CONSEJOS PARA EL BUEN VIVIR.

Por Mayra Gris.

 

«Hijo mío, nunca olvides las cosas que te he enseñado; guarda mis mandatos en tu corazón. Si así lo haces, vivirás muchos años y tu vida te dará satisfacción.»

Proverbios 3:1 y 2

¿Te ha pasado a veces que al inicio del año escribes la fecha y por costumbre escribes el año pasado? Pretendemos cumplir nuevos propósitos y nos fijamos metas. Los pasteles de cumpleaños cada vez tienen más velas hasta el día en que parece que se pueden incendiar. Sentimos que el tiempo pasa muy rápido y que la vida se nos va.

 La actriz colombiana Sofía Vergara dice: «La única alternativa de cumplir años es no cumplirlos. Y me quedo con la primera. Yo ya escogí seguir siendo jovencita y feliz por dentro». A las mujeres nos gustaría vivir muchos años sintiéndonos plenas. Tomamos antioxidantes y nos ponemos cremas. A veces nos da temor el futuro, la soledad, la enfermedad y la muerte. Pero somos soñadoras y también nos ilusiona el futuro.

Es muy interesante y sobre todo útil conocer un consejo bíblico al respecto. El proverbio de hoy nos da un secreto para vivir muchos años una vida que nos dé satisfacción: tener siempre presentes las enseñanzas de la Biblia y obedecer éstos mandatos.

Podemos creer ésta promesa y diseñar una larga existencia.  Toma en cuenta en tu plan de vida que ser obedientes a Dios y meditar cada día en Su Palabra nos protege, nos bendice y vivifica

 Dios, quiero obedecerte y vivir para Tu gloria todos los días de mi vida

Tiempo de pareja.

DSC03377.JPG

Por Mayra Gris de Luna.

Una característica que tienen los matrimonios  saludables es que tienen cuidado de agendar un “tiempo de pareja” semanal. “Todo tiene su tiempo”, decía el predicador en Eclesiastés. Esto aplica también para el amor.

Espalda con espalda. Así como los mosqueteros se cuidaban entre si enfrentando al enemigo, hay tiempos en los cuales luchamos juntos ante la adversidad y los problemas. Espalda con espalda nos protegemos y hacemos frente a nuestra vida cotidiana. Sin embargo, espalda con espalda no podemos vernos.

Hombro con hombro nos apoyamos, compartimos nuestras cargas desempeñando el rol que nos corresponde con entusiasmo y compañerismo. Hombro con hombro podemos salir a caminar o reímos mirando una película. Podemos tener así un buen tiempo, pero hombro con hombro, ambos miramos al frente.

Ojo a Ojo. Es cuando cara a cara, podemos vernos. Con una mirada nos asomamos a su alma. Una charla en un café, un beso en la intimidad, una contemplación prolongada o un vistazo breve, pero mirándole a los ojos. Ese es el tiempo de pareja más efectivo. Porque nos comunicamos. Siempre comunicamos; aún sin palabras, pero que mejor cuando las hay. Cuando se da el milagro del diálogo y comunicamos amor, respeto, admiración, reconocimiento, aceptación y deseo. También se vale expresar lo que nos inquieta, lo que nos agobia, nuestros sueños y expectativas. Katherine Pancol dice “Para saber si las personas son felices o desgraciadas hay que mirarlas siempre a los ojos”.

¿Cuándo fue la última vez que tuviste éste tiempo de pareja? Agéndalo ahora mismo.

“Tus ojos son como palomas”.

Cantares 1:15b

*Artículo publicado por Alianza Revista

en su edición Octubre-Noviembre, 2015.

 

 

PODEROSO.

Ruth y Mayra Gris

El cántico de María o “Magnificat”, es hermoso. Me impacta la disponibilidad y actitud de servicio de María. Se refiere a Dios como el “Poderoso”.

Hace algunos años, como parte de un drama navideño, mi Hermana Ruth y yo cantamos un canto que se titula así. Expresa los sentimientos y pensamientos que María experimentaba ante su inesperada situación. En vísperas de las fiestas decembrinas, aquí el video.

