UNA VIDA EN PLENITUD.

Screen Shot 2018-07-02 at 7.21.50 PM

“Hablemos con Valor” es un programa que conducen Rosaura Salazar y Lissete Soto. Tuve la oportunidad de estar con ellas y charlamos acerca de cómo tener una vida en plenitud. Comparto en link para quienes gusten escuchar parte de la charla.

“SOLO ME IMAGINO”

Las reglas de etiqueta dictan saludar primero a la persona con mayor jerarquía; entre el joven y el señor de edad madura, se saludará primero al señor de edad madura; entre el presidente y el vicepresidente se saludará primero al presidente. Esas son reglas de la tierra. Cuando lleguemos ante el Trono donde está Dios y Jesucristo sentado a Su diestra ¿a quién saludar primero? ¿Al Creador del Universo, el Dios Todopoderoso o a Jesucristo, el Rey de Reyes? Mi mente es finita, no alcanza a comprender el momento de conocer a La Trinidad. Él es uno mismo, en tres personas. No hay jerarquías.

He visto imágenes de cuadros hermosos representando un momento, el momento en que Jesús te recibe con los brazos abiertos y te dice -“bienvenido, entra en el gozo de tu Señor”. El momento en que dejas tu cuerpo terrenal y tu espíritu regresa al hogar celestial.

La Biblia dice que los que mueren en el Señor en realidad “duermen”. Mi mamá, mi papá, mi abuelo y todos los que han partido en el Señor están dormidos. No han conocido al Dios Trino. No tendremos que preocuparnos por nuestras reglas de protocolo. Todos veremos a Jesucristo en las nubes por primera vez, cuando al sonar de la trompeta los muertos en Cristo resuciten primero y luego los que vivan nos reuniremos para estar siempre con El.

   He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá. Apocalipsis 1:7a

 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.

 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

 Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.

1 Tesalonisenses 4:16-18

 

Decisiones eternas.

DECISIONES ETERNAS
Dios da opciones eternas , y estas decisiones tienen consecuencias eternas.
 ¿No es éste el recordatorio de “el trío del Calvario” ?
¿Alguna vez te has preguntado por qué había dos cruces al lado de Cristo? ¿Por qué no seis o diez?
¿Te has preguntado por qué Jesús estaba en el centro?
¿Podría ser que las dos cruces en la colina simbolizen uno de los regalos más grandes de Dios? El don de la elección . Los dos delincuentes fueron juzgados por el mismo sistema. Condenados a muerte. Igualmente cerca del mismo Jesús . Pero uno cambió y el otro no.
Nosotros hemos tomado algunas malas decisiones en la vida, ¿no es así ? Miramos atrás y decimos: “Si tan sólo pudiera compensar esas malas decisiones.” Tú puedes.
Cuando uno de los ladrones en la cruz oró , Jesús lo amó lo suficiente como para salvarlo. Cuando el otro se burlaba , Jesús lo amó lo suficiente como para dejar que lo hiciera. Él le permitió elegir. Y él hace lo mismo por ti y por mí.

Luego ( el ladrón ) dijo: “Jesús , acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Jesús le respondió: ” En verdad os digo, que hoy estarás conmigo en el paraíso . ”

Lucas 23:42-43

tomado de: “He Chose the Nails”
Autor: Max Lucado
Traducido y adaptado por Mayra Gris de Luna.

TRES CRUCES

“CUPO COMPLETO, NO HAY LUGAR”

 "CUPO COMPLETO, NO HAY LUGAR"

Unas de las palabras más tristes que uno puede escuchar son: “no tenemos lugar para ti”.

Jesús conocía el sonido de esas palabras. Él todavía estaba en el vientre de María cuando posada tras posada le dijeron:  “No hay lugar para ti.” (Lucas 2:7)

Años más tarde, recibió el rechazo absoluto cuando fue colgado en una cruz. El mensaje que Jesús recibió decía “No tenemos lugar para ti en nuestro mundo”.

Incluso hoy, las cosas no han cambiado mucho hacia Jesús. Va de corazón en corazón pidiendo entrar. De vez en cuando, es bienvenido. De vez en cuando alguien abre la puerta de su corazón y le invita a quedarse. Para éstos pocos corazones, Jesús tiene una promesa: “En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones” Juan 14:2

Qúe hermosa promesa: Cuando hacemos lugar para El en nuestros corazones, El tiene un lugar para nosotros en Su reino.

Juan 14:1-4

1  No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.

En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino.

De Max Lucado

“Grace for the moment”/ UpWords

Traducido y adaptado por Mayra Gris de Luna.

