EL SILENCIO DEL SÁBADO. Max Lucado

Jesús permanece en silencio el sábado. Las mujeres han ungido su cuerpo y lo pusieron en la tumba de José. El cadáver de Cristo es tan mudo como la piedra que lo protege. Habló mucho el viernes. Él va a liberar a los esclavos de la muerte el domingo. Pero el sábado, Jesús permanece en silencio.

Así es Dios. Se hizo oír el viernes. Arrancó las cortinas del templo, abrió las tumbas de los muertos, sacudió la tierra, bloqueó el sol del cielo, y sacrificó al Hijo del Cielo. La tierra ha oído hablar mucho de Dios el viernes.

Nada en sábado. Jesús permanece en silencio. Dios está en silencio. El sábado es silencioso.

Las conversaciones de fin de semana de Semana Santa suelen saltarse el sábado. El viernes y domingo captan la atención. La crucifixión y la resurrección son el centro de nuestros pensamientos. Pero no hay que pasar por alto el sábado. Nosotros tenemos nuestros “sábados” también.

Nuestros “sábados silenciosos”. El día entre la lucha y la solución, el día entre la pregunta y la respuesta, entre la oración hecha y la respuesta a nuestra petición.

El silencio del sábado nos atormenta. ¿Estará enojado Dios conmigo?
¿Acaso le he defraudado?

Dios sabe que Jesús está en la tumba, ¿por qué no hace algo? O, en su caso, Dios sabe que tu carrera está en picada, o tus finanzas andan por los suelos, o tu matrimonio está hecho un desastre. ¿Por qué Dios no actúa? ¿Qué se supone que debes hacer hasta que lo hace?

Uno hace lo que Jesús hizo. Quédarse quieto. Permanecer en silencio. Confíar en Dios. Jesús murió con esta convicción:

“Porque no dejarás mi alma en el Hades,
Ni permitirás que tu Santo vea corrupción”. ( Hechos 2:27 )

 Jesús sabía que Dios no lo dejaría solo en la tumba. Nosotros necesitamos saber que Dios no nos dejará solos en nuestras luchas. Su silencio no es ausencia, la inactividad no es  apatía. Los sábados en nuestra vida tienen su propósito. Nos dejarán sentir toda la intensidad de la fuerza de Dios. Si Dios hubiera resucitado a Jesús sólo quince minutos después de la muerte de su hijo, ¿habríamos apreciado el acto? Si fuera a resolver nuestros problemas en el segundo siguiente al que aparecen , apreciaríamos y valoraríamos de la misma forma Su fortaleza? 

Por Sus motivos, Dios inserta “sábados” entre nuestros “viernes” y nuestros “domingos”. Si hoy es uno para ti, sé paciente. Y así, como alguien que soportó el silencio del Sábado escribió:

“Ten paciencia, hermano, hasta la venida del Señor” (Santiago 5:7 RV).

Max Lucado,  30 de Marzo 2013

Traducido y adaptado por Mayra Gris de Luna.

EL SILENCIO DEL SÁBADO

SEÑOR, SABES QUE TENGO PRISA.

Dios es eterno.

Señor, sabes que tengo prisa

y que la velocidad del reloj

a veces me parece insuficiente.

Que intento sacarle más horas a los días,

más minutos a las horas, 

más segundos a los minutos.

Señor, perdóname porque a veces atropello a la gente,

quiero que todo marche a mi ritmo

Señor, sabes que tengo prisa

pero aún no he aprendido a correr a Tu presencia

transforma mi impaciencia en un deseo ardiente

de encontrarme contigo cada día

dame prisa para buscarte

dame prisa para orar

dame prisa para escucharte

dame prisa para deleitarme en Ti,

Para todo lo demás, dame paciencia.

Suspiros para Mamá.

Patricia Adrianzén de Vergara.

Keila Ochoa Harris.

Ediciones Verbo Vivo

Perú, Abril 2012

PAZ EN LA MENTE Y EN EL CORAZÓN. Oración.

Dame paz en la mente y en el corazón.

Señor, dame paz en la mente y en el corazón.

Controla mi mente,

Que exagera, que inventa, que supone.

Corrige mi mente,

Que me dice inútil, fracasada, poca cosa,

Considera mi mente,

Que desea amarte, adorarte, servirte.

