LLAMADAS A SER MADRES.

images-1EL LLAMADO A SER MADRES.

Elizabeth Elliot recuerda a las mujeres que la maternidad es un llamado divino.

-¿En qué trabajas? Te preguntan.

-“Soy mamá”

-¿Quieres decir que eso es todo lo que haces?¿Eso es todo?

Como madre, dedicas tu vida a cuidar personas – las pequeñas, para empezar, cuyas necesidades nunca parecen cesar. A veces, cuando tus días parecen estar completamente ocupados en limpiar cosas, trastos y fregaderos; pequeñas naricitas y grandes lagrimones,  te preguntas qué satisfacción se supone que ello debe significar para ti. Te preguntas sobre ser (además de la esposa y madre perfecta) una anfitriona creativa, intelectualmente productiva y hermosa … y lentamente tus sueños parecen evaporarse.

Has estado escuchando lo que nos dicen hoy en día sobre lo importante que es encontrarte, expresarte y afirmarte. Tal vez estas pensando que no eres nada mas que la “esposa de alguien” y la “madre de alguien más”.  A veces te preguntas ¿qué clase de vida es esta?

images

Hay una tribu en el sur de Sudán llamada “Nuers”, donde el nombre de una mujer se cambia no cuando se convierte en una esposa, sino cuando se convierte en una madre. Ella es “ManPuk” – “Madre de Puka”. Entre los Nuers, ser madre de alguien es lo que hace que la vida de una mujer tenga significado. Hace dos mil años había otra joven, de la tribu judía de Judá, que entendía esa verdad. El mundo nunca se ha olvidado de ella: María, la madre de Jesús, porque estuvo dispuesta a ser conocida simplemente como “la madre de Alguien”.

La maternidad es un llamado. Es una vocación femenina. No nos dejemos intimidar por aquellos que quieren extinguir la luz y la alegría de la sexualidad tratando de convencernos de que olvidemos palabras como “masculino” y “femenino”.

En el principio de los tiempos, cuando Dios creó al primer hombre y a la primera mujer a Su imágen, Él los puso a ámbos bajo el mandato divino de ser fecundos. La obediencia de la mujer a esa orden significaba darse a si misma. Primero se entrega a si misma a su esposo, él inicia y ella responde. Ella se entrega a sí misma por la vida de su hijo.Una mujer sabe, en las regiones más profundas de su ser, que es precisamente ésta entrega, la  causa por la que fué creada. Soltera o casada, su nivel de madurez se mide por cuánto da a los demás. Si está casada, se entrega a su marido y ella recibe plenitud. Si es madre, “pierde” su vida en su hijo y – misteriosamente – es de ésta manera como verdaderamente la encuentra.

Una mujer sabe que nadie puede decir realmente dónde termina el dar y comienza el recibir.

No es de extrañar que seamos confundidas cuando se nos pide que busquemos alguna vocación “mejor” o “superior” para “probar nuestra personalidad”. No es de extrañar que estemos angustiadas por ser sometidas a los estándares masculinos y se nos diga que los conceptos de femineidad y masculinidad son obsoletos. En verdad son conceptos antiguos; porque para  empezar no los inventamos nosotros. Son conceptos que vienen de Dios. Él planeó todo el sistema. Es Dios mismo quien llama. Él llama a algunos a ser solteros, a algunas personas casadas para que no tengan hijos, pero llama a la mayoría de las mujeres a ser madres. La Biblia nos dice que hay “diversidad de dones” y todos nos son dados según la gracia de Dios. Ninguno de los dones de mi propia vida, ni mi “carrera”, ni mi trabajo, ni ningún otro don es más valioso para mí que el hecho de ser “la madre de alguien”.

Si nuestro llamado es ser madres, seamos madres con todo nuestro corazón. Con gusto, sencillez y humildad, como la pequeña niña campesina María que habló por todas las mujeres de todos los tiempos cuando dijo: “He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo confome a tu palabra. “(Lucas 1:38).

© 2002-2005 Good News Publishers.

Autora: Elizabeth Elliot

Traducido y adaptado por Mayra Gris de Luna.

 

“FELICES FIESTAS” EN FAMILIA

Navidad en familia 

Por Mayra Gris de Luna.

Llegó Diciembre y junto con él llegaron los desayunos navideños, convivios con las amigas o del trabajo del esposo, la Navidad y la Cena de Año Nuevo. Las fiestas se prolongan hasta la Rosca de Reyes e incluso la “Tamaliza”. Para muchos, pasar tiempo con la familia política e incluso con los familiares consanguíneos sin contrariarse es un enorme reto. Mi familia política es muy grande y frecuentemente las celebraciones se hacen en nuestra casa. He aprendido a disfrutarlas haciéndome los siguientes recordatorios que espero también sean de utilidad para quienes les corresponde ser anfitrionas en éstas fechas.

