SHARBAT GULA.

Esta fotografía fue tomada por uno de los más reconocidos fotógrafos en el mundo: Steve Mc. Curry. Trabajaba para la conocida revista National Geographic, que se caracteriza por la excelente calidad de sus fotografías y documentales. Mc Curry se encontraba haciendo un documental en un campo de refugiados afganos en Pakistán. Llamó su atención esta niña por la peculiar belleza de sus ojos. La fotografía fue tan buena que fue la portada de la revita de Junio de 1984.

El rostro de ésta niña afgana de 12 años de edad cautivó al mundo entero. En aquel tiempo el fotógrafo no supo ni siquiera el nombre de la chica, pero ha sido la portada más famosa y la edición más vendida en la historia de la revista. En ese entonces, la National Geographic recibió aproximadamente 2000 cartas de lectores que se interesaban en la suerte que correría esta niña.

Después de algunos años, los ejecutivos de National Geographic pensaron en repetir su éxito encontrando a la misma chica, volviendo a fotografiarla ahora convertida en una hermosa mujer. Se imaginaban esos ojos ahora en el rostro de una mujer en plenitud. Si se habían vendido miles de revistas cuando era niña, pensaron lo sensacional que sería volverla a encontrar. Así que el fotógrafo empezó la búsqueda y emprendió un viaje al medio oriente pero no pudo encontrarla. Hizo varios viajes buscándola sin resultados. Así pasaron 17 años.

El fotógrafo dejaba folletos con la fotografía de ella, y con los datos para que cualquiera que tuviera alguna información lo pudiera contactar. De alguna manera el hermano de la chica se enteró que la andaban buscando y se puso en contacto. Les dijo quien era y en donde estaba.

Su nombre es SHARBAT GULA, en el momento de re-encontrarla tenía 30 años de edad. Aunque es una mujer joven, pareciera mayor. Su vida ha sido muy dura. Ella si recuerda que el fotógrafo le tomó aquella fotografía, y asegura no haber sido fotografiada nunca mas.

Ella ha vivido la mayor parte de su vida en un campamento de refugiados. Entre el polvo y la pobreza. Se casó a los trece años,  tuvo cuatro hijas. Una de ellas murió. Es una típica y subyugada esposa afgana. Siempre con la cabeza y el rostro cubiertos, según la tradición musulmana, para fotografiarla ahora, se tuvo que pedir permiso al esposo, e incluso a las autoridades de su país.

En su avejentado rostro, ya no brillan con la misma intensidad esos ojos verdes que cautivaron al mundo. Ahora esos ojos se han convertido en un símbolo de la miseria y el sufrimiento de la mujer afgana.

Para estar seguros de que se trataba de la misma mujer, se utilizó tecnología de reconocimiento facial del FBI, y se hizo la comparación científica de los iris de sus ojos en ámbas fotografías. Aunque realmente Mc Curry no tenía ninguna duda de que fuera ella: -“En el mismo instante en que la vi, supe que era ella. Estoy absolutamente seguro.La complejidad de emociones que expresaban sus cautivadores ojos en la primera fotografía continúa en ellos. ¿es miedo? ¿reproche?¿se tratará de los traumas propios de una vida atormentada? No lo se, pero sea lo que sea, ella sigue siendo hermosa”.

Para National Geographic, Sharbat Gula se ha convertido en un símbolo de toda una generación de mujeres afganas, por lo que la sociedad geográfica ha creado un fondo especial de ayuda al desarrollo y creación de oportunidades educativas para las niñas y mujeres afganas que pondrá en marcha con la colaboración de las autoridades locales y organizaciones sin ánimo de lucro.

Además, National Geographic Chanel emitió un documental sobre el caso titulado “Niña desaparecida: misterio resuelto”, en el que se documenta toda la jornada de ésta búsqueda y se encuentra disponible en las tiendas con el nombre “En busca de la joven afgana”.

 

Acerca de Mayra Gris de Luna

Mujer, esposa y mamá. Busco oportunidades para hacer las cosas que me gustan. Amo la palabra escrita. Me gusta compartir mis pensamientos acerca de esta aventura que es la vida. Para ello utilizo mis blogs grisdeluna...EN LA CABAÑA. (http://grisdeluna.com) y Caminando (http://mayragris.wordpress.com) Una de mis motivaciones es compartir mis memorias con mis hijas y las personas que de alguna manera se identifican conmigo. También comparto lecturas de excelentes autores que me han impactado y cuyo mensaje resulta alentador. Anhelo con todo mi corazón cumplir con el propósito que Dios tenía en mente para mi vida cuando me creó. Mi vida es sencilla. Me gusta tocar el piano, cantar con mi guitarra, leer, ver el mar, disfrutar de un buen café, disfruto platicar con mi esposo, ver películas con mis hijas, viajar y escribir. He aprendido que hay algo mas en la vida que tener éxito, y es que nuestra vida tenga “significado”, algo que solo podemos encontrar en Dios.
Esta entrada fue publicada en Mujer y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a SHARBAT GULA.

  1. terry morgan dijo:

    Este cuento me da mucha tristeza por las mujeres que tienen la vida tan dura… pero tmb me da motivación para dar ánimo, ayuda, mentoreo, recursos, etc. cuando puedo para animar a otras… y orar para que puedan conocer a Dios y tener Su protección en esos lugares tan difíciles.

  2. Mayra Gris dijo:

    Que lindo que tengas un corazón sensible a ellas y sus necesidades. Se que la oración cambia las cosas.

Los comentarios están cerrados.