“JESÚS CAMINÓ”

Uno de los hábitos más saludables es caminar. Jesús caminó.

¡Jesús caminó una distancia que equivale casi a dar la vuelta al mundo!

Jesús caminó desde Egipto a Nazaret: 644 kilómetros.

Jesús caminó de Nazaret a Jerusalén, y de Jerusalén a Nazaret ántes de los 30 años de edad: 28,962 kilómetros.

Se calcula, según el relato bíblico, que Jesús caminó durante su ministerio público de tres años aproximadamente 5028 kilómetros.

El total de kilómetros que Jesús caminó en sus viajes fué de aproximadamente 34, 634 kilómetros. ¡Un promedio de 32 kilómetros por día!

¡Esto significaría que durante su vida, Jesús pasó por lo menos 1,076 días y noches de viaje, lo que equivale a un total de dos años más 346 días de viaje! A la edad de 33 años ya había caminado todos estos kilómetros!

El mundo mide en la línea ecuatorial 40,067 kilómetros, lo que significa que ¡Jesús caminó casi esa distancia! Tomando en cuenta que seguramente Jesús caminó más de lo que se registró en la Biblia, es probable que Jesús caminó la distancia que hay alrededor del mundo que él mismo creó junto con el Padre y el Espíritu Santo. 

“En el principio era el Verbo y el Verbo era con Dios y el Verbo era Dios. Él era en el principio con Dios. Todas las cosas fueron hechas por medio de él, y sin él no fue hecho nada de lo que ha sido hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres” Juan 1:1-4

Fuente: “Los hábitos de Jesús”

de Jay Dennis

Editorial Mundo Hispano.

Acerca de Mayra Gris de Luna

Mujer, esposa y mamá. Busco oportunidades para hacer las cosas que me gustan. Amo la palabra escrita. Me gusta compartir mis pensamientos acerca de esta aventura que es la vida. Para ello utilizo mis blogs grisdeluna...EN LA CABAÑA. (http://grisdeluna.com) y Caminando (http://mayragris.wordpress.com) Una de mis motivaciones es compartir mis memorias con mis hijas y las personas que de alguna manera se identifican conmigo. También comparto lecturas de excelentes autores que me han impactado y cuyo mensaje resulta alentador. Anhelo con todo mi corazón cumplir con el propósito que Dios tenía en mente para mi vida cuando me creó. Mi vida es sencilla. Me gusta tocar el piano, cantar con mi guitarra, leer, ver el mar, disfrutar de un buen café, disfruto platicar con mi esposo, ver películas con mis hijas, viajar y escribir. He aprendido que hay algo mas en la vida que tener éxito, y es que nuestra vida tenga “significado”, algo que solo podemos encontrar en Dios.
Esta entrada fue publicada en Jesús, Trabajo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.