35 CONSEJOS PARA MEJORAR TU AUTOESTIMA.

 Autoestima

Por Sheila Morataya-Fleishman.

Cuántas veces antes de salir a una fiesta te has mirado y repetido: “si tan sólo tuviese las piernas más delgadas… si mi cabello fuese más lacio o no fuese tan crespo… si mis manos no fuesen tan huesudas… si mi pecho fuese más grande o más pequeño… Si mi trasero fuese más firme, si mi nariz no fuese tan grande… ¡Que fea me veo!

Y así, sintiéndote disgustada has salido a la calle envuelta en una falsa seguridad, pues en tu interior realmente te sientes frustrada e insegura con tu cuerpo. Andas pensando: “Hay muchísimas mujeres mucho más bonitas que yo, y que además poseen una personalidad mucho más interesante que yo”.

He conocido muchas jóvenes así, mujeres que llegan a los 50 y siguen peleándose con el color de su cabello, con las formas de sus cuerpos, con sus piernas, con su pecho, con su nariz, con sus ojos, con su propio temperamento, “si tan solo luciera y fuera diferente” – suspiran-.

¿Sabes que es lo peor que puede sucederle a una mujer que no se gusta, acepta y ama ella misma? Que vive cada día de su vida queriendo ser otra aunque ella misma no sea consciente de ello.

Por supuesto que no todas las mujeres tenemos problemas de autoestima y en lo personal admiro muchísimo a aquellas que siempre han estado contentas con su apariencia y sus talentos. Sobre todo, admiro la autoestima de aquellas que se sienten muy hijas de Dios y caminan con una seguridad que no tiene nada de artificial y postizo pues nace de la conciencia absoluta de saberse amada y creada por amor, para vivirse a sí misma como una mujer única, inteligente e irrepetible .

Sin embargo, hay muchas que necesitamos un reencuentro con el amor y los sentimientos de ternura hacia la propia y personal belleza –temperamento, por eso quiero compartir contigo estos 35 actos de Autoestima,  para que te ejercites en la conquista de la misma y vivas contenta de ser como eres diciéndole adiós a los miedos y complejos.

1- Mírate todos los días como un verdadero milagro.

2- Recuerda que eres Hermosa, aunque muchas veces tengas que ahogar una voz interior que te dice: no, no lo eres. Recuerda que eres hija del Amor de Dios.

3- Ama profundamente tu identidad única y conoce que lo que haces nunca podrá reproducirse.

4- Tu verdadera belleza saldrá a la luz cuando ames con sinceridad a la mujer que hay en ti, y contribuyas con tu vida a la sanación del mundo.

5- Debes confiar en tu capacidad para tomar decisiones por ti misma.

6- No tengas miedo a fracasar o fallar. Recuerda que si nunca fracasas no tendrás la oportunidad de descubrir la fortaleza y el valor que residen en ti.

7- Cuando las cosas no vayan como soñaste o planeaste permítete sentirte defraudada pero nunca inferior o ridiculizada.

8- Procura no ponerte a la defensiva cuando seas criticada o se te llame la atención por algo que esta mal.

9- No pierdas tu tiempo pensando si eres lo suficientemente buena para esta o aquella tarea. Haz lo mejor que puedas hacer y siéntete satisfecha

10- Ese pensamiento que te hace pensar que no puedes pasar una materia, aprender un instrumento o conquistar un paso de baile, ¡Elimínalo!

11- Nunca pienses que tu valor radica en tu belleza o títulos. Si has perdido tu trabajo no permitas que te haga sentir que eres una fracasada. Trabaja en recuperarte emocionalmente cuanto antes y sigue adelante.

12- Si en tu lugar de trabajo te hacen la vida de cuadritos por algún motivo, no dejes que nazca la maleza de la inseguridad.

13- Si deseas un mejor puesto dentro de tu trabajo, y no te presentas para recibirlo porque no sientes que puedes ser elegida, date cuenta que tú misma te bloqueas.

Actúa sin temor.

14- Si fuiste a una entrevista de empleo y no lo conseguiste no pienses que es el fin del mundo. Recrea en tu mente el proceso y descubre cual pudo haber sido tu fallo.

15- Si las modelos que ves en la revistas te inquietan, no las mires más.

16- Si tuviste alguna experiencia traumática de niña que te dejó con la seguridad de ser fea, gorda, o poco inteligente, identifica eso que te molesta y trabaja diligentemente para sanar tu trauma.

17- Si has identificado que te inhibes o retraes en situaciones sociales diversas, rétate a ti misma a comportarte de la manera opuesta.

18- No temas a los cambios, confía que estos siempre serán para beneficio del desarrollo de tu personalidad.

19- Si te comparas constantemente con alguien, empieza a observar un poco más tus propios logros.

20- Si piensas que la suerte no está de tu lado porque tuviste una niñez dolorosa, es hora de que lo superes. La fuerza del espíritu humano puede todo.

21- Pensar bien sobre ti misma quiere decir aceptar el regalo de la vida que Dios Padre te dio al crearte. Agradécelo.

22- Cuando hagas algo mal no te insultes a ti misma con expresiones como tonta o inútil. El inconsciente tiene una capacidad enorme para creérselo. Corrígete.

