EL OTOÑO DE LA VIDA.

SALUDOS Y DESPEDIDAS EN LAS ESTACIONES DE LA VIDA.

Por Mayra Gris de Luna.
Justo afuera de la escuela de mis hijas hay un parque que se viste de violeta con la llegada de la primavera. Enormes árboles de jacarandas nos ofrecen una vista esplendorosa con miles de flores en sus copas. Recuerdo los días de mi niñez en que no solamente saludabamos a las nuevas flores de la primavera sino a las golondrinas que puntualmente llegaban durante la semana del 21 de marzo a pasar la temporada en la cochera de la casa. Ya cuando me casé pude saber lo que se siente tener un manzano en el jardín, que me había pasado inadvertido hasta la llegada del verano cuando él me saludó con una copa tupida de manzanas. Aunque no me ha gustado despedirme de las flores, las golondrinas y las manzanas, no puedo negar cuan agradable sorpresa fué para mi poder saludar a una planta con enormes girasoles adornando el jardín de los vecinos y que no pude dejar de contemplar durante todo el otoño.

Caminar en el piso dorado alfombrado de hojas secas provoca un sonido crujiente que junto con el olor del bosque resulta en la combinación ideal para una caminata perfecta. Completo mi fantasía de mi tarde otoñal imaginandome en ese bosque al lado de mi esposo disfrutando de su amena plática y un buen pay de calabaza. Bueno eso ya sería el paraiso para mi 🙂

Solo hay una cosa que pudiera llegar a consolarme después de tener que despedirme de las hojas y el pay, y es que junto con el invierno llega la Navidad. Bueno, ¡la Navidad es mágica! y la empiezo a saludar desde Noviembre que  empezamos a sacar nuestras decoraciones, que no importando cuan hermosas y abundantes sean, siempre parecerán modestas al lado de las decoraciones que me dejan boquiabierta no solo en los grandes almacenes y plazas, sino en las casas de mis amigas. Así como el jardín del vecino siempre parece mas verde, a veces me parece que ocurre lo mismo con mi arbolito de Navidad, aunque cada año termino amando nuestro arbolito familiar, me enamoro de cada uno que veo por todas partes. Y aquí entre nos, ¿sabes qué otra cosa me va fascinando del invierno? ¡las botas! Me encantan las botas. Aquí las usamos desde la primavera porque llueve, en el otoño porque ya empieza el frío y en el invierno hay mujeres como yo que casi perdemos la razón cuando vamos al centro comercial y vemos tal variedad no solo en los aparadores, sino en las chicas casi perfectas luciendo las suyas.

Después de la Navidad, nos despedimos del “año viejo” para saludar al “año nuevo” con sueños y expectativas nuevas. El ciclo de la vida sigue. Cuando nacimos dijimos hola al mundo, y algún día nos despediremos de él.

La primavera y el verano de mi vida ya han pasado. ¡Cómo los disfruté! Mi vida floreció en primavera cuando conocí a Dios y saludé al amor. En mi verano conocí a mis hijas y me  despedí de mis padres. Uno podría escribir tanto sobre lo que conoció y también sobre lo que hemos tenido que dejar ir.

Hoy me siento en el otoño de mi vida. Saludo a la llegada de los suéteres  y los tacones bajos a mi atuendo. Saludo también a las canas. Pero he descubierto algo peor que eso: despedirte de ellas!!! Ojalá me duren hasta el invierno 🙂 ¡por lo menos podré pintarlas! Disfruto la tranquilidad perenne del otoño, estoy en paz,  me siento plena como el girasol, aunque mas bien parezca una calabaza, pero en fin son exquisitas cuando están maduras…

Estoy aprendiendo que cada etapa, así como cada estación es bella. Todo es bello en su tiempo dice Eclesiastés. Cuánta razón tiene el Predicador. ¡De cuántas cosas bellas me perdería si la Primavera fuese eterna! El que si es eterno es Dios. Y El ha estado siempre conmigo… desde el principio y hasta el final.

Hay algunos días en los cuales digo “no tengo en ellos contentamiento”. Bueno, es “lógico”, los días en el otoño no son del todo soleados. Es en esos días cuando más valoro y cuando más me consuela saber que Dios está conmigo. Que Dios me ama y me acepta porque lo que El mira es el corazón.

Encontré ésta alentadora porción de la Biblia:

“Y hasta la vejez yo mismo, 

 y hasta los canas os soportaré yo;

yo hice, yo llevaré,

yo soportaré y guardaré.”

Isaías 46:4

 Una promesa del Dios inmutable y eterno,

una promesa de nuestro Padre amoroso y poderoso creador.

Una promesa que es mi refugio,

un refugio seguro para vivir

hasta que termine el invierno.

¿En cuál estación de la vida te encuentras tu?

¿Qué te hacen pensar las palabras de Isaías 46:4?

FRASES PARA LOS ABUELOS.