  • Otorga el regalo de la aceptación. Unos días antes de la reunión, con los ojos de tu mente, visualiza a cada miembro de tu familia sanguínea o política y aún si no son parientes sino amistades que sabes que estarán ahí. Teniendo la imagen mental de esa persona, repite la frase: “te acepto tal como eres”. Algunas familias tienen un tío enojón, otras una prima “perfecta” y perfeccionista o un amigo “emo”. Las familias tenemos de todo, trata de entender la historia particular de cada quien y todo lo que le ha llevado a ser como es. Las familias perfectas no existen.
  • Busca el lado brillante de las personas. Un fuerte defecto puede opacar las cualidades de una persona. Enfócate en ellas, no en sus defectos.

 

  • Prepárate. En la medida de lo posible, ten todo preparado. Ten lista con anticipación la ropa que usarás, todos tus accesorios y tu calzado. Procura que cada miembro de la familia, tus hijos  y esposo escojan con tiempo la ropa que usarán y tengan limpio, planchado y en un lugar definido todo lo que necesitarán. Ten claro el menú y de preferencia, ofrece platillos que ya has preparado antes. No improvises en la cocina. Planea tus decoraciones. Evita al máximo ponerte en situaciones estresantes.

 

  • No siempre tienes que externar tu opinión de todos los temas. Habrá otros foros y oportunidades mejores que una fiesta familiar para poder debatir sobre temas delicados. Religión, Fut ball y política, son temas que apasionan a las personas, evítalos.

 

  • Abre tu mente a la posibilidad de que otros tengan la razón aun cuando su punto de vista sea diferente al tuyo. No siempre es necesario demostrar que tenemos la razón o que ya sabemos todo. No te sientas obligada a impartir una lección de vida cada vez que des tu opinión sobre algún tema. Otorga mentalmente a las personas tu permiso para tomar decisiones diferentes a las tuyas.

 

  • No hagas caso de chismes, no los solapes ni los repitas. No creas todo lo que te dicen. Aun cuando algún familiar no desea mentir o difamar, su percepción puede ser distinta de lo real. No te predispongas nunca en contra de una persona solo porque alguien te habló mal de ella.

 

  • La regla de oro. Trata a tus invitados como te gustaría que te trataran a ti o a tus hijos. Sé simple y piensa que las personas son más importantes que las cosas aun cuando inevitablemente la casa se ensucie o se llegue a romper algún adorno valioso para ti.

 

  • Perdona y sé humilde. Como dice una canción “lo que pasó pasó y queda en el pasado, lo que se fue se fue y hay que olvidarlo”.

 

  • Recuerda que uno de los regalos que puedes dar a tu esposo e hijos es amar a su familia.
  • Decide disfrutarlo.

¡Felices fiestas en familia!

 

 

 

CAMINANDO LIBRE.

LIBRE

Por Mayra Gris de Luna.

“Hoy le doy a los demás la libertad completa de sentir por mí lo que quieran.

Nadie está obligado a amarme de la forma como yo supongo ideal”.

Aurora del Villar

   Comparto la frase porque me brinda una sensación de bienestar y libertad. Necesitar ser amados de una manera que no coincide con nuestra realidad puede resultar atemorizante y frustrante. Cuando nuestras expectativas no se ven cumplidas podemos experimentar mucha insegurad e insatisfacción en nuestras relaciones. El dar a los demás la libertad completa de sentir lo que quieran sentir no implica que no me importe. No quiere decir que no me afecte. Quiere decir que yo me abro, que yo me permito aceptar los sentimientos de la otra persona concediéndole su derecho de tenerlos.

El libre albedrío es un derecho dado por Dios que todas las personas ya tienen. En realidad no necesitan nuestro permiso para amarnos o dejarnos de amar de la manera en que lo hacen. Tampoco necesitan nuestro permiso para experimentar rechazo o indiferencia hacia nuestra persona. Lo sabemos, y sin embargo quisieramos tener esos sentimientos en nuestras manos, como cuando tenemos una tibia y moldeable bolita de plastilina. Si se pudiera, conformaríamos aquellos sentimientos de tal manera que nos resultasen agradables y si se pudiera, perfectos. No podemos hacer eso, pero sí podemos hacer un esfuerzo por ser personas fáciles de amar. Sin duda hay personas difíciles de amar.

vivo libreSomos nosotros quienes podemos darnos la libertad de poder aceptar los sentimientos de los demás; de aceptar la manera en que los demás nos traten. Tienen derecho y no están obligados a adivinar la forma en que a nosotros nos gustaría ser amad@s y tratad@s.

A veces es difícil aceptar la verdad, pero la Biblia dice: “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Juan 8:32). Dios es amor, y Dios es verdad. Yo he encontrado mi libertad en el amor de Dios y en las verdades que Su palabra me ha revelado. No hay algo que me hiciera sentir tan atada como tratar de complacer a otras personas. Algunas de ellas son fáciles de complacer, otras son difíciles de complacer y también las hay imposibles de complacer. Esto puede resultar tan desgastante que tarde o temprano uno queda agotado al grado de no desear ocupar ni un segundo más de ésta valiosa vida en tratar de agradar a tales personas. Simplemente no nos aceptan. Cuando una persona no acepta a otra, no aceptará como es, como viste, como habla, qué dice y qué hace.

Hace un par de días, comentaba con una joven esposa y mamá que nosotras debemos hacernos constantemente una pregunta: ¿Yo estoy para hacer felíz a los demás (esposo, hij@s, otros); ó ellos estan para hacerme felíz a mi? Creo que si nuestro enfoque está en hacerles felíces a ellos, nuestra actitud cambia automáticamente de la posición de recibir, a la posición de dar. Si a su vez, el esposo y los hijos se hicieran la misma pregunta y respondieran de la misma manera, las relaciones cambiarían porque se eliminaría el egoismo y el orgullo. Sabemos que nadie puede ser responsable de la felicidad de otro. Eso es un asunto personal. Pero definitivamente una buena actitud puede dar luz y hacer más satisfactoria cualquier tipo de relación. Cuando uno no espera nada, lo poco que se reciba es bien recibido y es suficiente, pero cuando tenemos expectativas preconcebidas, quedaremos expuestos a la desilusión.

Cuando damos la libertad a los demás de sentir por nosotros lo que elijan sentir, nos mantendremos libres nosotros también, de padecer alguna situación manipuladora, y de cualquier chantaje o esfuerzo de otra persona por condicionar su amor, concediéndolo siempre y cuando actuemos de determinada manera.

Hay una descripción del amor perfecto en la Biblia, en 1 Corintios 13. Son las características del amor de Dios. Y como humanos anhelamos expresar ese tipo de amor y recibirlo. Lo intentamos y seguramente lograremos sin esfuerzo un amor con algunas de las características y fallaremos en otras. Seamos comprensiv@s al esperar encontrar este tipo de características del amor perfecto en el amor humano. Seguramente cualquier tipo de amor humano tendrá imperfecciones. Saberlo, nos puede hacer mas felices al recibir lo que venga y como venga. Cubramos, también con amor, aquellas faltas.

Proverbios 10:12 

“El odio despierta rencillas; Pero el amor cubrirá todas las faltas”

1 CORINTIOS 13

“EL MUNDO HA PERDIDO SU RISA”

Por Mayra Gris de Luna.

Un día como hoy, 31 de Agosto pero del año 1997, el mundo perdió su risa. La noticia de la muerte de la Princesa Diana de Gales nos tomó por sorpresa.

Era una mañana en Wûzburg cuando me levanté para darle su leche a mi bebita. Mientras me sentaba con ella en un sillón de nuestra habitación en el hotel, prendí la televisión. Creo que hasta se me cortó la respiración cuando leí un letrero fijo en la pantalla del noticiero: “Prinzessin Diana ist tot”. Mi alemán no era tan bueno, pero si podía entender eso. Aunque dudé estar entendiendo correctamente. ¿La Princesa Diana está muerta? Imágenes de la princesa, fotografías de un accidente automovilístico y de un túnel en París. Estaba atónita con la noticia.

A pesar de no contar con datos suficientes ni la información certera de lo sucedido, no solo Wûzburg, Alemania y Europa sino todo el mundo entero seguía el curso de los acontecimientos no solo aquél día sino los que siguieron.

Diana, una princesa, la mujer mas fotografiada del mundo se ganó el corazón del planeta entero. ¿Cómo lo hizo? ¿Sería su encanto? ¿Su historia de cuento de hadas? ¿Su estilo, porte, elegancia y perfección? Sin duda, todo sumó. Pero hay algo que la hizo inmortal: su sonrisa.

Una risa tímida, encantadora y perenne. Tal vez se encontró con que era imposible “posar” para cada fotografía y tuvo que hacer de su sonrisa un gesto permanente, y más que solo un gesto, se convirtió en una actitud que se hizo inherente a su esencia.

El titular del periódico al día siguiente  decía: “Die welt hat ihr legen verloren .”  o “El mundo ha perdido su risa”… ¡vaya frase! . “El mundo perdió su risa aquel día por la tristeza y vacío que dejara la muerte de su amada princesa” o “el mundo perdió algo que jamás recuperaría: la sonrisa de Diana”. En ello radica la genialidad de la frase. Puede interpretarse de ambas maneras. Ambas encierran sentido y verdad.

Todavía conservo aquel periódico con numerosas fotografías de aquella singular mujer. En los meses siguientes cada vez que iba al supermercado o pasaba por alguna librería me encantaba ver un libro de unas 1000 páginas que se publicó en Alemania con cientos de fotografías de la princesa Diana. Para las mujeres, hojear el libro se convirtió en una catedra sobre moda al estilo clásico.

Con el paso del tiempo, el mundo fué asimilando que una gran parte de la vida personal de la princesa no tenía nada de cuento de hadas. Me parece admirable que pudiera enfrentar cada día a decenas de fotógrafos  con una sonrisa que no permitiera ver ni imaginar sus luchas, tristezas y decepciones. Yo le llamo ahora “La mujer de la sonrisa eterna”. Así será recordada para siempre.

Joel Osteen, excelente motivador y pastor de una de las mas grandes iglesias en Estados Unidos,  recomienda considerar la felicidad como un hábito. El dice en su libro “Lo mejor de ti“:

“Nuestra perspectiva sobre la vida, nuestra actitud y disposición hacia los problemas que enfrentamos son en gran parte conductas aprendidas de nuestros padres, de nuestro entorno o aún de nosotros mismos. Hemos ido formando nuestros hábitos. La Biblia dice: “Alegraos en el Señor, SIEMPRE”. Esto quiere decir que no importa lo que suceda, podemos sonreír en todo momento. La felicidad no depende de tus circunstancias. Es una decisión que tomas.

Una de las mejores cosas que he aprendido es que no hace falta salirme con la mía para poder ser feliz. Decidí que disfrutaría de cada día, salgan las cosas como yo quiero o no.

Tienes que darte cuenta de que al sonreír, estás actuando con fe. Cuando sonríes, le envías un mensaje a todo tu cuerpo, que anuncia que todo estará bien. Si desarrollas esta actitud positiva de fe, estarás sembrando la semilla para que Dios obre en tu vida.”

Me motivan las palabras de Joel, es una persona que siempre está sonriendo también.

Creo firmemente que caminando de la mano del Señor podemos vivir felices aun cuando las circunstancias no nos favorecen. ¡Como Hijas de Dios podemos ser felices y parecer felices!

Dios no desea que vivamos en depresión, preocupadas y frustradas con nuestras vidas. Jesús pagó un precio muy alto para que pudiéramos ser felices y vivir con paz. Le agrada que seamos ejemplo de lo que significa vivir una vida de fe. Cuando las personas ven a a alguien vivir con gozo, paz, felicidad y una sonrisa en los labios,  se motivan a seguir adelante y a vivir de la misma manera. Hasta le preguntarán cómo lograrlo.

Así que sonríe aunque no lo sientas, ¡hasta que lo sientas!

¡Haz reír a tu corazón!

Mirate ahora mismo frente al espejo y esboza tu mejor sonrisa. Después: ¡quédate así! Déjala ahi…¡ no te muevas!  y continúemos caminando siempre con una sonrisa en los labios.

“Estén siempre alegres”

1 Tesalonisenses 5:16 (NVI)

Caminando siempre con una sonrisa

Haz click en los enlaces para leer artículos relacionados:

“Oración para sonreir”, https://grisdeluna.com/2012/10/24/oracion-para-sonreir/

“¡Auxilio, un ataque!… pero de risa”, http://mayragris.com/2013/08/23/un-ataque-pero-de-risa/

CAMINANDO EN EQUILIBRIO.

CAMINANDO EN EQUILIBRIO

Por Mayra Gris de Luna.

Si un trapecista pierde el equilibrio, las consecuencias pueden ser desastrosas. Lo mismo puede suceder en nuestra vida diaria. Mantener el equilibrio en todas las áreas de nuestra vida es importante. Aún estando consciente del tema, y haciendo esfuerzos por lograrlo, no es fácil. Hay etapas de la vida de una mujer en que lograr mantener el equilibrio se convierte en todo un reto. Controlar las emociones como el enojo, la tristeza y la desesperanza bajo la influencia de nuestras hormonas puede ser igual o hasta más difícil que mantener el equilibrio en la cuerda floja. Una vida en equilibrio viene como consecuencia de tomar decisiones equilibradas, tener una agenda equilibrada, actuar en base a prioridades en orden, hasta tener una dieta equilibrada que nos permita tener un cuerpo a la medida y una salud estable.

Aún sin darnos cuenta, hay cuatro factores que son importantes para la mayoría de las personas: el éxito, el confort, el control y el ego.

No son cosas malas en si mismas, al contrario, solo que son aspectos de nuestra vida en los que debemos poner especial cuidado en que siempre estén supeditados al equilibrio precisamente. Estar consciente de ello ha traído mucho bienestar a mi vida. Creo que es importante y me está ayudando en mi caminar, y ya que vamos caminando juntas me interesa que tu lo sepas y lo tomes si ves que puede serte de utilidad.

EXITO. Dios nos ha llamado a vivir “vidas abundantes”, y yo creo que esa es una buena definición de una vida exitosa. Cada cabeza tiene su propia definición y visualización de lo que es el éxito, y no es malo buscarlo ni tenerlo. La insatisfacción viene cuando perdemos el equilibrio y se convierte en el principal motivante de nuestra vida. Nos puede generar mucha frustración. La Biblia dice:

“Y TODO lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres”

Colosenses 3:23

Estas palabras me llenan de paz. Me iluminan acerca de cual debe ser el motivante correcto para lo que hago y lo que busco en la vida.

CONFORT. Hay cosas que debemos realizar que nos obligan a salir de nuestra área de confort. Pedir disculpas, disciplinarse con una rutina de ejercicio diario, aprender algo nuevo, subir al siguiente nivel, servir, ayudar, dar. El temor y la flojera nos paralizan y no avanzamos. Este aspecto es más sutil y engañoso. Nos exige buscar y escudriñar dentro de nosotros. Ser honestas y reconocer que necesitamos esforzarnos más. Mirando a la mujer virtuosa que describe Proverbios 31:10-31, podemos identificar las veces que ella tiene que salir de su zona cómoda para ser una mujer productiva y digna de reconocimiento.

CONTROL. Este aspecto puede ser tan sutil que nuestro insonsciente lo disfraza. Y queremos “controlar” a nuestros hijos, a nuestro esposo y a las personas con las que nos relacionamos. Nos sentimos mejor cuando interiormente “aprobamos” lo que hacen, lo que piensan, lo que dicen, cómo se visten, en qué gastan su dinero, y al esposo queremos controlarle la cartera y ¡hasta la mirada!

Nos justificamos pensando que es “por su bien”. Pero nos desgastamos y afligimos en el proceso. El equilibrio en ésta área es bien importante porque tampoco podemos desentendernos de los demás, especialmente de nuestra familia. En este sentido la paz me la da la oración. Tomarnos de la mano del Señor y como dice la Palabra:

No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.”

Filipenses 4:6-7 (Nueva Versión Internacional)

EGO. Tal vez si Dios nos diera una lista de todas las cosas que hemos hecho para satisfacer nuestro ego nos costaría creerlo. Una correcta autoestima es no valorarnos ni más ni menos, sino en la medida justa y equilibrada. El enfoque aquí no es sobrevalorarnos o no, sino que el Ego se convierta en un motivante fuerte y desequilibrado para hacer lo que hacemos. El egoísmo, orgullo y la vanidad pueden llegar a controlarnos tanto que nos pueden hacer caer de la cuerda. Nos hacen tambalear en nuestras relaciones.

“Nadie tenga un concepto de sí más alto que el que debe tener, sino más bien piense de sí mismo con moderación”

Romanos 12:3

Cuando “filtré” mi vida a través del análisis de éstos cuatro aspectos en ella, me dí cuenta de fallas muy específicas que debía reparar para equilibrar mi vida. Lo mejor fue que mi ser interior se liberó de muchas cosas en el proceso. Pude comprender el por qué de muchas de las actitudes, reacciones y decisiones que me han robado tranquilidad en algunos de los días en los que sentía que mi vida perdía su brillo.

Que lindo recordar siempre que cuando sentimos que nos vamos a caer porque hemos perdido el equilibrio, podemos tomarnos de la mano del Señor y continuar Caminando.

¡Camina conmigo!

Te invito a seguir mi blog “CAMINANDO”, es un blog que he empezado recientemente con meditaciones sobre vida diaria. Son lecturas ligeras para mujeres.

Visítalo haciendo clik aquí: http://mayragris.com

 

APRENDE 25 MANERAS DE USAR TUS MASCADAS EN 5 MINUTOS. VIDEO.

25 MANERAS DE USAR TUS MASCADASAl final del video puedes hacer click sobre el que te interese para ver el tutorial. Te garantizo que te gustará 🙂

 

¡ VISITA “Caminando”! mi blog de meditaciones sobre la vida diaria:   http://mayragris.com

Caminando. http://mayragris.com
Caminando.
http://mayragris.com

UNA NOTA RECONFORTANTE.

UNA NOTA MUY ESPECIAL

Por Mayra Gris de Luna.

Hace unos días, reorganizando mi “caja de recuerdos”, me detuve a contemplar uno de mis apreciados tesoros. Es la Biblia de mi mamá. Al contemplar sus partes subrayadas, los recuerdos entre sus páginas, y sus notas, me sigo dando cuenta de la fe en Dios que mi mamá tenía. Eso me llena de gozo y paz.

Encontré también una nota que yo copié de algún lado hace mas o menos veinte años. Recuerdo que las palabras me confortaron grandemente en aquellos años al enfrentar algunas pruebas como el accidente de mi hermano. Cayó de la ventana del segundo piso y tuvo varias fracturas a la edad de 4 años. Me afligía sobremanera el pensar que no pudiera volver a caminar. Tuvo complicaciones porque era alérgico a la penicilina y no lo sabíamos. Recuerdo cuando llorando, oraba hincada por las noches rogando a Dios por él. Ahí experimenté por vez primera la diferencia entre clamar y orar. Clamar es pedir con todas tus fuerzas. Cuando uno se encuentra en la desesperación y reconoce que únicamente Dios tiene el poder para cambiar las cosas. Y entonces uno le pide y aún más, le suplica.

Aquel año también perdí un bebé en las primeras semanas del embarazo. Tuvieron que hacerme un legrado. Para mí fue una pérdida dolorosa, pero sobre todo tenía temor de no poder tener hijos. También oraba al Señor que en el futuro nos bendijera con una familia.

Un par de semanas después de eso, tuvimos un accidente mi esposo y yo. Un auto proveniente del lado contrario del boulevard literalmente nos cayó encima. Dios nos libró a mi esposo y a mi. El auto salió tan dañado que no pudimos usarlo en varios meses. Mi esposo entonces tenía que regresar del trabajo en el camión, que a esa hora solía venir muy lleno. Una tarde, al llegar a casa, se dio cuenta que le habían robado el sobre con  su sueldo de un mes.  Afortunadamente nuestras familias nos apoyaron con despensa y comida. Recuerdo que mi cuñado criaba pollos y un día mató uno y me lo díó para que lo cocinara. 🙂

En aquellos tiempos no teníamos internet, ni powerpoints motivacionales, y yo recuerdo que leía mi Biblia y también sacaba mi hojita, la leía y me sentía reconfortada.

Ahora estoy segura de que Dios escuchó mis oraciones. Mi hermano sanó. Tuve dos hijas. Dios ha provisto siempre para nuestras necesidades.

Cinco años después murió mi mamá, y al año siguiente mi papá. Volví a mi búsqueda ferviente de palabras de aliento de la Palabra de Dios, volví al clamor en oración y también leía mi hojita.  Desde ahí  se quedó guardada entre las páginas de  la Biblia de mi mamá.

Ahora que la encontré, tal vez no solamente me sirva a mí.

La nota dice así:

“No hay nada: ninguna circunstancia, ningún problema, ninguna prueba que pueda alcanzarme sin haber pasado antes a través de Dios, y a través de Cristo y luego a mi.

Si ha llegado tan lejos, ha sido con un gran propósito, que quizás no entienda en el momento. Pero si rehúso a caer en el pánico, y elevo la mirada hacia El y la recibo como viniendo del trono de Dios para un gran propósito de bendición en mi propio corazón, ningún dolor puede perturbarme, ninguna prueba puede destrozarme, ninguna circunstancia puede aterrarme, porque descanso en el gozo de mi Señor.

Ese es el descanso de la victoria.

Desde el punto de vista de Dios, las pruebas por las que atravesamos no son tan importantes como las reacciones que tenemos ante ellas”.

EL DESCANSO DE LA VICTORIA.

La oración,

la lectura de la Biblia

y las palabras de aliento de otras personas

pueden reconfortar nuestro espíritu 

cuando enfrentamos momentos muy difíciles

en nuestra vida.

TENGO UNA MADRE QUE ORA.

Mamá y yo

Algunos han tenido reyes en su linaje

alguien a quien se le rindió honor

yo doy honor a mi Madre que para mi es una reina

porque tengo una Madre que ora.

Tengo una Madre que ora por mi

y clama por mi al Señor todos los días

¡Oh qué diferencia marca en mi!

Tengo una Madre que ora.

Algunos tienen éxito en el mundo

y confían en las riquezas que han hecho.

Este es mi tesoro mas preciado:

Tengo una Madre que ora.

Las oraciones de mi Madre no me pueden salvar

solo las mías pueden lograrlo;

pero mi Madre me presentó a Alguien,

Alguien que jamás me fallará.

Oh si… tengo una Madre que ora por mi

y clama por mi al Señor todos los días

¡Qué diferencia marca en mí

que tengo una Madre que ora!

Autor anónimo.

LECCIONES DE UNA TAZA DE CAFÉ.

LECCIONES DE UNA TAZA DE CAFÉ.

Por Mayra Gris de Luna.

Muchos de los momentos más agradables que hemos disfrutado como familia en el último año han sido charlando en la sobremesa  a la vez que paladeamos una buena taza de café capuchino.

Por tal motivo, recientemente mi esposo y yo decidimos adquirir una máquina para poder prepararlo en casa. En el camino para lograr nuestro objetivo, descubrimos que no era algo tan sencillo para nosotros, pues tuvimos que aprender algunas cosas sobre el tema.

Las máquinas de café expreso son un invento italiano ya que el “cappuccino” es una bebida italiana, pero existen una gran variedad de tipos y marcas en el mercado. La diferencia más notable entre ellas es la presión que son capaces de forzar a través del café.

Nos dimos a la tarea de investigar literatura y obtener información por medio de videos tutoriales de diestros “baristas” que son los expertos en bebidas basadas en café.

Durante nuestro proceso de aprender  y practicar, he pasado el tiempo suficiente en el “mundo del café” como para no poder evitar aplicar los conceptos a la vida práctica. Cada vez que preparo una taza me convenzo más de que la vida es como una buena taza de café.

EL PROCESO.  En un prestigiado café, una taza nunca es preparada con café instantáneo. Una buena taza es producto de un largo proceso. Es cosechado, tostado, y aún mezclado con café de otras regiones del mundo para mejorar su sabor. Es sometido a presión por la máquina para extraer su mejor aroma y sabor. Lleva un tiempo colocarlo en el filtro, y presionarlo calculadamente hasta por una segunda vez. La leche debe ser espumada con paciencia y cuidado. Hay quienes son capaces de hacer lindas figuras con la espuma, y finalmente hay que agregar los complementos deseados como cocoa, canela y endulzante.

La Biblia dice que Dios nos va perfeccionando para la obra del ministerio (Efesios 4:12). Nuestro perfeccionamiento también es un proceso. Recuerdo que mi papá siempre me repetía una frase: “Si las cosas que valen la pena se hicieran fácilmente, cualquiera las haría”. Me enfatizaba que el progreso y el éxito en la vida no sería ni fácil ni rápido. Estudiar una carrera exige varios años de disciplina, conocer a una persona para llegar a comprometerse con ella y finalmente casarse puede ser un protocolo que exija paciencia. Los embarazos duran 9 meses. Subir de nivel en el organigrama de una empresa u organización se logra paso a paso, esforzándose día con día. Lograr cambios en nuestro carácter, aprender paciencia, dominar nuestra lengua para controlar un espíritu crítico… todo ello, es también un proceso.

LA PRESIÓN.

Las máquinas son capaces de proporcionar en promedio 15 “bares” de presión al café para extraer lo mejor de él. Su mejor esencia y su mejor aroma. Muchas veces la vida nos sorprende al darnos cuenta de la fortaleza que experimentamos en las pruebas. Debemos tener cuidado de que cuando estemos bajo presión, las situaciones hagan aflorar lo mejor de nosotros para que nuestro aroma sea agradable a Dios. La presión es necesaria para lograrlo. Las presiones nos templan, nos enseñan, nos equilibran y nos forman.

EL EQUILIBRIO.

“La taza perfecta” de cappuccino debe tener las proporciones correctas: 1/3 de café expreso, 1/3 de leche calentada y texturizada al vapor y 1/3 de leche espumada.

Así también es importante procurarnos una vida equilibrada. Los excesos no son buenos. Las consecuencias tarde o temprano afloran cuando algo nos falta también.

Las aflicciones le dan “sabor” a nuestra vida. Las tormentas nos hacen disfrutar de la calma.

Nada nos brinda tanta salud interior como el ser equilibrados emocionalmente. Obtener la capacidad de controlar nuestras emociones antes de que ellas nos controlen a nosotros.

EL TIEMPO.

Aún cuando en lugares como “Starbucks”, “Italian Coffee” y lugares similares pueden servirte un “cappuccino “relativamente pronto,  una buena taza no se prepara en un minuto. Hay un tiempo para cada cosa. Se recomienda molerlo al momento ya que con el tiempo el café perderá su aroma. Para el café expreso se recomienda una molienda de 25 a 30 segundos. Entre más fina sea la molienda, más concentrado será el sabor. Habrá que espumar la leche el tiempo necesario para elevar su temperatura aproximadamente a los 70 grados centígrados. Hay un tipo de termómetro especial para ubicarlo dentro de la taza. Aun cuando se requiere un servicio rápido siempre hay tiempo para que el experto en el “Arte del Latte”, agregando un poco de cocoa,  pueda decorar  con la espuma: hojas, flores, corazones y aun rostros. Verdaderas obras de arte, así como lo puede ser una vida donde “Todo tiene su tiempo” como dice el Predicador en Eclesiastés “Todo es hermoso en su tiempo”. (3:11)

“Todo tiene su tiempo y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”. (3.1)

¡Qué importante es hacer cada cosa en el tiempo correcto! Es un ingrediente indispensable para actuar de manera asertiva. Me impresiona como el simple hecho de invertir el orden de las cosas puede traer consecuencias nefastas. La adolescente que cuando es tiempo de estudiar sale embarazada y cuando es tiempo de educar a su hijo quiere estudiar…  En la noche, a la hora en que debemos dormir queremos ver televisión y en la mañana cuando es hora de despertar queremos dormir…

Y en contraste, así como nos resulta placentero contemplar una obra de arte en una taza de café, qué edificante resulta una vida que ha sabido esperar, que ha tenido paciencia, así como también ha tenido la asertividad suficiente para actuar decididamente en el momento requerido.

