LLAMADAS A SER MADRES.

images-1EL LLAMADO A SER MADRES.

Elizabeth Elliot recuerda a las mujeres que la maternidad es un llamado divino.

-¿En qué trabajas? Te preguntan.

-“Soy mamá”

-¿Quieres decir que eso es todo lo que haces?¿Eso es todo?

Como madre, dedicas tu vida a cuidar personas – las pequeñas, para empezar, cuyas necesidades nunca parecen cesar. A veces, cuando tus días parecen estar completamente ocupados en limpiar cosas, trastos y fregaderos; pequeñas naricitas y grandes lagrimones,  te preguntas qué satisfacción se supone que ello debe significar para ti. Te preguntas sobre ser (además de la esposa y madre perfecta) una anfitriona creativa, intelectualmente productiva y hermosa … y lentamente tus sueños parecen evaporarse.

Has estado escuchando lo que nos dicen hoy en día sobre lo importante que es encontrarte, expresarte y afirmarte. Tal vez estas pensando que no eres nada mas que la “esposa de alguien” y la “madre de alguien más”.  A veces te preguntas ¿qué clase de vida es esta?

images

Hay una tribu en el sur de Sudán llamada “Nuers”, donde el nombre de una mujer se cambia no cuando se convierte en una esposa, sino cuando se convierte en una madre. Ella es “ManPuk” – “Madre de Puka”. Entre los Nuers, ser madre de alguien es lo que hace que la vida de una mujer tenga significado. Hace dos mil años había otra joven, de la tribu judía de Judá, que entendía esa verdad. El mundo nunca se ha olvidado de ella: María, la madre de Jesús, porque estuvo dispuesta a ser conocida simplemente como “la madre de Alguien”.

La maternidad es un llamado. Es una vocación femenina. No nos dejemos intimidar por aquellos que quieren extinguir la luz y la alegría de la sexualidad tratando de convencernos de que olvidemos palabras como “masculino” y “femenino”.

En el principio de los tiempos, cuando Dios creó al primer hombre y a la primera mujer a Su imágen, Él los puso a ámbos bajo el mandato divino de ser fecundos. La obediencia de la mujer a esa orden significaba darse a si misma. Primero se entrega a si misma a su esposo, él inicia y ella responde. Ella se entrega a sí misma por la vida de su hijo.Una mujer sabe, en las regiones más profundas de su ser, que es precisamente ésta entrega, la  causa por la que fué creada. Soltera o casada, su nivel de madurez se mide por cuánto da a los demás. Si está casada, se entrega a su marido y ella recibe plenitud. Si es madre, “pierde” su vida en su hijo y – misteriosamente – es de ésta manera como verdaderamente la encuentra.

Una mujer sabe que nadie puede decir realmente dónde termina el dar y comienza el recibir.

No es de extrañar que seamos confundidas cuando se nos pide que busquemos alguna vocación “mejor” o “superior” para “probar nuestra personalidad”. No es de extrañar que estemos angustiadas por ser sometidas a los estándares masculinos y se nos diga que los conceptos de femineidad y masculinidad son obsoletos. En verdad son conceptos antiguos; porque para  empezar no los inventamos nosotros. Son conceptos que vienen de Dios. Él planeó todo el sistema. Es Dios mismo quien llama. Él llama a algunos a ser solteros, a algunas personas casadas para que no tengan hijos, pero llama a la mayoría de las mujeres a ser madres. La Biblia nos dice que hay “diversidad de dones” y todos nos son dados según la gracia de Dios. Ninguno de los dones de mi propia vida, ni mi “carrera”, ni mi trabajo, ni ningún otro don es más valioso para mí que el hecho de ser “la madre de alguien”.

Si nuestro llamado es ser madres, seamos madres con todo nuestro corazón. Con gusto, sencillez y humildad, como la pequeña niña campesina María que habló por todas las mujeres de todos los tiempos cuando dijo: “He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo confome a tu palabra. “(Lucas 1:38).

© 2002-2005 Good News Publishers.

Autora: Elizabeth Elliot

Traducido y adaptado por Mayra Gris de Luna.

 

DESPUÉS DE LA GRADUACIÓN.

GRADUACION 

Por Mayra Gris de Luna.

 

Después de la graduación te darás cuenta de que el período de clases ha terminado, pero el aprendizaje no.

La graduación es sólo un concepto. En la vida real te gradúas todos los días. La graduación es un proceso que continúa hasta el último día de tu vida. Si puedes entender eso, marcarás la diferencia” (Aric Penncovici)

Tu vida la diseñas tú, tomando las riendas de tu destino; así que, “Pon tu futuro en buenas manos: las tuyas”, que con la ayuda de Dios, quien premia el esfuerzo y la integridad, todo te saldrá bien. Para ello, nunca olvides tu “linterna”, la Palabra de Dios, que te alumbrará el camino. Medita en ella diariamente, guarda sus dichos y cumple cada día todo lo que en ella esté escrito. Si lo haces, tendrás la prosperidad garantizada y la bendición de Dios en todo lo que emprendas. (Josué 1:8,9)

 

Después de la graduación conocerás el significado de las amistades duraderas. No serán muchas, pero las que perduren, lo harán para toda la vida. Son amistades similares a esas plantitas silvestres que no necesitas regar, solitas permanecen. Esas, que aún cuando los años pasen, permanecerán intactas, unidas para siempre por los recuerdos comunes y vivencias compartidas. Los amigos que aún con canas y arrugas, serán en esencia los mismos jóvenes de ayer.

 

Después de la graduación se cierra un hermoso capítulo de tu vida y empiezas otro. Ante ésta expectativa, nunca tengas miedo ni des lugar al temor. Simplemente en los momentos en que tus pasos flaquean, agárrate mas fuerte de la mano de Dios. Él te sostendrá y te dará la fortaleza que necesitas para caminar segura.

Fuiste diseñada para cumplir con un propósito y ya lo estás cumpliendo. Para ello Dios te dotó de todo lo que necesitabas para lograrlo. Estas equipada con talentos, habilidades, fortalezas, experiencias y dones espirituales. Ya los has desarrollado y los vas multiplicando. Sigue puliéndote y sigue trabajando porque algún día Dios te pedirá cuentas de todo lo que se te ha dado. Fuiste creada para Su gloria.