Lo que los niños mas necesitan son los elementos esenciales que los abuelos proporcionan en abundancia, ellos dan amor incondicional, bondad, paciencia, humor, comodidad, lecciones de vida, y los mas importante: las galletas. (Rudolph Giuliani)

Ser abuelos nos aparta suficientemente de las responsabilidades para que podamos ser amigos. (Allan Frome)

Cuando los abuelos entran por la puerta, la disciplina vuela por la ventana. (Ogden Nash)

Un abuelo es una persona con plata en el pelo y oro en su corazón. (Autor desconocido)

Todo el mundo debe tener acceso tanto a los abuelos como a los nietos, con el fin de ser un ser humano completo. (Margaret Mead)

Mis nietos creen que yo soy la cosa mas antigua del mundo. y después de un par de horas con ellos, yo lo creo también. (Gene Perret)

Los abuelos, como héroes son tan necesarios para los niños, como las vitaminas. (Joyce Allston)

La idea de que nadie es perfecto es un punto de vista mas comúnmente llevado a cabo por personas que no tienen nietos. (Doug Larson)

En el séptimo día Dios descansó, sus nietos estuvieron fuera de la ciudad. (Gene Perret)

Si yo hubiera sabido que los nietos eran tan divertidos, los habría tenido mas pronto. (Bill Laurin)

Algunos de los mejores educadores del mundo son los abuelos. (Charles W. Shedd)

El amor perfecto a veces no viene hasta el primer nieto. (Proverbio Galés)

Los abuelos son el mayor tesoro de la familia, los fundadores de un legado de amor, los mejores contadores de historias, los guardianes de las tradiciones que perduran en el recuerdo. Los abuelos son las bases solidas de la familia, su amor muy especial los diferencia. (Autor desconocido)

Uno de los mayores misterios de la vida es como el chico que no era lo suficientemente bueno para casarse con su hija pueda ser el padre del nieto mas inteligente del mundo. (Proverbio Judío)

Los abuelos son una deliciosa mezcla de risa, el cuidado en su definición máxima, historias maravillosas y el amor, aunque para mi tú eres aún más que eso.

Uno de los apretones de manos más poderosos y maravillosos es la de un nieto bebé alrededor del dedo de un abuelo.

Todos necesitamos un abuelo para crecer más seguros en el mundo.

Un jardín de amor crece en el corazón de una abuela.

Una abuela es una niñera que prefiere mirar a los niños que a la televisión.

Una abuela es una madre con una segunda oportunidad.

Una abuela es un refugio seguro.

Una casa necesita una abuela para distintas funciones, tu cumples la de dar alegría a la mía.

Convertirse en abuela es maravilloso.

Las abuelas nunca se quedan sin abrazos o galletas.

Las abuelas son madres maravillosas con un montón de práctica.

Si tu bebe es guapo, perfecto, no llora o se queja, duerme en la fecha prevista y eructa como  un ángel… tú eres su abuela.

Dejar los deportes por ver dibujos es verdadero amor de abuelo.

Todos debemos tener una persona que cuide de nosotros, para mi eres tú abuela.

****************************************************************************

¡Camina conmigo!

Mi blog: “Caminando”

Visítalo haciendo clik aquí: http://mayragris.com

LAS MEJORES FRASES PARA HIJAS.

Una hija es al mismo tiempo una copia de su madre y una persona totalmente distinta y única.

Simone de Beauvoir

La diferencia entre tú y tu hija es sólo superficial. En el fondo ella es un ser igual a todos, alguien que necesita amor.

Don Barthelme.

Inundaste de luz mi vida con sólo mirarme a los ojos, minutos después de nacer. Llenaste mi casa con tu risa de niña. Alegras mi crepúsculo con una simple llamada. Gracias por compartir conmigo tu mundo. 

Carola Gowland

Tu hijo es tuyo hasta que se casa, pero tu hija será tuya toda la vida.

Proverbio Irlandés.

Lo que me gustaría darle a mi hija es libertad. Y esto se logra con el ejemplo, no con la exhortación. La libertad es una rienda floja, un permiso para ser diferente de su madre y ser amada de todos modos.

Erica Jong.

No hay afecto tan puramente angelical como el de un padre por su hija. En el amor a su esposa, hay deseo; a sus hijos varones, ambición, pero en el amor a sus hijas hay un sentimiento imposible de expresar con palabras.

Joseph Addison.

El día que tú naciste, dejé de ser la hija de mi madre para ser la madre de mi hija. Ese día comenzó la vida para ti… y también una nueva vida para mi.

***

Éstas son mis hijas, pero ¡adónde se han ido mis pequeñas?

Phyllis McGinley

Quisiera estar siempre cerca de mi hija cuando me necesite, mantenerme a distancia cuando no le haga falta, y callar cuando no me pregunte.

***

Es increíble cómo una hija, que puede aprender a conducir un automóvil en tan poco tiempo, no puede hacer funcionar ningún aparato electrodoméstico de la casa.

Ben Bergor

El amor construye puentes en lugar de paredes. No ceja, se aferra, espera con obstinación y paciencia, a veces, años. Así es como te amo, hija querida.

Anne Kiemel

Dicen que la primera obligación hacia nuestros hijos es hacerlos felices. Espero, hija, haber cumplido con este maravilloso mandato contigo. 

Edgardo Chas.

Eres el arco iris, un bote de oro, mi piedra preciosa, la sal y la pimienta, la miel y la risa. Eres la hija de este papá.

