERES POR UNA RAZÓN,

Nuestro Dios no comete errores

El te formó en el vientre materno

exactamente como El quería hacerte.

TUS PADRES SON LOS QUE EL TE ESCOGIÓ POR UNA RAZÓN,

No importa cómo te puedas sentir tu al respecto,

Ellos fueron diseñados por Dios según el plan que tenía en mente

ellos llevan el “Sello del Maestro”.

Aquella experiencia que enfrentaste no fué fácil,

y Dios sabe cuánto te lastimó

Pero fué necesaria para moldear tu corazón

y que crecieras de la manera en que Dios quería.

TU ERES QUIEN ERES POR UNA RAZÓN

Tu has sido formado por la mano del Maestro

TU ERES QUIEN ERES: AMADO

porque hay un Dios que te ama.

Russel Kelfer

Traducido y adaptado por Mayra Gris de Luna.

EL CAMBIO ES UNA DECISIÓN.

Por Mayra Gris de Luna.

Es tiempo de fin de cursos, graduaciones y elecciones, tiempo de evaluar y re-evaluar, decidir, en una palabra, es tiempo de cambios.

El cambio implica que las personas y las organizaciones hagan las cosas de manera diferente. Hemos escuchado frecuentemente la frase “Si haces lo mismo, obtendras los mismos resultados, para obtener resultados diferentes, tendras que hacer cosas diferentes”. Sin embargo, aunque pareciera fácil, no siempre lo es. ¿Por qué? porque aunque no se puede generalizar, si existe una tendencia en las personas a resistirse al cambio.Con frecuencia los cambios generan tensión, incomodidad, trabajo extra. La perspectiva en sí de tener que aprender algo nuevo, genera lo que se llama “ansiedad de aprendizaje”.

Al estar en contacto con diversas organizaciones, he podido ver algunos equipos de liderazgo ávidos por aprender, y cambiar para mejorar. Indudablemente son las organizaciones que han obtenido mejores resultados en menor tiempo. También hay  líderes que dicen “siempre lo hemos hecho de ésta manera”. Otros piensan que ellos y su organización son perfectos y no tienen nada que mejorar.  ¡Y en verdad están convencidos de ello! Sin embargo,  sus resultados dejan mucho que desear.

¿Por qué la gente se resiste al cambio?

1. Siente amenazados sus intereses personales. Es una reacción para proteger su poder, o influencia en el grupo, su posición o prestigio.

2. Incertidumbre. Es natural sentir temor ante lo desconocido. Cuando no se tiene suficiente información o preparación con respecto a lo que significa el cambio, existe mucha incertidumbre con respecto a la propia capacidad personal, especificamente en cuanto a  incorporar nuevas habilidades o destrezas. Es posible que una propuesta de cambio tenga mejor aceptación si incluye medidas de previsión para ayudar a las personas a aprender las nuevas habilidades que les demandará el cambio. Esto puede proporcionar seguridad psicológica para enfrentar el proceso.

3. Falta de confianza en que el cambio se pueda lograr. Tener una actitud pesimista. Esto sucede sobre todo cuando los cambios que se proponen son radicales. También cuando ha habido antecedentes de fracaso.

4. Falta de convicción de que el cambio es necesario. Conformismo. Falta de visión. El no conocer otros sistemas mejores, no reconocer a otras organizaciones mejores, ígnorar cómo se vive en países con mejores condiciones de vida y como funcionan sus organizaciones.

5. Desconfianza en el líder o grupo de líderes. Tiene que existir confianza en que el lider es capaz de manejar las posibles consecuencias del cambio. Confianza es la palabra clave.

6. Amenaza a los valores éticos personales. Cualquier cambio que ponga en riesgo los valores de una persona, despertará en ella sentimientos de rechazo al cambio y al lider.

7. Temor a ser manipulado. Cuando las personas perciben el cambio como un intento de controlarlos, se resistirán al mismo. Hay sistemas autoritarios, aún en organizaciones eclesiásticas que usan la Biblia fuera de contexto para manipular a las personas.

8. Por “flojera”, desidia, procastinación. Desde los cambios a nivel personal, cambios que sabemos que tenemos que hacer pero no los hacemos. Hasta cambios que implican mas trabajo para los líderes de la organización.  “Si las cosas que valen la pena se hicieran fácilmente, cualquiera las haría”. Todo cambio demanda trabajo.