 

Después de la graduación recuerda siempre que Dios te conoce. Sabe todo de ti porque Él te hizo. Conoce tus cualidades y también tus heridas. Tus esperanzas, temores y anhelos del corazón. Ten por seguro que El te proveerá de todo lo que necesites. Te cuidará. Estará disponible para ti siempre que lo busques.

Todas las cosas que enfrentes en la vida, las buenas y también las difíciles, todo, te ayudará a bien. Es una promesa divina y Dios siempre cumple sus promesas. (Romanos 8:28).

 

Después de la graduación sigue aprendiendo, ten muchas graduaciones todavía, es más, colecciónalas; gradúate de carrera, maestría, doctorado y todas las demás graduaciones que existen en la universidad de la vida. “Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad de penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber” (Albert Einstein).

 

“… y mientras buscó al Señor,

Dios le prosperó”

2 Crónicas 26:5b

Dedicado a mi hija Alisson y a sus compañeros de la generación.

ALISSON CORAL_n

 

 

DIOS CAMINA CONMIGO.

mayra gris de luna

Por Mayra Gris de Luna.

He aprendido que agradar a Dios es lo más importante.

Nunca podremos complacer a todos. Existen personas a quienes es imposible complacer.

También he aprendido que cuando Dios es quien abre las puertas, nadie podrá cerrarlas. Nadie puede obstaculizar tu crecimiento ni opacar tu luz.

He visto que las personas que se supone me amarían y aceptarían no siempre lo hacen; ni siquiera les importan mis logros. Así que con el tiempo aprendí a no necesitar ni su amor ni aceptación porque tengo el amor y aceptación de Jesús.

Es impresionante ver personas prósperas y bien dotadas de capacidades y aún belleza, que poseen una gran pobreza interior. Hoy puedo detectar con facilidad cuán miserable es una persona que no quiere darte nada, ni siquiera un saludo o una palabra de reconocimiento.

Así también he podido conocer personas con un corazón tan rico, que te enriquecen con sus palabras y sus actitudes haciéndote mejor persona por el solo hecho de haberles conocido. Con ellas me quedo.

Hoy mas que nunca mi alma reposa en la seguridad de que mi Dios es un Dios justo. Él conoce mi corazón. Porque Dios escucha. Dios recuerda. Dios ve. Dios camina conmigo.

UNA NOTA RECONFORTANTE.

UNA NOTA MUY ESPECIAL

Por Mayra Gris de Luna.

Hace unos días, reorganizando mi “caja de recuerdos”, me detuve a contemplar uno de mis apreciados tesoros. Es la Biblia de mi mamá. Al contemplar sus partes subrayadas, los recuerdos entre sus páginas, y sus notas, me sigo dando cuenta de la fe en Dios que mi mamá tenía. Eso me llena de gozo y paz.

Encontré también una nota que yo copié de algún lado hace mas o menos veinte años. Recuerdo que las palabras me confortaron grandemente en aquellos años al enfrentar algunas pruebas como el accidente de mi hermano. Cayó de la ventana del segundo piso y tuvo varias fracturas a la edad de 4 años. Me afligía sobremanera el pensar que no pudiera volver a caminar. Tuvo complicaciones porque era alérgico a la penicilina y no lo sabíamos. Recuerdo cuando llorando, oraba hincada por las noches rogando a Dios por él. Ahí experimenté por vez primera la diferencia entre clamar y orar. Clamar es pedir con todas tus fuerzas. Cuando uno se encuentra en la desesperación y reconoce que únicamente Dios tiene el poder para cambiar las cosas. Y entonces uno le pide y aún más, le suplica.

Aquel año también perdí un bebé en las primeras semanas del embarazo. Tuvieron que hacerme un legrado. Para mí fue una pérdida dolorosa, pero sobre todo tenía temor de no poder tener hijos. También oraba al Señor que en el futuro nos bendijera con una familia.

Un par de semanas después de eso, tuvimos un accidente mi esposo y yo. Un auto proveniente del lado contrario del boulevard literalmente nos cayó encima. Dios nos libró a mi esposo y a mi. El auto salió tan dañado que no pudimos usarlo en varios meses. Mi esposo entonces tenía que regresar del trabajo en el camión, que a esa hora solía venir muy lleno. Una tarde, al llegar a casa, se dio cuenta que le habían robado el sobre con  su sueldo de un mes.  Afortunadamente nuestras familias nos apoyaron con despensa y comida. Recuerdo que mi cuñado criaba pollos y un día mató uno y me lo díó para que lo cocinara. 🙂

En aquellos tiempos no teníamos internet, ni powerpoints motivacionales, y yo recuerdo que leía mi Biblia y también sacaba mi hojita, la leía y me sentía reconfortada.

Ahora estoy segura de que Dios escuchó mis oraciones. Mi hermano sanó. Tuve dos hijas. Dios ha provisto siempre para nuestras necesidades.

Cinco años después murió mi mamá, y al año siguiente mi papá. Volví a mi búsqueda ferviente de palabras de aliento de la Palabra de Dios, volví al clamor en oración y también leía mi hojita.  Desde ahí  se quedó guardada entre las páginas de  la Biblia de mi mamá.

Ahora que la encontré, tal vez no solamente me sirva a mí.

La nota dice así:

“No hay nada: ninguna circunstancia, ningún problema, ninguna prueba que pueda alcanzarme sin haber pasado antes a través de Dios, y a través de Cristo y luego a mi.

Si ha llegado tan lejos, ha sido con un gran propósito, que quizás no entienda en el momento. Pero si rehúso a caer en el pánico, y elevo la mirada hacia El y la recibo como viniendo del trono de Dios para un gran propósito de bendición en mi propio corazón, ningún dolor puede perturbarme, ninguna prueba puede destrozarme, ninguna circunstancia puede aterrarme, porque descanso en el gozo de mi Señor.

Ese es el descanso de la victoria.

Desde el punto de vista de Dios, las pruebas por las que atravesamos no son tan importantes como las reacciones que tenemos ante ellas”.