EL OTOÑO DE LA VIDA.

EN LA CABAÑA

SALUDOS Y DESPEDIDAS EN LAS ESTACIONES DE LA VIDA.

Por Mayra Gris de Luna.
Justo afuera de la escuela de mis hijas hay un parque que se viste de violeta con la llegada de la primavera. Enormes árboles de jacarandas nos ofrecen una vista esplendorosa con miles de flores en sus copas. Recuerdo los días de mi niñez en que no solamente saludabamos a las nuevas flores de la primavera sino a las golondrinas que puntualmente llegaban durante la semana del 21 de marzo a pasar la temporada en la cochera de la casa. Ya cuando me casé pude saber lo que se siente tener un manzano en el jardín, que me había pasado inadvertido hasta la llegada del verano cuando él me saludó con una copa tupida de manzanas. Aunque no me ha gustado despedirme de las flores, las golondrinas y las manzanas, no puedo negar cuan agradable…

Ver la entrada original 656 palabras más

Y NOS HIZO REYES

Por Mayra Gris de Luna.

“Y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, Su Padre…” Apocalipsis 1:6

Un niño preguntó a su papá: – ¿qué hace la reina? a lo que éste contestó titubeando: -Pues… reina”. Reinar pareciera ser algo sencillo y muy atractivo para una persona común, sin embargo, no lo es. Los hijos de Dios hemos sido constituidos reyes y sacerdotes. Así como un rey representa a su país ante el mundo, realiza las funciones de un jefe de estado, engendra herederos y preside eventos oficiales; nosotros somos representantes del reino de nuestro Padre aquí en la tierra y podemos engendrar hijos espirituales en las almas a las que proclamemos las buenas nuevas de salvación.

En la torre de Londres, en Inglaterra, se encuentran “Las joyas de la corona”. A la vista de los visitantes se encuentran las coronas, cetros y utensilios que la realeza británica ha utilizado en las ceremonias de coronación de sus reyes. En ocasiones alguna de estas joyas puede estar en uso en algún evento oficial de la reina. El significado de estas joyas, nos dan una idea de las características y virtudes que de un monarca se esperan.

Nobleza y Dignidad. La Corona es un cerco que se coloca sobre la cabeza como símbolo de nobleza y dignidad. La nobleza alude al linaje real del monarca, lo que le hace digno de portar la corona. Quienes hemos venido a ser adoptados hijos de Dios somos “linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios…” (1 Pedro 2:9). La Biblia nos habla también de algunos tipos de coronas que nos serán otorgadas según nuestras obras aquí en la tierra.

Autoridad. El Cetro es un bastón corto que los reyes usan como señal de autoridad; pueden tomar decisiones y el pueblo las acatará. Así mismo, desde el momento en que el Espíritu Santo entra a morar en nuestro ser, dejamos de ser personas “comunes”. El poder sobrenatural del Espíritu que mora dentro de nosotros nos capacita al grado de poder decir como Pablo: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Cuando nuestra integridad nos permite la plenitud del Espíritu Santo, tendremos autoridad sobre el enemigo y sus ayudantes. Tendremos la autoridad moral para exhortar, enseñar y ejercer plenamente nuestros dones.

Unción. El óleo o aceite contenido en una vasija llamada ampolla, es vertido con una hermosa cuchara y son utilizados para ungir al Rey o Reina en la ceremonia de coronación. En la Biblia, el rey era a veces llamado “el ungido”. Ungir a un soberano era equivalente a coronarlo. Existe la tradición de ungir al rey como símbolo de su consagración y sumisión a Dios, reconociendo que Él es el poder supremo que le otorga el derecho de guiar a su pueblo. Daniel 2:21 declara que es Dios quien quita reyes y pone reyes, y quien da la sabiduría a los sabios y la ciencia a los entendidos. Nosotros podemos hacer nuestras las palabras: “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres” (Lucas 4:18).