23- Si el chico que te gusta no se fija en ti no pienses que es porque no eres suficientemente atractiva. Algo mejor te espera. Sé paciente.

24- ¿No te ríes de tus propios errores? Aprende a hacerlo y verás que libertad sientes.

25- Es bueno estar rodeada de gente que te aprecie y respete, pero si alguna vez no lo hacen no pienses que eso disminuye tu valor.

26- Tu cuerpo es el instrumento para la acción. Respétalo y cuídalo.

27- Maya Angelo la escritora afroamericana, tuvo la más cruel de las infancias. Lo superó escribiendo. Sus libros son muy populares. Escríbe.

28- Hay un tipo de hambre más fuerte que la de pan. Es “el hambre por amor”, como solía describirlo la Madre Teresa. Ama quien eres para poder darlo a cantaradas y sin complejos.

29- La primera responsabilidad del ser humano, expresaba Henry Winkler es darse la mano el mismo. Házlo.

30- Si eres madre, tu hija aprenderá a relacionarse de acuerdo a lo que vea en tu propio desarrollo.

31- La autoestima es una de las fundaciones humanas más importantes. Es amor incondicional. Que tus hijos sean testigo de ello.

32- Disciplina a tus hijos, pero a sí mismo elógialos cuando hagan las cosas bien.

33- Los primeros 3 años para un niño sirven para asegurar la seguridad de ser amado, acogido y respetado. Descansa bien por la noche para que estés viva el siguiente día para ellos.

34- Si tu hijo no va bien en el colegio, antes de sentirte defraudada, indaga las causas de su rendimiento y entonces actúa.

35- Enseña a tus hijos que a veces está bien que fracasen. Sin ello no podríamos saber qué es el triunfo.

Amiga, cada alma viviente ha tenido o tendrá que tener alguna experiencia dolorosa en su pasado o futuro, pero es a través de ellas como vas desarrollando tu personalidad y conquistando un corazón grande para amar. Recuerda siempre que tu dignidad y valor no proceden de todo lo material que te rodea, la belleza que tengas, lo popular que seas o lo alto que hayas llegado en tu carrera. Su fuente es divina, eterna, hinchada de amor, eres una Hija de Dios y por eso como ninguna otra obra de la creación.

Link hacia el sitio original: Haz click aquí.

DI ADIOS A LA INSEGURIDAD CON ESTA ORACIÓN.

Por Beth Moore.

“Y estamos seguros de que Dios nos oye cada vez que le pedimos algo que le agrada.

Y, como sabemos que él nos oye cuando le hacemos nuestras peticiones, también sabemos que nos dará lo que le pedimos”.

1 Juan 5:14-15

En ésta confianza, puedes hacer tuyas éstas palabras y leerlas en voz alta. Ora, y al hacerlo, deja que Dios tenga completo acceso a tu alma.

Querido Dios:

Vengo a ti en este momento porque necesito algunas cosas que sólo tú puedes darme. Necesito restauración, Señor.

Necesito recuperar mi dignidad. Sólo tú sabes cuánto me ha costado la inseguridad, qué problemas- incluso tormentos- me ha causado. Tú estás íntimamente familiarizado con cada una de las veces en que la inseguridad me ha perjudicado. Tú sabes cuánto he luchado para seguir en el juego, pero también sabes que, al final, he sido derrotada. Estoy harta de fingir. Estoy harta de enojarme. Desesperadamente necesito y quiero ser liberada de mi inseguridad crónica. Estoy preparada para descubrir qué significa ser verdaderamente segura. Estoy dispuesta a hacer lo que haga falta para ser libre y para permitirme que, a través de mi, hagas lo que yo o puedo hacer por mí misma. Tu eres el Creador Todopoderoso, el gran Tejedor de todas las almas humanas. Sólo tu sabes cómo estamos hechas y quienes hemos de ser. No estoy pidiéndote nada que no estés dispuesto a darme. Tú no me has defraudado. Yo me he defraudado a mí misma y he permitido que mi cultura me subestime.

Sabes cómo estoy formada. Conoces lo que me motiva. Sabes qué hace que me cierre. Sabes cómo me domina el miedo y lo cansada que estoy de rendirme ante él. Señor, en lo más recóndito de mi tengo mucho miedo de…

____________________________________

Libérame, Señor. Tú no me has dado un espíritu de temor, sino de poder, de amor y una mente sana. Eso es lo que dice la Biblia. Hoy reclamo como míos cada uno de esos rasgos invalorables. Tu deseo para mi es que sea libre de toda motivación enfermiza. Muéstrame cualquier área de mi vida en la que se encuentren arraigadas y dame el valor necesario para no sucumbir a ellas. Tú conoces los rincones más profundos de mi corazón y de mi mente. No necesito esconderte nada, ni actuar como si fuera más fuerte o más organizada de lo que soy. Ayúdame a venir ante ti con total transparencia y concédeme la confianza sobrenatural de que contigo estoy segura y de que me amas. No tengo que mostrar sentimientos que no poseo, ni agachar la cabeza, derrotada y avergonzada. Por tu gracia, puedo venir a ti tal como soy. Así es como me describiría ante Ti en este momento:

____________________________________

Pero tú, Señor, me conoces mejor que yo misma. Sabes por qué pienso lo que pienso y por qué me siento así. Tu conoces todos mis pensamientos, todas mis desilusiones. Sabes cada cosa fea o ridícula que he dicho o he hecho por inseguridad. Tú ves cada fisura que tengo en el alma, y ves más allá del punto de mi fracaso, hasta lo profundo de mi necesidad. Concédeme comprender los patrones de comportamiento que he desarrollado y dame respuestas que me sanen. Haz que no le tenga miedo a nada que pueda ver en mi, a la luz que tú das. Ayúdame a confiar que solamente derramas luz donde estás dispuesto a sanar.