EL DESCANSO DE LA VICTORIA.

La oración,

la lectura de la Biblia

y las palabras de aliento de otras personas

pueden reconfortar nuestro espíritu 

cuando enfrentamos momentos muy difíciles

en nuestra vida.

LA PRISION DEL “QUERER”.

LA PRISIÓN DEL “QUERER”, LA CARGA DEL DESCONTENTO.

Por Max Lucado.

“El Señor es mi Pastor, nada me falta”. 

Salmo 23:1 NVI

Ven conmigo a la prisión más poblada del mundo.

Las instalaciones tienen mas reclusos que literas; mas prisioneros que platos; mas residentes que recursos.

Acompáñame a la prisión más opresiva del mundo. Sólo pregunta a los reclusos y ellos te lo dirán. Están sobrecargados y desnutridos. Las paredes están rayadas y las literas son duras.

Ninguna otra prisión tiene tantos habitantes. La mayoría de los reclusos nunca se van. Nunca se escapan. Nunca se sienten aliviados. Ellos cumplen una sentencia perpetua en este desolado lugar.

¿El nombre de la prisión? Lo verás en la entrada. Pintada sobre la reja se ven las grandes letras de hierro donde se lee el nombre de este lugar:

Q -U -E -R -E -R 

La prisión del querer. Tienes que ver a los prisioneros. Ellos estan “queriendo”. Ellos quieren algo. Siempre quieren algo. Quieren algo más grande. Mas rápido. Más fino. Ellos quieren.

Tal vez ellos no “quieran” mucho hoy. Tal vez hoy solo quieren una cosa. Un carro nuevo. Una casa nueva. Una nueva esposa. No desean mucho. Solo “algo”.

Y cuando logren tener “eso”, se sentirán felices. Y de hecho, estarán felices. Cuando consiguen algo, entonces podrían abandonar la prisión. Pero entonces algo ocurre. El nuevo trabajo se vuelve viejo. El vecino compra un televisor mas grande. La nueva esposa tiene malos hábitos. El entusiasmo se esfuma y después de un tiempo de “libertad condicional” regresan a la cárcel.

¿Estás tu en prisión? Lo estás si tu te sientes mejor cuando tienes mas y peor cuando tienes menos.

Lo estás si tu alegría se encuentra a “un paquete” de distancia,  si depende del próximo depósito monetario que recibas, del premio que esperas, o el próximo cambio de imágen que deseas.

Si tu felicidad proviene de algo que gastas, manejas, tomas, o digieres, entonces enfréntalo- eres un prisionero, estás en la cárcel… la prisión del querer.

Esa es la mala noticia. Pero la buena noticia es que tienes una visita. Y tu visita tiene un mensaje: te puede conseguir la libertad condicional.

Te diriges hacia el salón de visitas. Tomas tu lugar en la silla y miras al otro lado de la mesa y ves que el visitante es el salmista David. Te hace una seña para que te acerques y susurra: “Tengo un secreto para ti”…”El secreto de la SATISFACCIÓN”.”El SEÑOR es mi Pastor. NADA ME FALTA” (Salmos 23:1 NVI).

David ha encontrado la clave donde el descontento puede morir. Es como si dijera “Lo que tengo en Dios es mucho más grande que lo me falta”.

¿Crees que tu y yo podríamos aprender a decir lo mismo?

Sólo por un momento piensa en las cosas que posees. Piensa en la casa que tienes, el auto que manejas, el dinero que has ahorrado. Piensa en las joyas que tienes en tu alhajero y la ropa que has comprado. Visualiza todo eso y déjame recordarte dos verdades bíblicas.

TUS COSAS NO SON TUYAS. Pregunta en las funerarias. Pregunta al embalsamador. Nadie se lleva algo cuando muere. Cuando uno de los hombres más prosperos en la historia, John D. Rockefeller, murió, uno de sus contadores  preguntó a otro de ellos: “¿Cuánto dejó el Sr. Rockefeller?” el otro contador respondió: “Todo”.

Tus cosas no te pertenecen, no podrás llevártelas. Y ¿sabes otra cosa?

TU NO ERES TUS COSAS. Quien tú eres no tiene nada que ver con la ropa que usas ni con el carro que manejas. Jesús dijo: “La vida no está definida por lo que tienes, incluso cuando tienes mucho” (Lucas 12:15 MSG).

Al cielo no le importa si tu eras la mujer de la casa enorme. Al cielo le importa tu corazón.

“El hombre ve lo que tiene delante de sus ojos, mas Jehová mira el corazón” 1 Sam. 16:7

 Cuando Dios piensa en ti, tal vez vea tu compasión, tu devoción, tu ternura o tu agilidad mental, pero no piensa en tus cosas.

Y cuando tu piensas en ti mismo, tampoco deberías pensarlo. Defínete a ti mismo por tus cosas y te sentirás muy bien cuando tienes mucho, y muy mal cuando tienes poco.

El contentamiento viene cuando nosotros podemos decir de una manera honesta junto con Pablo: “He aprendido a contentarme en la pobreza y en la abundancia” Filipenses 4:11-12

Tal vez estas esperando que un cambio en las circunstancias te traerá un cambio en tu actitud. Si es así, entonces estás en prisión, y tu necesitas aprender que lo que tienes en tu Pastor es mas grande que lo que no tienes.

¿Qué es lo que te hace sentir insatisfecho? Llena el espacio:

“Me sentire feliz cuando: ___________________

Tal vez piensas:  “Cuando sea sanado, cuando esté más delgada, cuando tenga un hijo, cuando mis hijos se vayan de casa, cuando sea rico”…

Con tu respuesta firmemente en mente, responde a esto: ¿y si nunca llega ese barco? es decir, si tu sueño nunca se convierte en realidad? Si esa situación nunca cambia, ¿podrías ser feliz? Si no, entonces estas durmiendo en la fría celda del DESCONTENTO. Estás en prisión. Y necesitas saber lo que tienes en tu Pastor, lo que tienes en el Señor.

Tienes un Dios que te escucha.