Señor, dame paz en la mente y en el corazón.

Tranquiliza mi corazón,

Nervioso, inquieto, abrumado.

Suaviza mi corazón,

Endurecido, necio, perturbado.

Orienta mi corazón,

Confundido, lejano, extraviado.

Señor, dame paz en la mente y en el corazón.

Que al estar con mis hijos los disfrute,

Que al estar con mis hijos les transmita paz.

Que al estar con mis hijos haya serenidad.

Señor, dame paz en la mente y en el corazón.

“Suspiros para mamá”.

Patricia Adrianzén de Vergara

Keila Ochoa Harris.

Ediciones Verbo Vivo E.I.R.L.

Perú, Abril 2012.

EL RESPETO AL DERECHO AJENO.

El  respeto al derecho ajeno es la paz FRASES de pensadoresPor Mayra Gris de Luna.

Una de las frases célebres mas conocidas, es la que dijo Don Benito Juárez, político mexicano nacido un día como hoy, 21 de Marzo, pero del año 1806.

La frase:

“Entre los individuos, como entre las naciones,

el respeto al derecho ajeno es la paz”.

Aunque aprendí la frase desde niña, no ha sido sino hasta mi vida adulta cuando con frecuencia la recuerdo y la repito. Me ha animado ante la actitud crítica de otras personas. Me ha ayudado a disfrutar mis triunfos recordándome que tengo derecho a ellos. Me recuerda que tengo derecho a ser feliz, aún cuando otros no lo sean, sin sentirme culpable por ello. “Cada uno es el arquitecto de su propio destino”.

Don Benito Juárez me da mi “jalón de orejas” cada vez que siento que tengo el derecho de juzgar la vida de otros.

Cuando medito en sus palabras, me siento bien. Cuando finalmente aflojo mis brazos antes tensos en actitud de lucha, siento paz. Juárez sigue teniendo razón.

Permíteme compartir contigo, algunas preguntas que el concepto de Don Benito me provoca, inquietando mi alma, si, pero con la única y bendita intención de inundarme de paz.

El Respeto.

¿Reconozco y considero la valía de las personas? De todas ellas o ¿hago distinción clasificándolas de acuerdo a su cultura, raza, nivel económico y social?

¿Juzgo sus ideas, sus creencias, sus ideales, sus metas, sus actividades, su manera de expresarse?

¿Respeto todos los derechos de todas las personas?

El respeto se establece de manera recíproca. Es necesario respetar a los demás para que ellos nos respeten.

El Derecho.

¿A veces olvido que las personas tienen derecho a decidir, incluso a decidir mal?

Cuando no estoy de acuerdo, ¿recuerdo que las personas tienen derecho a pensar de la manera en que lo elijan?
¿Me siento bien al entender que todas las personas tienen derecho a triunfar, a ganar, a tener y disfrutar algo, aunque yo no lo tenga o lo disfrute?

¿Estoy consciente que mis derechos terminan cuando éstos atropellan los derechos de otros?

La Paz.

En cuanto dependa de mi ¿estoy en paz con todas las personas?

Si no tengo paz con alguien, ¿será a consecencia de que alguna vez le falté al respeto, no respetando las áreas en las que es una persona diferente a mi?

¿Si se perdió la armonía en la relación será porque no respeté su derecho a pensar diferente a mi?

¿Su derecho a ser mejor que yo en alguna área de la vida generó en mí envidia, crítica o resentimiento?

Si hay falta de armonía, ¿se originó a raíz de que esa otra persona no me respetó y violó mi derecho a …?

La frase está basada en principios y valores eternos. La Biblia ya  registraba lo dicho por Jesucristo, en Lucas 6:

3No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados.

41 ¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?

Tales conceptos pueden ayudarnos a caminar por esta vida de una manera más pacífica, algo que se reflejará en un vivir con mayor bienestar. Sin embargo no podemos ignorar el reto de encontrar, de manera muy creativa, formas positivas de ayudar a las personas a tomar conciencia de sus errores. Encontremos maneras respetuosas que nos permitan ser una buena influencia para que las personas que nos rodean tomen mejores decisiones.

Si que es un reto verdad? El reto de la paz.

PERSONAS FÁCILES DE QUERER.

Dr. César Lozano.

