MAMÁ, ¿QUÉ ES LO QUE MÁS NECESITAS? Poema.

Mama, ¿Qué necesitas?

Mamá, ¿Qué es lo que más necesitas?

Un chequeo médico.

Para saber que estoy bien.

Para saber que soy una buena madre.

Aceptación.

Animo.

Apoyo.

Tiempo.

Pasar tiempo con mi esposo.

Descanso.

Tiempo a solas.

Tiempo con Dios.

Paciencia.

Más energía.

Una pausa.

Una siesta.

Ayuda doméstica.

Una secretaria.

Una niñera.

Una máquina lavaplatos que se recargue sola y funcione a control remoto.

Vacaciones.

Conversación adulta.

Amigas.

Una mejor amiga.

Alguien que comprenda como me siento.

Para saber que ser mamá es importante.

Traducido y adaptado por Mayra Gris de Luna.
Obtenido de: “What Every Mom Needs”
Elisa Morgan & Carol Kuykendall
1995 MOPS Internacional, Inc
Zondervan Publishing House.

¿QUÉ NECESITO ELIMINAR/REDUCIR/INCREMENTAR/DEJAR DE HACER COMO MAMA?

¿QUE PUEDO HACER PARA MEJORAR COMO MAMÁ?

Ser mamá es una de las bendiciones que mas disfruto y mas agradezco a Dios cada día. Desde la celebración del día de las madres del año pasado, hasta ayer, ha transcurrido un año en el que muchas mamás, hemos podido disfrutar a nuestros hijos, hemos jugado, hemos compartido helados, películas, risas, viajes, música, hemos horneado galletas, gratas sobremesas y también hemos compartido momentos como la hora de firmar la boleta de calificaciones, aquel momento en que te das cuenta que visitar su cuarto es una peligrosa aventura, y que aun cuando por su estatura ya casi no cabe en su cama, te sientas ahí a un lado a esperar la lectura del termómetro porque no se siente bien. Sin embargo, el año transcurrió, y por todos esos momentos, para mí el 10 de mayo es un día para celebrar.

Ayer celebré a mi mamá, que aunque ya no está en ésta tierra, ocupó mi primer pensamiento del día. Le recordamos mi esposo y yo, derramé lágrimas por ella, y mi esposo me consoló y me dijo: “Gracias a Dios por la vida de tu mami”. Pero la vida sigue y yo tenía mucho que celebrar. Y mucho que agradecer.

Cuando mis hijas despertaron,  me llevaron un cafecito caliente hasta la recámara, me dieron cartas, regalos y abrazos. Y me puse feliz de nuevo. Celebré la vida y el amor de mis hijas. Las besé mil veces durante todo el día y lo soportaron amable y valientemente por ser mi día  🙂 .

Me preguntaron de antemano qué quería hacer en ese día, y escogí ir a Atlixco a comer “taco placero” en el mercado 🙂 Lo cual fue sensacional! Había un grupo musical ahí dentro dedicando su música a todas las mamás. Luego fuimos a comer nieve, y escogí la de Pitaya (Pitahaya), que es uno de los sabores que se pueden disfrutar solo en cierta temporada y solo en algunos lugares del país. Caminamos por el parque y nos sentamos en una banca como muchas otras personas, la mayoría lugareñas, que también celebraban su día.

¡Cómo disfruto México, y también lo celebré!

Hoy que empieza un nuevo año como mamá. Evalúo. Me trazo nuevas metas ante los nuevos retos que las nuevas etapas me demandan. Te invito a hacerte conmigo algunas preguntas:

¿Qué cosas hago como mamá que debería ELIMINAR O DEJAR DE HACER? La queja, la crítica, los platillos aburridos, las observaciones negativas, tratarles como bebés cuando ya pueden realizar más cosas por ell@s mism@s….

¿Qué cosas debería REDUCIR? Enfocarme en otras cosas cuando ell@s están en casa, reducir la presencia de comida no saludable, el tiempo de televisión, reducir algunos gastos infructuosos para enseñarles a ahorrar…

¿Qué cosas debo INCREMENTAR ahora como mamá? Echarles más porras, animarles más, orar más por ell@s, por sus parejas, por sus necesidades, salir más por separado con cada un@ de ell@s, escucharles más, conocerles más, interesarme por sus intereses, darles más responsabilidades específicas en la casa…

¿Qué debo IMPLEMENTAR ahora? El uso de una libreta familiar de oración para ir checando la respuesta de Dios a las oraciones, visitar a los enfermos, clases de algún nuevo instrumento, o clases de cocina…

Quiero esforzarme más éste año en apoyar más y mejor a mis hijas. No estoy de acuerdo cuando se evalúa a los padres por la vida de sus hijos. Pero si estoy consciente de la responsabilidad que tenemos como padres de las vidas de ellos sobre todo cuando todavía comparten nuestra casa.

Así que pido a Dios sabiduría para todas las mamás en éste año, continuemos con ánimo este rol tan hermoso que Dios nos permite desempeñar. Que podamos dar con alegría de corazón. Que Dios nos dé fuerza y gozo para levantarnos muy tempranito y sonreír.  Cada día cuenta.

“El mejor uso que le puedes dar a la vida es amar. El mejor momento para amar, es ahora”, dice una frase.

Vamos con todo mamás,  y si Dios nos presta vida, de aquí a otro año nuevamente a celebrar!