Tienes el poder del amor detrás de ti,

al Espíritu Santo dentro de ti,

y al cielo delante esperando.

Si tu tienes al Pastor, tu alcanzas la gracia que perdona cada pecado,

la dirección para cada camino,

la luz que te alumbra siempre,

y el ancla para cada tormenta.

Tienes todo lo que necesitas.


Y ¿alguien podría quitártelo? Podría la leucemia infectar tu salvación? ¿Podría la banca rota empobrecer tus oraciones? o un tornado podría llevarse tu casa terrenal, pero ¿podría arrebatarte tu hogar celestial?

Una vez un hombre acudió con un ministro para recibir un consejo. Estaba en medio de un colapso financiero.

“Lo he perdido todo” confesó al ministro.

“Oh, siento mucho que hayas perdido tu fé” dijo el ministro.

“No” le corrigió el hombre, “No he perdido mi fé”

“Bueno” dijo el ministro, “entonces siento mucho escuchar que has perdido tu carácter”

“Yo no dije eso” dijo el hombre “Todavía tengo mi carácter”.

“Siento mucho escuchar que has perdido tu salvación” dijo el ministro.

“Eso no es lo que dije” objetó el hombre. “Yo no he perdido mi salvación”

“Tu tienes tu fé, tu carácter, tu salvación. Me parece que no has perdido ninguna de las cosas que realmente importan” dijo el ministro.

Nosotros tampoco.

¿Qué podrías ganar con el CONTENTAMIENTO? Podrías ganar tu matrimonio. Podrías ganar preciosas horas con tus hijos. Podrías ganar auto respeto. Podrías ganar gozo. Podrías ganar la fé de decir “El Señor es mi Pastor. Nada me falta”.

Trata diciéndolo lentamente: “El Señor es mi Pastor. Nada me falta”.

Dilo otra vez: “El Señor es mi Pastor, Nada me falta”

De nuevo: “El Señor es mi Pastor, Nada me falta”.

Shhhh. ¿Escuchaste algo?… Creo que escuché algo… No estoy seguro…. pero creo que escuché que la reja de la cárcel se abrió…

Traducido y adaptado por Mayra Gris de Luna.

Autor: Max Lucado

Tomado del libro: “Traveling light for Mothers”

W Publishing Group

Nada me falta.jpg

35 CONSEJOS PARA MEJORAR TU AUTOESTIMA.

 Autoestima

Por Sheila Morataya-Fleishman.

Cuántas veces antes de salir a una fiesta te has mirado y repetido: “si tan sólo tuviese las piernas más delgadas… si mi cabello fuese más lacio o no fuese tan crespo… si mis manos no fuesen tan huesudas… si mi pecho fuese más grande o más pequeño… Si mi trasero fuese más firme, si mi nariz no fuese tan grande… ¡Que fea me veo!

Y así, sintiéndote disgustada has salido a la calle envuelta en una falsa seguridad, pues en tu interior realmente te sientes frustrada e insegura con tu cuerpo. Andas pensando: “Hay muchísimas mujeres mucho más bonitas que yo, y que además poseen una personalidad mucho más interesante que yo”.

He conocido muchas jóvenes así, mujeres que llegan a los 50 y siguen peleándose con el color de su cabello, con las formas de sus cuerpos, con sus piernas, con su pecho, con su nariz, con sus ojos, con su propio temperamento, “si tan solo luciera y fuera diferente” – suspiran-.

¿Sabes que es lo peor que puede sucederle a una mujer que no se gusta, acepta y ama ella misma? Que vive cada día de su vida queriendo ser otra aunque ella misma no sea consciente de ello.

Por supuesto que no todas las mujeres tenemos problemas de autoestima y en lo personal admiro muchísimo a aquellas que siempre han estado contentas con su apariencia y sus talentos. Sobre todo, admiro la autoestima de aquellas que se sienten muy hijas de Dios y caminan con una seguridad que no tiene nada de artificial y postizo pues nace de la conciencia absoluta de saberse amada y creada por amor, para vivirse a sí misma como una mujer única, inteligente e irrepetible .

Sin embargo, hay muchas que necesitamos un reencuentro con el amor y los sentimientos de ternura hacia la propia y personal belleza –temperamento, por eso quiero compartir contigo estos 35 actos de Autoestima,  para que te ejercites en la conquista de la misma y vivas contenta de ser como eres diciéndole adiós a los miedos y complejos.

1- Mírate todos los días como un verdadero milagro.

2- Recuerda que eres Hermosa, aunque muchas veces tengas que ahogar una voz interior que te dice: no, no lo eres. Recuerda que eres hija del Amor de Dios.

3- Ama profundamente tu identidad única y conoce que lo que haces nunca podrá reproducirse.

4- Tu verdadera belleza saldrá a la luz cuando ames con sinceridad a la mujer que hay en ti, y contribuyas con tu vida a la sanación del mundo.

5- Debes confiar en tu capacidad para tomar decisiones por ti misma.

6- No tengas miedo a fracasar o fallar. Recuerda que si nunca fracasas no tendrás la oportunidad de descubrir la fortaleza y el valor que residen en ti.

7- Cuando las cosas no vayan como soñaste o planeaste permítete sentirte defraudada pero nunca inferior o ridiculizada.

8- Procura no ponerte a la defensiva cuando seas criticada o se te llame la atención por algo que esta mal.

9- No pierdas tu tiempo pensando si eres lo suficientemente buena para esta o aquella tarea. Haz lo mejor que puedas hacer y siéntete satisfecha

10- Ese pensamiento que te hace pensar que no puedes pasar una materia, aprender un instrumento o conquistar un paso de baile, ¡Elimínalo!

11- Nunca pienses que tu valor radica en tu belleza o títulos. Si has perdido tu trabajo no permitas que te haga sentir que eres una fracasada. Trabaja en recuperarte emocionalmente cuanto antes y sigue adelante.

12- Si en tu lugar de trabajo te hacen la vida de cuadritos por algún motivo, no dejes que nazca la maleza de la inseguridad.

13- Si deseas un mejor puesto dentro de tu trabajo, y no te presentas para recibirlo porque no sientes que puedes ser elegida, date cuenta que tú misma te bloqueas.