Dentro de las necesidades básicas de las personas, una de las más importantes es el ser amado, y sentirse amado. A todos nos agrada que nos amen. Nos hace sentir bien. Por el contrario, el ser rechazado, la carencia de amor en la vida de las personas, puede ser el origen de innumerables trastornos de la personalidad y actitudes patológicas y negativas no solo para la persona que no es amada sino también para su entorno.

Curiosamente, hay personas que son fáciles de amar y también hay personas que como que se nos dificulta aceptar y en consecuencia amarlas. Personas que mas bien luchamos por soportar.

 Características de las personas que se facilita querer.  (¿Qué hacer para que te quieran?)

* Quienes tienen consideraciones y amabilidad en su trato.

* Quienes se adaptan a las circunstancias. No son chocantes, ni necios.

* Quienes aceptan halagos y muestras de reconocimiento. Quienes poseen una autoestima correcta sabrán aceptar mejor un elogio.

Características de las personas difíciles de querer: (“Esto va a calar”)

* Quienes pierden el interés en la vida de los demás. Viven demasiado enfocados en si mismos.

* Quienes pierden el control de sus emociones. Sobre todo el caso de la ira.

* Quienes practican hábitos desagradables. Mal olor, mal aliento…

Así que, ¿te quieren o te soportan?

Que éstos puntos nos sirvan para evaluarnos y poner más cuidado en desarrollar más las actitudes positivas y eliminar las negativas.

Así también, podamos comprender, aceptar y amar a las personas con cualidades negativas.

Frase Matona del día:

“Me dí cuenta que faltó tiempo para conocernos cuando sobró tiempo para despedirnos”

CHECA TODAS LAS FRASES MATONAS Haz click aquí.

AMADA POR DIOS

RENUNCIO A MI PUESTO DE MUJER MODERNA.

Mail anónimo tomado del libro de Gaby Vargas: “Soy mujer, soy invencible y ¡estoy exhausta!. Editorial Aguilar.

Son las 6:00 a.m. El despertador no para de sonar y no tengo fuerzas ni para tirarlo contra la pared. Estoy acabada. No quiero ir al trabajo hoy. Quiero quedarme en casa, cocinando, escuchando música, cantando, etcétera. Si tuviera un perro, me gustaría pasearlo por los alrededores.

Quisiera saber quién fué la bruja, la precursora de las feministas que tuvo la idea de “reivindicar” los derechos de la mujer. Estaba todo tan bien en el tiempo de nuestras abuelas. Ellas todo el día bordaban, intercambiaban recetas y remedios caseros con sus amigas, leían buenos libros, decoraban la casa, plantaban flores, recogían legumbres de las huertas y educaban a sus hijos. La vida era un gran curso de manualidades, medicina alternativa y cocina. Además no se preocupaban tanto por su figura.

Hasta que vino una fulanita a quien no le gustaba el corpiño y se sentía frustrada y ¿qué hace? Decide contaminar a otras inquietas y rebeldes, con ideas raras sobre “vamos a conquistar nuestro propio espacio”. ¡Qué espacio ni que nada!

Ya teníamos la casa entera, todo el barrio y el mundo a nuestros pies. Teníamos el dominio completo sobre los hombres; ellos dependían de nosotras para comer, vestirse y presumir delante de sus amigos. ¿Qué rayos de derechos quiso brindarnos?

No aguanto mas tener que salir corriendo para quedarme embotellada en el tránsito y tener que resolver la mitad de los asuntos pendientes p0r el celular; correr el riesgo de ser asaltada, de morir embestida e instalarme todo el día frente a la computadora laborando como una esclava (moderna, claro), con un teléfono en el oído y resolviendo problemas, uno tras otro, para salir tarde, agotada, con los ojos irritados y un dolor de cabeza infernal.

Tambien estamos pagando el precio por estar siempre en forma, sin estrías, depiladas, sonrientes, perfumadas, uñas perfectas, sin hablar de perseguir un currículo impecable, lleno de maestrías, doctorados y especialidades. ¡Basta!

Quiero que alguien me abra la puerta al salir, que retire la silla cuando me voy a sentar o levantar, que me mande flores, cartitas con poemas, que me lleve serenatas. Si nosotras sabíamos que teníamos un cerebro y que lo podíamos usar, ¿para qué había que demostrárselo a ellos?