Burke y Gerlach

No hay un momento y un lugar para el amor hacia tu hija: todo momento y cualquier lugar son los mejores para recordarle cuánto la amas.

***

Y así como aceptamos a nuestras hijas, las liberamos para que sean lo que son en un mundo que siempre está tratando de convertirlas en otra persona.

Tim Hansel.

Sería bueno que pudieras prepararte no sólo para convertirte en madre cuando nazca tu hija, sino para ser tú también una niña.

James Dobson.

Vive tu vida como quieras, que yo tendré mis brazos extendidos para ti y guardaré tus secretos para siempre.

Michael Ondaatje

Las palabras, ya ves, jamás alcanzan

si lo que hay que decir desborda el alma. 

Pero atiéndeme bien:

cuando haga falta

a tu lado estaré por si me llamas.

Teresa Parodi.

Cuando ese joven viene a buscar a tu hija en su primera cita, te sientes como si estuvieras entregando un violín stradivarius a un gorila.

Jim Bishop.

“Representa asu género con inteligencia, fortaleza, gracia y humor. 

Madre firme, cariñosa, responsable y comunicativa;

esposa generosa y comprensiva.

Señores: les presento a mi hija”

Sam Harper.

Tu hija no prestará mayor atención a tus indicaciones, consejos y admoniciones. Pero no dudes: te estará observando para imitarte. Asegúrate de ser un buen modelo.

Agustina Navarro.

Para muchas niñas pequeñas, la vida con un padre es como un ensayo general del amor y el matrimonio.

David Jeremiah.

Cuando se la llevaron, entré en pánico y sentí mareos. Entonces comprendí: ¡era padre de una niña!

Nat King Cole.

Para un hombre en el ocaso de su vida, no hay nadie más amado que su hija.

Eurípides.

Una hija es compañera, amiga y confidente de su madre, y el objeto de un encanto parecido al amor entre ángeles, para su padre.

Richard Steel.

Una hija es la socia genérica de su madre, su mayor aliado en la familia, una extensión de si misma. Y las madres son el modelo de rol de sus hijas, su mapa biológico y emocional, lo que marcará todas sus relaciones.

Victoria Secunda.

La mujer que me dio a luz ya no vive pero, a medida que el tiempo pasa, me parece que el hecho de ser su hija se acrecienta de un modo cada vez más profundo.

Johnetta Betsch Cole

Hija: quisiera poder evitarte el dolor del aprendizaje, pero sé que te privaría del placer de aprender. Quisiera evitarte el dolor de las primeras frustraciones amorosas, pero te privaría de la madurez que brinda el sufrimiento. Quisiera poder evitarte los obstáculos que sin duda surgirán pero te privaría del orgullo de superarlos y así, descubrir tu propio poder de mujer.

Linda Waiss.

Mis hijas descubrieron sensaciones en mi corazón que yo nunca imaginé que existieran. Ellas continúan enseñándome sobre la naturaleza del amor incondicional. Me deleitan con su espíritu, su bondad, su humor, sus sonrisas su risa y su mente. 

Alexandra Stoddard

En la profundidad de los ojos de mi niña pequeña, descubrí el paraíso. 

Alan Frers

********

¡Camina conmigo!

Te invito a

seguir un sitio

de meditaciones

sobre  vida diaria

para mujeres.

Visítalo!

haz clik aquí :

http://mayragris.com

MUJER EJEMPLAR.

Por Mayra Gris de Luna.

Lo que una mujer en el siglo XXI puede pensar cuando lee

Proverbios 31:10-31:

“Se busca Mujer ejemplar. ¿Dónde se puede encontrar una?

Una mujer como ella es muy valiosa. Vale más que todos los diamantes, brillantes y cristales de Swarovski habidos en la tierra.

Su esposo puede confiar plenamente en ella. El sabe que ella no coquetea, no usa ropa provocativa, no le saca billetes de la cartera y que siempre le dice la verdad. Ella ha propuesto en su corazón la meta de aportar a su esposo solo cosas positivas siempre, todos los días, aun aquellos en que sus emociones le dicten lo contrario.

Ella no trata de “evitar la fatiga”, cuando se trata de trabajo, dice: –“¡manos a la obra!”.

No le importa la distancia cuando se trata de proveer las mejores frutas y verduras para la familia. Va a la central de abastos y aprovecha los “miércoles de plaza”.

Se siente tan entusiasmada con su vida, que casi no puede esperar a que amanezca para empezar su día preparando rica comida para todos, incluyendo a la gente que le ayuda en los quehaceres de la casa. No hay nada más rico para su familia que bajar a desayunar con el aroma de un café recién hecho, una mesa puesta y agradable a la vista.

Todas las tareas están perfectamente organizadas y asignadas para todos en la casa. Ella se toma el tiempo de agendar las actividades, porque aunque no descuida su hogar, ella es una empresaria. Sabe hacer negocios y obtener ganancias.

Aunque sabe hacer trabajo organizacional, decididamente realiza trabajo físico si es necesario. Sabe disfrutar la satisfacción que le brinda la prosperidad en sus negocios, porque así puede vivir prevenida ante alguna adversidad.