“USTED NO PUEDE CAMBIAR SU VIDA A MENOS QUE CAMBIE ALGO QUE HACE DIARIAMENTE.

EL SECRETO DE SU ÉXITO SE ENCUENTRA EN SU RUTINA DIARIA”

JOHN MAXWELL

 Con Princesa Soo

LO QUE HACE UNA MAMÁ. (ACRÓSTICO)

Por Mayra Gris de Luna.

En el mes de las Madres, podemos recordar mediante un acróstico, algunas de las tantas cosas que hacen. Una mamá:

MOTIVA. En cierto sentido, las mamás son las mejores “porristas” de sus hijos. Personajes célebres en la historia fueron grandes hombres cuyas madres creyeron en su potencial aún a temprana edad. A la madre de Tomás Alba Edison, los profesores le dijeron que su hijo no era capaz para permanecer en la escuela, ella le enseñó en su casa y años mas tarde Edison desarrollaría innumerables inventos al servicio de la humanidad. Una mamá motiva a su hijo a alcanzar su máximo potencial.

AMA.- El amor de una madre es incondicional, una madre siempre ama a su hijo “a pesar de” como sea su hijo, aun “a pesar” de que el comportamiento de su hijo no sea el mejor. Dicen que el amor materno es como un círculo: no tiene principio ni fin. En ese aspecto  el amor de una madre se parece al amor de Dios por nosotros, solo que el amor de Dios es perfecto.

DISCIPINA.- Una madre que ama a su hijo, le disciplina. Le educa, le pone límites. Para que una mamá pueda enseñar a su hijo la disciplina, ella misma tiene que ser una persona disciplinada. Hay una frase que dice: “Lo que eres en tu casa es lo que realmente eres”.  Una Madre modela con su vida comunicando principios a los que le rodean.” Los niños tienen más necesidad de modelos que de críticos” dice una frase . Uno de los mejores regalos que una mamá puede dar a sus hijos es un buen ejemplo.

RIE.- Una mamá que ríe es una mamá feliz y una mamá que hace feliz a su familia. Uno de los recuerdos más hermosos que uno puede tener, son los momentos alegres con los padres, en la sobremesa, en la intimidad del hogar, en los juegos. Mucho de la atmósfera que se respira en el hogar es determinado por el humor de mamá. Nadie quiere estar en casa cuando la mamá está enojada. “Lo que el sol es para las flores, las sonrisas son para la humanidad”.

ENSEÑA.- Uno de los mandatos bíblicos para los padres es instruir al niño en los caminos de Dios, y así, aún cuando fueren viejos nunca se apartarán de ese camino. La mamá es como una maestra de tiempo completo. ¿Quién enseña al niño la existencia de Dios? ¿Quién le enseña a juntar sus manitas y hacer una oración? Generalmente lo hace la mamá. Quien cada noche, antes de dormir a sus hijos abre su Biblia, y relata las grandes verdades de Dios.

“Cuando Eva fue llevada ante Adán, la llamó Eva, que quiere decir, madre de toda la humanidad. No la llamó esposa, sino solo madre, madre de toda criatura viviente. En esto consiste la gloria y el adorno más precioso de una mujer” –Martín Lutero.

 ++++++

“UNA MAMÁ BIEN EQUIPADA”.  del blog gris de luna EN LA CABAÑA

 

UNA MAMÁ BIEN EQUIPADA.

UNA MAMÁ BIEN EQUIPADA

Ser Mamá en nuestros días no es fácil, así que hay que estar bien equipada.

Si eres Mamá, hay por lo menos cinco cosas con las que puedes equiparte para esta noble tarea:

 1. Los lentes positivos. Estos son especiales y diferentes a los normales ya que con ellos solo se puede ver el lado positivo de las cosas. Serán muy útiles cuando hay muchos trastos que lavar, cuando sientes que nadie nota tu trabajo o que no se te valora lo suficiente; unabuena actitud te ayudará a recordar que Dios sí te ve y valora cada cosa que haces por tu familia.

2. Tapones para los oídos. Así no escucharás los patrones que la sociedad impone a la mujer diciéndote que tu valor depende de cuán bella eres, cómo te vistes, cuántos títulos y cuánto dinero tienes; o cuando insinúa que ser mamá o ama de casa no es suficiente.

 3. La lámpara que alumbra tu camino. Ésta es la Palabra de Dios, en donde encontrarás la sabiduría, el aliento y las instrucciones para la misión que se te ha encomendado. Leer tu manual diariamente definitivamente iluminará tu vida y brillarás para el Señor, iluminando también a tu familia.

 4. El anillo de hija, de princesa. Así como el hijo pródigo recibió el anillo que su padre le puso para reivindicarlo como hijo, ponte tu anillo de Hija. No eres huérfana ni estás desamparada. Eres la hija de un Rey y no debes olvidarlo.

 5. Los zapatos de la fe para caminar segura. Aun en medio de la adversidad, una Mamá puede caminar segura cuando sabe que su Padre le acompaña en todo momento y que nunca la abandonará. Aun en medio de enfermedad o escasez no tropezará ni se cansará cuando la fe le sostiene.

Sin duda este equipo puede ayudar a cualquier mamá a ser aun más feliz.

La palabra “bienaventurada” significa “doblemente feliz”.

Que tus hijos vean esa felicidad en ti, es una gran recompensa.

 “Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada

y su marido también la alaba.”

Proverbios 31:28

Derechos Reservados. Mayra Gris de Luna © 2012

Mamá