Dios, tú conoces la complejidad de mi alma y sabes que, la mayor parte del tiempo, no puedo entenderme ni siquiera a mí misma. Sabes que oscilo como un péndulo vertiginoso entre el autodesprecio y la propia exaltación. A medida que comienzo esta plegaria de restauración, te pido, Señor, que me ayudes a hacerme responsable de la inseguridad que yo me generé. De la que soy culpable. De mi propio pecado. Soy muy consciente de que he provocado parte de mi propia miseria. Muchísimas veces he tratado de convertirme en una especie de dios y no ha servido de nada. Nunca servirá.

Al invitarme a este momento de confesión, tu deseo es mi libertad, no mi autocondenación; así que, con confianza, le doy la bienvenida a la libertad y rechazo la autocondenación. Con estas cosas en mente, escucha mis confesiones:

_____________________________________

Por favor, perdóname por alabarme a mí misma. Por mi incesante pretensión de controlar,  y por mis inútiles intentos de hacer tu trabajo. Perdóname por mi tonto orgullo. Perdóname por alimentar mi ego hasta el punto de que todo lo que lo roza, lo magulla. Perdóname por estar miserablemente concentrada en mi misma. Perdóname por los celos y por la codicia que alimentan mi inseguridad.

Perdóname por transformar tantas cosas en una competencia. Por obsesionarme tanto con lo que no tengo que descuido los dones que me has dado, haciéndolos mucho menos efectivos de lo que planeaste que fueran. Perdóname por considerar tan poca cosa a la persona que me hiciste. Perdóname por cometer el flagrante pecado de despreciarme y considerarme inferior a los demás. De igual manera, perdóname por cada vez que ha suspirado aliviada al pensar que podía ser superior a otros.

Perdóname por mi incredulidad. Si yo me diera cuenta de lo valiosa que soy, mi insaciable necesidad de aprobación se calmaría. 

Perdóname por ser tan perfeccionista que me resisto a hacer algo bueno por miedo a que no sea espectacular. Perdóname por la excesiva autoprotección que sólo ha logrado encarcelarme. Perdóname también por…

__________________________________________

En este momento, recibo tu perdón generoso y tu completa limpieza y, en tu nombre, rechazo toda la vergüenza que ha resultado de la inseguridad que me causé a mi misma. De ahora en adelante, Señor, y cada día del resto de mi vida, aumenta mi convicción hasta que sea instantáneamente consciente de cuándo estoy causándome inseguridad.

Ayúdame a reconocer toda forma de orgullo o incredulidad, y a rechazarlas inmediatamente.

Ahora, Señor, te pido que arranques las raíces de inseguridad que yo no planté, y que traigas la sanidad y la restauración. Tú conoces cada uno de los lugares en los cuales la inestabilidad ha tocado mi vida. Tú recuerdas detalles que mi memoria borró hace mucho tiempo, pero que todavía me ocasionan inseguridad. Tú sabes qué fue lo primero que me causó miedo y me llevó a creer que no podía confiar en nadie ni en nada, y que a creer que estoy sola aquí en este mundo inseguro. Tú conoces el origen racional de cada miedo irracional. Tú sabes que he desarrollado un sistema de creencias basado en las debilidades humanas, en lugar de basarlo en la roca de tu persona.

Tú estuviste conmigo en cada momento, aun cuando yo sentía que no había nadie que me cuidara. Te doy todo mi corazón. Toca cada lugar roto y herido con tu mano de sanidad.

Señor, dame el poder de perdonar a los que me han decepcionado, a quienes no me protegieron, o me causaron alguna herida. Ayúdame a verlos como son, personas necesitadas y destrozadas. Señor, donde todavía haya vida y oportunidad, trae sanidad a esas relaciones. Ayúdame a entender lo grave de esta coyuntura: que si no busco sanidad y plenitud, acabaré perpetuando el ciclo nocivo. Rompe el ciclo conmigo, oh Señor. Rompe el ciclo conmigo.

Señor, ven y trata mi corazón y mi alma en el lugar donde fueron afectados por una pérdida. Nadie en este mundo puede comprender como tú la pérdida de algo precioso. Conoces el dolor. Tú conoces el vacío insoportable que viene con la pérdida. Reconoces mi intento por llenar el vacío con cosas que nunca son suficientes. Tu sabes cómo me asustan mis sentimientos y de qué manera el enemigo de mi alma quiere hacerme creer que nunca estaré bien. Descubre su mentira, Señor. No lo dejes ganar. No dejes que la pérdida me gane. Sé mi triunfo, Señor. Llena mi vida de propósito y compasión. Sé mi fortaleza en la debilidad.