Es experta haciendo manualidades. Sabe usar bien la máquina de coser. Sabe manejar su “Singer” y hasta la “Over”, para dar acabado profesional a las prendas. Ha tratado de mantenerse actualizada en el uso de la tecnología porque su celular, su laptop y su agenda electrónica son unos magnificos auxiliares para su organización y manejo del tiempo.

No es egoísta. Está pendiente de las necesidades de las personas en su entorno. Es sensible ante la pobreza, incluso colabora con el sostenimiento de algunas personas. Puede hacer esto porque sabe que su propia familia puede contar con lo que necesita para el invierno. Ella ahorra especialmente para aprovechar la “venta especial” de la temporada, encontrando buenos descuentos en las chamarras y cobertores de pluma, y con el “monedero electrónico” que obtuvo, pudo comprar un calentador eléctrico. Ahora está tranquila porque sabe que todos en la familia estarán bien calientitos.

Esta mujer ejemplar sabe vestirse muy bien. Su ropa es fina. Sabe que “lo barato sale caro”, así que es selectiva y prefiere esperar a poder comprar una buena prenda, que comprar cosas de catálogo y en pagos.

Ella sabe que una mujer ejemplar se viste para el éxito. Para el éxito espiritual se viste equilibrando el decoro con el gusto, la decencia con la exquisitez de la femineidad. Esto la hace dignamente atractiva.

Su esposo es lider y tiene influencia en su comunidad. Ella ha contribuido a esto orando por él, apoyándole en sus logros aun cuando esto implica sacrificar un poco de su tiempo juntos para compartirlo con otras personas, con organizaciones, viajando o asistiendo a cursos de superación personal. Juntos tratan de cumplir el propósito de Dios para su vida.

Es una mujer fuerte y honorable. Sabe poner límites y cuida la reciprocidad en sus relaciones. Afronta su porvenir con mucha seguridad.

Proyecta sabiduría y prudencia cuando habla. No es chismosa ni criticona. Cuando enseña, lo hace con mucho amor.

Está pendiente de sus hijos y de su esposo. Tiene cuidado de la marcha de su hogar en general. Ha procurado decorarlo convirtiéndolo en un espacio acogedor, y sobre todo cuida que exista una atmósfera agradable, un ambiente de amabilidad, de amor, donde se pueda sentir seguro y a gusto.

Cuida su salud y su aspecto. Evita comer de más y hace ejercicio diariamente. Corre por las mañanas, o va al gimnasio para tonificar sus músculos. Toma complementos alimenticios y se hace chequeos médicos regularmente.

Disfruta la felicitación de sus hijos. Es doblemente feliz pues también su esposo elogia y reconoce su labor. Este es sin duda, uno de sus más significativos logros, pues para ello ha tenido que ser auténtica. Ha predicado a su familia con el ejemplo y mantiene buenas relaciones con ella. Esto no ha sido fácil pero ella tiene “su secreto”.

Muchas mujeres han hecho el bien, pero ésta mujer es tan ejemplar que supera a todas ellas.

Si, hay mujeres encantadoras, esto es muy engañoso.

Si, hay mujeres muy bellas, esto es pasajero.

Para que una mujer sea digna de alabanza y reconocimiento, es indispensable que tenga Temor de Dios. ¡Ese es “el gran secreto”!

Cuando una mujer teme a Dios, hay que reconocer sus logros. Hay que alabar sus obras públicamente. 

Cuando una mujer teme a Dios, entonces, es una mujer ejemplar,

¡una MUJER VIRTUOSA!

Articulo publicado en la Revista Alianza, Julio 2012.

UN PROYECTO PERSONAL GRATIFICANTE.