 

PRÍNCIPE Y MENDIGO.

Por Mayra Gris de Luna.

O´farril, Balderrama y Montoto son apellidos de familias prominentes en mi ciudad. Llegaron a Puebla alrededor de 1930, siendo poseedores incluso de titulos nobiliarios dentro de la monarquía española. Se pueden ver éstos apellidos en las grandes agencias automotrices, en las placas conmemorativas de algunos monumentos en la ciudad y en los periódicos. Pero no fué allí donde conocí éstos apellidos. Desde muy pequeñita los escuchaba de labios de mi mamá ya que éran su familia. Padre, tíos, abuelos.  Mi mamá fué una hija no reconocida, y aunque en algunas ocasiones mi abuelo nos visitaba cuando yo éra pequeña, mi mamá portaba orgullosamente el apellido Montiel.

Así que mi acta de nacimiento dice que me apellido Gris Montiel, aunque mi sangre es Gris Balderrama y desde que me casé, soy Gris de Luna y espero que así sea por lo que me resta de vida. 🙂

Afortunadamente mi mamá conoció del amor de Dios desde muy jovencita. Y la lectura de la Biblia le dió mucha seguridad personal en cuanto a su identidad. Y aunque seguramente tuvo heridas en su corazón en su infancia al no crecer al lado de su verdadero padre, ni llevar su apellido, Dios sanó su corazón, porque ella siempre decía que la Biblia decía que éramos linaje real y ése era el que realmente importaba.

1 Pedro 2:9-10 

 El pueblo de Dios

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.

Así que en el pueblo de Dios, Su misericorida nos constituye en principes y princesas. 🙂

La historia de MEFIBOSET, narrada en la Biblia, es especialmente cercana a mi corazón en éste sentido. Cuando estemos en el cielo, voy a darle un largo abrazo.

Mefiboset fué hijo de Jonatán, nieto del gran Rey Saúl. Cierto dia, cuando Mefiboset tenía  5 años, escuchó mucho movimiento en palacio; las tropas enemigas lograron penetrar y mataron a su padre y a su abuelo. Su nodriza, pensando en protegerlo, lo cargó y lo sacó corriendo del palacio. Desafortunadamente, la nodriza tropezó y el pequeño principe cayó al suelo fracturandose los dos pies. Sus pies no sanaron bien y  quedó lisiado para toda su vida.

Mefiboset quedó huérfano, de abuelo, de padre y de tíos, quedó despojado de sus tierras y bienes, de todos los privilegios del palacio, de su salud, y para evitar ser asesinado por los enemigos de su familia, creció y vivió refugiado en una ciudad extranjera lejos de Jerusalén llamada LODEBAR.

LODEBAR, significa tierra árida, hostil y seca, donde no crece el pasto, ni produce fruto la tierra. Era un lugar inhóspito donde se refugiaban los mendigos, los endeudados, los despojados, los perseguidos, los abusados, los golpeados por la vida; que cayeron en desgracia porque alguien en algún descuido los dejó caer.

Pasado el tiempo, llegó el Rey David al trono. Un día David se estaba acordando de Jonatán, su amigo. La Biblia dice que sus almas estaban ligadas.  Hacía varios años que Jonatán había muerto en una batalla. David y Jonatán habían hecho un pacto, habían acordado cuidar de las familias el uno del otro.
David no sabía si había alguien de la familia de Jonatán que todavía vivía. David 
quería cuidar de la familia de Jonatán. 
Así que mandó llamar a Siba. Siba había sido siervo del Rey Saúl. Siba le dijo a David que vivía un hijo de Jonatán llamado Mefiboset, pero que estaba tullido de los dos pies.

David mandó traer a Mefiboset. ¿Cómo se sentiría Mefiboset, cuando estando todo tullido, en ese horrible lugar, alguien llega y le dice “el rey te llama”?

¿Imaginas cómo se sentiría al llegar al palacio,  su antiguo hogar?

Cuando llegó Mefiboset ante la presencia del Rey David,  se arrodilló y le dijo: “¿Quién es tu siervo para que mires a un perro muerto como yo? ¡Cómo se sentiría Mefiboset acerca de si mismo, para expresarse así de su persona!