El cambio es una decisión. Como toda decisión, uno tiene que analizarla, procesarla, “digerirla”, pensarla, pero una decisión no está tomada hasta que llega la fase de actuar. El momento en que pasa de ser una propuesta a ser acción, movimiento, verbo, realidad.

¿Puedo observar en mi alguna de éstas 8 actitudes?

¿Qué tengo que decidirme a cambiar?

Basado en conceptos de Robert Lussier.

¿QUÉ COLECCIONAS?

Una de las cosas que más me ha parecido “curiosa” de éste recorrido por la vida, son las Colecciones. Algunas personas tenemos la tendencia a “coleccionar” cosas. En ocasiones son colecciones que se iniciaron de una manera intencional, y otras veces, cuando por alguna razón uno se da cuenta de  tener tres o más objetos de la misma clase, se hace presente la idea de iniciar entonces una colección. Las hay de todo tipo y a cualquier edad hay interesantes “coleccionistas”.

He visto colecciones de Barbies, de Kittys, de Snoopys, de corcholatas, de cajas de madera decoradas,  de conchitas, de objetos en miniatura, de ositos, de boletos de aquellos que daban en los camiones de antaño, de envolturas de chicle “motita”, de papelitos de aluminio de colores que envolvían un chocolate y se metían entre las hojas de un libro para que quedaran “lisitos”, de imanes para el refrigerador, de tazas, de “tazos”, de autos en miniatura, y llaveros; que eran las más convencionales hace algunos años.

Las hay también extravagantes y costosas de las que puede uno contemplar en los grandes museos, y también las colecciones personales de quienes cuentan con los recursos económicos para adquirirlas.

Los objetos, de forma individual pueden ser costosos o no, pero agrupados en una colección según el mismo tipo o clase, pueden llegar a ser muy costosas y sobre todo valiosas. Ejemplo de esto son las colecciones de timbres postales y monedas.  En este sentido, me pareció muy novedoso ver colecciones completas de los objetos que vienen dentro de los huevitos “Kinder”,  es común encontrarlas en los famosos “Flohmarkt” o mercados flotantes en Alemania, en exhibidores de madera especialmente dedicados a exhibir éstas miniaturas. Y eran muy bien valuadas.

En mi adolescencia recibí un regalo: una piedra. Es una piedra con la forma de un caracol proveniente de algún lugar cercano a Tehuacán, Puebla, lugar en el que se han encontrado muchos de éste tipo de fósiles, prueba por cierto del diluvio universal. Más o menos en ésa época en que la recibí, fuimos a una excursión a “Los Molinos”, una cascada preciosa en donde abundaban piedras blancas con rayas negras o cafés. Me llevé un par de ellas. Y entonces me llegó ese momento en que la idea se hace presente: -“Voy a coleccionar piedras”, así lo hice y llegué a tener algunas muy hermosas, de la zona de Guanajuato, que tienen minerales preciosos incrustados en ellas, llegué a tener tantas, que las metía en cajas debajo de mi cama. Comprendo que eran demasiadas y un día cuando regresé de la escuela noté que mi mamá había tomado la decisión de tirarlas. Únicamente rescaté mi fósil de la basura.

Cuando estuvo de moda la película de “E.T” “El extraterrestre”, mi hermana empezó a coleccionar “E.T”s de todo tipo y tamaño hasta tener alrededor de 120.

Ya en mi juventud decidí coleccionar latas de Coca Cola, y llegué a tener una gran montaña, por algunos meses hasta que de nuevo mamá decidió ponerlas en el lugar adecuado para lo que eran: basura.

Es interesante observar que el coleccionar puede convertirse en un hábito. Tal vez la niñita que coleccionaba cosas de Kitty , de grande quiere coleccionar zapatos o  bolsas de Louis Vuitton, tal vez Elvis Presley coleccionaba carritos en miniatura de pequeño, y cuando pudo hacerlo coleccionó “Cadillacs”.

Un dicho popular dice “El que no ha tenido y llega a tener, loco se quiere volver”.  Efectivamente, un tema en psicología es precisamente el hecho de que cuando en la infancia uno carece de algo, cuando se es adulto, se puede llegar a presentar en las personas la necesidad de “coleccionar”. He conocido personas que de pequeñas se sintieron muy limitadas en cuanto a ropa o zapatos, y ahora de personas adultas con mayores posibilidades, tienen colecciones de  más de 100 pares de zapatos, personas que “no repiten” su ropa tan seguido, y esto lo perciben como “un valor”.  Así que se dan a la tarea de coleccionar una gran variedad y surtido de ropa, joyería, accesorios, etc.