De Hada María Morales en su libro “No arrugue que no hay quien planche” Grupo Nelson. Usted no sabe, ni siquiera se imagina, cómo me gusta esto de los proyectos. Sólo deseo con todo mi corazón que su cajita de música -que lleva por dentro- toque una melodía que alegre su vida y salpique de alegría a todos aquellos que están cerca.  He aprendido a luchar con alegría por lo que Dios ha puesto en mi vida como un asunto entre El y yo. ¿Es que acaso no sabía que tenemos un Dios personal? ¡Es una maravilla! Tenga una cita con El y cuéntele los anhelos de su corazón y dígale que le siembre una semillita de ilusión hasta que nazca como “UN PROYECTO PERSONAL GRATIFICANTE”, que dé frutos de alegría que la bendigan a usted y a todos aquellos que comparten un espacio en el planeta tierra. Yo empecé de la nada y ahora estoy caminando por la senda que Dios me ha marcado y, ¿sabe que? A veces me ha tocado regar mi semilla con lágrimas, pero y ¿qué con el saldo en general? ¡Sencillamente espectacular! Con todo mi corazón quiero llegar a usted con este mensaje clave: “Todos podemos pensar y trabajar en un proyecto personal sin que sea necesario un conflicto con el proyecto familiar”. A veces me siento desencantada cuando veo a muchas mujeres que por un sentimiento de culpabilidad “cultural” se inmolan entre las cazuelas de la cocina y enjugan sus guisados con sus mismas lágrimas de frustración. ¿Que exagero? Créame que no. ¿Que cómo lo sé? Dios me ha dado la oportunidad de escribir temas y dar conferencias a mujeres y conducir segmentos de radio en vivo en los que recibo llamadas de la audiencia y después de oirme hablar con entusiasmo abren sus corazones. Un porcentaje enorme de ellas se sienten atadas a sus responsabilidades y muriendo por dentro porque se les ha olvidado que ese ser interior que hay en ellas y que estaba ahí antes de ser esposas, madres y parte de la fuerza laboral de sus comunidades se ahoga porque necesita oxígeno para toda la vida. Dios es un Dios sabio y jamás perderá la razón. Cuando pensó en nosotras nos ideó para vivir en plenitud, con proyectos personales y familiares sanos, que sumaran vida a nuestra vida; por lo tanto, esa manía de ser perfectas no estaba en sus planes pues Él sabía que en vez de ser una cualidad era una atadura ya que la perfección es una cualidad propia de Él. Cuando oí a alguien decir que no éramos mujeres perfectas sino llamadas a la excelencia, me sentí liberada. ¿Por qué? Porque para hacer las cosas con calidad si estamos capacitadas y para cometer errores también, así que para enmendarlos ni dudarlo. Quiero contarles que yo era de ese tipo de personas que todo debía estar en orden, incluyendo los cabellos de los niños. Los lazos de las niñas debían resistir hasta los vientos huracanados y eso me ponía a millón, aunque entristecía a mis niños. Ya les pedí perdón por ello. Pero entonces mi amiga, de qué sirve que lea libro tras libro, y no se decide a darle un giro a su vida. Aunque espero que haya leído mi libro “Mujer, atrévete a ser feliz”. Deseo que le haya servido de algo. Pero, entonces, ¿qué fin tiene que nosotras las autoras tratemos de impactar su vida y usted se entusiasme un ratito para luego deshacerse como un merengue al sol? No, eso si que no, por favor le pido que piense en usted solo como usted misma, sin el sombrero de mamá o de esposa o de… pues llevamos mil sombreros; y analice su vida un momento. ¿Está haciendo algo que la llene por dentro? ¿O más bien día a día cava el hoyo donde va a caer por tanta responsabilidad sin tomarse un tiempo para usted? Las mujeres llevamos por dentro una cajita de música a la que hay que darle cuerda para que podamos seguir en pie. Puedo decirle que desde que Dios me dio la oportunidad de verme a mí misma y de reflexionar hacia dónde iba mi vida interior y me atreví a cambiar, vivo con más plenitud. Aunque no he dejado de lavar platos, de llevar a Valerie a la escuela, planchar, lavar baños, darle de comer al perro. Dios “reconstruyó” mi vida de tal manera que hoy que soy escritora y parte de la fuerza laboral de mi país, ayudando a las personas con su imágen profesional y a conseguir empleo. En verdad, me siento realmente feliz. Cuando le pida a Dios que le muestre el camino para alcanzar sus metas personales, Él lo hará y créame que seguirá siendo la madre dedicada, solo que más feliz; la esposa abnegada, solo que más plena; la empleada eficiente, solo que más realizada; y una mujer que establece metas y trabaja para lograr esos sueños que no tienen nada que ver con los otros papeles que le mencioné. Dios le concederá la sabiduría para desarrollarse sanamente y con un equilibrio perfecto entre su familia y su proyecto personal. A mí porque me dio la oportunidad de escribir. No todas estamos llamadas a esto, pero tal vez esté soñando cómo tomar clases de canto o de pintura, de aeróbicos, de computadoras o quizás piense participar en actividades comunitarias. No se qué, pero lo que sé es que debemos rescatar nuestra vida interior y es nuestra responsabilidad. Y en cuanto a que debemos tener proyectos personales, ni lo dude. No siga “condimentando” el guiso con sus lágrimas, séqueselas, busque una libreta, anote sus inquietudes, sus sueños, piense en ellos, luego clasifíquelos en el orden en que le gustaría lograrlos y póngale un fósforo a ese perfeccionismo que la enreda y entretiene en sentimientos de culpa. Y ¿sabe qué también? DELEGUE. Si usted no está dispuesta a hacerlo, entonces nunca tendrá la oportunidad de lograr un proyecto personal gratificante, pues requiere inversión de tiempo. Vamos, adelante, para atrás ni para tomar impulso. Acuérdese que si se arruga, así se queda; pues no hay quien planche. Eso no lo dude.

“SEGURIDAD EN MEDIO DE LA INSEGURIDAD”

Por Mayra Gris de Luna.

“Vuélvete a tu casa, y cuenta cuán grandes cosas ha hecho Dios contigo.  Y él se fue, publicando por toda la ciudad cuán grandes cosas había hecho Jesús con él” 

(Lucas 8.39)

Estas fueron las palabras que Jesucristo le dijo a un hombre al que había liberado. Este hombre había sido poseído por muchos demonios durante mucho tiempo.