Actúa sin temor.

14- Si fuiste a una entrevista de empleo y no lo conseguiste no pienses que es el fin del mundo. Recrea en tu mente el proceso y descubre cual pudo haber sido tu fallo.

15- Si las modelos que ves en la revistas te inquietan, no las mires más.

16- Si tuviste alguna experiencia traumática de niña que te dejó con la seguridad de ser fea, gorda, o poco inteligente, identifica eso que te molesta y trabaja diligentemente para sanar tu trauma.

17- Si has identificado que te inhibes o retraes en situaciones sociales diversas, rétate a ti misma a comportarte de la manera opuesta.

18- No temas a los cambios, confía que estos siempre serán para beneficio del desarrollo de tu personalidad.

19- Si te comparas constantemente con alguien, empieza a observar un poco más tus propios logros.

20- Si piensas que la suerte no está de tu lado porque tuviste una niñez dolorosa, es hora de que lo superes. La fuerza del espíritu humano puede todo.

21- Pensar bien sobre ti misma quiere decir aceptar el regalo de la vida que Dios Padre te dio al crearte. Agradécelo.

22- Cuando hagas algo mal no te insultes a ti misma con expresiones como tonta o inútil. El inconsciente tiene una capacidad enorme para creérselo. Corrígete.

23- Si el chico que te gusta no se fija en ti no pienses que es porque no eres suficientemente atractiva. Algo mejor te espera. Sé paciente.

24- ¿No te ríes de tus propios errores? Aprende a hacerlo y verás que libertad sientes.

25- Es bueno estar rodeada de gente que te aprecie y respete, pero si alguna vez no lo hacen no pienses que eso disminuye tu valor.

26- Tu cuerpo es el instrumento para la acción. Respétalo y cuídalo.

27- Maya Angelo la escritora afroamericana, tuvo la más cruel de las infancias. Lo superó escribiendo. Sus libros son muy populares. Escríbe.

28- Hay un tipo de hambre más fuerte que la de pan. Es “el hambre por amor”, como solía describirlo la Madre Teresa. Ama quien eres para poder darlo a cantaradas y sin complejos.

29- La primera responsabilidad del ser humano, expresaba Henry Winkler es darse la mano el mismo. Házlo.

30- Si eres madre, tu hija aprenderá a relacionarse de acuerdo a lo que vea en tu propio desarrollo.

31- La autoestima es una de las fundaciones humanas más importantes. Es amor incondicional. Que tus hijos sean testigo de ello.

32- Disciplina a tus hijos, pero a sí mismo elógialos cuando hagan las cosas bien.

33- Los primeros 3 años para un niño sirven para asegurar la seguridad de ser amado, acogido y respetado. Descansa bien por la noche para que estés viva el siguiente día para ellos.

34- Si tu hijo no va bien en el colegio, antes de sentirte defraudada, indaga las causas de su rendimiento y entonces actúa.

35- Enseña a tus hijos que a veces está bien que fracasen. Sin ello no podríamos saber qué es el triunfo.

Amiga, cada alma viviente ha tenido o tendrá que tener alguna experiencia dolorosa en su pasado o futuro, pero es a través de ellas como vas desarrollando tu personalidad y conquistando un corazón grande para amar. Recuerda siempre que tu dignidad y valor no proceden de todo lo material que te rodea, la belleza que tengas, lo popular que seas o lo alto que hayas llegado en tu carrera. Su fuente es divina, eterna, hinchada de amor, eres una Hija de Dios y por eso como ninguna otra obra de la creación.

Link hacia el sitio original: Haz click aquí.

LAS QUEJAS Y LA FRUSTRACIÓN.

RECUERDA LAS BENDICIONES DEL DIA

Por Dr. César Lozano

Hacía un calor de 37 grados centígrados a la sombra y ese día no funcionaba bien el aire acondicionado de la clínica en la que consultaba. Un compañero de guardia se la pasaba quejándose: “pero qué calor hace”, una y otra vez lo expresaba. Así estuvo toda la mañana. Me iba a llevar muestras al laboratorio y cuando regresaba a los cubículos de consulta me recibía con una cara de malestar y con la expresión de “qué calor hace”. De pronto empezó a funcionar perfectamente el aire acondicionado de la clínica y el bienestar se hizo presente con un suspiro de alivio de todos los ahí presentes, menos de mi compañero. Al rato escuché su voz diciendo: “pero que calor hizo…”

¡Total que las quejas continuaron! Entiendo que las cosas no salgan como queremos y es parte de nuestra vida. Querer que todo sea perfecto sin errores representa un tremendo desgaste porque por naturaleza somos seres imperfectos y los errores o fallas se harán presentes frecuentemente.

Controlar la frustración propia es un gran reto, pero más reto es ayudar a que nuestros hijos controlen sus propias frustraciones y les ayude a ser personas más fuertes y sanas mentalmente.

Hace algunos años se documentaron varios estudios extraños relacionados con la capacidad de soportar las eventualidades en los niños. Varios de estos estudios, por cierto algo perversos, evidenciaron que si en edad temprana sabes controlar las adversidades lo podrás también hacer en edad adulta.

Si entras al internet y pones el buscador  “No te comas el malvavisco todavía” encontrarás uno de estos estudios de Stanford University aplicado a cien niños de 4 años. En forma individual entraban a una habitación donde estaba una silla y una mesa. Sobre la mesa un plato con un malvavisco. Les dijeron que si esperaban 20 minutos antes de comérselo, obtendrían un segundo malvavisco y en ese momento podrían comerse los dos. Se quedan los niños solos en el salón donde se realizó el estudio en el cual había adicionalmente dos cámaras ocultas que revelaban quienes se comieron de inmediato el malvavisco y quienes esperaron.

Catorce años después se estudiaron nuevamente a mismos niños, ahora jóvenes que tuvieron la capacidad de esperar los 20 minutos vs los que no esperaron. El resultado fue que quienes lograron controlar la tentación y esperaron eran más exitosos en comparación con el resto del grupo.