Muchas veces, sobrepasando el espacio disponible en casa para poder tenerlos.

En el canal “Discovery Health” mostraron un documental acerca de un hombre que coleccionaba discos de acetato de esos antiguos. Llegó a tener tantos, que construyó una gran bodega o almacén con grandes anaqueles para ponerlos. Empezó a dedicar más tiempo a la compra y venta de éstos discos. El documental mostraba cómo éste hombre decidió entonces vivir ahí en su bodega, poniendo a un lado de estos anaqueles una cama y un refrigerador. Lugar que compartía únicamente con su perro, ya que su esposa y sus hijos habían tenido que continuar con sus vidas de una forma más normal que éste hombre quien perdió el equilibrio de su vida, y a su propia familia por no saber manejar adecuadamente su hábito de  coleccionar.

Hace poco, al estar haciendo “limpieza profunda” de mis cajones, me dí cuenta que tenía como seis abanicos. Yo había comprado un par, otros me los habían obsequiado en bodas y eventos de la iglesia. Pero llegó esa “chispita” a mi mente que decía: “Ah pues voy a coleccionar abanicos”. En ese momento me dí cuenta que uno puede decidir cuando ya uno tiene suficiente de algo.  Y tomé la decisión de no iniciar una colección de abanicos pues ni siquiera sé dónde poner los que ya tengo. Desde entonces he tenido que tomar la misma decisión en cuanto a varios objetos. Uno puede decidir: “Creo que ya tengo suficientes aretes, no voy a comprar uno más”. Pero ¿cuánto es suficiente? Eso es muy relativo, no podría decir cuánto es suficiente para otra persona, pero si quiero tener la capacidad y el sentido común de percibir cuando ya es suficiente para mí.

Mateo 8:20 dice que Jesús no tenía ni donde recostar su cabeza. Mateo 6:19 Nos recomienda no acumular tesoros terrenales.

Creo que es bonito coleccionar objetos. Yo tengo algunas colecciones. Proyectan nuestra personalidad y nuestros gustos. Muchas veces cuando queremos conocer mejor a una persona le preguntamos qué colecciona.

Y hasta podemos darle una grata sorpresa añadiendo algo a su colección.  A veces es parte de nuestro “perfil” en las redes sociales el mencionar nuestras colecciones.

Como todo en la vida, tenemos que mantener el equilibrio. No es sano permitir que se convierta en un hábito incontrolable que perjudique aún a nuestra familia. En México es muy común endeudarse comprando cosas “en pagos o abonos”, que alcanzan el doble o triple de su valor, con tal de obtenerlos.  Debemos estar muy conscientes cuando queremos apropiarnos de algo, de identificar claramente si lo  necesitamos,  si podemos cubrir su costo, si tenemos espacio para guardarlo, si  esto responde a un gusto o  afición saludable por incrementar alguna colección,  o si obedece a problemas psicológicos y de autoestima.

ESTOY CONTIGO.

“Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo;

Y si por los ríos, no te anegarán.

Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.

Porque yo Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel,  SOY TU SALVADOR”

ISAÍAS 43:2-3

¡Qué promesa más poderosa y alentadora!  El ha prometido estar contigo en las dificultades de la vida. Se refiere a éstas pruebas inicialmente como “aguas”. Luego habla acerca de “rios”, sin duda un tipo de prueba mayor. Aún ahí sigue prometiendo que no nos pasará nada. Sin duda hay adversidades en la vida que pueden ser devastadoras como el fuego, sigue subiendo el nivel de dificultad,  pero incluso ahí, la promesa es que El es quien nos salva.

Aún contando con promesas como ésta, muchas veces no sentimos la presencia de Dios en nuestra vida TODO EL TIEMPO, cada segundo, cada día. Prueba de ésto es la presencia de temores en nuestras vidas. Si pudieramos constatar con nuestra vista Su presencia en situaciones de temor, éste desaparecería. Nos es difícil simplemente CREER que El está con nosotros siempre porque El así lo prometió.

Un día, cuando Jesús se acercó caminando sobre el mar en medio de una tormenta al barco en el cual estaban sus discipulos, El dijo: “¡Tengan ánimo! ¡No tengan miedo!”. Pero la tormenta siguió hasta que El entró en el barco. De ésta narración podemos aprender que Su presencia es lo que nos anima, pero la tormenta tal vez no se aquiete de inmediato. Tal vez El quiere que disfrutemos Su presencia, Su protección y Su ayuda en medio de las tormentas.