¿Piensas que ironizo? No, mi querida colega, inteligente, realizada, liberada, estresada y abandonada. Estoy hablando muy seriamente; estoy abdicando a mi puesto de “mujer moderna”. ¿Alguien más se suma?

 

UN DESAFÍO DE AMOR.

 MATRIMONIOS A PRUEBA DE FUEGO

Tomado del blog “Matrimonios a prueba de fuego”.

 link para ir al sitio original:  MATRIMONIOS A PRUEBA DE FUEGO

 EL AMOR SE DELEITA.

 “Goza de la vida con la mujer que amas todos los días de tu vida fugaz”.

 (Eclesiastés 9:9)

Una de las cuestiones más importantes que deberías aprender en este viaje que el amor te desafía es que no puedes simplemente seguir tu corazón. Debes guiarlo.

No debes permitir que tus sentimientos y emociones te conduzcan.

Debes colocarlos en el asiento trasero y decirles a dónde irás. En tu relación matrimonial, no siempre tendrás deseos de amar. Es poco realista esperar que tu corazón se estremezca al pensar en pasar cada momento con tu cónyuge. Nadie puede mantener un deseo ardiente de unión que depende solo de los sentimientos; pero también es difícil amar a alguien sólo por deber.

Un recién casado se deleita en la persona que ahora es su cónyuge. Su amor es fresco y joven, y en el corazón persisten esperanzas de un futuro romántico. Sin embargo, hay algo que tiene el mismo poder que ese amor fresco y nuevo. Viene de la decisión de deleitarte en tu cónyuge y de amarlo sin importar cuánto tiempo hayas estado casado. En otras palabras, el amor que decide amar tiene el mismo poder que el amor que tiene deseos de amar. En muchos aspectos, es un amor más maduro y verdadero porque tiene los ojos bien abiertos.

 Si depende de nosotros, con el tiempo, cada vez más nos inclinaremos a desaprobar al otro. Ella te crispará los nervios. Él te sacará de quicio. Pero tengamos en cuenta que nuestros días son demasiado cortos como para gastarlos discutiendo por nimiedades. La vida es demasiado fugaz. En cambio, es hora de guiar tu corazón una vez más a que se deleite en tu pareja.

 Disfruta de tu cónyuge.

Toma la mano de tu esposa y busca su compañía.

Desea conversar con tu esposo.

Recuerda por qué te enamoraste de su personalidad.

Acepta a esta persona (con sus peculiaridades y todo) y vuelve a recibirla con los brazos abiertos en tu corazón.

Una vez más, puedes elegir lo que atesoras. Tus preferencias no vienen programadas de nacimiento ni estás destinado a actuar de acuerdo a ellas. Si eres irritable, es porque decides serlo. Si no puedes funcionar sin una casa limpia, es porque has decidido que no puedes hacerlo de ninguna otra manera. Si fastidias a tu pareja más de lo que la elogias, es porque has permitido que tu corazón sea egoísta. Te has dejado llevar por la crítica. Así que ya es hora de sacar tu corazón de allí. Es hora de aprender a deleitarte en tu cónyuge una vez más, y podrás observar cómo tu corazón comienza a disfrutar de su persona.

 Quizá te sorprenda descubrir que la Biblia tiene muchas historias de amor romántico, y ninguna es tan evidente ni provocativa como la que aparece en los ocho capítulos del Cantar de los Cantares. Escucha cómo estos dos amantes se deleitan mutuamente en éste libro poético:

La esposa: “Como el manzano entre los árboles del bosque, así es mi amado entre los jóvenes. A su sombra placentera me he sentado, y su fruto es dulce a mi paladar.

Él me ha traído a la sala del banquete, y su estandarte sobre mí es el amor”

  Cantar de los Cantares 2:3-4. 

El esposo: “Levántate amada mía, hermosa mía, y ven conmigo. Paloma mía, en las grietas de la peña, en lo secreto de senda escarpada, déjame ver tu semblante, déjame oír tu voz; porque tu voz es dulce, y precioso tu semblante”

Cantar de los Cantares 2:13-14.