Otros estudios similares igual de difíciles, fueron mantener un chocolate en la boca, pero sin comérselo; contemplar unos estupendos juguetes y seleccionar uno, sin tocarlos ni jugar con ellos. En todos la conclusión fue la misma: los niños con alta resistencia a la frustración eran mentalmente equilibrados, no sólo durante la niñez, sino también durante la etapa adulta.

Y no sólo eso, también eran más agradables, sociables y más abiertos a nuevas experiencias.  Por lo tanto, tener tolerancia a la frustración y controlar las emociones nos permite disfrutar más de la vida y evita estar amargándonos por lo que no podemos controlar.

En otro estudio revelador se presenta una cifra que es para meditarse:
las personas nos topamos diariamente con un promedio de ¡veintitrés frustraciones! –llovió precisamente el día de la fiesta al aire libre, se descompuso el auto, no funcionó la copiadora, el embotellamiento estaba precisamente en la calle que elegí , etc.  Pero lo más revelador es que la mayoría de estos eventos no son problemas realmente graves o relevantes. Los hacemos graves por todo lo que pensamos adicionalmente o por la emoción negativa que nos deja el hacer un coraje por lo que no podemos controlar.

Dicen que en los viajes se conoce más a la gente y es precisamente porque en los viajes pasan muchas adversidades. Como la que “sufrí” hace unos días al llegar a un hotel y darme cuenta que habían cancelado las habitaciones para mi personal y para mi.  Once de la noche, cansados y con dos conferencias al día siguiente y que te digan que “por error” no se hizo la reservación. O llegar a un país desconocido totalmente y que al bajarte de un taxi hayas detectado tardíamente que el chofer te cobró de más. Como dice un amigo, es bueno tener siempre dentro del presupuesto de viaje un dinero adicional para robos, pérdidas, medicamentos o accidentes, si sucede algo como esto no me amargo porque ya lo tengo previsto, si no pues regreso con dinero adicional y punto.

El problema más grave de quejarnos una y otra vez por lo mal que nos fue, es que se convierte en un terrible hábito. Que las quejas se pegan como la gripa y que se aplica igualmente la ley de la atracción. “Entre más te quejes, la vida te dará más motivos para que lo sigas haciendo”.

En ciertas circunstancias de la vida es bueno preguntarnos ¿qué prefiero, tener la razón o ser feliz? ¿Qué prefiero, amargarme o adaptarme y conformarme? No caer en los extremos de ser catalogados como conformistas pero la vida siempre nos depara sorpresas buenas y no tan buenas. Como dice un antiguo proverbio budista: “En verano hace calor y en invierno hace frío” Lo que significa que debemos aceptar ciertas cosas y circunstancias porque son parte de nuestra vida y hay situaciones sobre las cuales podremos ejercer control y otras no. Pero tengamos cuidado de no caer en los extremos al dejarnos guiar por las bienaventuranzas y las adversidades. Hagamos lo que esté de nuestra parte: seamos amables, afables, sinceros, trabajadores, honestos y generalmente (no siempre) la vida te devolverá lo mismo.

Mi vida ha cambiado favorablemente al aceptar que las adversidades son parte de mi existir lo quiera o no y es mi responsabilidad la forma en la que respondo ante lo inevitable.

¡Ánimo!
Hasta la próxima.

EL PODER DE LAS TRADICIONES.

Papito tu eres mi heroe

Por Mayra Gris de Luna.

Cada doce de diciembre, la empresa donde mi esposo trabaja abre sus puertas al público en general. Para las familias de quienes trabajan ahí, se ha convertido en toda una celebración. En nuestra familia es más que una celebración, es toda una tradición. Desde pequeñas mis hijas han disfrutado éste día  al lado de su papá. Desde los shows infantiles con Buzz Lightyear, hasta los juguetes de obsequio y el rico refrigerio que cada área prepara para recibir a sus hijos. Yo he disfrutado escuchando al mariachi y viendo a las familias orando juntas y tomadas de las manos en los cultos religiosos que se efectúan en éste día. Pero sin duda, lo que más nos ha gusta a todos es visitar el lugar de trabajo del Papá que frecuentemente ha cambiado de lugar.  Mi esposo nos muestra su escritorio, y mis hijas toman turno para sentarse en su silla, yo también por cierto! Tengo fotografías desde que estaban pequeñas, y ahora puedo ver cuánto han crecido. Nos quedamos un rato ahí, el tiempo suficiente para “urgar” en su locker, en los cajones del escritorio, y en ocasiones ahí hemos comido el lunch. Saludamos a otros compañeros de trabajo de mi esposo y a sus familias.

Damos un “tour” por algunas naves de la planta, solo algunas porque es enorme y terminamos cansados de tanto caminar. Pero es muy bonito ver a otros niños conociendo el lugar de trabajo de su papá. Las máquinas están apagadas, y los niños pueden tomar el lugar de su papá pretendiendo que la están manejando. Es emocionante conocer “su mundo”.

Las tradiciones unen a la familia.

Sin necesidad de pedirlo, mis hijas apartaron éste día para la acostumbrada visita. No programaron otras actividades, ni yo tampoco. Ya sabemos que es un día especial y lo pasaremos juntos.

Las tradiciones refuerzan nuestra identidad.

Nos sentimos seguras cuando vemos que Papá trata de llevar a cabo lo mejor posible su rol de proveedor a través de su trabajo. Eso nos motiva a nosotras a esforzarnos en el rol que nos toca.  Nos gusta que el se sienta orgulloso de nosotras cuando nos presenta a sus compañeros de trabajo. Nos da seguridad conocer un poco de su mundo.

Las tradiciones crean hermosos recuerdos.

Así como yo recuerdo con mucho cariño los momentos que pasé con mi papá en su trabajo, sé que mis hijas harán lo mismo. Y no solo ellas recordarán esos momentos con su Papá. También mi esposo y yo los atesoramos.

Las tradiciones le dan “personalidad” a tu familia.

Cada familia tiene “su forma de ser” por decirlo de alguna manera. Las hay unidas, las hay divertidas, hay algunas que parecen “equipos”, y esas de las cuales uno dice “qué bonita familia”.