¿Está tu vida en  aguas mansas o en aguas turbulentas o en ríos de dificultades? El está contigo.

 ¿Está tu vida siendo probada por fuego? El es tu Salvador.

 Es probable que nunca aprendamos a disfrutar de nuestras tormentas, pero si podemos aprender a disfrutar la presencia de Dios en medio de ellas.

FLORECER.

Como esposa y mamá muchas veces he tenido que adaptarme a las necesidades de los demás en mi familia. Muchas veces he tenido que posponer el logro de algunas metas personales, para lograr la meta de apoyar a mi familia en el logro de las suyas. He tenido que hacer cosas que no tengo ganas de hacer. He tenido que ir a lugares a los que no he tenido ganas de ir. Uno puede llegar a sentirse frustrada, pero hay una frase que me ha ayudado a crecer y disfrutar mi vida así como está, y es “Florece ahí donde Dios te ha plantado”. En vez de desear estar en otra parte estoy aprendiendo a disfrutar el lugar en el que estoy, en vez de desear tener otro tipo de actividades estoy tratando de disfrutar las actividades que ya tengo. Encontré una breve lectura devocional de Joel Osteen que lo resume de mejor manera y por ello lo comparto:

“A veces, cuando Dios está trabajando en nuestra vida, es probable que uno pueda empezar a sentirse incómodo con alguna situación. Podemos estar en circunstancias en las que es difícil congeniar con alguna persona, o tenemos que enfrentar consecuencias de situaciones que no están bajo nuestro control.  Cuando esto ocurre, en vez de quejarnos y querer cambiar todo a nuestro alrededor, es mejor mirar hacia nuestro interior y decir “Dios, gracias porque quieres transformarme A MI”.

Yo he aprendido que Dios está mas interesado en cambiarme a mi, que cambiar mis circunstancias. Si elijo estar desanimado porque las cosas no se hacen a mi manera o porque las cosas no están ocurriendo en el tiempo en que yo lo deseo, no voy a avanzar ni a mejorar en el proceso de convertirme en alguien mejor.

Si quieres ver un cambio, si quieres ver a Dios abrir nuevas puertas, la clave es FLORECER JUSTO AHÍ DONDE ESTÁS PLANTADO. No esperes hasta que todo mejore para decidirte a tener una buena actitud. Tu puedes ser lo mejor que tu puedes ser ahí donde estás. Cuando floreces en el lugar en el que estás plantado, estas permitiendo que Dios obre en ti, y El será fiel para completar la obra que ha comenzado en ti.”

Muy motivadoras palabras de Joel Osteen verdad?

Una de las directrices en mi vida es que “Uno tiene que hacer lo que uno tiene que hacer”. Especialmente en lo que se refiere a integridad y a disciplina. Pero no es suficiente solo “cumplir”, es mejor hacer las cosas con entusiasmo, con convicción, con pasión.

Muchas veces nuestra manera de florecer es “regando” la vida de otros, cuidando su desarrollo, proveer de lo que necesitan ellos para crecer y florecer.

Si yo fuera una flor, tal vez no sería una bella orquídea, grande y costosa,  tal vez sería una pequeñita flor silvestre de esas que salía a cortar con mi mamá en el campo, pero se que a todas las flores, es Dios quien las hace florecer.

                                                                                                              

¿QUÉ NECESITO ELIMINAR/REDUCIR/INCREMENTAR/DEJAR DE HACER COMO MAMA?

¿QUE PUEDO HACER PARA MEJORAR COMO MAMÁ?

Ser mamá es una de las bendiciones que mas disfruto y mas agradezco a Dios cada día. Desde la celebración del día de las madres del año pasado, hasta ayer, ha transcurrido un año en el que muchas mamás, hemos podido disfrutar a nuestros hijos, hemos jugado, hemos compartido helados, películas, risas, viajes, música, hemos horneado galletas, gratas sobremesas y también hemos compartido momentos como la hora de firmar la boleta de calificaciones, aquel momento en que te das cuenta que visitar su cuarto es una peligrosa aventura, y que aun cuando por su estatura ya casi no cabe en su cama, te sientas ahí a un lado a esperar la lectura del termómetro porque no se siente bien. Sin embargo, el año transcurrió, y por todos esos momentos, para mí el 10 de mayo es un día para celebrar.

