LA CAJA FELIZ.

¿Cuándo fué la última vez que recibiste una agradable sorpresa? De las mejores sorpresas que yo he recibido en la vida, han sido algunas ocasiones en que el correo me dejó inesperadamente un paquete. Ahora le llamo “mi caja feliz”.

Mi primera “caja feliz”, llegó a casa procedente de mi amado y bello puerto de Veracrúz cuando yo tenía 16 años. Después de pasar parte del verano allá con mis amigas, amigos y hermanos de la Iglesia en Pasteur. Un lindo grupo de amigos, me enviaron muchas cartas, separadores, tarjetas que habían hecho, y un casete con cantos que ellos entonaban y que me deleité en escuchar y aprender. Cada vez que descubría algo en la caja mi corazón latía mas rápido de la emoción.

Mi segunda “caja feliz” llegó cuando yo estaba en Alemania, después de varios meses de dedicarme a cuidar a mi bebé y estar aprendiendo un “mundo nuevo” para mi, la esposa del pastor de nuestra iglesia en Puebla, México me envió una caja con casetes de todas las predicaciones dominicales, del grupo de alabanza de la iglesia en el cual participabamos antes de irnos, y regalos para la bebé. En verdad mi corazón se alegraba al escuchar los cantos, las predicaciones en mi propio idioma!  y todavía conservo una mantita para mis nietos.

Recuerdo que mi hermana me envió una playera con hermosas flores bordadas con listón que ella hizo para mi hija. También venían fotografías de mis sobrinos y mi hermano, que ya habían crecido mucho y unas buenas fotografías de mi amado Popocatépetl con sus fumarolas.

Tal vez nunca tuve la oportunidad de agradecerles suficiente tan bello y noble gesto, pero en mi corazón lo he guardado.

Creo que el enviar “cajas felices” es una costumbre muy bonita que todos podemos cultivar.

También pienso que cada día es como una “caja feliz” que Dios nos envía. Llega por la mañana, y durante el día vamos disfrutando y descubriendo cada una de las bendiciones y cada uno de los regalos. El día viene lleno de detalles, muchos hechos con sus propias manos especialmente para nosotros. Un lindo dia, disfrutar con la familia, la sonrisa de los niños, el amor de los amigos, el regalo de un paisaje, la dulzura de una fruta fresca, respirar el aroma de un buen café por la mañana y mil cosas que al final del día muchas veces nos olvidamos de agradecer.

¡Que disfrutes éste día lleno de sorpresas enviadas desde el cielo especialmente para ti!

8 pensamientos en “LA CAJA FELIZ.

  1. Muy lindos pensamientos. A mi tambien me encantan las cajas con sorpresas y sobre todo la caja de Dios cada dia….que emocionante que es!!!

  2. que hermoso ojala que esas cajitas de sorpresa se pudieran guardar para siempre. DTB.

  3. Pues, no había tenido oportunidad de decirte cuánto me encantó aquella caja y las tarjetas aquellas que me enseñaron a hacer con crayolas y tinta china negra. Hasta ahora las hago con mis hijas! Gracias por leer y comentar. Saludos!

  4. Y sabes? voy a añadir otro regalo que disfruto: el olor de un buen café por la mañana, bueno y luego el sabor! que opinas?

Los comentarios están cerrados.