EL ARTE DE SHEREZADA.

“Había una vez, en el reino de Las mil y una noches, un rey llamado Shahryar quien, furioso porque su esposa le había sido infiel, decidió darle cauce a su cólera  desposándose cada noche con una doncella del reino y al día siguiente mandarla matar.

Un día, el rey llamó a Sherezada, la hija de su visir. Mujer inteligente, sabedora de su fatal destino, al llegar la noche le contó al rey un cuento, dejándolo inconcluso reservándose el final para el siguiente día. El rey, complacido por el arte de Sherezada, e interesado por conocer el final del cuento, le perdonó la vida por un día.

A la noche siguiente, ella recurrió una vez más a la magia de la palabra y de la historia, para prolongar su vida un día más. De esta manera, pasaron mil y una noches en las que el rey no sólo le perdonó la vida a Sherezada, sino que se enamoró perdidamente de ella. Le pidió matrimonio y vieron crecer tres hijos”.

Siempre he admirado la inteligencia y habilidad de Sherezada y me pregunto si ese cuento no encerrará la clave para lograr que la vida de una pareja perdure: mantener vivo el interés en el otro como si nuestra vida dependiera de ello. ¿Lo hacemos?

Tomado de el libro “Soy mujer, soy invencible y estoy exhausta” de Gaby Vargas.

Editorial Aguilar.

9 comentarios en “EL ARTE DE SHEREZADA.

  1. He leido el cuento en inglés (Shadow Spinner) como parte de nuestra “home-school”… buenísimo el libro… con fuertes temas de redención y perdón! Me encantó!

  2. Encontré una frase que dice “Todos los narradores son hijos de Sherezada”, Así que eres toda una Sherezada, tus escritos son siempre amenos e interesantes 🙂 Gracias por leer y comentar!

  3. Hola Mayra; precisamente estoy leyendo las narraciones de este cuento, y me brico las que ya he tenido la oportunidad de leer, por que son muchos, pero tienes toda la razón cada narración es una reflexión que se convierte en enseñanza.

  4. Sherezada fué muy inteligente y es un arte mantener el interes; algo que los productores de novelas televisivas han aprendido y tristemente “esclavizan” a mujeres (y hombres) de capitulo a capitulo. Aunque no quiero escribir en contra de las novelas de TV si viene a ser una actividad de la pareja o de la familia…..¿?

  5. Definitivamente creo que ver telenovelas no es la mejor manera de invertir el recurso más valioso que tenemos que es nuestro tiempo 🙂 Recuerdo a Doña Berta, de las primeras maestras que tuve en la escuelita bíblica de vacaciones que con su franelografo nos contaba las historias, y qué interesante las contaba! Nos dejaba “picados” para continuar al otro día con la historia misionera.

  6. Me encantan las personas como tu que aman y disfrutan la lectura, de alguna forma o de otra toda esa riqueza de espíritu aflora y se proyecta en tu manera de ser.

  7. Mi deseo es que en todas las aulas de escuela dominical siempre exista “Doña Berta”. Aunque lo más importante es que viva en cada uno de nuestros hogares.
    Gracias a Dios por tu vida.

Los comentarios están cerrados.