Ayer celebré a mi mamá, que aunque ya no está en ésta tierra, ocupó mi primer pensamiento del día. Le recordamos mi esposo y yo, derramé lágrimas por ella, y mi esposo me consoló y me dijo: “Gracias a Dios por la vida de tu mami”. Pero la vida sigue y yo tenía mucho que celebrar. Y mucho que agradecer.

Cuando mis hijas despertaron,  me llevaron un cafecito caliente hasta la recámara, me dieron cartas, regalos y abrazos. Y me puse feliz de nuevo. Celebré la vida y el amor de mis hijas. Las besé mil veces durante todo el día y lo soportaron amable y valientemente por ser mi día  🙂 .

Me preguntaron de antemano qué quería hacer en ese día, y escogí ir a Atlixco a comer “taco placero” en el mercado 🙂 Lo cual fue sensacional! Había un grupo musical ahí dentro dedicando su música a todas las mamás. Luego fuimos a comer nieve, y escogí la de Pitaya (Pitahaya), que es uno de los sabores que se pueden disfrutar solo en cierta temporada y solo en algunos lugares del país. Caminamos por el parque y nos sentamos en una banca como muchas otras personas, la mayoría lugareñas, que también celebraban su día.

¡Cómo disfruto México, y también lo celebré!

Hoy que empieza un nuevo año como mamá. Evalúo. Me trazo nuevas metas ante los nuevos retos que las nuevas etapas me demandan. Te invito a hacerte conmigo algunas preguntas:

¿Qué cosas hago como mamá que debería ELIMINAR O DEJAR DE HACER? La queja, la crítica, los platillos aburridos, las observaciones negativas, tratarles como bebés cuando ya pueden realizar más cosas por ell@s mism@s….

¿Qué cosas debería REDUCIR? Enfocarme en otras cosas cuando ell@s están en casa, reducir la presencia de comida no saludable, el tiempo de televisión, reducir algunos gastos infructuosos para enseñarles a ahorrar…

¿Qué cosas debo INCREMENTAR ahora como mamá? Echarles más porras, animarles más, orar más por ell@s, por sus parejas, por sus necesidades, salir más por separado con cada un@ de ell@s, escucharles más, conocerles más, interesarme por sus intereses, darles más responsabilidades específicas en la casa…

¿Qué debo IMPLEMENTAR ahora? El uso de una libreta familiar de oración para ir checando la respuesta de Dios a las oraciones, visitar a los enfermos, clases de algún nuevo instrumento, o clases de cocina…

Quiero esforzarme más éste año en apoyar más y mejor a mis hijas. No estoy de acuerdo cuando se evalúa a los padres por la vida de sus hijos. Pero si estoy consciente de la responsabilidad que tenemos como padres de las vidas de ellos sobre todo cuando todavía comparten nuestra casa.

Así que pido a Dios sabiduría para todas las mamás en éste año, continuemos con ánimo este rol tan hermoso que Dios nos permite desempeñar. Que podamos dar con alegría de corazón. Que Dios nos dé fuerza y gozo para levantarnos muy tempranito y sonreír.  Cada día cuenta.

“El mejor uso que le puedes dar a la vida es amar. El mejor momento para amar, es ahora”, dice una frase.

Vamos con todo mamás,  y si Dios nos presta vida, de aquí a otro año nuevamente a celebrar!

“USTED NO PUEDE CAMBIAR SU VIDA A MENOS QUE CAMBIE ALGO QUE HACE DIARIAMENTE.

EL SECRETO DE SU ÉXITO SE ENCUENTRA EN SU RUTINA DIARIA”

JOHN MAXWELL

 Con Princesa Soo

MANEJO DEL TIEMPO.

Por Mayra Gris de Luna.

Uno de los aspectos que nos ayuda a obtener mejores resultados y ser mas productivos en nuestra vida es optimizar el manejo de nuestro tiempo. Existen varios factores que influyen en cómo las personas organizan su vida, desde su temperamento, su preparación, hasta sus habilidades para lograr sus metas. Hay muchos auxiliares para la organización del tiempo, desde libros de conocidos autores como Covey, que nos habla de clasificar nuestras actividades en lo urgente y lo importante, hasta impresionantes auxiliares como la Agenda Franklin con formatos para registrar desde tu misión, tu visión, tus objetivos generales, tus metas a largo plazo, a corto plazo, tus finanzas, aniversarios, cumpleaños, y hojas para registrar tus actividades cada media hora del día. Mas allá de eso, las modernas agendas electrónicas nos brindan la oportunidad de registrar nuestras actividades, recibir alarmas que nos recuerden éstas actividades, podemos registrar eventos futuros aun en los años subsiguientes, etc. Realmente contamos con impresionantes recursos para nuestra organización personal.