Es importante y sobre todo hermoso seguir nuestras tradiciones familiares y crear algunas nuevas, y la temporada navideña es perfecta para ello.

¿Qué tradición podrías reforzar o implementar en tu familia éste año?

 

TIEMPO DE…

 Por Mayra Gris de Luna.  TIEMPO DE...

“Todo tiene su tiempo” y ya se aproxima el tiempo de Navidad, el tiempo del Fin de Año, el tiempo de hacer nuevas metas para el próximo año que inicia. Una buena frase dice que “Hay que hacer las cosas correctas en el momento correcto, de la manera correcta y con el enfoque correcto”. A fin de “aprovechar bien el tiempo” como nos recomienda la Escritura, un acróstico con ésta palabra puede ser útil:

T  iempo. John Maxwell dice que “Usted no pude cambiar su vida a menos que cambie algo que hace diariamente. El secreto de su éxito se encuentra en su rutina diaria”. Hay que organizar bien nuestra agenda de acuerdo a nuestras prioridades.

I  niciativa. Es importante tener nuevas metas y tener la iniciativa de hacernos preguntas como:

¿qué hay en mi vida que debería eliminar? 

¿Hay algo que debería empezar a hacer?

¿Qué cosas debo reducir o incrementar?

Hacer que las cosas sucedan.

E nfoque. Pablo decía “Una sola cosa hago” “prosigo al blanco”, tenía un enfoque muy claro y preciso de lo que quería. Todo lo que hacía estaba relacionado con el cumplimiento de su propósito de vida. “Lo más importante es dejar que lo más importante siga siendo lo más importante” y una de las cosas más importantes en la vida es formar relaciones fuertes y estrechas con las personas que amamos, incluyendo a Dios.

M etas. Los expertos aconsejan escribir las metas, establecer fechas para lograrlas y desarrollar un plan para alcanzarlas. Como “pasitos de bebé”, avanzar un poquito cada día.

P ropósito. Hay algo más en la vida que tener éxito, y es que nuestra vida tenga Significado o Propósito. Eso es algo que sólo podemos encontrar en Dios. Es importante darse tiempo para desarrollar los dones espirituales con que Dios nos ha dotado. La iglesia es un cuerpo, y no podrá funcionar de manera óptima sin la parte que tú representas.

O portunidad. Cuando llega el momento adecuado para hacer algo que estamos esperando, es necesario estar preparado y capacitado para aprovechar la oportunidad. Es lamentable que se presente una oportunidad y no estemos capacitados para aprovecharla, pero más lamentable aún que sí lo estemos y no aprovechemos la oportunidad. No demos lugar al temor y a la indecisión.

Mirad, pues con diligencia como andéis, no como necios, sino como sabios, aprovechando bien el tiempo porque los días son malos”

Efesios 5:15.

 Artículo publicado en la Revista Alianza de Diciembre-Enero.

MI EXITO.

     Me encanta la “definición” de éxito en ésta canción de Mario Pintor.

Anexo el link para el video.

“Me preguntan por ahí

 que por qué no logro el éxito

 que es el traje del campeón

la ropa de posición

y el atuendo del dinero.

El traje me voy a hacer

con otras medidas de éxito

el sastre ha de perdonar,

sólo le pido hilvanar

los trozos que iré poniendo.

Coro:
Cada vez que tengo fe, tengo éxito.

Si perdono en vez de odiar, tengo éxito.

Y si llego a tropezar,

y me vuelvo a levantar

tengo éxito.

Si me acepto como soy tengo éxito

cada vez que pienso en Dios

tengo éxito.

Y si un ‘gracias’ escuché

del hermano que ayudé

para mí no cabe duda

el que canta se los jura

es la forma de lograr

mi éxito.

Algo más debo agregar que también lo llamo éxito

el poderles entregar lo mejor de mi cantar

lo que soy y lo que pienso.

Coro:
Cada vez que tengo fe tengo éxito.

Si perdono en vez de odiar tengo éxito.

Y si llego a tropezar y me vuelvo a levantar
tengo éxito.

Si me acepto como soy tengo éxito.

Cada vez que pienso en Dios tengo éxito.

Y si un ‘gracias’ escuché del hermano que ayudé

para mí no cabe duda

el que canta se los jura

es la forma de lograr mi éxito.

MI ORACIÓN MATUTINA.

"Dios, este es un día nuevo.
Renuevo mi compromiso en seguir el trabajo que me has encomendado, 
en lo que edificas tu iglesia en este mundo.
Nuevamente estoy maravillado de que me hayas incluido 
en esta tarea que aviva y transforma al mundo.
Hoy con gozo te ofrezco:
MI AMOR
MI CORAZÓN
MIS TALENTOS
MI ENERGÍA
MI CREATIVIDAD
MI FIDELIDAD
MIS RECURSOS
Y MI GRATITUD
Me comprometo completamente al trabajo que me has asignado 
en la edificación de tu iglesia para que prevalezca en este mundo.
Y lo haré hoy. 
Te daré lo mejor.
Te lo mereces. 
Tu iglesia lo merece. 
ES LA ESPERANZA DEL MUNDO"

Firma _______________   Fecha ________________

Esta es una oración de compromiso incluída en el manual de la 
CUMBRE GLOBAL DE LIDERAZGO 2012, DE WILLOW CREEK,  
como parte de la Conferencia 
"La esperanza del mundo" Por Bill Hybels. 

“JESÚS CAMINÓ”

Uno de los hábitos más saludables es caminar. Jesús caminó.

¡Jesús caminó una distancia que equivale casi a dar la vuelta al mundo!

Jesús caminó desde Egipto a Nazaret: 644 kilómetros.

Jesús caminó de Nazaret a Jerusalén, y de Jerusalén a Nazaret ántes de los 30 años de edad: 28,962 kilómetros.

Se calcula, según el relato bíblico, que Jesús caminó durante su ministerio público de tres años aproximadamente 5028 kilómetros.

El total de kilómetros que Jesús caminó en sus viajes fué de aproximadamente 34, 634 kilómetros. ¡Un promedio de 32 kilómetros por día!