David le dijo que le restituiría todo lo que era de su abuelo. También le dijo 
que siempre iba a comer en su mesa. 
Mefiboset no podía creer la bondad y generosidad del rey David. En esos días cuando
un rey nuevo llegaba al poder la mayoría de las veces mataba a los familiares del rey
anterior. Hacían esto para asegurar que  nadie de la familia del rey anterior pudiera heredar el trono. También el hecho de estar tullido de ambos pies era otra razón por la cual el Rey David hubiera podido haber ignorado a Mefiboset. En esos tiempos las personas discapacitadas eran menospreciadas. Pero  David sabía que Mefiboset era una persona especial a quien Dios había creado. David sabía que tenía guardar su promesa a Jonatán. 
A partir de aquel día, Mefiboset vivió como el principe que era y comió  siempre en la mesa del Rey.

Los Mefiboset de nuestros tiempos: Son las personas que padecen incapacidad, enfermedad, quienes han sido victimas del descuido de otros, quienes han sido profundamente heridos y los resentimientos y frustraciones les han impedido caminar de forma normal en la vida.

Nos transformamos en Mefiboset, cuyo nombre significa “el que lleva verguenza en si mismo”, cuando no queremos ser expuestos ante los demás y nos refugiamos en nuestra “Lodebar”, que significa no palabras, no comunicación, porque el dolor nos lleva al silencio, a la soledad, al sufrimiento, al temor, a la inseguridad y a la desconfianza. A vernos a nosotros mismos como “un perro muerto”.

Nos identificamos con Mefiboset cuando nos ocultamos detrás del silencio, de la agresividad de un espíritu crítico, de una enfermedad crónica, de una depresión, de algúna adicción, de la droga o el alcohol.

Sin embargo, Dios no nos olvida. Y yo te digo hoy lo que escuchó Mefiboset aquel día: “El Rey te llama”. 

“Yo estoy a la puerta y llamo; si alguien oye Mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo.

Apocalipsis 3:20

¡No vivamos mas como mendigos, cuando somos Principes y podemos sentarnos a la mesa del Rey!

Acude ante Su llamado, entrégale tu corazón, El puede sanar nuestro corazón y restituir nuestra vida. Podemos hacer una sencilla oración con nuestras propias palabras, y por fé saber que El nos ha escuchado, y nos ha convertido en linaje real.

Aunque mi mamá padeció carencias en su infancia aun teniendo derecho a vivir en la opulencia, como Mefiboset, se sentará a la mesa del Rey por la eternidad.

¿Te identificas o te has identificado en algún momento de tu vida con Mefiboset?

¿Cómo te hace sentir el ser linaje real y poder sentarte a la mesa del Rey algun dia?

                                                                        *  *  *

He aquí el relato tal cual en la Biblia.

2 Samuel 9:1-13 (Versión Reina-Valera 1960)

Bondad de David hacia Mefi-boset

Dijo David: ¿Ha quedado alguno de la casa de Saúl, a quien haga yo misericordia por amor de Jonatán?

Y había un siervo de la casa de Saúl, que se llamaba Siba, al cual llamaron para que viniese a David. Y el rey le dijo: ¿Eres tú Siba? Y él respondió: Tu siervo.

El rey le dijo: ¿No ha quedado nadie de la casa de Saúl, a quien haga yo misericordia de Dios? Y Siba respondió al rey: Aún ha quedado un hijo de Jonatán, lisiado de los pies.

Entonces el rey le preguntó: ¿Dónde está? Y Siba respondió al rey: He aquí, está en casa de Maquir hijo de Amiel, en Lodebar.

Entonces envió el rey David, y le trajo de la casa de Maquir hijo de Amiel, de Lodebar.

Y vino Mefi-boset, hijo de Jonatán hijo de Saúl, a David, y se postró sobre su rostro e hizo reverencia. Y dijo David: Mefi-boset. Y él respondió: He aquí tu siervo.

Y le dijo David: No tengas temor, porque yo a la verdad haré contigo misericordia por amor de Jonatán tu padre, y te devolveré todas las tierras de Saúl tu padre; y tú comerás siempre a mi mesa.

Y él inclinándose, dijo: ¿Quién es tu siervo, para que mires a un perro muerto como yo?

Entonces el rey llamó a Siba siervo de Saúl, y le dijo: Todo lo que fue de Saúl y de toda su casa, yo lo he dado al hijo de tu señor.

10 Tú, pues, le labrarás las tierras, tú con tus hijos y tus siervos, y almacenarás los frutos, para que el hijo de tu señor tenga pan para comer; pero Mefi-boset el hijo de tu señor comerá siempre a mi mesa. Y tenía Siba quince hijos y veinte siervos.

11 Y respondió Siba al rey: Conforme a todo lo que ha mandado mi señor el rey a su siervo, así lo hará tu siervo. Mefi-boset, dijo el rey, comerá a mi mesa, como uno de los hijos del rey.