Sin embargo, seguimos viendo personas atareadas, esclavas del tiempo, personas llegando tarde a sus actividades, cayendo constantemente en la procastinación.

En varias ocasiones, amigas y familiares me han hecho el siguiente comentario: -“he podido ver que haces muchas cosas, pero nunca te he visto atareada. ¿Cómo le haces?”

Muy temprano en mi vida matrimonial supe que no solo tenía que cumplir con mis roles, sino ser productiva y cumplir con el propósito que Dios tenía para mi ejerciendo y perfeccionando mis dones. Me di cuenta que para lograrlo tenía que administrar sabiamente mi tiempo. La clave para hacerlo efectivamente viene ANTES de la agenda: es CONOCER DE CUANTO TIEMPO DISPONES REALMENTE CADA DÍA. En consecuencia, podrás saber si en realidad cuentas con tiempo disponible para efectuar tareas o compromisos adicionales a las actividades que “forzosamente” tenemos que cumplir diariamente. Para explicarme mejor, iremos paso a paso:

1. HAS UNA LISTA DE TODAS LAS  ACTIVIDADES QUE TIENES QUE HACER RIGUROSAMENTE. ES DECIR LAS ACTIVIDADES QUE NO TIENES OPCION DE NO REALIZAR. Por ejemplo:

Dormir

Desayunar

Comer

Cenar

Aseo y arreglo personal

Ejercicio

Tiempo Devocional

Llevar a los niños a la escuela

Trabajar

Lavar el auto o llevarlo a lavar

Etc.

2. DESPUÉS ASIGNA EL TIEMPO QUE DEDICAS A  CADA ACTIVIDAD:

Dormir                                                            8 horas

Desayunar, comer, cenar,                            3 horas

Ejercicio y aseo personal…                           2 horas

Tiempo Devocional..                                    30 minutos

Llevar a los niños… traslados.. etc.            3 horas

Trabajo, Quehaceres

  1. HAS LA SUMA DEL TIEMPO.
  2. A LAS 24 HORAS DE TU DIA, LE TIENES QUE RESTAR LAS HORAS QUE TE DIERON COMO RESULTADO LAS ACTIVIDADES COTIDIANAS.

EL RESULTADO ES EL TIEMPO DEL QUE DISPONES REALMENTE PARA LAS ACTIVIDADES ADICIONALES QUE ELIJAS.

Como podrás darte cuenta, en la mayoría de los casos, serán de 2 a 5 horas máximo las horas de las que realmente puedes disponer cada día para programar actividades adicionales. Depende de cada persona obviamente, de la ayuda que tenga para las actividades cotidianas, de la etapa de vida que esté viviendo.

Para agregar una actividad a tu agenda debes estar seguro de que en realidad cuentas con tiempo disponible para efectuarla.

Dejar un margen de tiempo libre entre una y otra actividad evitará que te sientas estresado, apurado y llegando tarde. Hay que preveer los contratiempos, el tráfico, el tiempo que uno invierte en contestar una llamada telefónica, revistar tu mail, etc.

Es muy importante dedicar tiempo a tu familia y a tu pareja. Así que es recomendable agendar por anticipado estos tiempos, y respetarlos. En nuestra familia acostumbramos tener un tiempo familiar una tarde a la semana. Todos los miembros de la familia sabemos que no podemos agendar compromisos personales en ese dia y a esa hora. Lo mismo sucede con el tiempo que mi esposo y yo compartimos semanalmente.

El tiempo es el recurso mas valioso que tenemos. Ni Steve Jobs con todos sus recursos pudo comprar un segundo mas de vida.

Hace unos años que nos encontrábamos de vacaciones en Acapulco, los ejecutivos de algun consorcio de Hoteles ofrecían varias cosas a cambio de asistir a una plática. Le dijeron a mi esposo: “No cuesta nada, solo una hora de su tiempo”. A lo que mi esposo respondió: “Eso es demasiado”.

¿Cuánto costaría estar con tu familia disfrutando en la playa? Eso “no tiene precio”, como dice el slogan de Master Card.

El tiempo es vida. Vale la pena tener tus prioridades claras cuando lo administres.