Concédeme el regalo de un duelo sano que no reprima el dolor ni el proceso de sanidad. Señor, por favor ayúdame a ver en qué he sufrido una pérdida importante que no he tomado en cuenta. 

Si he perdido la inocencia, dame integridad.

Si he perdido una relación, concédeme una verdadera intimidad.

Si he perdido mi hogar, concédeme un inquebrantable sentido interno de pertenencia.

Si he considerado a otra persona responsable de mi pérdida, dame la capacidad de perdonar.

No te detengas hasta haber hecho un milagro en mi.

Señor, ayúdame a aprender cómo aferrarme fuertemente a ti cuando mi vida se vea sacudida por un cambio dramático. Dame poder para confiar en ti y no entrar en pánico, ni pelear por retener el control. Ayúdame a dejar de interpretar un cambio en mis circunstancias como un atentado en mi nivel de seguridad. 

Tú eres mi seguridad, oh Dios, Tú eres lo único seguro.

Cuando todo se conmociona alrededor de mi, tú permaneces inalterable. 

Tú sabías qué estabas haciendo cuando me formaste en el vientre de mi madre. No hay nada que no tenga un propósito. Nada se ha salido del plan. Cada don, cada desafío y cada obstáculo han sido puestos para formar el destino específico que tu predestinaste para mi antes del comienzo de los tiempos.

Señor, si he caído en la egolatría y el egocentrismo, ayúdame a reconocer mi narcisismo y a no tolerarlo más. 

Sobre todas las cosas, por favor no permitas que se diga que yo me amo demasiado como para no poder amar a ninguna otra persona mas. 

Ayúdame a ver dónde insisto en hacer que toda la situación gire alrededor de mi. Realmente quiero cambiar. Ayúdame a dejar de decir “Yo soy así” y recuérdame que, contigo, soy capaz de una transformación tremenda.

Libérame de mi inseguridad en mis relaciones. Ayúdame a dejar de ser herida con tanta facilidad, pero guárdame de volverme dura. Ayúdame a darme cuenta de que no tiene sentido exigir a los demás que me amen más o de mejor manera. El cariño verdadero no puede ser forzado. No puedo poner a otro ser humano a cargo de mi seguridad. Ayúdame a dejar de usar como espejo a determinada persona y a empezar a verme como solamente tú me ves.

Te doy gracias por todo lo que has hecho para traerme hasta aquí y por el plan que tienes por delante para mi.

Señor, llego al meollo de mi petición: por favor devuelve a mi alma todo lo que la inseguridad me ha robado. Cúbreme con tu mano. Revísteme de fortaleza y dignidad. Transforma lo que me impulsa.

Mitiga lo que me hace estallar.

Hazme una mujer valiente en esta cultura materialista.

Hazme una mujer que se niegue a ser rebajada y definida por los medios de comunicación.

Ayúdame a tomar decisiones conscientes en cuanto a si lo que me están vendiendo tiene valor o no. Dame el discernimiento para llaman mentira a la mentira.

Transfórmame en la clase de mujer que una jovencita podría imitar como modelo de dignidad y seguridad.

Hoy (fecha)_____ , recupero mi dignidad. Nada ni nadie puede quitármela, porque Tu eres quien me la da. Ayúdame a comprender que he perdido mi dignidad sólo porque yo renuncié a ella. Dame el poder para recuperarla y aferrarme a ella con toda mi fuerza. 

Pongo en ti mi confianza.

En el nombre salvador y liberador de Jesús,

Amén.

TU ERESOración incluída en el libro: “Hasta luego, inseguridad”

Beth Moore

Tyndale House Publishers, Inc.

LO QUE TE HACE ESPECIAL.

Por Mayra Gris de Luna.

¿Te has puesto a observar las cosas especiales de la gente a tu alrededor?

A mi esposo se le facilita de manera natural encontrar el lado brillante de las personas, y de él he aprendido a observar aquellas peculiaridades que le dan el toque especial a cada una de ellas.

Siempre que veía a Ken estaba tomando fotos, cuando no estaba tomando fotos entonces grababa videos, seguramente amaba tanto la vida que no quería perder ningún detalle. Era una de sus características.

La Señora Alicia sabía todo acerca de los nahuales, el chupacabras y los ovnis. Ella misma decia haber sido “contactada” por extraterrestres. A mi mamá le entretenía mucho platicar con ésta señora, creo que nada mas le “seguía la corriente”, y casi casi sacaba el tazón de palomitas para disfrutar de una amena tarde platicando con esta señora especial.

Podría enumerar una larga lista de cosas que hacen a mi esposo especial para mi, pero una de las peculiaridades a las que me refería es por ejemplo, su afición por todo lo relacionado al equipo de audio. Le encanta comprar cables, pluvs para los cables, conexiones extensiones y adaptadores para los cables, y estuches y cajas para guardar… ¿adivina qué?… ¡si! acertaste: también para los cables. 🙂  Antes no me resultaba tan agradable tener que invertir tiempo y dinero cada semana para comprar algo que hacía falta, pero me di cuenta de cuánto disfruta en la iglesia el estar conectando los cables, los micrófonos, las bocinas, el cañón, y todo lo demás. No es solo un don sino un ministerio que Dios le ha dado.  Ahora, cuando vamos al centro comercial, yo misma le pregunto: -“¿no quieres pasar a STEREN por algun cable?