Así como pasó al endemoniado, muchas personas somos bendecidas, sanadas, libradas de accidentes y peligros cada día y a cada momento. Algunas veces reconocemos la ayuda sobrenatural de Dios, y muchas otras ni nos damos cuenta. Aún cuando si estamos conscientes de la ayuda de Dios y aún inmensamente agradecidos e impresionados, muchas  veces guardamos silencio. No compartimos nuestra experiencia. A veces casi puedo escuchar a Jesús diciéndome: ¡Anda, ve y cuenta las cosas que ha hecho Dios en tu vida! ¡No te quedes callada!

Creo que hay por lo menos tres razones por las que a veces no testificamos de las cosas que Dios hace en nuestra vida:

1. Por lo que digan los demás.

2. Porque pensamos que tiene que ser algo espectacular para compartirlo.

3. Pensamos que tal vez a nadie le importe.

En efecto, puede haber personas criticando; puede también ser algo cotidiano; y si, tal vez a la mayoría no le importe, pero aun con todo, al leer lo que Jesús dijo aquella ocasión, siento que debería compartir y publicar las cosas cosas que Dios hace en mi vida, y por una sola persona que resulte impactada positivamente como resultado de ello, vale la pena hacerlo.

Durante la semana he estado meditando mucho sobre el cuidado de Dios hacia nuestra familia.  Yo tengo mucho que agradecer y publicar. Dios nos protegió de manera especial. Hay cosas que mis hijas han tenido que enfrentar, que los niños de mi época no vivimos. Durante los últimos dos años, en tres diferentes ocasiones, sus escuelas han sido evacuadas por amenazas de bomba. Los niños nos llaman por sus celulares y nos ponen al tanto antes de que la escuela lo haga de manera oficial. Las mamás nos avisamos unas a otras para recoger a nuestros hijos lo más pronto posible, pues aunque siempre esperamos que sea simplemente una amenaza, por momentos se experimenta temor de que en cualquier momento eso pudiera explotar y la histeria colectiva se hace presente.

El miércoles pasado recibí otra llamada de mi hija. Se le escuchaba un poco nerviosa. Rápidamente me relató que después de efectuar un robo a un almacén cercano, varios asaltantes en su huida, perseguidos por la policía chocaron contra una camioneta con una decena de pasajeros. Ambas unidades se volcaron. Como la policía los perseguía algunos trataron de huir y hubo un tiroteo. Todo ésto ocurría a un lado de la escuela mientras los chicos tenían su recreo. Se temía que los asaltantes pudieran entrar a la escuela o alguna bala perdida pudiera lastimar a alguien. Los maestros y policias de la escuela activaron inmediatamente sus protocolos de seguridad poniendo a salvo a los niños. Sin embargo el sonido de las ambulancias llegando por los heridos, la llegada de policía, el acordonamiento de la zona, y mas tarde la llegada de los medios de comunicación pudo alterar hasta a los niños más ecuánimes.

Aún cuando enfrentar éste tipo de situaciones se nos va haciendo cotidiano, no es algo a lo que uno quiera acostumbrarse. Estos chicos han pasado por tres amenazas de bomba y un tiroteo en menos de dos años, y eso sin mencionar los sismos.

Cuando recibo este tipo de llamadas, le recuerdo a mi hija que Dios está con ella y siempre nos ha cuidado, y que por eso podemos confiar en que todo saldrá bien.  Le digo que voy a ir lo mas pronto posible, y que voy a orar por la situación. Ella dice que es difícil permanecer del todo tranquila en medio de la paranoia que provocan éste tipo de situaciones, pero que aunque se sienta nerviosa sabe que Dios siempre está con ella, y ya ha podido ir desarrollando ésta convicción cuando vez tras vez ocurren éste tipo de eventualidades y Dios nos ha guardado y protegido.

En medio de la inseguridad, podemos tener seguridad. Seguridad en que Dios ha prometido estar siempre con nosotros. Así ha sido siempre y así será. El siempre cumple Sus promesas.

“He aquí Yo estoy contigo y te guardaré dondequiera que vayas”.

Génesis 28:15

Sea que acostumbres testificar las cosas que Dios ha hecho contigo o no, te invito a hacerlo dejando un comentario. La bendición siempre se multiplica cuando lo compartimos.

NUESTRA “ARCA DE NOÉ”.

Por Mayra Gris de Luna.

Dicen que “el primer amor nunca se olvida” y yo creo que también “la primera mascota nunca se olvida”. Nikky fué mi “primer amor”. Un perro de tamaño mediano,  de pelo chinito y beige se convirtió en mi amigo y fiel compañero cuando yo tenía cuatro o cinco años. Siempre estaba conmigo. Era noble y obediente. Yo no se si éra bravo pero si recuerdo que ladraba mucho cuando alguien se acercaba a la puerta de la casa; simplemente con que alguien pasara por la banqueta, sería sorprendido por los fuertes ladridos de Nikky. Un día lo vacunaron contra la rabia y por ello Nickky  debía portar un collar en el cuello con una plaquita que nos dieron para que se le pudiera  identificar como un perro vacunado. Lucía muy bien esa placa. Parece que alguna persona de las que no le gustaban los ladridos al pasar por la casa le dió algún alimento envenenado.  Aún con los cuidados de mamá y el veterinario, no pudimos evitar que muriera. Mamá me previno, me dijo que Nicky moriría pronto. Yo recuerdo haber estado junto a él algunas horas hasta que murió. Fué el día más triste de mi vida hasta entonces. He guardado su placa hasta hoy, y en mi etapa de adolescente  yo la usaba en mi cuello con una cadenita casi todo el tiempo.

