Archivo de la etiqueta: rechazo

NO SUFRAS POR EL RECHAZO.

Por Mayra Gris.

He vivido experiencias de rechazo desde la infancia, adolescencia, juventud y aún en mi edad adulta.

En diferentes tiempos y en los diversos medios en los que en la vida me ha tocado estar, curiosamente, me han rechazado por cosas opuestas. Ha sido hasta divertido observar como personas de clase social alta me han rechazado por suponerme no estar a su altura y personas de escasos recursos también lo han hecho en alguna ocasión por suponerme próspera o diferente. En algún medio religioso, si no participaba con entusiasmo, me criticaban por ser introvertida; si buscaba participar para desarrollar mis dones, entonces me criticaban por «querer llamar la atención». Cuando algunos me han rechazado «por mis traumas», otras lo han hecho por verme plena.

Hoy me doy cuenta de que «no era yo», eran ellos. Muchas cosas eran relativas, otras simples puntos de vista o impresiones que no necesariamente me definían a mí ni a mi realidad.

«Pero el Señor endureció el corazón de Faraón, y éste no dejó ir a los hijos de Israel»

Éxodo 10:20

La Biblia nos cuenta del Faraón que rechazó al pueblo judío por ser judíos, por tener un Dios, por desear libertad; pero si lo vemos de una manera mas profunda, Dios puso en él esos sentimientos, Él endureció el corazón de faraón, ¿por qué o para qué? para que se cumpliera Su propósito, para que se cumpliera un plan preestablecido.

«Cegó los ojos de ellos, y endureció su corazón; para que no vean con los ojos, y entiendan con el corazón, y se conviertan y yo los sane»

Juan 14:20

Jesús fue rechazado por su pueblo, fue entregado a la muerte de cruz, Dios endureció los corazones del pueblo, de gobernantes, de los fariseos ¿por qué y para que? para que se cumpliera el plan, para que se cumplieran las profecías.

Así que yo no responsabilizo de manera total a las personas. Aunque en el momento sufrí, hoy celebro el rechazo de algún amor juvenil, porque no «era por ahí»; el plan de Dios era diferente, soy feliz con mi esposo y tal vez ya estábamos predestinados, no lo sé, pero Dios sabía que no iba a ser feliz con la otra persona.

Así que del que quiere tiene misericordia, y al que quiere endurece.

Romanos 9:18

Ciertamente tampoco podemos generalizar. A veces, somos rechazados por nuestras malas actitudes, nuestro descuido o falta de sensibilidad para tratar a las personas. Nos lo hemos ganado con nuestra indiferencia, rudeza o egocentrismo; con nuestra prepotencia o incapacidad para conectar con ellos. Pero otras veces nos hemos dado desinteresadamente, hemos ofrecido nuestra amistad, nuestro tiempo, nuestras cosas materiales o incluso nuestro amor a personas que tal vez no lo merecían. Pero estoy segura que hay algunos casos en los que Dios mismo ha sido el que ha endurecido el corazón de esa persona para guiarnos en otra dirección.

Si sufres por algún rechazo, no lo tomes personal, tal vez es Dios quien puso eso en la o las personas para guiarte en otra dirección. Dios lo hace para protegerte. Si en mis llantos pasados hubiera podido ver mi vida en el futuro, no hubiera llorado, hubiera dado gracias a Dios por librarme de alguna tristeza mayor, un matrimonio fracasado, una vida de pobreza o un ambiente tóxico.

Sé que no es para nada lindo lo que puedas estar sintiendo, pero créeme, no eres tú. Confía en que Dios quiere lo mejor para ti. Deléitate en Él y el concederá todas las peticiones de tu corazón. Te dará algo o alguien mejor, y puedo asegurarte que es mejor de lo que tu jamás hayas podido imaginar.

Comenta, comparte y dale like si te ha sido de utilidad, es mi aliciente para seguir escribiendo en éste blog.

CAMINANDO LIBRE.

LIBRE

Por Mayra Gris de Luna.

«Hoy le doy a los demás la libertad completa de sentir por mí lo que quieran.

Nadie está obligado a amarme de la forma como yo supongo ideal».

Aurora del Villar

   Comparto la frase porque me brinda una sensación de bienestar y libertad. Necesitar ser amados de una manera que no coincide con nuestra realidad puede resultar atemorizante y frustrante. Cuando nuestras expectativas no se ven cumplidas podemos experimentar mucha insegurad e insatisfacción en nuestras relaciones. El dar a los demás la libertad completa de sentir lo que quieran sentir no implica que no me importe. No quiere decir que no me afecte. Quiere decir que yo me abro, que yo me permito aceptar los sentimientos de la otra persona concediéndole su derecho de tenerlos.