Justicia y Misericordia. Simbolizadas con las espadas de uso ceremonial, la espada de la justicia y la espada de la misericordia proclaman dos cualidades de carácter que la Biblia menciona como cualidades que Dios demanda de un digno representante del Reino. (“… qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.” Miqueas 6:8)

Compromiso. El Anillo en la mano del rey, emblema de su “matrimonio” con la nación, implica un compromiso que solo la muerte podría interrumpir. Cabe preguntarnos, qué tan fuerte es nuestro compromiso y fidelidad a Cristo y a Su iglesia.

Sinceridad y Sabiduría. Dos cualidades imprescindibles para presidir bien, son representados por brazaletes que la reina porta en su persona como recordatorios de estas dos cualidades de carácter. Dios permita que seamos personas conforme a Su corazón, sinceras y capaces de tomar decisiones sabias. Que no necesitemos brazaletes para recordar que el principio de la sabiduría es el temor de Dios.

Para apropiarnos de nuestra identidad en Cristo, tendremos que ponernos nuestra corona de linaje escogido, dejar atrás los sentimientos de inferioridad e inseguridad . Nuestro linaje espiritual es más fuerte que nuestra ascendencia natural. Que la plenitud del Espíritu en nosotros no deje lugar para el temor. Iniciemos cada mañana poniéndonos nuestro anillo de hijos del Rey de Reyes porque no somos huérfanos ni estamos desamparados. Esta es la vida que Dios nos dio y vamos a aprovecharla al máximo. Deja que el pasado sea pasado. Nada de lo que hayamos hecho será demasiado para no alcanzar la misericordia de Dios. Como embajadores del Reino, cuando mostramos amor, misericordia y justicia, estamos mostrando a Dios ante el mundo. Puedes tener convicción de que cumplirás el propósito para el que Dios te creó. Hay una razón para cada don, cada talento y cada sueño que Dios ha puesto en ti.

Demos lo mejor de nosotros al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios demos el honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.

(1 Timoteo 1:17)

* Artículo publicado en la Revista Enlázate, Septiembre 2014

LAS JOYAS DE LA CORONA

SÉ COMO EL “AMARANTO”.

alegria

Por Mayra Gris de Luna.

De niña mi mamá solía comprarnos unos cuadritos de cereal muy ricos que conocíamos como “alegrías”. Todavía los venden, también en forma de círculo o a granel. Su sabor es dulce y crujiente y se le considera uno de los más nutritivos dulces típicos mexicanos. Se elabora con amaranto, que es  una planta que se cultiva en México desde la época prehispánica. Era tan importante como el maíz y el frijol. Se consumía como cereal, y la producción del grano estuvo en su máximo apogeo durante los períodos maya y azteca. La situación cambió cuando llegaron los españoles que prohibieron su cultivo y su consumo por considerarla “pagana”. Casi lograron erradicarla. Algunos estudiosos sostienen que se trató de una estrategia militar para mantener a la población débil y conquistarla más fácilmente, pues el amaranto era un alimento de guerreros.

La palabra “amaranto” significa “planta que no se marchita”. Las flores del amaranto después de cortadas duran mucho tiempo y no pierden el color, asumen un aspecto más bonito que cuando están vivas, razón por la cual era utilizada antiguamente para adornar las tumbas y simbolizaba la inmortalidad.  Escuché el santoral en la radio el día en que se festejaba a las personas que llevaran el nombre de “Amaranto” o “Amaranta”, que como nombre significa “el que no decae”. Me quedé pensando en su significado. Hay personas que experimentamos altas y bajas emocionales en nuestro fervor espiritual, en nuestra productividad o en nuestra energía. Siempre estamos luchando por no decaer. Quisiéramos ir siempre en línea ascendente o por lo menos conservar siempre la estabilidad y el equilibrio. Quisiéramos ser “el que no decae”;  quisiéramos  ser siempre “alegría”.

Existen varios factores que nos pueden quitar nuestra estabilidad y nuestra alegría. Podemos clasificarlas dentro de tres aspectos: las cosas, las circunstancias y las personas. Si lo permitimos, estos tres ladrones del gozo nos pueden hacer decaer.

