MANTENIENDO VIVA LA ESPERANZA. César Lozano.

Dr. CESAR LOZANO.

Por: Dr. César Lozano

Claro que no es fácil. Por supuesto que existen múltiples razones para creer que lo bueno no siempre está destinado para cada uno de nosotros; sin embargo la historia nos dice que quienes lograron vencer la tentación de darse por vencidos ante una adversidad generalmente lograron superar más rápidamente la prueba y lograron trascender.

Los sinónimos de la esperanza son creencia, expectativa y fe. Tres palabras que de por sí logran una sensación de bienestar con el sólo hecho de mencionarlas.

La esperanza es el sentimiento que se experimenta cuando las cosas van mal y tenemos el presentimiento o la certeza de que pueden mejorar.  Es, por lo tanto, una actitud positiva que puede generar grandes beneficios para quien la practica.

Durante varios días me di a la tarea de preguntar a más de 30 personas cuáles son las razones por las que la gente pierde la esperanza. Todas las respuestas las puedo resumir en dos:

1.    Sienten que la vida no ha sido generosa o no han recibido lo que creen merecer.

2.    Escepticismo. No creen que lo bueno o lo mejor está destinado para ellos. Dudan en la existencia de los milagros en las situaciones más adversas o en el maravilloso poder de atracción que se ejerce al pensar o desear fervientemente algo.

La falta de esperanza empobrece, porque no nos impulsa a creer o a crear nuevas cosas para mejorar las circunstancias actuales.

Tristemente escucho comentarios como “A ver qué pasa…” “Pues no puedo hacer nada…” “Ni modo, ya ni llorar es bueno…” cuando inclusive llorar es de gran beneficio para soltar esa emoción de dolor o tristeza y recuperar el ánimo para tomar decisiones llenas de esperanza.

La historia está llena de personajes que nunca perdieron la esperanza.
Los hermanos Wilbur y Orville Wright,  originarios de Milville, pequeña ciudad de Estados Unidos quienes se pasaron horas y horas observando y analizando las diferentes formas de vuelo de cada ave que veían. Ninguno de los dos asistió a la universidad.  Wilbur pensaba convertirse en clérigo, como su padre, pero un accidente que sufrió hizo que se le cayeran varios dientes y le provocaba pena mostrar su dentadura al hablar. Desistió y prefirió otro camino. Fundaron un pequeño semanario, después se dedicaron a la venta y reparación de bicicletas y posteriormente a la fabricación y venta de papalotes. De ahí nació más fuertemente la intención de crear máquinas voladoras. Observando la eficiencia aerodinámica de las gaviotas y los buitres, lograron un vuelo respetable de 38 metros, después de 90 y luego de 187 metros, en casi medio minuto. Efectuaron miles y miles de pruebas y nunca perdieron la esperanza, hasta que crearon una máquina más grande que logró recorrer 250 metros en 59 segundos.

Thomas Alba Edison, nunca perdió la esperanza en sus inventos, incluyendo la bombilla eléctrica.

Johane Rowling o mejor conocida como J.K. Rowling creadora de las novelas de Harry Potter, es otro ejemplo de lo que la esperanza puede llegar a hacer. En junio de 1990, mientras viajaba en un tren demorado durante cuatro horas desde Mánchester hasta Londres, surgió en su mente, completamente formada, la idea de una escuela de magos. -“De repente, la idea de Harry apareció en mi imaginación, simplemente. No puedo decir por qué, o qué la desencadenó, pero vi la idea de Harry y de la escuela de magos muy explícitamente”.   Su primer manuscrito “Harry Potter y la piedra filosofal” fue rechazado por ¡12 editoriales!  y ahora es una de las mujeres más ricas de Gran Bretaña, con más de 450 millones de copias vendidas.

Si eres una persona que habitualmente tiene poca esperanza, tal vez es el momento de hacer algo para aumentarla. Entre muchos, considero que éstos son los grandes Beneficios:
1.    La Esperanza nos impulsa a actuar. Impulsa la creatividad, ya que al no desistir ante una adversidad, la mente tiende a generar diversas ideas para lograr nuestros objetivos.
2.    La palabra esperanza tiene poder. Simplemente el decir: “He decidido no perder la Esperanza…” genera una intensión y una sensación de fuerza que puede impulsarnos a lograr lo que otros no pueden.
3.    Tener esperanza nos hace más positivos, amables y amistosos con los demás. La razón es porque la esperanza generalmente está basada en sentimientos basados en el amor. Buscamos lograr lo que deseamos pero sin dañar a otros, recordando que el fin no justifica los medios. Es la gran diferencia entre tener esperanza o simplemente desear conseguir a cualquier precio lo que deseamos.
4.    Proporciona equilibrio emocional. Somos mente, cuerpo y espíritu. Y este equilibrio nos recuerda el cuidado que debemos de tener en estas tres importantes áreas de nuestra vida para el logro de las metas. De nada sirve desear tener salud si no cuidamos nuestro cuerpo.  Imposible atraer lo bueno y lo mejor si no cambiamos nuestro patrón de pensamiento. El crecimiento espiritual siempre va de la mano en quienes fomentan fuertemente la esperanza en sus vidas.
5.    Disminuye el Estrés. Quienes creen firmemente que algo bueno viene en sus vidas y/o en las vidas de los demás, disminuyen notablemente el nivel de ansiedad y estrés.
Te comparto una de mis frases matonas: “Es saludable creer que existen los milagros, pero sin el afán de querer cambiar siempre a la gente”
¡Que la esperanza no decaiga! ¡Ánimo, que lo bueno está por venir!

Acerca de Mayra Gris de Luna

Mujer, esposa y mamá. Busco oportunidades para hacer las cosas que me gustan. Amo la palabra escrita. Me gusta compartir mis pensamientos acerca de esta aventura que es la vida. Para ello utilizo mis blogs grisdeluna...EN LA CABAÑA. (http://grisdeluna.com) y Caminando (http://mayragris.wordpress.com) Una de mis motivaciones es compartir mis memorias con mis hijas y las personas que de alguna manera se identifican conmigo. También comparto lecturas de excelentes autores que me han impactado y cuyo mensaje resulta alentador. Anhelo con todo mi corazón cumplir con el propósito que Dios tenía en mente para mi vida cuando me creó. Mi vida es sencilla. Me gusta tocar el piano, cantar con mi guitarra, leer, ver el mar, disfrutar de un buen café, disfruto platicar con mi esposo, ver películas con mis hijas, viajar y escribir. He aprendido que hay algo mas en la vida que tener éxito, y es que nuestra vida tenga “significado”, algo que solo podemos encontrar en Dios.
Esta entrada fue publicada en Actitud, César Lozano, Decisiones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a MANTENIENDO VIVA LA ESPERANZA. César Lozano.

  1. Andres Segovia dijo:

    Una version de Romanos 5:5 dice ” Y esta esperanza no nos defrauda porque el amor de Dios nos ha sido derramado en nuestros corazones por el Espiritu Santo que nos fue dado” Me ha ayudado mucho. LA ESPERANZA en Dios es segura!

Los comentarios están cerrados.