Destellos de Esperanza.

Destellos de Esperanza

“Destellos de Esperanza” es un libro devocional para mujeres. Contiene una selección de lecturas apropiadas para todo tipo de mujer extraídas de el libro original TALI, 365 gotas de rocío para chicas.

Escrito por Keila Ochoa, Margie Hord, Mayra Gris y Yuri Flores y publicado inicialmente por Ediciones Las Américas, ahora es una publicación de Editorial LifeWay. Este libro ocupa actualmente ocupa el lugar 9 de los 50 libros cristianos en español más vendidos.

Existe la versión en papel a un precio bastante accesible y también la versión electrónica. Puede conseguirse fácilmente por Amazon en ambas presentaciones y puedes solicitarlo en tu librería cristiana más cercana.

Aplaudamos y apoyemos las publicaciones de contexto latino con el que las mujeres de habla hispana pueden sentirse más identificadas.

Sobre las Autoras:

Keila Ochoa Harris ha publicado más de quince libros con diferentes editoriales. Estudió Consejería Bíblica y también ha sido maestra de inglés en diversos niveles. Además de escribir, le gusta leer buenos libros, asistir a musicales de Broadway y disfrutar de una buena película o serie televisiva con su esposo. Es parte de MAI, una organización que trabaja capacitando escritores, editores y publicadores en lugares difíciles del mundo. Tiene dos hijos, un niño y una niña.

Margie Hord nació en Honduras, de padres canadienses y “nació de nuevo” cuando vino a México a estudiar. Le gusta promover las misiones y la traducción bíblica. Es maestra de inglés y lingüística a nivel universitario. En cuanto a su amor por la redacción, es editora de la revista cristiana Alianza y escribe también para la revista Prisma. Le encanta ayudar a mamás y bebés con la lactancia materna y ha sido líder con el grupo La Liga de la Leche por 30 años. Es madre de dos hijos y abuela de seis nietos.

Mayra Gris de Luna ha compartido con diferentes grupos femeniles su visión de la mujer cristiana contemporánea durante los últimas 18 años. Su blog grisdeluna.com cuenta con más de 5 millones de visitas. Junto con su esposo ha colaborado en el ministerio de la música y alabanza. Son parte del equipo Matrimonios con Vida de la Iglesia Fuente de Vida, IDP. Tiene dos hijas. Le encanta viajar en familia y salir a charlar con su esposo disfrutando un buen café.

Yuri Flores es salva por la gracia de Dios, maestra de inglés, maestra de Escuela Dominical, líder de la reunión femenil e integrante de la Estudiantina Eben-ezer. Por muchos años ha colaborado con Operación Movilización y fue parte de la tripulación del barco Logos II durante 1998-2000. Trabajó en Israel con la organización “Christian Friends of Israel” en el programa de Bienvenida a los Nuevos Inmigrantes. Ha contribuido con artículos para las revistas Prisma y Alianza. Tiene once preciosos sobrinos; es soltera y muy feliz.


SEÑOR, SABES QUE TENGO PRISA.

Dios es eterno.

Señor, sabes que tengo prisa

y que la velocidad del reloj

a veces me parece insuficiente.

Que intento sacarle más horas a los días,

más minutos a las horas, 

más segundos a los minutos.

Señor, perdóname porque a veces atropello a la gente,

quiero que todo marche a mi ritmo

Señor, sabes que tengo prisa

pero aún no he aprendido a correr a Tu presencia

transforma mi impaciencia en un deseo ardiente

de encontrarme contigo cada día

dame prisa para buscarte

dame prisa para orar

dame prisa para escucharte

dame prisa para deleitarme en Ti,

Para todo lo demás, dame paciencia.

Suspiros para Mamá.

Patricia Adrianzén de Vergara.

Keila Ochoa Harris.

Ediciones Verbo Vivo

Perú, Abril 2012

LA DECISIÓN.


Todo está en silencio. Es temprano. Mi café está caliente. El cielo aún está negro. El mundo sigue durmiendo. El día se aproxima.

En pocos momentos llegará el día. Se acercará rugiendo por la vía al levantarse el sol. La quietud de la madrugada

se tornará en el ruido del día. La calma de la soledad se reemplazará por el golpeteo rítmico del paso de la raza humana. El refugio de la temprana mañana invadirá las decisiones que deban tomarse y las obligaciones que deban cumplirse. 

