Archivo por meses: octubre 2019

TEN SIEMPRE UN PROYECTO PERSONAL.

Por Mayra Gris de Luna.

¿Por qué es importante practicar un pasatiempo, siempre tener un proyecto personal o dedicar un tiempo simplemente a hacer algo que te gusta? Es importante porque cuando no lo haces generas un sentimiento de frustración. Es frustrante hacer siempre lo que tienes que hacer y no poder hacer nunca lo que quieres hacer.

El ser humano es complejo, y entre cuestiones de endorfinas, serotonina y dopamina; las hormonas del bienestar y la felicidad, resulta que las segregamos cuando hacemos cosas que nos gusta hacer. Es la diferencia entre una persona plena y feliz y una personalidad neurótica.

La frustración provoca neurosis, insatisfacción, impaciencia y enojo reprimido. Todas éstas «amiguitas» nos generan presión o estrés. Tarde o temprano se tendrá que aliviar ésta presión y así como una olla expréss, eventualmente estallará.

¿Tienes un proyecto gratificante? Puede ser regar tus plantas o aprender pintura; viajar o escribir un libro. Es hora de prestar más atención a éste aspecto de tu vida. Te ayudará a vivir en plenitud y felicidad.

¡Cuéntame tus proyectos!

APRENDÍ A VIVIR CON EL CORAZÓN ROTO.

Por Mayra Gris de Luna.

Desde niña aprendí a vivir con el corazón roto, diría que es uno de mis «súper poderes». No envidio a Mística con su capacidad de tomar cualquier forma, ni a Black Widow que además de sus notables habilidades, es hermosa; además tiene unos superamigos con los que no debe pasarla tan mal. ¿Tienes algún recuerdo de tu infancia o adolescencia que te dolió mucho en su momento? Yo si, y de los tiempos de prepa y también los de la universidad. Tengo en mi haber mi historial de rechazos, adversidades, desiertos y actos fallidos. Pero hoy quiero decirte algo: las heridas sanan y después de un tiempo cicatrizan. Te haces mas fuerte y aprendes. Este aprendizaje no puede evitar que en las diferentes etapas de la vida tengamos que enfrentar nuevas experiencias que nos rompan el corazón. De vez en cuando un familiar se va al cielo o una hija se casa y se va. Nos damos cuenta que el corazón puede hacerse más sensible o más duro. Yo no quiero tener un corazón duro, a fin de cuentas es una defensa para no sufrir. Pero cuando uno es sensible, habrá momentos en que uno tendrá que aprender a vivir con el corazón roto. Pero, creo que tengo un secreto, que tal vez no sea tan secreto: Dios puede sanar el corazón, y es más, puede hacerlo nuevo. Cuando Él sana, lo hace bien.

Hoy, cuando algo me duele, se lo platico a Dios, le pido que me ayude, que me dé Su paz y Su alegría. Respiro hondo y espero. El tiempo pasa. A veces poco, a veces mas. Pero llega Su paz y vuelvo a sonreír.

Solo quería que lo supieras.