 ¿Demasiado sensiblero? ¿Demasiado empalagoso? No para los que guían su corazón a deleitarse en la persona que aman…aún cuando se acaba lo nuevo, aún cuando ella use rulos en la cabeza y él esté perdiendo el cabello.

 Es hora de recordar por qué te enamoraste una vez. Es hora de volver a reír; de volver a coquetear; de volver a soñar. Y de hacerlo con placer.

Este desafío puede llevarte a un cambio verdadero y radical en tu manera de pensar. En el caso de algunos, quizá solo sea necesario un pequeño paso para llegar al deleite. En el caso de otros, puede ser necesario un salto gigante desde la indignación constante. Lo cierto es que si alguna vez te deleitaste (y sí lo hiciste cuando te casaste) puedes volver a hacerlo. No importa si ha pasado mucho tiempo. No importa si han sucedido muchas cosas que cambiaron tu percepción.Tienes la responsabilidad de volver a encontrar lo que amas de esta persona a la que te has prometido para siempre.

EL DESAFÍO DE HOY: Con determinación, deja de lado una actividad que hagas en general para poder pasar tiempo de calidad con tu cónyuge. Hagan algo que a tu cónyuge le encantaría hacer o un proyecto en el que sabes que quiere participar. Simplemente, pasen tiempo juntos. Escribe lo que podrían hacer juntos, lo que podrías dejar de lado para poder llevarlo a cabo, el día y la hora. Y háganlo.

Después de hacerlo, regresa y lee de nuevo éste desafío y contesta lo siguiente:

¿Qué decidiste dejar de lado? ¿Qué hicieron juntos? ¿Cómo les fue? ¿Qué cosa nueva descubriste (o volviste a descubrir) sobre tu cónyuge?

“Dame, hijo mío, tu corazón, Y miren tus ojos por mis caminos”. (Proverbios 23:26)

EL DESAFÍO DEL AMOR.

LA CARGA DE LA PREOCUPACIÓN.

“El me guía hacia las aguas tranquilas”

Salmo 23:2

Imagina que tienes un hijo de diez años y está preocupado. Tan ansioso que no puede ni comer. Tan preocupado que no puede dormir. “¿Qué te pasa?” le preguntas. El niño mueve la cabeza y replica: “Ni siquiera tengo un plan para mi pensión”.

O a tu hijita de 4 años llorando en su cama y le preguntas: “¿qué pasa mi bebé? y te responde con aflicción: “Creo que nunca aprobaré la clase de química cuando curse la preparatoria”.

O a un niño de ocho años con el ceño fruncido enojado consigo mismo diciendo: “Seguramente no podré ser un buen padre. Que tal si no puedo dar un buen ejemplo a mis hijos”.

¿Cuál sería tu reacción ante tales declaraciones? Además de llevarlos con un buen psicólogo, tu respuesta sería enfática: “Estás muy pequeño para preocuparte de esas cosas. Cuando llegue el momento, sabrás que hacer”.

Afortunadamente, la mayoría de los chicos no tienen tales pensamientos.

Y desafortunadamente, los adultos los tenemos de sobra.

La preocupación es una de las mayores cargas que llevamos. Nuestra mente está llena de ” y si…” y “cómo le voy a hacer cuando…”

“Y si llueve durante mi boda?, ¿cómo sabré cuando disciplinar a mis hijos?, ¿y si me caso con alguien que ronca?, ¿cómo pagaré la inscripción de mi hijo en la universidad?

La carga de la preocupación: pesada como una bolsa de artillería, incómoda, fea, difícil de cargar. Irritante a mas no poder cuando insistes en llevarla a todos lados. Nadie quisiera cargar con tu pesada bolsa de preocupaciones. Y la verdad, a ti tampoco te gustaría cargar con las preocupaciones de otro.

No es necesario recordarte el alto costo de la ansiedad. (Pero de todas formas lo haré :))

La preocupación divide la mente. La palabra original de lo que en la Biblia se traduce como preocupación es “merimnao”. Es una palabra compuesta por dos palabras griegas: “merizo” que significa: dividir, y “nous” que significa mente. La ansiedad divide nuestra energía entre las prioridades del hoy, y los problemas del mañana. Parte de nuestra mente está en el ahora, y el resto en lo que no ocurre todavía. El resultado es como vivir con una mente a medias.