Durante las próximas doce horas quedaré expuesto a las exigencias del día. Ahora es el momento en que debo tomar una decisión. Por causa del Calvario, tengo la libertad de decidir. Así que decido.

Elijo el amor…

Ninguna ocasión justifica el odio; ninguna injusticia autoriza la amargura. Elijo el amor. Hoy amaré a Dios y lo que Dios ama.

Elijo el gozo…

Invitaré a mi Dios para ser el Dios de la circunstancia. Rehusaré la tentación de ser cínico… la herramienta del pensador perezoso. Rehusaré considerar a las personas como menos que seres humanos, creados por Dios. Rehusaré ver en los problemas algo menos que una oportunidad de ver a Dios.

Elijo la paz…

Viviré habiendo sido perdonado. Perdonaré para que pueda vivir.

Elijo la paciencia…

Pasaré por alto los inconvenientes del mundo. En lugar de quejarme porque la espera es demasiado larga, agradeceré a Dios por un momento para orar. En lugar de cerrar mi puño ante nuevas tareas asignadas, las encararé con gozo y valor…

Elijo la amabilidad…

Seré amable con los pobres, pues están solos. Amable con los ricos, pues tienen temor. Y amable con los malvados, pues de tal manera me ha tratado Dios.

Elijo la bondad…

Prefiero estar sin un dólar antes que aceptar uno de manera deshonesta. Prefiero ser ignorado antes que jactarme. Prefiero confesar antes que acusar. Elijo la bondad.

Elijo la fidelidad…

Hoy guardaré mis promesas. Mis acreedores no se lamentarán de su confianza. Mis asociados no cuestionarán mi palabra. Mi esposa no cuestionará mi amor. Y mis hijos nunca tendrán temor de que su padre no regrese a casa.

Elijo la mansedumbre…

Nada se gana por la fuerza. Elijo ser manso. Si levanto mi voz, que sólo sea en alabanza. Si cierro mi puño, que sólo sea en oración. Si hago exigencias que sólo sean a mí mismo.

Elijo el dominio propio…

Soy un ser espiritual. Luego de que haya muerto este cuerpo, mi espíritu remontará vuelo. Me niego a permitir que lo que se va a podrir gobierne lo eterno. 

Elijo el dominio propio. Sólo me emborracharé de gozo. Solo me apasionará mi fe. Sólo Dios ejercerá influencia sobre mí. Sólo Cristo me enseñará. Elijo el dominio propio.

Amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio, a éstos encomiendo mi día. Si tengo éxito, daré gracias. Si fallo, buscaré Su gracia. Y luego, cuando este día haya acabado, pondré mi cabeza sobre mi almohada y descansaré.

De MAX LUCADO

en el libro “Cuando Dios susurra tu nombre”, Grupo Nelson.

EL GRAN INTERCAMBIO.

“Devocional”, “Cita con Dios”… Hay muchas fomas de llamar a ése momento que uno aparta cada día para estar en comunión con Dios. Ya sea platicar con El por medio de una oración, o escucharle por medio de la lectura de la Biblia o simplemente “estar quietas” meditando en El.

Elizabeth George le llama “El gran intercambio” en su libro “Una mujer conforme al corazón de Dios”:

  A mi tiempo con Dios lo llamo “El gran intercambio”

Separada del mundo, intercambio

Mis preocupaciones… por Su FORTALEZA,

Mis debilidades… por sus SOLUCIONES

Mis cargas… por su LIBERTAD

Mis frustraciones….  Por SU PAZ

Mi confusión… por SU CALMA

Mis esperanzas… por SUS PROMESAS

Mis aflicciones… por SU BALSAMO DE CONSUELO

Mis preguntas… por SUS RESPUESTAS

Mi confusión… por SU CONOCIMIENTO

Mi duda… por su AFIRMACIÓN

Mi nada… por lo IMPONENTE DE SU SER

Lo temporal… por lo ETERNO

Lo imposible… por lo POSIBLE!

Vale la pena hacer este intercambio no crees?

Articulo relacionado: “Tu tiempo especial” haz click aquí