12 Y tenía Mefi-boset un hijo pequeño, que se llamaba Micaía. Y toda la familia de la casa de Siba eran siervos de Mefi-boset.

13 Y moraba Mefi-boset en Jerusalén, porque comía siempre a la mesa del rey; y estaba lisiado de ambos pies.

MI ORACIÓN MATUTINA.

"Dios, este es un día nuevo.
Renuevo mi compromiso en seguir el trabajo que me has encomendado, 
en lo que edificas tu iglesia en este mundo.
Nuevamente estoy maravillado de que me hayas incluido 
en esta tarea que aviva y transforma al mundo.
Hoy con gozo te ofrezco:
MI AMOR
MI CORAZÓN
MIS TALENTOS
MI ENERGÍA
MI CREATIVIDAD
MI FIDELIDAD
MIS RECURSOS
Y MI GRATITUD
Me comprometo completamente al trabajo que me has asignado 
en la edificación de tu iglesia para que prevalezca en este mundo.
Y lo haré hoy. 
Te daré lo mejor.
Te lo mereces. 
Tu iglesia lo merece. 
ES LA ESPERANZA DEL MUNDO"

Firma _______________   Fecha ________________

Esta es una oración de compromiso incluída en el manual de la 
CUMBRE GLOBAL DE LIDERAZGO 2012, DE WILLOW CREEK,  
como parte de la Conferencia 
"La esperanza del mundo" Por Bill Hybels. 

“EL MINISTERIO DEL TOCADISCOS”

Por Mayra Gris de Luna.

Cuando vi la imágen de arriba, recordé un relato de mi esposo acerca de cómo llegó el evangelio a su familia.

En la década de los setentas, después de las grandes y elegantes consolas para escuchar los discos de entonces, hicieron presencia los “tocadiscos”. Estos eran más prácticos porque eran portátiles. Podías llevarlos a todos lados porque al cerrarlos se convertían en una maleta.

De alguna manera mi suegra notó que un señor pasaba por su calle con una maleta. Se decía que “hablaba de Dios”. Mi suegra, con un corazón necesitado de Dios, le dijo a uno de sus hijos que fuera a buscar al señor y le dijera que los visitara. El hombre llegó a la casa. Mi suegra lo pasó a una tranquila estancia y llamó a todos sus hijos. El hombre abrió su maleta y empezó a poner discos. Pero la música que emanaba de éste tocadiscos era diferente. La letra de las canciones hablaba del amor de Dios, hablaba del sacrificio de Su hijo Jesucristo para dar vida a todo aquel que en El creyera, hablaba de la historia de la mujer samaritana y tantas cosas mas.  Todos escuchaban atentamente las palabras de los himnos. Mi suegra enjugaba sus ojos con lágrimas. Dios tocaba los corazones de todos en aquella sala. Dios empezaba a sanar sus atribuladas vidas con el mensaje de la música que salía del tocadiscos.

En repetidas ocasiones el señor del tocadiscos sólo llegaba, abría la maleta, ponía los discos y se sentaba. La obra la hacía el Espíritu Santo. Poco a poco iban entendiendo mas y mas lo que Dios les hablaba por ése medio. Después de un rato el señor cerraba su maleta y continuaba su ministerio. “El ministerio del tocadiscos” le llamo yo.

¡Gracias a Dios por aquel hombre! ¡Y por su tocadiscos! Porque mi familia política fué rescatada y transformada por el conocimiento de Jesucristo que les llegó de esa manera.

Ellos buscaron congregarse en una Iglesia como resultado de ello.

Tal vez aquel hombre no era elocuente en sus palabras, tal vez solo oraba para que la música impactara la vida de la gente a la que visitaba.

Recuerdo unas palabras del amado hermano y célebre músico Felipe Blycker:

“Es bueno que la música tenga un efecto emocional en las personas, porque éste efecto emocional puede llevarlas a tener un efecto espiritual en sus vidas”.

¡Cuánta razón tiene el hermano! ¡Me gozo con los ministerios del canto, de los coros, estudiantinas, de los músicos! “El cielo y la tierra pasarán” pero la música y la alabanza son de las pocas cosas que disfrutamos en la tierra que también podremos disfrutar en el cielo.

En particular este hermano con el “ministerio del tocadiscos” me hace pensar en que todos podemos hacer algo para compartir el mensaje de Salvación.