Y esa no es la única consecuencia. Preocuparse no es una enfermedad, pero si causa enfermedades. Está relacionada con la hipertensión arterial, problemas del corazón, migraña, gastritis, y muchas enfermedades mas.

La ansiedad es un hábito que resulta muy caro. Por supuesto valdría la pena su costo si sirviera de algo, pero no sirve para nada. Es totalmente inútil.

Jesús dijo: “Tu no puedes añadir tiempo a tu vida preocupándote por ello” (Mateo 6:27).

La preocupación nunca ha hecho que un día brille más, nunca ha resuelto algún problema o curado una enfermedad.

Un buen lugar para empezar a tratar con la preocupación y la ansiedad es ese lugar que describe la Biblia en el Salmo 23:2.

“Junto a aguas de reposo me pastoreará”.

Y si, por alguna razón no entendemos el punto, David enfatiza en el siguiente verso:

“Me guiará por sendas de justicia”.

“Me guiará”, “Me llevará”, “Me pastoreará”… Dios va delante de mi, animándome, diciendo “Vamos”, va por delante, despejando el camino, cortando la maleza, mostrando el camino. Justo antes de la curva, advierte: “Da vuelta por aquí”. Antes de la subida, te hace una señal: “Dale mas duro aquí”. Se para a un lado del acantilado con peligrosas rocas y te previene: “Cuida tus pasos aquí… ten mucho cuidado”.

El nos dirige. El nos dice lo que necesitamos saber cuando es necesario.

“Encontraremos gracia para el oportuno socorro” es decir, encontraremos gracia para ayudarnos cuando lo necesitemos. (Hebreos 4:16)

La ayuda de Dios es oportuna. El nos ayuda de la misma forma en que un papá le entrega los boletos de avión a su familia. Cuando yo viajo con mis niños, yo llevo los boletos y cuando llega el momento de abordar el avión, yo me paro en medio de la persona que pide los boletos y el hijo que va a abordar. Con cada hija que pasa, le pongo el boleto en su mano. Ellos los entregan en ese mismo momento.

Lo mismo que yo hago con mis hijos, es lo que Dios hace contigo. El se coloca en medio de ti y la necesidad. Y, en el momento preciso, te entrega tu boleto.

Esta es la lección que Dios le dió a sus hijos los israelitas. El prometió proveerles para comer cada día con un pan que caía del cielo llamado maná. Pero les dijo que recogieran solo una ración por día. Aquellos que desobededieran y recogieran para dos días, se encontrarían con un maná podrido. La única excepción a ésta regla era el día previo al Sabbath. El viernes ellos podían guardar doble ración. Resumiendo la lección: Dios les daría lo que necesitáran cuando lo necesitáran.

Dios nos lleva. Dios hará lo correcto en el tiempo correcto. Y esto es lo que hace la diferencia. Cuando sabemos que su provisión será oportuna, podemos disfrutar el presente.

 NO TE AFANES “Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.” Mateo 6:34

Dios te ayudará a enfrentar la situación cuando llegue el momento.

“No se qué haría si mi esposo muriera”… Lo sabrás, cuando llegue el momento.

“Cuando mis hijas se vayan de casa, no creo que podré soportarlo”… No será fácil, pero llegará la fortaleza cuando llegue el momento.

La clave es: Atiende los problemas de hoy con la fuerza de hoy. No pretendas empezar a satisfacer los problemas del mañana cuando el mañana aún no llega. No tienes todavía la fortaleza de mañana. Tienes solamente la fuerza para el hoy. Lo único que necesitamos saber es que Dios estará con nosotros.

Autor: Max Lucado

“Traveling light for mothers” The promise of Psalm 23

W Publishing Group.

Traducido y adaptado por Mayra Gris de Luna.

El Dios de tu día.jpg

NO PUEDO VIVIR CON ELLA, PERO TAMPOCO PUEDO VIVIR SIN ELLA.

NO PUEDO VIVIR SIN ELLA

Cuenta una leyenda que al principio del mundo, cuando Dios decidió crear a la mujer, encontró que había agotado todos los materiales sólidos en el hombre y no tenía más de que disponer.