¡Esto significaría que durante su vida, Jesús pasó por lo menos 1,076 días y noches de viaje, lo que equivale a un total de dos años más 346 días de viaje! A la edad de 33 años ya había caminado todos estos kilómetros!

El mundo mide en la línea ecuatorial 40,067 kilómetros, lo que significa que ¡Jesús caminó casi esa distancia! Tomando en cuenta que seguramente Jesús caminó más de lo que se registró en la Biblia, es probable que Jesús caminó la distancia que hay alrededor del mundo que él mismo creó junto con el Padre y el Espíritu Santo. 

“En el principio era el Verbo y el Verbo era con Dios y el Verbo era Dios. Él era en el principio con Dios. Todas las cosas fueron hechas por medio de él, y sin él no fue hecho nada de lo que ha sido hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres” Juan 1:1-4

Fuente: “Los hábitos de Jesús”

de Jay Dennis

Editorial Mundo Hispano.

NUNCA TE DETENGAS.

Si sientes que la edad te doblega, recuerda estas palabras:

La piel se arruga,

El pelo se vuelve blanco,

Los días se convierten en años…

Pero lo importante no cambia;

Tu fuerza y tu convicción no tienen edad.

Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña.

Sigue aunque todos esperen que abandones.

No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.

Haz que en vez de lástima, te tengan respeto. 

Cuando por los años no puedas correr, trota.

Cuando no puedas trotar, camina.

Cuando no puedas caminar, usa el bastón.

Pero, ¡nunca te detengas!

Tomado de:”Mi legado”
de Maria Teresa de Calcuta.
Editorial Lectorum.

LA DECISIÓN.


Todo está en silencio. Es temprano. Mi café está caliente. El cielo aún está negro. El mundo sigue durmiendo. El día se aproxima.

En pocos momentos llegará el día. Se acercará rugiendo por la vía al levantarse el sol. La quietud de la madrugada

se tornará en el ruido del día. La calma de la soledad se reemplazará por el golpeteo rítmico del paso de la raza humana. El refugio de la temprana mañana invadirá las decisiones que deban tomarse y las obligaciones que deban cumplirse. 

Durante las próximas doce horas quedaré expuesto a las exigencias del día. Ahora es el momento en que debo tomar una decisión. Por causa del Calvario, tengo la libertad de decidir. Así que decido.

Elijo el amor…

Ninguna ocasión justifica el odio; ninguna injusticia autoriza la amargura. Elijo el amor. Hoy amaré a Dios y lo que Dios ama.

Elijo el gozo…

Invitaré a mi Dios para ser el Dios de la circunstancia. Rehusaré la tentación de ser cínico… la herramienta del pensador perezoso. Rehusaré considerar a las personas como menos que seres humanos, creados por Dios. Rehusaré ver en los problemas algo menos que una oportunidad de ver a Dios.

Elijo la paz…

Viviré habiendo sido perdonado. Perdonaré para que pueda vivir.

Elijo la paciencia…

Pasaré por alto los inconvenientes del mundo. En lugar de quejarme porque la espera es demasiado larga, agradeceré a Dios por un momento para orar. En lugar de cerrar mi puño ante nuevas tareas asignadas, las encararé con gozo y valor…

Elijo la amabilidad…

Seré amable con los pobres, pues están solos. Amable con los ricos, pues tienen temor. Y amable con los malvados, pues de tal manera me ha tratado Dios.

Elijo la bondad…

Prefiero estar sin un dólar antes que aceptar uno de manera deshonesta. Prefiero ser ignorado antes que jactarme. Prefiero confesar antes que acusar. Elijo la bondad.

Elijo la fidelidad…

Hoy guardaré mis promesas. Mis acreedores no se lamentarán de su confianza. Mis asociados no cuestionarán mi palabra. Mi esposa no cuestionará mi amor. Y mis hijos nunca tendrán temor de que su padre no regrese a casa.

Elijo la mansedumbre…

Nada se gana por la fuerza. Elijo ser manso. Si levanto mi voz, que sólo sea en alabanza. Si cierro mi puño, que sólo sea en oración. Si hago exigencias que sólo sean a mí mismo.

Elijo el dominio propio…

Soy un ser espiritual. Luego de que haya muerto este cuerpo, mi espíritu remontará vuelo. Me niego a permitir que lo que se va a podrir gobierne lo eterno. 

Elijo el dominio propio. Sólo me emborracharé de gozo. Solo me apasionará mi fe. Sólo Dios ejercerá influencia sobre mí. Sólo Cristo me enseñará. Elijo el dominio propio.

Amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio, a éstos encomiendo mi día. Si tengo éxito, daré gracias. Si fallo, buscaré Su gracia. Y luego, cuando este día haya acabado, pondré mi cabeza sobre mi almohada y descansaré.

De MAX LUCADO

en el libro “Cuando Dios susurra tu nombre”, Grupo Nelson.

MANDAMIENTOS PARADÓJICOS DEL LIDERAZGO.

La gente es ilógica, irrazonable y egocéntrica;

quiérelos de todos modos.

Si haces el bien, la gente te acusará de motivos egoístas ulteriores;

házlo de todos modos.

Si triunfas, ganarás amigos falsos y enemigos verdaderos;

triunfa de todos modos.

El bien que haces hoy tal vez quede en el olvido mañana;

haz el bien de todos modos.

La honradez y la franqueza te hacen vulnerable;

se honrado y franco de todos modos.

El hombre más grande con las ideas más grandes

puede ser derribado por el hombre más pequeño

con la mente más pequeña;

piensa en grande de todos modos.

La gente favorece a los desamparados pero sigue sólo a los populares;

lucha por unos cuantos desamparados de todos modos.

Lo que tu pasas años construyendo

puede ser destruido de la noche a la mañana;

construye de todos modos.

La gente realmente necesita ayuda

pero puede atacarte si le ayudas;

ayúdalos de todas maneras.

Dale al mundo lo mejor de ti y lo que conseguirás será un puntapié en los dientes;

dale al mundo lo mejor de ti de todos modos.

Si lo mejor es posible, entonces lo bueno no basta.

 de Kent M. Keith

incluido en el libro “Relaciones 101” de John Maxwell.
Editorial Caribe-Betania