Es muy bueno que él tenga la capacidad de entender de audio, pero es mejor cuando usa ésta habilidad para la edificación y para la alabanza y adoración de Dios en la Iglesia. Eso es realmente especial.

El conjunto de todas las características de una persona aunadas a la manera en que ésta se desenvuelve y relaciona con su entorno son los factores que determinan su esencia. Cada persona es única e irrepetible. Por eso es especial.

No existen clones ni fotocopias de las personas. Todas somos diferentes y singulares. Esta diversidad me encanta. Es fascinante descubrir lo que cada persona “trae”. Desde sus gustos y aficiones, hasta sus aspiraciones, temores y retos. A veces podemos ver como desde muy pequeñitos ya dan muestras claras y definidas de lo que les atrae.

Así fué en el caso del norteamericano Kevin Clash. De cuna humilde, desde que cursaba la primaria empezó a fabricar sus propios títeres. Me pareció fascinante como desde tan pequeñito “ya traía” eso especial.  Como no diponía de recursos, un día cortó un abrigo de su mamá para fabricar uno de sus muppets. Cuando su papá se dió cuenta, Kevin se encontraba temeroso por el castigo, pero su sabio padre, aun cuando no podrían reponer pronto el abrigo, solo le preguntó: -“¿Cómo se llama?” (refiréndose al muppet). Sus padres siempre apoyaron su afición y le brindaron mucho amor.

Cuando estaba en la secundaria, hacía obras con sus muppets para los niños que se encontraban enfermos o discapacitados. Con su especial carisma brindaba un tiempo de recreo y solaz para estos niños. Y Kevin disfrutaba mucho hacerlo. Lo hacía tan bien que pronto tuvo la op0rtunidad de tener un show de una hora por televisión. Con el paso del tiempo llegó a conocer a Jim Henson, creador de Plaza Sésamo, y pronto se encontró trabajando en éste programa que tanto admiró desde pequeño. Ha dado vida a varios personajes, pero sin duda el más querido por todo el mundo es ELMO. Aunque el Mounstro “Comegalletas”, la Rana René y Piggie son de los favoritos, no hay duda de que Elmo es especial. ¿Qué hizo que Elmo fuera así de especial? Elmo habla de Elmo como si fuera otra persona. Tiene pelo rojo, una vocecita característica y  risa contagiosa. Elmo es un pequeñito “ser” de tres años y medio, con inocencia, ternura y sobre todo AMOR. La mayor característica de Elmo es el amor. Elmo ama. Elmo abraza y se deja abrazar.  Elmo tiene “contacto físico” con las personas. Hay quienes opinan que en Elmo se ve manifestado el amor que Kevin recibió de sus padres. Esta persona tenía la habilidad poco común de dar vida a los títeres, pero se convirtió en algo verdaderamente especial cuando usó esa característica singular para beneficio de los demás.

Cuando vivamos en el cielo, yo quiero conocer a una mamá muy especial para mi. Ella ha sido mi ánimo e inspiración en la tarea de preparar el “lunch” para mi familia. De cinco mil personas que se habían reunido en un monte para escuchar a Jesús, solo un muchachito tenía algo para comer cuando ya la hora era avanzada. Una mamá prevenida había horneado pan y le puso 5 piezas para acompañar dos pescados que tal vez su papá habría salido a pescar muy temprano en la mañana, y que ella preparó para que el comiera. El chico podría haberlo guardado o podría haberse escondido para comer entre la hierba que había en aquel lugar. Estuvo dispuesto a compartirlo, a ponerlo a disposición de Jesucristo sin pensar que podía ser muy poco. Si, en realidad era poco, pero con el toque del Maestro se beneficiaron 5000 personas aquel día y todas las que nos maravillamos cada vez que leemos esta historia.

Todos tenemos algo. Puede ser poco, pero cuando lo ponemos a disposición de Jesús para beneficio de otros, el toque del Maestro lo torna extraordinariamente especial.

¿Reconoces tus características especiales?

¿Cual de ellas utilizas para beneficiar a otros?

Fuente: “Being Elmo: A Pupeteer´s Journey” (Documental-Netflix, 2012)

Visita PIEL CANELA…el blog para la mujer latina. http://paralamujerlatina.wordpress.com

Y DIOS ME HIZO MUJER.

Y Dios me hizo mujer,

de pelo largo, ojos, nariz y boca de mujer.

Con curvas y pliegues y suaves hondonadas

y me cavó por dentro, me hizo un taller de seres humanos.

Tejió delicadamente mis nervios

y balanceó con cuidado el número de mis hormonas.

Compuso mi sangre y me inyectó con ella para que irrigara todo mi cuerpo;

nacieron así las ideas, los sueños, el instinto.