Ante este dilema y después de profunda meditación, hizo esto: 

Tomó la redondez de la luna,

las suaves curvas de las olas,

la tierna adhesión de la enredadera,

el trémulo movimiento de las hojas,

la esbeltez de la palmera,

el tinte delicado de las flores,

la amorosa mirada del ciervo,

la alegría del rayo del sol

y las gotas del llanto de las nubes,

la inconstancia del viento

y la fidelidad del perro,

la timidez de la tórtola

y la vanidad del pavo real,

la suavidad de la pluma del cisne

y la dureza del diamante,

la dulzura de la paloma

y la crueldad del tigre,

el ardor del fuego y

la frialdad de la nieve 

Mezcló tan desiguales ingredientes, Y formó a la mujer y se la dio al hombre.

Después de una semana vino el hombre y le dijo:

“Señor, la criatura que me diste me hace desdichado, quiere toda mi atención, nunca me deja solo, charla incesantemente, llora sin motivo, se divierte en hacerme sufrir y vengo a devolvértela porque no puedo vivir con ella”

Bien, contestó Dios y tomó a la mujer.

Pasó otra semana, volvió el hombre y le dijo:

“Señor, me encuentro muy solo desde que te devolví a la criatura que hiciste para mí, extraño como ella cantaba y jugaba a mi lado;

me miraba con ternura y su mirada era una caricia,

reía y su risa era música,

era hermosa a la vista y suave al tacto,

he venido a pedirte que me la devuelvas, porque no puedo vivir sin ella”.

A lo que el creador respondió:

“No puedes vivir con ella, pero tampoco puedes vivir sin ella”

Se la devolvió y moviendo la cabeza,conociendo a su creación 

se fue para dejarlos disfrutar su amor.

Autor anónimo.

soñadoras.jpg


 

“ERES MUJER”. (Acróstico)

Por Mayra Gris de Luna.

ERES MUJER, ERES

Eres MUJER, Eres:

M ATERNAL,

Un instinto puesto por Dios mismo en tu corazón. Te conviertes en madre de quienes te rodean cuando los cuidas, los procuras, los atiendes. Son hijos aunque no necesariamente hayan estado en el vientre. Son hijos porque alimentas sus corazones, sus almas y sus cuerpos. Quien no recuerda la tibieza de sus manos, el calor reconfortante de un tecito que ella ha preparado cuando no nos sentimos bien, la sopita que consuela hasta el alma. Si, Mujer, eres maternal, las manos del mismo Dios que nos cuida.

U NICA,

Mil mujeres, mil bellezas distintas. Tan parecidas y  tan diferentes. Nadie puede aburrirse al lado de una de ellas, siempre descubrirá algo nuevo, algo que la distingue de las demás. Una mujer no lo tiene todo, pero siempre tiene algo que fascina, cada una es irrepetible.  Eres única porque como TÚ solo una vez y para siempre.

J OYA VALIOSA,

Tallada por la misma  mano de Dios, limada a través del dolor y las heridas. No hay nada que deslumbre más que la brillantéz de un alma pura. Ni todas las joyas del mundo juntas podrían igualar el valor de una mujer que obedece a Dios no solo porque le ama, sino porque le teme.

E MPRENDEDORA,

Una mujer crea, planea, hace. Cada despertar es una oportunidad, cada día es un block de notas donde va palomeando sus sueños y proyectos. Aún en la adversidad y sin el apoyo de un hombro masculino, la mujer se abre camino con la fuerza del amor, con el empuje de su dignidad y con el valor de su espíritu.

R OMÁNTICA,

No importa la edad, ya sea un inexperto corazón, o una cabecita blanca; esos ojos nunca perderán el brillo de la ilusión por el roce de los deseados labios, o el toque cálido de esa mano amada. Siempre se anhelará la compañía de esa persona especial para una caminata a la luz de la luna,  desde los pies lozanos  o ya con la ayuda del bastón. Mujer, el amor y el romance son simplemente parte de tu esencia… Muchas palabras describirán la belleza y la virtud, pero solo una sirve para comprender lo que significan… la palabra: Mujer.

Derechos Reservados. Mayra Gris de Luna © 2013

REFLEXIONES DE CESAR LOZANO. VIDEO.

Segunda parte:

 REFLEXIONES DE CESAR LOZANO.VE A LA PESTAÑA “INICIO” PARA VER TODOS LOS ARTÍCULOS DEL BLOG.