Después tuvimos a “Ford” un pastor alemán negro. Cuando escuchaba  truenos o “cuetes” se ponía a temblar. En varias ocasiones se lanzaba hacia dentro de la casa rompiendo el vidrio de la puerta. Mamá lo regaló al lechero. Después de algunos días ¡el perro regresó!, traía lastimadas las patitas por caminar tanto pues el lechero vivía en un pueblito. Es sorprendente cómo pudo encontrar el camino de regreso. Pero más sorprendente para mi el ejemplo de lealtad y fidelidad que los perros pueden tener hacia quienes consideran sus amigos.

Durante varios años mi mamá se dedicó entre otras muchas cosas, a criar marranos. La casa era grande y construyeron varios “chiqueros”. Compraron cochinitos rosas, cafés y unos negros con franja blanca raza “Hampshire”, éstos éran los mas bonitos. Crecían mucho y llegaban a pesar mas de una tonelada. En la pared de cada “chiquero” podía uno leer: “Pepe”, “La Muñeca”, “Laica” etc. Mamá les ponía a cada uno su nombre, y siempre los recordó con cariño a cada uno de ellos. Los vendían cuando ya estaban grandes. Había que estar pendientes en el calendario cuándo sería noche con luna llena, pues si había cerditas esperando cerditos, seguramente nacerían por la noche. Mis papás y un vecino, Don Mario, se preparaban para velar, con ropa y café calientes. Tenían que ayudar   y estar pendientes de que la enorme y pesada mamá cerdita no aplastara a los recién nacidos. Algunos nacían con dientes y éra preciso extraerlos para que pudieran ser amamantados.

Una tarde mamá y yo salimos y regresamos a casa como a las seis, cuando ya había pasado la hora en que debían ser alimentados. Todos estaban chillando muy fuerte pidiendo comida. Mamá se apresuró a preparar el salvado con tortilla y caldo en grandes cubetas. Llevaba las primeras dos cubetas y cuando los animales percibieron el olor de la comida, rompiendo las puertas salieron todos en estampida. Mamá solo soltó las cubetas y comenzó a correr. Nos llevamos un gran susto.

Mis padres se casaron bastante jovenes, creo que juntos fueron madurando, experimentando y aprendiendo muchas cosas de la vida. En una ocasión papá regresó del trabajo a comer a medio día como siempre, y cual no sería su sorpresa cuando se encontró con ¡una vaca pastando en nuestro patio! Mi mamá era única, impredecible, y creo que un poco impulsiva. Tal vez adquirió la vaca porque pensó que ahorraríamos en leche. Aún cuando mi papá no fué consultado para tomar la decisión de comprarla, (tal vez porque mamá sabía que él diría que no) fué tolerante y permitió que la vaca se quedara. Todavía recuerdo el olor de la alfalfa que se compraba en grandes cantidades. Yo creo que mamá pensó que había que variarle el menú a la vaca de vez en cuando, y no estoy segura si fué maíz o qué fué el alimento que, combinado con agua, hizo que la vaca comenzara a inflarse como un globo. Pensando que tal vez explotaría y para “ahorrarle” sufrimiento a la vaca, mi papá sacó su rifle y … bueno… solo diré que volvimos a comprar la leche con el lechero.

Mamá entonces empezó a comprar pollitos. Los pollitos son hermosos. Mandó construir un gallinero muy bonito con diferentes secciones y niveles para las gallinas grandes, para los pollos, con bebederos y focos que los calentaban. Apartaba los huevos cuando estaban próximos a nacer los pollitos, y fuí testigo de muchos de éstos nacimientos. No debíamos ayudarlos, ellos tenían que ir rompiendo el cascarón por ellos mismos.

También tuvimos patos, pero a diferencia de los pollos que se limitaban a su gallinero, los patos andaban por todo el patio y era imposible mantenerlo limpio así que les fué buscando diferentes hogares poco a poco hasta que se terminaron.

Cuando tienes aves, llegan las ratas. Intentan comerlas en las noches. Mi papá, que tenía muy buena puntería, se ponía a vigilar desde la ventana con su rifle, esperaba a éstas ratas y desde ahí practicaba tiro al blanco. Recuerdo haber ido a la panadería y escuchar los comentarios de los vecinos preguntándose acerca de los balazos de la noche anterior, yo silvaba nerviosamente “Navidad, Navidad, hoy es Navidad” en pleno mayo intentando disimular.

En una ocasión visitamos a una tía que tenía muchos conejos y nos regaló como seis. Me parecía increíble que pudieran tener los ojos de color rojo. Su pelaje se sentía muy suave. Me parecían tan frágiles e indefensos. A pesar de que los metieron en unos cuartos para pasar la noche, los perros se metieron y acabaron con todos. En ocasiones nuestra “arca de Noé” parecía mas bien el “arca del terror”. Aprendimos que no solo se requieren buenas intenciones para cuidar a los animalitos. Se requieren conocimientos, experiencia, responsabilidad y trabajo para atenderlos bien.

