LAS GRULLAS DE PAPEL.

Como mamá que soy, considero que cada una de mis hijas es especial. Y así como María, “guardo muchas cosas en mi corazón”. Especialmente de cuando eran mas pequeñas. Recuerdo que una de ellas, tenía como 7 años, cuando se interesó por el arte del Origami. Compramos libros sobre esto y  ella, con increíble facilidad hacía las figuras. Recuerdo de manera particular que le gustó hacer grullas. Yo lo intenté, pero me di por vencida, a mi me resultó sumamente complicado. Ella me pedía papel de diferentes colores, y me llamaba la atención que hacia y hacia grullas y mas grullas! Al grado de que puso una “tienda de grullas” afuera de su cuarto. Y bueno, como solo yo pasaba por ahi, pues… yo se las compraba 🙂

Una tarde le pregunté por qué hacía tantas, y entonce me platicó la historia de Sadako. En la escuela estaban leyendo el libro “Sadako y las mil grullas de papel”, una historia verídica que en resumen trata de lo siguiente:

  En 1945, hacia el final dela Segunda GuerraMundial, se lanzó la primera bomba atómica (bomba A), sobre la ciudad de Hiroshima, Japón. La ciudad quedó destruida y murieron miles de personas. Aunque la bomba era cien veces más poderosa que una bomba común, ésta tenía un elemento que no se encontraba en las bombas comunes: la radiación. Sabemos que la radiación es muy peligrosa y que puede causar enfermedades tales como el cáncer.

 Una joven japonesa llamada Sadako vivía a dos kilómetros y medio de Hiroshima cuando explotó la bomba y parecía no estar quemada ni herida. Sin embargo, diez años más tarde, cuando Hiroshima ya había sido reconstruida, Sadako enfermó de leucemia, es decir, cáncer de sangre y debió ser internada en un hospital. Estaba asustada, sabía que podía morirse. Los amigos y parientes la visitaban todos los días para tratar de levantarle el ánimo.

 Su mejor amiga, Chizuko, le contó el cuento de la grulla, que es un pájaro sagrado de Japón. Se pensaba que una grulla vivía miles de años y que si un enfermo hacía mil grullas de papel se mejoraría.

 Sadako decidió hacer mil grullas de papel. Día tras día se la pasaba plegándolas y se dio cuenta que ésta era una buena manera de darse ánimos. A veces se sentía demasiado enferma para hacer muchas grullas, pero igual intentaba. Cuando sus amigos y su familia la visitaban en el hospital, trataba de seguir sonriendo y de estar de buen ánimo para que no se preocuparan tanto.

Sadako había hecho seiscientas grullas pero seguía igual.

Pacientemente, plegaba y plegaba más grullas, pero lamentablemente al final se murió. Había hecho seiscientas cuarenta y dos grullas de papel.

Las compañeras de clase de Sadako decidieron plegar las grullas que faltaban para completar mil y éstas fueron enterradas con Sadako.

Sadako no fue la única niña que murió de leucemia en Hiroshima. Muchos otros niños habían muerto o estaban muriendo de leucemia (que era conocida también como la “enfermedad de la bomba A”).

Los niños formaron una asociación para juntar dinero para levantarle a Sadako un monumento. Esta asociación fue creciendo y miles de niños de todas partes del mundo hicieron donaciones. Después de tres años tenían dinero suficiente para el monumento. Este monumento es conocido como el Monumento a la Paz de los Niños y está en el Parque de la Paz en Hiroshima. Hay un mensaje tallado en la piedra que dice:

“Este es nuestro clamor, ésta es nuestra plegaria: paz en el mundo”.

Fué entonces cuando entendí porqué mi hija hacía tantas grullas.

