TIEMPO DE…

 Por Mayra Gris de Luna.  TIEMPO DE...

“Todo tiene su tiempo” y ya se aproxima el tiempo de Navidad, el tiempo del Fin de Año, el tiempo de hacer nuevas metas para el próximo año que inicia. Una buena frase dice que “Hay que hacer las cosas correctas en el momento correcto, de la manera correcta y con el enfoque correcto”. A fin de “aprovechar bien el tiempo” como nos recomienda la Escritura, un acróstico con ésta palabra puede ser útil:

T  iempo. John Maxwell dice que “Usted no pude cambiar su vida a menos que cambie algo que hace diariamente. El secreto de su éxito se encuentra en su rutina diaria”. Hay que organizar bien nuestra agenda de acuerdo a nuestras prioridades.

I  niciativa. Es importante tener nuevas metas y tener la iniciativa de hacernos preguntas como:

¿qué hay en mi vida que debería eliminar? 

¿Hay algo que debería empezar a hacer?

¿Qué cosas debo reducir o incrementar?

Hacer que las cosas sucedan.

E nfoque. Pablo decía “Una sola cosa hago” “prosigo al blanco”, tenía un enfoque muy claro y preciso de lo que quería. Todo lo que hacía estaba relacionado con el cumplimiento de su propósito de vida. “Lo más importante es dejar que lo más importante siga siendo lo más importante” y una de las cosas más importantes en la vida es formar relaciones fuertes y estrechas con las personas que amamos, incluyendo a Dios.

M etas. Los expertos aconsejan escribir las metas, establecer fechas para lograrlas y desarrollar un plan para alcanzarlas. Como “pasitos de bebé”, avanzar un poquito cada día.

P ropósito. Hay algo más en la vida que tener éxito, y es que nuestra vida tenga Significado o Propósito. Eso es algo que sólo podemos encontrar en Dios. Es importante darse tiempo para desarrollar los dones espirituales con que Dios nos ha dotado. La iglesia es un cuerpo, y no podrá funcionar de manera óptima sin la parte que tú representas.

O portunidad. Cuando llega el momento adecuado para hacer algo que estamos esperando, es necesario estar preparado y capacitado para aprovechar la oportunidad. Es lamentable que se presente una oportunidad y no estemos capacitados para aprovecharla, pero más lamentable aún que sí lo estemos y no aprovechemos la oportunidad. No demos lugar al temor y a la indecisión.

Mirad, pues con diligencia como andéis, no como necios, sino como sabios, aprovechando bien el tiempo porque los días son malos”

Efesios 5:15.

 Artículo publicado en la Revista Alianza de Diciembre-Enero.

MANEJO DEL TIEMPO.

Por Mayra Gris de Luna.

Uno de los aspectos que nos ayuda a obtener mejores resultados y ser mas productivos en nuestra vida es optimizar el manejo de nuestro tiempo. Existen varios factores que influyen en cómo las personas organizan su vida, desde su temperamento, su preparación, hasta sus habilidades para lograr sus metas. Hay muchos auxiliares para la organización del tiempo, desde libros de conocidos autores como Covey, que nos habla de clasificar nuestras actividades en lo urgente y lo importante, hasta impresionantes auxiliares como la Agenda Franklin con formatos para registrar desde tu misión, tu visión, tus objetivos generales, tus metas a largo plazo, a corto plazo, tus finanzas, aniversarios, cumpleaños, y hojas para registrar tus actividades cada media hora del día. Mas allá de eso, las modernas agendas electrónicas nos brindan la oportunidad de registrar nuestras actividades, recibir alarmas que nos recuerden éstas actividades, podemos registrar eventos futuros aun en los años subsiguientes, etc. Realmente contamos con impresionantes recursos para nuestra organización personal.

Sin embargo, seguimos viendo personas atareadas, esclavas del tiempo, personas llegando tarde a sus actividades, cayendo constantemente en la procastinación.

En varias ocasiones, amigas y familiares me han hecho el siguiente comentario: -“he podido ver que haces muchas cosas, pero nunca te he visto atareada. ¿Cómo le haces?”