Todo lo  creó suavemente con sus manos, amor y aliento de vida

Así conformó las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días

por las que me levanto orgullosa todas las mañanas

y bendigo mi sexo.

                                   Gioconda Belli.

 MUJER

 Visita: http://paralamujerlatina.wordpress.com

ENFOCATE EN LO QUE TIENES.

“EL SEÑOR CUMPLIRÁ SU PROPÓSITO EN MI” SALMOS 138:8

Dios nos ha dado el poder de disfrutar lo que ha sido predeterminado para nosotros. Esto significa simplemente que otra persona no puede tomar nuestro lugar y disfrutar de nuestra vida. Tu tal vez puedas tener más éxito, más dinero, más amigos o un mejor trabajo, pero solo tú puedes disfrutarlo. Somos diseñados de una manera única para correr nuestra propia carrera.

Cuando nosotros verdaderamente entendemos y abrazamos ésta idea, no nos veremos tentados  a compararnos o a desear tener lo que otra persona tiene. No pensaremos: “si solo tuviera su talento…” No, si Dios hubiera querido que tú tuvieras ese talento, El te lo habría dado. En vez de eso, mira lo que si tienes y desarróllalo. Sácale el mayor provecho. No pienses: “si solamente luciera como ella…”. No, Dios te dió tu apariencia. Eso no es un accidente. La vida que tienes ha sido perfectamente diseñada para ti.

Ahora, tú  tienes que hacer tu parte y emocionarte con TU vida. Entusiásmate por cómo eres, cómo luces, tus talentos, tus habilidades, tu personalidad. Cuando tú te apasionas por la manera en que Dios te hizo, honras a tu creador. Es entonces cuando tu vida marchará en el sentido correcto y la grandeza que Dios ha puesto en ti, empezará a florecer!

ORACION:

Señor, Te agradezco por los dones, talentos y habilidades que me has dado para disfrutar la vida y cumplir Tu voluntad. Hoy, yo elijo poner mi confianza y esperanza en Ti, sabiendo que tú me has equipado para el propósito que tú tienes para mí. En el nombre de Jesús. Amén.

Joel Osteen.

ABRE LAS VENTANAS AL AMOR.

Por Mayra Gris de Luna.

“Él” pregunta: -“¿Por qué me amas?” A lo que “Ella” responde: -“Porque quiero”.

Ella tiene razón, el amor es una decisión. Podría decir, te amo porque… eres guapo, o porque eres  inteligente, porque eres buen amante, me haces sentir bien. El famoso “amor condicional”. O bien podría decir te amo a pesar de que no eres tan guapo, no te guste el chocolate y aunque me hagas sentir mal a veces. O sea, la otra cara de la moneda: el “amor incondicional”. Pero lo que dice es un “te amo porque lo he decidido así.” Porque es un acto deliberado de la voluntad el querer darse a esa persona. Sin esperar nada a cambio. Y aun cuando eso significa muchas veces salir herido. Porque el amor es un ejercicio diario del perdón, del olvidar las ofensas, del curar las heridas. No existen amores perfectos. Solo personas que deciden que quieren pagar el alto precio de esos momentos de oro.

Hay personas que no aman. Porque no quieren. No quieren sufrir, no quieren pagar el precio de los momentos de oro, no quieren arriesgarse a salir heridas. No quieren dar sin recibir. A ellas yo les digo: Arriésgate. Aún si las cosas no salen como lo esperas, vale la pena sentir, amar… aún llorar. Si, las personas que amamos tenemos cicatrices, es el precio que pagamos por “mantener abiertas las ventanas al amor”.

No incluyo  los casos extremos en que existen ofensas, violencia o infidelidad. Hay cosas que no se deben aceptar. Me refiero a la relación que existe entre dos personas imperfectas que en su intento por relacionarse cometen errores, muchas veces sin querer.

Marié Morales opina al respecto: “Sin duda, para muchos el amor es el motor que mueve la vida, sin embargo, a menudo resulta difícil amar. Pero eso resulta menos complicado cuando se tiene valentía, apertura, capacidad de amar sin miedo. Sin huidas, sin preocupaciones saboteadoras. Con seguridad. Y si no podemos hacerlo así, la culpa no la tienen los demás, sino uno mismo.”

Xavier Guix, psicólogo y autor de numerosos libros explica: “Una vida afectiva sana pasa por tener una vida interior sana. El amor es una acción concreta. Mucha gente busca en la relación lo que cree que le falta. Entonces cargamos de responsabilidad al otro, porque esperamos que rellene los huecos de nuestra vida. Es mejor promover el bienestar del otro, lograr ser felices juntos a través de un proyecto en común. El amor es la experiencia de la unidad. Muchos temen amar, pero hay que descubrir qué es lo que en realidad dificulta poder amar y hacerse cargo de ello. Hay que conocerse más a uno mismo, saber cómo funcionas.

¿De dónde surge la desconfianza? Son patrones introyectados, es decir, la persona ha internalizado una imagen de sí misma y de los demás según las experiencias que haya vivido, probablemente desde su infancia. Quien se siente desconfiado no puede verse a sí mismo confiando, aunque ocurriera de veras. La buena noticia es que esto se puede superar con actos de confianza. Hay que crease pequeñas metas confiables e incrementar poco a poco el pozo de la confianza.