Hoy las mil grullas de papel vuelven a estar de actualidad, porque tras el terremoto y posterior tsunami  que asoló parte del noreste de Japón en marzo de 2011, Makiko, una japonesa residente en Madrid decidió abrir un blog para recopilar fotos de grullas de papel de todos los internautas hasta llegar a las 1.000, para pedir por la pronta recuperación de su país. La iniciativa ha tenido un gran éxito  y a fecha de 2 de abril de 2011 Makiko comentaba que había recibido unas 5.600 fotos.

 Incluso la tripulación y el personal de tierra de la  Expedición 27 de la NASA  hicieron grullas que luego se colocaron dentro del vehículo KOUNOTORI 2  de la Agencia de Exploración Aeroespacial Japonesa.

Acerca de Mayra Gris de Luna

Mujer, esposa y mamá. Busco oportunidades para hacer las cosas que me gustan. Amo la palabra escrita. Me gusta compartir mis pensamientos acerca de esta aventura que es la vida. Para ello utilizo mis blogs grisdeluna...EN LA CABAÑA. (http://grisdeluna.com) y Caminando (http://mayragris.wordpress.com) Una de mis motivaciones es compartir mis memorias con mis hijas y las personas que de alguna manera se identifican conmigo. También comparto lecturas de excelentes autores que me han impactado y cuyo mensaje resulta alentador. Anhelo con todo mi corazón cumplir con el propósito que Dios tenía en mente para mi vida cuando me creó. Mi vida es sencilla. Me gusta tocar el piano, cantar con mi guitarra, leer, ver el mar, disfrutar de un buen café, disfruto platicar con mi esposo, ver películas con mis hijas, viajar y escribir. He aprendido que hay algo mas en la vida que tener éxito, y es que nuestra vida tenga “significado”, algo que solo podemos encontrar en Dios.
Esta entrada fue publicada en Familia, Impactar y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a LAS GRULLAS DE PAPEL.

  1. ¡Qué linda historia!

  2. Mayra Gris dijo:

    Gracias por leer y comentar. A mi me conmueve mucho la historia de Sadako. Que bueno que le gustò!

  3. terry morgan dijo:

    También mis hijos leyeron ese cuento de Sadako! Es uno de los libros que estoy guardando – no es para la venta de garage! 🙂 Gracias por recordarme de esos tiempos preciosos con mis hijos!

  4. Mayra Gris dijo:

    Que lindo que conservas el libro! Ahora yo ya quiero aprender a hacer las grullas! Gracias Terry por leer y comentar!

  5. Cres dijo:

    nuca habia leido sobre sadako pero me encanto la historia, sobre tod por que lleva un mensaje muy lindo y un a causa muy humana y noble. gracias por compartir esta linda historia cuidate.

  6. Cecy dijo:

    use el correo de Cres pero ssoy yo Cecy

  7. Mayra Gris dijo:

    Muchas gracias por leer y comentar Cecy.

  8. Mayra Gris dijo:

    Es fantástica la sensibilidad de los niños. Gracias por leer y comentar!

  9. Vianey Grajeda González dijo:

    QUE LINDA HISTORIA Y QUE EXTRAORDINARIA EXPERIENCIA CON TU HIJITA.

  10. Mayra Gris dijo:

    Aprendemos con nuestros hijos y los disfrutamos mucho verdad? ya me imagino las experiencias que tu tendrás con los tuyos! Gracias Vianey por leer y comentar.

  11. Magda Moreno dijo:

    Hace pocos días me mude nuevamente de casa y guardando objetos me encontré una cajita de plástico transparente que había dejado olvidada mi nieto Dany y dentro de ella había una grulla de papel pequeña y muy bonita decidí guardarla para algún día regresársela se que tiene un valor especial para el ya que la caja contiene sus recuerdos (una piedra, un clip y la grulla) sus tesoros de niño.

  12. Mayra Gris dijo:

    Esos son nuestros tesoros, que bueno que los conserves. Hacer grullas no es fácil, yo intenté aprender pero no se me da ese arte, qué fantástico que Dany sepa hacerlas. Un abrazo Magda!

Los comentarios están cerrados.