¿Manejas tu tiempo efectivamente?

¿Sabes de qué tiempo dispones cada día para las actividades extras?

¿Crees que lo manejas sabiamente de acuerdo a tus prioridades?

 

 

LO QUE HACE UNA MAMÁ. (ACRÓSTICO)

Por Mayra Gris de Luna.

En el mes de las Madres, podemos recordar mediante un acróstico, algunas de las tantas cosas que hacen. Una mamá:

MOTIVA. En cierto sentido, las mamás son las mejores “porristas” de sus hijos. Personajes célebres en la historia fueron grandes hombres cuyas madres creyeron en su potencial aún a temprana edad. A la madre de Tomás Alba Edison, los profesores le dijeron que su hijo no era capaz para permanecer en la escuela, ella le enseñó en su casa y años mas tarde Edison desarrollaría innumerables inventos al servicio de la humanidad. Una mamá motiva a su hijo a alcanzar su máximo potencial.

AMA.- El amor de una madre es incondicional, una madre siempre ama a su hijo “a pesar de” como sea su hijo, aun “a pesar” de que el comportamiento de su hijo no sea el mejor. Dicen que el amor materno es como un círculo: no tiene principio ni fin. En ese aspecto  el amor de una madre se parece al amor de Dios por nosotros, solo que el amor de Dios es perfecto.

DISCIPINA.- Una madre que ama a su hijo, le disciplina. Le educa, le pone límites. Para que una mamá pueda enseñar a su hijo la disciplina, ella misma tiene que ser una persona disciplinada. Hay una frase que dice: “Lo que eres en tu casa es lo que realmente eres”.  Una Madre modela con su vida comunicando principios a los que le rodean.” Los niños tienen más necesidad de modelos que de críticos” dice una frase . Uno de los mejores regalos que una mamá puede dar a sus hijos es un buen ejemplo.

RIE.- Una mamá que ríe es una mamá feliz y una mamá que hace feliz a su familia. Uno de los recuerdos más hermosos que uno puede tener, son los momentos alegres con los padres, en la sobremesa, en la intimidad del hogar, en los juegos. Mucho de la atmósfera que se respira en el hogar es determinado por el humor de mamá. Nadie quiere estar en casa cuando la mamá está enojada. “Lo que el sol es para las flores, las sonrisas son para la humanidad”.

ENSEÑA.- Uno de los mandatos bíblicos para los padres es instruir al niño en los caminos de Dios, y así, aún cuando fueren viejos nunca se apartarán de ese camino. La mamá es como una maestra de tiempo completo. ¿Quién enseña al niño la existencia de Dios? ¿Quién le enseña a juntar sus manitas y hacer una oración? Generalmente lo hace la mamá. Quien cada noche, antes de dormir a sus hijos abre su Biblia, y relata las grandes verdades de Dios.

“Cuando Eva fue llevada ante Adán, la llamó Eva, que quiere decir, madre de toda la humanidad. No la llamó esposa, sino solo madre, madre de toda criatura viviente. En esto consiste la gloria y el adorno más precioso de una mujer” –Martín Lutero.

 ++++++

“UNA MAMÁ BIEN EQUIPADA”.  del blog gris de luna EN LA CABAÑA

 

ME LLAMO ORGULLO, SOY UN LADRÓN.

Me llamo Orgullo, soy un ladrón.

Te robo lo que Dios tiene para tu destino:

pues lo que buscas es tu propio camino.

Te robo tu alegría:

porque tu “mereces mucho más que ésto”.

Te robo tu conocimiento:

“porque ya lo sabes todo”.

Te robo la santidad:

porque no quieres admitir cuando estás equivocada.

Te robo tu visión:

porque prefieres verte en el espejo en vez de mirar por una ventana.

Te robo la genuina amistad:

porque nadie va a conocer “quien eres” en verdad.

Te robo tu amor,

porque el verdadero amor demanda sacrificio

Te robo tu grandeza del cielo:

porque te rehúsas a lavar los pies de otro aquí en la tierra.

Te robo la gloria de Dios:

porque te convenzo de buscar la tuya propia.

Mi nombre es Orgullo. Soy un ladrón.

Te agrado porque piensas que yo siempre busco lo mejor para ti.

Falso.

Estoy tratando de hundirte.

Dios tiene muchísimo para ti, lo admito, pero no te preocupes…

Si te quedas conmigo, nunca lo sabrás.

Tomado de “Viva Libre” de Beth Moore

¿CUAL ES TU LEMA?