Cosas. A María se le  hace tarde para un compromiso importante, pero no encuentra las llaves de su auto. Las busca por todas partes pero la manecilla del reloj avanza con rapidez. Ella se pone nerviosa, se enoja  pensando que alguna persona las cambió de lugar, o pudo haberlas tomado. Se enoja aún consigo misma por no haberlas dejado en su lugar. Sube, baja, va y viene con todo y sus zapatillas sonando por toda la casa. Quiere llorar de frustración pero se aguanta para no arruinar su maquillaje.  Casi sin percatarse, ha perdido la calma, la alegría y el bienestar. Un objeto robó su gozo.

Circunstancias. En la fila de “aclaraciones” del banco, José toma su turno para aclarar su estado de cuenta. La fila es larga y el tiempo pasa excediendo su límite de paciencia. Empieza a desesperarse y observa que los que atienden están platicando y la fila avanza muy lentamente. Después de una hora, nota que una persona que acaba de llegar entra para preguntar algo y empiezan a atenderle antes que a él. En pocos segundos, su propósito de no perder la paciencia se esfuma. Está enojado. Las circunstancias le robaron su gozo.

Personas. Le han diagnosticado cáncer al papá de María. La noticia es demasiado fuerte para ella. No sabe qué es más difícil, si ver el sufrimiento de su padre, o saber que pronto morirá. Cada día que pasa, ella siente como una carga, una pena moral que la desgasta. Una persona le ha hecho decaer.

Todos estamos expuestos a éste tipo de situaciones. Pero podemos escoger nuestras batallas. Cuando detectamos la pérdida del equilibrio, ayuda mucho analizar qué es lo que lo provoca. ¿Será un objeto, una situación o una persona?

Podemos decidir que un objeto como unas llaves no va a tener potestad sobre nosotros. Podemos analizar qué circunstancias deben ser importantes para nosotros y cuales son hechos pasajeros sin trascendencia por los que no vale la pena alterarse. Habrá tiempos difíciles también. Los relacionados con la gente que amamos. Es cuando necesitamos la fortaleza del Consolador.

El Salmo 7:1 dice: “Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará”. Nuestras raíces deben estar bien afianzadas a Aquel que es el agua viva. Una mente nutrida diariamente con la palabra de Dios puede ser fuerte y estar entrenada para enfrentar la adversidad. Sólo la ayuda sobrenatural de Dios puede lograr que tu fe y tu ánimo nunca decaigan. Podemos defender nuestro gozo. Esperando  en Dios podemos recibir nuevas fuerzas, volar con poder como el águila y aún correr sin fatigarnos.

¡Que podamos ser como la flor de amaranto, que no se marchita, que nunca decae y aún con el paso del tiempo, luce en todo su esplendor!

Pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas;

volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán,

    caminarán y no se cansarán.

Isaías 40:31 (NVI)

 BELLA FLOR

 

MANEJO DEL TIEMPO.

Por Mayra Gris de Luna.

Uno de los aspectos que nos ayuda a obtener mejores resultados y ser mas productivos en nuestra vida es optimizar el manejo de nuestro tiempo. Existen varios factores que influyen en cómo las personas organizan su vida, desde su temperamento, su preparación, hasta sus habilidades para lograr sus metas. Hay muchos auxiliares para la organización del tiempo, desde libros de conocidos autores como Covey, que nos habla de clasificar nuestras actividades en lo urgente y lo importante, hasta impresionantes auxiliares como la Agenda Franklin con formatos para registrar desde tu misión, tu visión, tus objetivos generales, tus metas a largo plazo, a corto plazo, tus finanzas, aniversarios, cumpleaños, y hojas para registrar tus actividades cada media hora del día. Mas allá de eso, las modernas agendas electrónicas nos brindan la oportunidad de registrar nuestras actividades, recibir alarmas que nos recuerden éstas actividades, podemos registrar eventos futuros aun en los años subsiguientes, etc. Realmente contamos con impresionantes recursos para nuestra organización personal.

Sin embargo, seguimos viendo personas atareadas, esclavas del tiempo, personas llegando tarde a sus actividades, cayendo constantemente en la procastinación.