El amor puede ser un gran motivador para el cambio, pero insuficiente al lado de la responsabilidad de actuar desde una voluntad sostenible, y no sólo desde un sentimiento satisfactorio”.

 Lo mejor es buscar un equilibrio entre dar y recibir, y ambos tratar de practicar el amor perfecto descrito en la Biblia:

El amor es paciente, es bondadoso.

El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso.

No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor.

El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad.

Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

EL AMOR JAMÁS SE EXTINGUE…

1 Corintios 13:4-8a

Nueva Versión Internacional.

¿Qué eliges? El amor  o el miedo. El pesimismo limitante o el optimismo que te ayuda a superar los retos de la vida. Toma la iniciativa de cambiar tu vida, no practiques el auto sabotaje, y ¡ABRE LAS VENTANAS AL AMOR!

¿QUÉ MENTIRAS TE HAS CREÍDO?

“HABIA UNA VEZ… una bella princesita. Ella nació en una tierra obscura y llena de guerras. Debido a las guerras, su papá y sus hermanos mayores pasaban muy poco tiempo en el castillo. Un poder maligno había dominado el reino. El poder de “EL MAGO”. El poder oscuro del mago hacía que el cielo estuviera siempre nublado, escondiendo todo con frío y terror. No había sol radiante, aún las noches eran oscuras porque las nubes escondían la luz de la luna.

Una noche, bajo esa oscuridad, un bando de gnomos subieron silenciosamente desde las profundidades de las catacumbas bajo el castillo, hasta la recamara de la princesa. Ella se despertó al sentir la presencia de un montón de cuerpos pequeños convertidos en ratones sobre su cama. Aunque abrió su boca para gritar ningún sonido salió. Su cuerpo parecía estar congelado de terror. –“¿Te comieron la lengua los ratones?” La molestaba uno de los gnomos y los demás se burlaban. Tomando su forma de gnomos le decían: “No nos puedes traicionar, porque eres Gnomo como nosotros; una niña que cambiamos cuando la verdadera princesa era bebé. Por tanto, debes agradecernos lo que hemos hecho por ti y recordar de donde viniste”. –“¡Mira cómo ha crecido mi bebita! Dijo una.

Finalmente, la princesa pudo gritar y corrió al cuarto de su madre. Los guardias fueron enviados enseguida pero no encontraron ni rastro de los gnomos invasores.

“Tuviste una pesadilla nada más” dijo la reina, consolando a su hija y abrazándola fuertemente.

A la mañana siguiente, la princesa miró al espejo como todos los días para cepillar su cabello y se dio cuenta que nunca antes había percibido que su nariz era tan grande. De hecho cuanto más se miraba en el espejo, más se le parecía a la nariz de un gnomo. Y sus ojos, ¡qué feos eran! Pensaba ella.

Cayó al suelo, llorando angustiada, pues sabía entonces que las palabras de los gnomos eran verdaderas y no había sido un sueño. Todo ese día se la pasó encerrada en su cuarto llorando sin querer ver a nadie. Al oscurecer, se durmió exhausta y deprimida, pero nuevamente los gnomos llegaron y la despertaron de una manera grotesca. –“Eres una de nosotros” –“Llama otra vez a los guardias y contaremos a todos en el castillo sobre lo que eres en realidad!”.

Cada noche la princesa soportaba su asedio. Los gnomos venían a burlarse de ella. Regularmente sacaban el espejo que la princesa escondía porque no soportaba mirarse. Obligaban a la princesa a mirarse delante del espejo y se gozaban en enseñarle cada aspecto de su físico que se parecía a los gnomos. Ella gritaba: -“ ¡Paren, paren!” Cubriéndose el rostro con las manos.

Ellos sabían algo que la princesa no sabía: La imagen que ella veía no era la verdadera. En su primera visita, antes de que ella despertara, los gnomos habían realizado un hechizo sobre el espejo para que reflejara la imagen tan horrible que ella veía. Así ella creía todas las mentiras que los gnomos le decían.

Como ya estaba por cumplir 15 años, se había programado un banquete y a pesar de los ruegos de la princesa para que se cancelara todo, la reina no quería escuchar sus ruegos.

–  ¿Cómo puedes tratarme con tanta crueldad? Decía la princesita a su mamá.

– ¿Por qué me dices eso hija?

– Para mí es insoportable moverme entre las personas sabiendo que me tienen lástima o se burlan a mis espaldas.

-¿Por qué alguien habría de hacer eso hija?

– ¡Porque soy fea!

-“Qué tontería” dijo la reina, “¡Eres preciosa! Le decía tomando su carita entre sus manos.

En aquel momento la princesa pensó que su madre tenía que estar ciega debido a su amor.