A nuestras posibilidades, con nuestros talentos, con nuestra creatividad, aunque no tengamos elocuencia, aunque no hayamos estudiado en un seminario, aunque no sepamos tocar algún instrumento ni cantar. La obra la hace el Espíritu Santo.

Algo podemos encontrar como éste hermano que usó su recurso y obtuvo grande fruto que Dios le habrá de recompensar “según las riquezas de Su gloria”.

Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo.

Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo.

Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo.

Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.

1 Corintios 12:4-7

¿Posees algún recurso o habilidad que podrías convertir en un ministerio?

 

DE PERSONA A PERSONA.

Por Mayra Gris de Luna.

Las personas nos comunicamos. Somos seres sociables. Dicen los expertos que es imposible no comunicar, pues hasta nuestro silencio expresa algo. De persona a persona se han perpetuado tradiciones, leyendas, mitos, rituales, canciones, recetas de cocina, creencias, oficios y hasta chismes.

Con los medios de comunicación modernos podemos estar enterados de lo que pasa en cualquier parte del planeta aún en el mismo instante en que ocurre. Podemos considerar, por mencionar un ejemplo, la inauguración de los Juegos Olímpicos o del Mundial de Fútbol para sorprendernos de la manera en que en la era moderna se puede mantener casi  al planeta entero unido en una misma sintonía mediante su transmisión simultánea por television.  Desde hace algun tiempo, el robot “Curiosity” ha estado transmitiendo fotografías en alta definición de los paisajes en el planeta Marte. Es impresionante el poder de comunicar que el ser humano ha logrado en la era moderna.

Si nuestro omnisciente Dios lo hubiera querido, habría podido enviar a Su Hijo Jesucristo unos dos mil años mas tarde. Jesús habría podido llevar a cabo su misión de salvar a todo aquel que crea en El en el 2017 o en el 3000. Habríamos podido subir “El Sermón del Monte” a youtube. Podríamos enviar  el video del “Padre Nuestro” a todos nuestros contactos en WhatsApp.

Todo el proceso de su pasión y muerte habría sido televisado simultaneamente o transmitido por Facebook Live y los ojos de toda la humanidad habrían podido constatar Su sufrimiento.

El domingo de resurrección, ya los periódicos de la tarde y los sitios más populares en internet traerían la noticia con todo y las fotografías HD de la tumba vacía.

Las cámaras instaladas afuera del sepulcro demostrarían que nadie robó su cuerpo, y hasta probablemente registrarían el momento en que la piedra se removió de su lugar.

Alguien habría podido sacar rápidamente su celular para grabar el momento en que ascendió al cielo y enviarlo a su twitter.

Nuestros ojos y los ojos de la humanidad entera habrían podido ser testigos de Su amor, y de Su poder. ¿Quién podría no creer que éra el Hijo de Dios ante tal evidencia? ¿Quién dudaría de Su amor al contemplar su sufrimiento?

Sin embargo, Dios no lo quiso así. Jesucristo escogió solo a 12 personas para comunicar su mensaje. Escogió a un solo pueblo: los judíos, para predicar y sanar milagrosamente. Murió a la vista de muy pocos. Resucitó cuando nadie se dió cuenta. Ascendió a la vista de unos cuantos a quienes les dijo: “Id y predicad el evangelio a toda criatura”.

¡Y funcionó! El poder de la comunicación de persona a persona dió resultado. La prueba es que hoy, en cualquier lugar del mundo hay creyentes y seguidores de Cristo, que sabemos que hubo un acontecimiento tan cierto que dividió la historia en antes de Cristo y después de Él.

La palabra escrita e inspirada: la Biblia, ha sido el medio santo y eterno por el cual se nos ha explicado el mensaje de salvación.

El mensajero: Esa persona que en algún momento de nuestra vida nos comunica nuestra necesidad de salvación y cómo encontrarla.

¿Por qué Dios quiso que fuera de ésta manera?

Porque la salvación es por FE.

Fe es creer lo que no podemos ver. No se necesitaría fe para creer en un video que podemos bajar de internet. No necesitariamos fe para creer que derramó su sangre si las fotografías de su sufrimiento estuvieran a nuestro alcance.

“Pero ¿como sabrán si no hay quien les predique?” dice la misma Biblia.  Es responsabilidad de cada persona que ha recibido el mensaje ser eslabón en la cadena y  transmitirlo a los demás…de persona a persona.

En eso consiste nuestra gran comisión, no lo olvidemos.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en El cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” Juan 3:16

¿Qué persona viene a tu mente como la candidata perfecta para

comunicarle el mensaje?

Hazlo pronto. Su regreso está cerca.