El libre albedrío es un derecho dado por Dios que todas las personas ya tienen. En realidad no necesitan nuestro permiso para amarnos o dejarnos de amar de la manera en que lo hacen. Tampoco necesitan nuestro permiso para experimentar rechazo o indiferencia hacia nuestra persona. Lo sabemos, y sin embargo quisieramos tener esos sentimientos en nuestras manos, como cuando tenemos una tibia y moldeable bolita de plastilina. Si se pudiera, conformaríamos aquellos sentimientos de tal manera que nos resultasen agradables y si se pudiera, perfectos. No podemos hacer eso, pero sí podemos hacer un esfuerzo por ser personas fáciles de amar. Sin duda hay personas difíciles de amar.

vivo libre

Somos nosotros quienes podemos darnos la libertad de poder aceptar los sentimientos de los demás; de aceptar la manera en que los demás nos traten. Tienen derecho y no están obligados a adivinar la forma en que a nosotros nos gustaría ser amad@s y tratad@s.

A veces es difícil aceptar la verdad, pero la Biblia dice: «Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres» (Juan 8:32). Dios es amor, y Dios es verdad. Yo he encontrado mi libertad en el amor de Dios y en las verdades que Su palabra me ha revelado. No hay algo que me hiciera sentir tan atada como tratar de complacer a otras personas. Algunas de ellas son fáciles de complacer, otras son difíciles de complacer y también las hay imposibles de complacer. Esto puede resultar tan desgastante que tarde o temprano uno queda agotado al grado de no desear ocupar ni un segundo más de ésta valiosa vida en tratar de agradar a tales personas. Simplemente no nos aceptan. Cuando una persona no acepta a otra, no aceptará como es, como viste, como habla, qué dice y qué hace.

Hace un par de días, comentaba con una joven esposa y mamá que nosotras debemos hacernos constantemente una pregunta: ¿Yo estoy para hacer felíz a los demás (esposo, hij@s, otros); ó ellos estan para hacerme felíz a mi? Creo que si nuestro enfoque está en hacerles felíces a ellos, nuestra actitud cambia automáticamente de la posición de recibir, a la posición de dar. Si a su vez, el esposo y los hijos se hicieran la misma pregunta y respondieran de la misma manera, las relaciones cambiarían porque se eliminaría el egoismo y el orgullo. Sabemos que nadie puede ser responsable de la felicidad de otro. Eso es un asunto personal. Pero definitivamente una buena actitud puede dar luz y hacer más satisfactoria cualquier tipo de relación. Cuando uno no espera nada, lo poco que se reciba es bien recibido y es suficiente, pero cuando tenemos expectativas preconcebidas, quedaremos expuestos a la desilusión.

Cuando damos la libertad a los demás de sentir por nosotros lo que elijan sentir, nos mantendremos libres nosotros también, de padecer alguna situación manipuladora, y de cualquier chantaje o esfuerzo de otra persona por condicionar su amor, concediéndolo siempre y cuando actuemos de determinada manera.

Hay una descripción del amor perfecto en la Biblia, en 1 Corintios 13. Son las características del amor de Dios. Y como humanos anhelamos expresar ese tipo de amor y recibirlo. Lo intentamos y seguramente lograremos sin esfuerzo un amor con algunas de las características y fallaremos en otras. Seamos comprensiv@s al esperar encontrar este tipo de características del amor perfecto en el amor humano. Seguramente cualquier tipo de amor humano tendrá imperfecciones. Saberlo, nos puede hacer mas felices al recibir lo que venga y como venga. Cubramos, también con amor, aquellas faltas.

Proverbios 10:12 

«El odio despierta rencillas; Pero el amor cubrirá todas las faltas»

1 CORINTIOS 13

«CUPO COMPLETO, NO HAY LUGAR»

 "CUPO COMPLETO, NO HAY LUGAR"

Unas de las palabras más tristes que uno puede escuchar son: “no tenemos lugar para ti”.

Jesús conocía el sonido de esas palabras. Él todavía estaba en el vientre de María cuando posada tras posada le dijeron:  «No hay lugar para ti.» (Lucas 2:7)

Años más tarde, recibió el rechazo absoluto cuando fue colgado en una cruz. El mensaje que Jesús recibió decía “No tenemos lugar para ti en nuestro mundo”.

Incluso hoy, las cosas no han cambiado mucho hacia Jesús. Va de corazón en corazón pidiendo entrar. De vez en cuando, es bienvenido. De vez en cuando alguien abre la puerta de su corazón y le invita a quedarse. Para éstos pocos corazones, Jesús tiene una promesa: “En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones” Juan 14:2

Qúe hermosa promesa: Cuando hacemos lugar para El en nuestros corazones, El tiene un lugar para nosotros en Su reino.

Juan 14:1-4

1  No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.

En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino.

De Max Lucado

«Grace for the moment»/ UpWords

Traducido y adaptado por Mayra Gris de Luna.