Muy temprano en mi vida matrimonial supe que no solo tenía que cumplir con mis roles, sino ser productiva y cumplir con el propósito que Dios tenía para mi ejerciendo y perfeccionando mis dones. Me di cuenta que para lograrlo tenía que administrar sabiamente mi tiempo. La clave para hacerlo efectivamente viene ANTES de la agenda: es CONOCER DE CUANTO TIEMPO DISPONES REALMENTE CADA DÍA. En consecuencia, podrás saber si en realidad cuentas con tiempo disponible para efectuar tareas o compromisos adicionales a las actividades que “forzosamente” tenemos que cumplir diariamente. Para explicarme mejor, iremos paso a paso:

1. HAS UNA LISTA DE TODAS LAS  ACTIVIDADES QUE TIENES QUE HACER RIGUROSAMENTE. ES DECIR LAS ACTIVIDADES QUE NO TIENES OPCION DE NO REALIZAR. Por ejemplo:

Dormir

Desayunar

Comer

Cenar

Aseo y arreglo personal

Ejercicio

Tiempo Devocional

Llevar a los niños a la escuela

Trabajar

Lavar el auto o llevarlo a lavar

Etc.

2. DESPUÉS ASIGNA EL TIEMPO QUE DEDICAS A  CADA ACTIVIDAD:

Dormir                                                            8 horas

Desayunar, comer, cenar,                            3 horas

Ejercicio y aseo personal…                           2 horas

Tiempo Devocional..                                    30 minutos

Llevar a los niños… traslados.. etc.            3 horas

Trabajo, Quehaceres

  1. HAS LA SUMA DEL TIEMPO.
  2. A LAS 24 HORAS DE TU DIA, LE TIENES QUE RESTAR LAS HORAS QUE TE DIERON COMO RESULTADO LAS ACTIVIDADES COTIDIANAS.

EL RESULTADO ES EL TIEMPO DEL QUE DISPONES REALMENTE PARA LAS ACTIVIDADES ADICIONALES QUE ELIJAS.

Como podrás darte cuenta, en la mayoría de los casos, serán de 2 a 5 horas máximo las horas de las que realmente puedes disponer cada día para programar actividades adicionales. Depende de cada persona obviamente, de la ayuda que tenga para las actividades cotidianas, de la etapa de vida que esté viviendo.

Para agregar una actividad a tu agenda debes estar seguro de que en realidad cuentas con tiempo disponible para efectuarla.

Dejar un margen de tiempo libre entre una y otra actividad evitará que te sientas estresado, apurado y llegando tarde. Hay que preveer los contratiempos, el tráfico, el tiempo que uno invierte en contestar una llamada telefónica, revistar tu mail, etc.

Es muy importante dedicar tiempo a tu familia y a tu pareja. Así que es recomendable agendar por anticipado estos tiempos, y respetarlos. En nuestra familia acostumbramos tener un tiempo familiar una tarde a la semana. Todos los miembros de la familia sabemos que no podemos agendar compromisos personales en ese dia y a esa hora. Lo mismo sucede con el tiempo que mi esposo y yo compartimos semanalmente.

El tiempo es el recurso mas valioso que tenemos. Ni Steve Jobs con todos sus recursos pudo comprar un segundo mas de vida.

Hace unos años que nos encontrábamos de vacaciones en Acapulco, los ejecutivos de algun consorcio de Hoteles ofrecían varias cosas a cambio de asistir a una plática. Le dijeron a mi esposo: “No cuesta nada, solo una hora de su tiempo”. A lo que mi esposo respondió: “Eso es demasiado”.

¿Cuánto costaría estar con tu familia disfrutando en la playa? Eso “no tiene precio”, como dice el slogan de Master Card.

El tiempo es vida. Vale la pena tener tus prioridades claras cuando lo administres.

¿Manejas tu tiempo efectivamente?

¿Sabes de qué tiempo dispones cada día para las actividades extras?

¿Crees que lo manejas sabiamente de acuerdo a tus prioridades?