¿Quién tiene el trono y la corona?

Por Mayra Gris De Luna.©

El Autocuidado es una de las lecciones más importantes que estamos aprendiendo como humanidad quienes vivimos la pandemia por el SARS-COV2.

A finales del año 2019, un nuevo virus letal del tipo coronavirus empezó a enfermar a personas. El virus se identifica como SARS-COV2 por sus siglas en inglés: «Severe Acute Respiratory Syndrome» traducido como coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave. La enfermedad se llama coronavirus-19 o COVID-19, para abreviar. Es por ello que escuchamos que le llaman “la” COVID. Es “la” enfermedad que ha sometido al mundo, el virus con corona que parece reinar sobre la humanidad. Nuestra vida práctica se ha tornado “coronacéntrica”. Ésta realidad nos ha forzado a calcular nuestras decisiones, movimientos y acciones en base a la letalidad del virus que pareciera tener sometidas nuestras vidas desde su trono. Nos preguntamos por qué Dios ha permitido tal situación. La fe de muchos flaquea cuando las oraciones de las personas pareciera que no fueron suficientes para librarlas de la muerte.

Vamos aprendiendo poco a poco que éste tipo de virus es implacable con los ancianos, los asmáticos y los enfermos crónicos de las enfermedades respiratorias. Es como si a éste grupo de riesgo les hubiera salido el mensaje fatal en su galleta de la suerte. Pero hay otros grupos de personas, quienes pagaremos caro el haber descuidado tanto nuestra salud con sobrepeso e hipertensión. Por otro lado están los saludables y los jóvenes que cometieron algún error higiénico caminando por las calles, en el supermercado o el camión. Los casos que mas se lamentan y entristecen: los de médicos, enfermeras y cuidadores de enfermos. Los héroes que han dado su vida cumpliendo con su vocación.

He comprendido que Dios quiere que yo tome la responsabilidad de mi cuidado personal. Es la parte que me toca. Hay otra parte que no puedo controlar, esa la dejaré a Dios.
Ahora mi “óptica” de la enfermedad ha cambiado y ha tomado un nuevo sentido para mi. Yo lo leo así:

C uidado
O pcional de la
V ida que
I ncluye
D isciplina.

S oy
A uto
R esponsable
S obre mi
C uidado.
O bservar mi
V ida es cosa de
2 (Dios y yo).

Nunca como hoy, las consecuencias de nuestras decisiones han sido tan evidentes y contundentes.
Hay que tomar decisiones importantes como cuidar nuestra alimentación, peso, presión arterial y alergias. También decisiones que parecieran simples como lavarnos las manos constantemente, no tocarnos la cara, usar cubrebocas y ponernos gel. Son decisiones opcionales, que requieren disciplina y que vale la pena tomar: es la parte que nos toca para salvaguardar nuestra vida. La otra parte, depende de Dios, el que está sentado en el trono. La corona todavía le pertenece.

Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos.
Apocalipsis 5:13

img_7462

CAMBIARÁS AUNQUE NO QUIERAS.

CAMBIARAS AUNQUE NO QUIERAS

Por Mayra Gris de Luna.

Iniciando el año iniciamos metas, proyectos y cambios. Hay cosas que hemos decidido cambiar. Lo normal y saludable es querer mejorar.

Hay cambios que deberíamos hacer y tal vez ni siquiera nos hemos dado cuenta como para intentarlos. Hay cambios que nos gustaría hacer, y vemos pasar año tras año sin lograr un cambio significativo en lo deseado.

Hay áreas que cambiarán en ti aún cuando ni te lo propongas. Somos seres vivos y no permanecemos estáticos. Nuestro cuerpo cambia, nuestros órganos internos también. Nuestra mente se va modificando ante lo que vamos viviendo y experimentando.

–        CAMBIAS EN TU ASPECTO FÍSICO. Si comparas una fotografía de Enero de éste año con otra de Enero del año pasado, observarás algunos cambios. Tal vez en algunos aspectos el cambio ha sido para bien. Puede ser que no. Podemos controlar y modificar algunos cambios físicos teniendo hábitos saludables como hacer ejercicio, tener una dieta sana, dormir bien, tomar vitaminas, etc. En éste sentido, podrías lograr cambios para mejorar y comparar tu fotografía el Enero próximo, si empiezas ahora a tomar acciones para lograrlo.

–        CAMBIAS EN TU ASPECTO FISIOLÓGICO. Tu cuerpo obedece a los cambios que dicta tu edad física. Obedece a tus hormonas. Así, una preciosa niña el año pasado, se convierte en una hermosa adolescente al año siguiente. Una feliz mujer en la plenitud, empieza a sentirse melancólica al notar sus primeras arrugas en el rostro. Tal vez podrías lograr que órganos internos como el corazón, los riñones y el hígado no se deterioren de manera significativa en éste año, e incluso funcionen mejor el próximo Enero si llevas a cabo un plan de acción para lograrlo.

–        CAMBIAS EN TU ASPECTO PSICOLÓGICO. La información que tu mente reciba y la manera en que la procesas hará cambios en tu personalidad. No eres la misma persona que hace un año. Has mejorado en muchas cosas. Tal vez en otras deberías lograr CAMBIOS INTENCIONALES que mejoren tu carácter y como consecuencia de ello tu relación con los demás. Definitivamente serás una persona diferente el próximo Enero de cómo eres ahora. De ti depende que los cambios te hagan una persona mejor.

–        CAMBIAN TUS RELACIONES. Las relaciones en general no son estáticas tampoco. Se fortalecen o se deterioran. Debemos cultivarlas y nutrirlas para hacerlas más bonitas y mejores. No solo la relación con nuestra pareja, hijos, familia o amigos; también nuestra relación con Dios va cambiando. Que el próximo año le conozcamos más. Platiquemos más con Dios. Leamos la Biblia para escucharle más. Que amemos como a El le gusta:

 “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.”

Lucas 10:27

Es mejor elegir cambiar de una manera decidida, planificada y controlada.  Es la única manera de que el cambio sea para bien, porque si lo dejas al tiempo y sin control,  éste cambio más bien puede convertirse en un DETERIORO de tu persona.

¿Controlarás en la medida de lo posible los cambios en ti en éste año?

CAMBIARAS AUNQUE NO QUIERAS

A %d blogueros les gusta esto: