“BENDITO EL QUE VINO”.

ENTRADA TRIUNFAL

Por Mayra Gris de Luna.

Cada año, la llegada de la Semana Santa remueve recuerdos y sentimientos de mi niñéz. Uno de los recuerdos mas antiguos que tengo, yo tendría unos cinco años, me llega asociado con una sensación de alegría y emoción. Recuerdo que algunos días previos al “Domingo de Ramos” o “Domingo de Palmas” como le llamábamos nosotros, mi abuelita materna Consuelo,  siempre estaba pendiente de que yo tuviera un vestido blanco limpio y preparado para el domingo. ¡Si! para el “Domingo de Ramos”. Toda la iglesia acostumbraba ir de blanco el “Domingo de Resurrección” en la Iglesia Metodista a la que asistíamos entonces, costumbre que me ha encantado siempre,  pero el “Domingo de Ramos”, sólo los niños vestíamos de blanco. Nos repartían a cada uno nuestras palmas, y subíamos a la plataforma a cantar: “Hosanna”. ¡Los niños cantabamos con tanta alegría! Aunque tal vez no todos sabían muy bien las estrofas, en la parte del coro todos cantaban con todas sus fuerzas: “¡Hosanna, Hosanna al Rey!”. ¡Me daba mucho gusto pensar que hubo un día en que la gente tratara al Señor Jesús como Rey! Casi como una película mi mente imaginaba aquellas manos poniendo los mantos en el suelo para que Jesús pasara. Veía el rostro de Jesús sonriendo en aquel día, resplandeciente, contento, disfrutando de las expresiones de cada persona. Tal vez saludando, mirando a algunos tiernamente, sonriendo a los niños, no íba callado, ni con actitud de merecimiento, sino hablando con la gente, tal vez les bendecía, tal vez les saludaba, a fin de cuentas, Jesús conocía hasta por nombre a todos y a cada uno de ellos.

Al pasar de los años, y escuchar las predicaciones de ese día, escuchaba que el énfasis recaía en la actitud que mucha de ésta gente tuvo días mas tarde. Existe la idea de que éstas personas que gritaban “Hosanna” tal vez también gritaron “Crucifícale” unos días después. En realidad no sabemos si fueron las mismas personas. Yo prefiero pensar que fueron otras. Aún así, quienes le reconocieron como Rey aquél día no eran perfectos, seguramente cometieron errores aún cuando creyeron en Él. Se que muy probablemente yo hubiera reaccionado igual si hubiera estado ahí. Me identifico con el hecho de estar en un momento alabando al Señor en la iglesia, y momentos mas tarde, defraudar a mi Dios con actitudes o acciones incorrectas. Por supuesto no de manera intencional, sino como decía Pablo, cuando lo que no quiero hacer, eso hago. Ahora me gusta pensar que Jesús, disfrutó aquel día Su entrada triunfal en Jerusalén.  Él sabía que lo defraudarían, Él sabía que “no sabían lo que hacían”. Pero no iba enojado sobre aquel pollino, no iba triste. Recibió la alabanza de su pueblo. Hubo un momento en el  tiempo en que Jesús lloró por Jerusalén, pero eso fué en el monte, otro día, no sobre aquel pollino.

Cada domingo que la iglesia se reúne y le alaba, Él sabe que no somos perfectos, que vamos a fallar. Pero disfruta nuestra alabanza. Le agrada que le reconozcamos como Rey.

¡Bendito el que vino a salvarnos aún conociendo nuestra debilidad!. ¡Bendito el que nos escogió aún sabiendo nuestra ingratitud!. Esto es amor.

HOSSANA

Acerca de Mayra Gris de Luna

Mujer, esposa y mamá. Busco oportunidades para hacer las cosas que me gustan. Amo la palabra escrita. Me gusta compartir mis pensamientos acerca de esta aventura que es la vida. Para ello utilizo mis blogs grisdeluna...EN LA CABAÑA. (http://grisdeluna.com) y Caminando (http://mayragris.wordpress.com) Una de mis motivaciones es compartir mis memorias con mis hijas y las personas que de alguna manera se identifican conmigo. También comparto lecturas de excelentes autores que me han impactado y cuyo mensaje resulta alentador. Anhelo con todo mi corazón cumplir con el propósito que Dios tenía en mente para mi vida cuando me creó. Mi vida es sencilla. Me gusta tocar el piano, cantar con mi guitarra, leer, ver el mar, disfrutar de un buen café, disfruto platicar con mi esposo, ver películas con mis hijas, viajar y escribir. He aprendido que hay algo mas en la vida que tener éxito, y es que nuestra vida tenga “significado”, algo que solo podemos encontrar en Dios.
Esta entrada fue publicada en Crucifixión, Jesús y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “BENDITO EL QUE VINO”.

  1. dalia coral ahumada garcia dijo:

    HOLA GRIS DE LUNA ME GUSTA MUCHO TU PAGINA Y TUS PENSAMIENTOS SON UN BALSAMO PARA EL ALMA SALUDOS …

  2. flor de liz soberano dijo:

    Por gracia de Dios ingrese a este blog y me da gusto saber q hay gente q sea tan agradecida con Dios al compartir su vida con sus hermanos. Dios la bendiga siempre

Los comentarios están cerrados.