Mientras tanto, llegó una maravillosa noticia: Se anunciaba la victoria del ejército del Rey sobre el malvado mago. Todavía no terminaba de dar el anuncio el vocero del Rey, cuando el cielo, que había quedado cubierto durante años por las nubes, empezó a aclararse. Por primera vez en años, el sol empezó a brillar con toda su luz gloriosa. Desde la ventana de su cuarto la princesa miraba todo esto maravillada. Ante sus ojos, un rayo de luz brillaba como el oro, y ella se movía por todo el cuarto bailando de alegría. Mientras se movía, se vio de reojo en el espejo, y cuando se percató de lo que vio, perdió la respiración: Su rostro ya no era más como de un gnomo sino su verdadera apariencia, conocida y a la vez nueva. Lágrimas de felicidad y risas rompieron desde su pecho mientras miraba su bello rostro en el espejo.-“¡Había estado hechizada! “gritaba. –“¡Los gnomos hechizaron mi espejo, pero ahora sé la verdad! ¡TODO LO QUE DIJERON ERAN PURAS MENTIRAS!

Aquella noche, la princesita soportó intencionalmente la visita acostumbrada de los gnomos sin decirles nada sobre su descubrimiento. Cuando ya se acercaba el amanecer, ella les rogó que se fueran, porque ella sabía que ellos hacían todo al revés para molestarla.

-¿Irnos?… ¿Irnos? ¡Tú quieres que nos vayamos?

– Váyanse por favor!

Mientras se acercaba a la ventana cerrada, los gnomos se acercaban a ella burlándose y volteándose fingiendo esconder su rostro contra la ventana. La princesa rápidamente abrió la ventana y los rayos del sol inundaron su cuarto. Con gritos de terror ellos cayeron al suelo y se fueron encogiendo entre gritos y gemidos. La princesa se tapaba los oídos para no oír. Los gnomos se fueron convirtiendo en hojas secas. Las hojas, alcanzadas por el viento, empezaron a bailar en el aire. De repente, empezaron a brillar y relucir en el sol. Para sorpresa de la princesa, se transformaron en hadas delicadas  bellas con alas brillantes. Con mucha emoción cantaban como campanas de cristal y decían: – ¡Gracias! ¡Gracias! Nos has liberado del hechizo del mago. ¡Perdónanos Princesa! En nuestro estado cruel, esparcimos miseria por donde fuimos. Perdónanos porque habíamos olvidado nuestra naturaleza verdadera!

Salieron por la ventana abierta mientras la Princesita feliz, empezaba a disfrutar su nueva vida!

Y colorín colorado, ¡este cuento se ha terminado!…

Este cuento se llama “Espejo, espejo” y su autora es la Psicoterapeuta Melinda Reinicke. Así como en las parábolas, podemos aprender mucho con éste relato.

–       A veces somos como la Princesa: Hemos creído a las mentiras de los gnomos. ¿Cuáles mentiras? Mentiras como: “si cumples con el estereotipo de moda entonces eres bella y aceptada”. “Si tienes determinado grado de preparación académica entonces eres respetada y valiosa”. “Si cumples con el status requerido, si usas las marcas más caras… etc. De manera que si ya tienes  arruguitas, si no tienes tus uñas de moda, tu bolsa de marca, y tu cuerpo no es como el de Barbie, te sientes toda una Sra. Gnomo, cuando en realidad todas somos Princesas, porque somos hijas del Rey de Reyes.

Obviamente que es bueno tener cuidado de la apariencia y prepararse lo mejor posible. El detalle es no pretender “agregarse valor” por medio del uso de cosas externas y costosas. El valor de una persona está en su interior, en su corazón. La Biblia dice que las obras de Dios son “Formidables y maravillosas”. Tu eres la obra maestra de Dios: formidable y maravillosa.

–       ¿Quiénes han sido los “gnomos” en tu vida?

Es lamentable pero cierto que hay  mamás y papás que han dejado cicatrices dolorosas en el corazón de sus hijos con alguna palabra hiriente.

Los expertos dicen que a veces los cuentos nos llevan a “internalizar” algunos conceptos. Cuentos  como el de “Blanca Nieves” pueden promover el  mensaje de que ella era bella básicamente porque era blanca. Con la actitud de la madrastra es posible captar un mensaje oculto: hay que estar pendiente de ser la más bella pues solo una puede serlo, y cuando hay otra más bella, hay que odiarla y acabarla. Hay mujeres que no pueden evitar compararse con otras y cuando piensan que otra mujer es más bella pierden su paz, aparecen los celos, y terminan odiando a esa otra mujer.

Los apodos de nuestros compañeritos en la escuela o comentarios imprudentes sobre nuestra persona marcan nuestra autoimagen

La violencia psicológica dentro del matrimonio y el menosprecio no deja marcas visibles pero si heridas y cicatrices muy profundas en el alma.

Los mensajes de la sociedad y nuestro entorno nos presionan a cumplir con sus estereotipos, y la mercadotecnia puede brindarnos una falsa satisfacción o hacernos sentir muy inseguros.

–       Los gnomos, que en realidad eran hadas, habían olvidado su verdadera naturaleza. Habían caído bajo el hechizo del “Mago”. Recordemos quien es el padre de la mentira y no olvidemos nuestra verdadera naturaleza: Todas somos princesas.

          “NO BAJES LA CABEZA, TU CORONA PODRÍA CAERSE”

 VISITA: http://paralamujerlatina.wordpress.com

 

                  http://grisdeluna.blogspot