MI VIAJE EN EL TREN.

Por Mayra Gris de Luna. Un día me di cuenta de que iba en el tren… el tren de la vida. Yo no pedí subir, pero ocurrió. ¡Qué afortunada! A fin de cuentas ¡qué “suerte” he tenido de nacer! ¿Suerte? ¿Destino? O algo mejor que eso: propósito, diseño, predestinación divina. Nuestra presencia aquí tiene más…