En varias ocasiones, amigas y familiares me han hecho el siguiente comentario: -“he podido ver que haces muchas cosas, pero nunca te he visto atareada. ¿Cómo le haces?”

Muy temprano en mi vida matrimonial supe que no solo tenía que cumplir con mis roles, sino ser productiva y cumplir con el propósito que Dios tenía para mi ejerciendo y perfeccionando mis dones. Me di cuenta que para lograrlo tenía que administrar sabiamente mi tiempo. La clave para hacerlo efectivamente viene ANTES de la agenda: es CONOCER DE CUANTO TIEMPO DISPONES REALMENTE CADA DÍA. En consecuencia, podrás saber si en realidad cuentas con tiempo disponible para efectuar tareas o compromisos adicionales a las actividades que “forzosamente” tenemos que cumplir diariamente. Para explicarme mejor, iremos paso a paso:

1. HAS UNA LISTA DE TODAS LAS  ACTIVIDADES QUE TIENES QUE HACER RIGUROSAMENTE. ES DECIR LAS ACTIVIDADES QUE NO TIENES OPCION DE NO REALIZAR. Por ejemplo:

Dormir

Desayunar

Comer

Cenar

Aseo y arreglo personal

Ejercicio

Tiempo Devocional

Llevar a los niños a la escuela

Trabajar

Lavar el auto o llevarlo a lavar

Etc.

2. DESPUÉS ASIGNA EL TIEMPO QUE DEDICAS A  CADA ACTIVIDAD:

Dormir                                                            8 horas

Desayunar, comer, cenar,                            3 horas

Ejercicio y aseo personal…                           2 horas

Tiempo Devocional..                                    30 minutos

Llevar a los niños… traslados.. etc.            3 horas

Trabajo, Quehaceres

  1. HAS LA SUMA DEL TIEMPO.
  2. A LAS 24 HORAS DE TU DIA, LE TIENES QUE RESTAR LAS HORAS QUE TE DIERON COMO RESULTADO LAS ACTIVIDADES COTIDIANAS.

EL RESULTADO ES EL TIEMPO DEL QUE DISPONES REALMENTE PARA LAS ACTIVIDADES ADICIONALES QUE ELIJAS.

Como podrás darte cuenta, en la mayoría de los casos, serán de 2 a 5 horas máximo las horas de las que realmente puedes disponer cada día para programar actividades adicionales. Depende de cada persona obviamente, de la ayuda que tenga para las actividades cotidianas, de la etapa de vida que esté viviendo.

Para agregar una actividad a tu agenda debes estar seguro de que en realidad cuentas con tiempo disponible para efectuarla.

Dejar un margen de tiempo libre entre una y otra actividad evitará que te sientas estresado, apurado y llegando tarde. Hay que preveer los contratiempos, el tráfico, el tiempo que uno invierte en contestar una llamada telefónica, revistar tu mail, etc.

Es muy importante dedicar tiempo a tu familia y a tu pareja. Así que es recomendable agendar por anticipado estos tiempos, y respetarlos. En nuestra familia acostumbramos tener un tiempo familiar una tarde a la semana. Todos los miembros de la familia sabemos que no podemos agendar compromisos personales en ese dia y a esa hora. Lo mismo sucede con el tiempo que mi esposo y yo compartimos semanalmente.

El tiempo es el recurso mas valioso que tenemos. Ni Steve Jobs con todos sus recursos pudo comprar un segundo mas de vida.

Hace unos años que nos encontrábamos de vacaciones en Acapulco, los ejecutivos de algun consorcio de Hoteles ofrecían varias cosas a cambio de asistir a una plática. Le dijeron a mi esposo: “No cuesta nada, solo una hora de su tiempo”. A lo que mi esposo respondió: “Eso es demasiado”.

¿Cuánto costaría estar con tu familia disfrutando en la playa? Eso “no tiene precio”, como dice el slogan de Master Card.

El tiempo es vida. Vale la pena tener tus prioridades claras cuando lo administres.

¿Manejas tu tiempo efectivamente?

¿Sabes de qué tiempo dispones cada día para las actividades extras?

¿Crees que lo manejas sabiamente de acuerdo a tus prioridades?