LEMA DE LA LIGA METODISTA DE JOVENES E INTERMEDIOS

Si escuchas las palabras “Todos para uno y uno para todos” seguramente pensarás en “Los tres mosqueteros”, tal vez se te antoje una Coca Cola bien fría si escuchas la frase “La chispa de la vida” o habrás recordado a Kalimán diciendo “El que domina la mente lo domina todo” ante una provocativa rebanada de pastel de chocolate o qué se yo, seguramente deben existir otras tentaciones 🙂 .

Los “lemas”, las “frases”, los “slogans”, son declaraciones simples, concisas, que de una manera impactante y original dejan un mensaje difícil de olvidar. Generalmente entre más cortos sean, se adhieren mas fácilmente a nuestra memoria, queramos o no.

La palabra “eslogan” viene del ingles “slogan” que proviene a su vez del escocés “sluagh-ghairm”, que significa “GRITO DE GUERRA”.

De ahí que un lema puede brindar tal motivación como la que necesitaría un guerrero para salir a la batalla. Lo primero que se me vino a la mente cuando leía esto son aquellas palabras para los guerreros en la película “Gladiador”:”Lo que haces en la vida tiene su eco en la eternidad”. ¡Definitivamente motivante!

Conservo un franco francés con el noble lema de la Revolución Francesa: “Libertad, Igualdad, Fraternidad“.

Uno de los más conocidos slogans del mundo por ser tan corto y efectivo, es el de la compañía “Nike”: “Just do it!” (¡Simplemente hazlo!) que ha sido usado aún más en conferencias motivacionales que con fines publicitarios de la marca.

Bill Hybels, autor, conferencista y mejor conocido por su “Cumbre global de liderazgo”, recomienda usar frases cortas, o slogans para resumir una meta o un proyecto y motivarnos en el camino. Me dí cuenta de cuán efectivo es esto, cuando vi cuánto me habían afectado de una manera positiva por supuesto, algunas frases que escuché desde mi niñez.

El lema del Instituto Mexicano Madero, que fue mi escuela por 15 años dice: “LA MEJOR CULTURA, PARA EL MEJOR SERVICIO”. Para quienes lo escuchamos tantas veces la conciencia de que necesitábamos estar lo mejor preparados para dar un mejor servicio a nuestro país, a nuestra familia, a Dios, fue lo que nos motivó y nos sigue motivando a prepararnos constantemente. Sabíamos que teníamos que aprender de todo lo que pudiéramos según nuestras posibilidades. Así que en la escuela, además de las materias de rigor,  nos enseñaban mecanografía, carpintería,mecánica,  inglés, música, cocina, manualidades, comicidad, teatro,… algunos de los compañeros aprendieron hasta Taxidermia que era uno de los tantos talleres que teníamos!

Hace unos meses, en la escuela le pidieron a una de mis hijas llevar algún objeto antiguo que tuvieran. Lo más antiguo que encontré fue un pin de la Liga Metodista de Jóvenes que perteneció a mi mamá cuando participaba como joven en esta organización. Tiene una frase grabada que dice: “ELEVÁOS Y ELEVAD TODO POR CRISTO”. Es el lema de la organización hasta hoy. El haber tenido este lema en su juventud, motivó a mi mamá a enseñármelo y explicármelo en mi adolescencia. Confieso que hasta hace poco, solo había puesto énfasis en la primera parte. Pero recientemente he comprendido que nuestra misión no está completa hasta hacer crecer a los demás. Por Cristo, tengo que elevarme, pero elevar también a mis hijas, a mis amigas, a mi organización, a mi ciudad, en una palabra: TODO.

Podemos identificar la misión de las personas por sus célebres frases. Así, la misión de procurar el bien de todos de Benito Juárez se nos hace evidente con la suya de “El respeto al derecho ajeno es la paz”. O la pasión de Pablo con su “Para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia”.

¿Sabes cuál es tu misión? ¿Tienes un lema? Seguramente hay quien no tiene solo uno, tal vez tenga varios.

El saber quién soy y para que estoy aquí me ha llevado  a escoger el Salmo 138:8 como mi lema. Estas palabras son mi motivación y mi “grito de guerra” para hacer lo que hago:

“EL SEÑOR CUMPLIRÁ SU PROPÓSITO EN MI”

Salmo 138:8

“hasta la vista Baby!”

DOLAR: “EN DIOS NOSOTROS CONFIAMOS”