Ya en preparatoria, cuando me pusieron braquets en los dientes, para consolarme por el dolor que me provocaban, mamá me regaló una gatita siamésa. Se llamó “Kitty”. Era tan pequeñita que me la ponía en mi hombro mientras yo estudiaba. Siempre estaba conmigo. Creció y llegó el tiempo en que Kitty necesitaba un esposo. Conoció a “Pierre” otro hermoso gato siamés. Tuvieron un solo hermoso gatito. “Kitty” lo adoraba. Todo el tiempo lo estaba limpiando con su lenguita. Era tanto su amor por el gatito que por estarlo lamiendo todo el tiempo,  el gatito murió. Desde ahí aprendí que uno puede amar tanto a alguien que lo puede dañar si uno no le da libertad, si uno lo acosa constantemente aun con cuidados. Kitty me hacía compañía. Simplemente “siempre estaba ahi”. Conmigo.

Antes de descubrir que mis hijas eran alérgicas, tuvimos un par de perritos, un gato, algunos peces y una tortuga. Cuando viajábamos, nuestro vecino Victor amablemente se encargaba de ella.  En la escuela tenían un Hamster, al que todos los niños tenían la responsabilidad de cuidar. Lo último que supe de el es que debían ponerlo a dieta.

Cuidar a los animalitos es todo un reto. Estoy segura de que habrá tiempo allá en la eternidad, para calentar unos bombones mientras Noé nos relata todas las anécdotas que tuvo que pasar al cuidado de todos los animales en el arca. Cuidaba a los pinguinos de clima frio y las salamandras del desierto. Alimentaba hipopótamos y pajaritos.

Cuando tocaron tierra firme, muchos de ellos se apresuraron a salir del arca buscando la selva y las llanuras. Yo creo que algunos regresaron después de haber curioseado los alrededores. Y otros más, nunca se fueron. Seguramente muchos permanecieron con Noé hasta el final de sus días.

 

“UN MUNDO IDEAL”

Por Mayra Gris de Luna.

En la vida real y cotidiana, las cosas no son siempre como nos gustarían. Y aunque sabemos que no todo puede ser perfecto todo el tiempo,  muchas  personas se han permitido pensar en cómo sería su mundo ideal.

Martin Luther King escribió su “Sueño”, John Lenon dijo “Imagina” como sería un mundo diferente, “Un mundo ideal” cantaba “Aladin”.

Mi hija Alisson tenía como siete años cuando me mostro un dibujo que ella había hecho. Tenía como título: “ALISSONLANDIA”. Era algo parecido al mapa de una villa. Prácticamente me dio un “tour”, explicándome todo lo que había allí. Me dio mucho gusto ver que en el centro había una iglesia, porque obviamente no existen las escuelas en ese lugar 🙂

Había una gran tienda “Oxo”, y por supuesto un “Mc Donald`s”. Junto a nuestra casa estaba la casa de los abuelos y la casa de Lucy y René. Había un parque con columpios con los nombres específicos de las amiguitas con las que jugaría. Empecé a preguntar si tal o cual persona o cosa estarían en “Alissonlandia” y me pareció curioso darme cuenta de que algunas personas simplemente no existían en ese mundo, y sin embargo encontré a otras que nunca imagine encontrar ahí. Me dio mucha “luz” conocer el mundo ideal para mi hija en aquellos días. Sus personas y lugares importantes y la claridad y convicción que tenía sobre las cosas y personas que definitivamente no quería en su mundo.

Fue un halago para mí ser tomada en cuenta para pertenecer a su mundo ideal.

Sospecho de  algunas personas que conozco que si también hicieran su dibujo, yo no sería elegida para habitar en su mundo pero definitivamente si me gustaría ser el tipo de persona que pudiera ser elegida para habitar una hermosa cabaña en “Dannalandia” (mi otra hija), o viajar por “Memolandia” como copiloto de mi esposo en su Audi TT.

Yo he pensado también en algunas personas que me gustaría que estuvieran conmigo en “Mayraland”, algunas están cerca, otras lejos, muchas de ellas ya murieron. Me gustaría decirles a éstas personas que aunque mi mundo real no es ni ha sido ideal, ellas han sido lo mejor de mi vida.

– Como ejercicio en algunos de los talleres que he compartido ha sido útil para las personas imaginar su mundo ideal y dibujarlo.

– Es interesante descubrir qué personas y cosas son importantes para nosotros. Ha sido edificante hacerles saber a esas personas lo especiales que son para nosotros.

Identificar las cosas que nos gustan puede motivarnos a realizar algunos de estos sueños. Destinar tiempo a realizar las tareas que nos resultan agradables disminuye la frustración.

– También es útil preguntarse si uno es el tipo de persona que los seres queridos escogerían para habitar su mundo ideal. Seguramente las personas a quienes les has demostrado amor e interés, las personas con las que has reído, jugado y a las que has hecho crecer te escogerían. Pero tal vez te sorprenderá saber que hay algunas otras que te conocen tal como eres, a quienes has ignorado o incluso defraudado, que también les encantaría no solo tenerte en aquel mundo irreal sino tener un poco mas de ti aquí y ahora.