Ahora que ya te he compartido mis pensamientos al preparar una simple taza de café:

¿Te ofrezco un capuchino?

Algunas frases:

“El café debe ser caliente como el infierno, negro como el diablo, puro como un ángel y dulce como el amor” Charles Maurice de Taleyrand.

“El café es la bebida que te pone a dormir cuando no la tomas” Alphonse Allais.

“Si no hay café para todos, no habrá para nadie” “Ché” Guevara

“El té carece de la arrogancia del vino, del individualismo consciente del café y de la inocencia sonriente del cacao” Anónimo

“Se cambia más fácilmente de religión que de café”. Georges Coureline

“La dueña de la casa debe preocuparse de que el café resulte óptimo, y el dueño de que los vinos sean de primera calidad” Anónimo

“El café, néctar de dioses, ha de ser para ser bueno, ardiente como tus ojos, negro como tus cabellos, tan puro como tu alma, tan dulce como tus besos”

“Y juro por mi que solo fui por un café, pero te vi” Ricardo Arjona

“Un matemático es una máquina para transformar café en teoremas”. Paul Erdos.

“¿Será el clima que hiela la piel o es tu presencia en mi pensar?, ¿Será este sabor la textura del café o es lo amargo de tu recuerdo?. Santiago Pérez Alfaro.

“Ni amigo reconciliado, ni café recalentado”. Anónimo

“Café cocido, café perdido”

“No te haré más tibio el frío ni más dulce el café con leche pero piensa en mí, muchacha, piensa en mí.”. Joan Manuel Serrat

“Con una taza de café, y beso de chocolate te llevaré al extremo”

“Claro que el café es un veneno lento, hace cuarenta años que lo bebo”. Voltaire

“Un sorbo baña los espíritus deprimidos y los eleva más allá de los sueños más sublimes”. John Milton

“Si fuera mujer, usaría el café como perfume” John Van Druten

“Si no fuera por el café, no tendría ni la más mínima personalidad”. David Letterman

“Si no existieran los cafés, muchas cosas jamás habrían sido hechas, dichas, ni pensadas”. Heimito Von Donderer.

LECCIONES DE UNA TAZA DE CAFÉ

¿QUÉ ME SORPRENDE AHORA QUE ME HE CONVERTIDO EN MAMÁ?

Mayra y Jonathan

¿Qué me sorprende ahora que me he convertido en “Mamá”?

Yo misma.

Mi carácter e impaciencia.

Cuán cansada me siento.

Cuanto amo a mi bebé.

Que un bebé puede ocupar mi día entero.

Que aún cuando amo a mis hijos, hay días en que no me agradan.

La manera en que el ser mamá hace aflorar lo mejor y lo peor de mi.

Algunas cosas que les digo a mis hijos que nunca creí que diría.

Que nunca podré usar el baño solo para mi otra vez.

Cuantas veces una nariz necesita ser limpiada.

Que un pequeño de dos años puede poner a un adulto a orar de rodillas más pronto que con cualquier otra cosa.

Cuanto he empezado a preocuparme por los gérmenes, el humo de cigarro, los extraños, los accidentes automovilísticos y….

Que por primera vez comprendo realmente a mi Mamá.

Que puedo amar a mi segundo hijo… o al tercero… lo mismo que al primero.

¡Cuán maravilloso es ser llamada “Mamá”!.

Traducido y adaptado por Mayra Gris de Luna.

Obtenido de: “What Every Mom Needs”.
Elisa Morgan & Carol Kuykendall

ME he convertido en mamá!

Zondervan Publishing House

MAMÁ, ¿QUÉ ES LO QUE MÁS NECESITAS? Poema.

Mama, ¿Qué necesitas?

Mamá, ¿Qué es lo que más necesitas?

Un chequeo médico.

Para saber que estoy bien.

Para saber que soy una buena madre.

Aceptación.

Animo.

Apoyo.

Tiempo.

Pasar tiempo con mi esposo.

Descanso.

Tiempo a solas.

Tiempo con Dios.

Paciencia.

Más energía.

Una pausa.

Una siesta.

Ayuda doméstica.

Una secretaria.

Una niñera.

Una máquina lavaplatos que se recargue sola y funcione a control remoto.

Vacaciones.

Conversación adulta.

Amigas.

Una mejor amiga.

Alguien que comprenda como me siento.

Para saber que ser mamá es importante.

Traducido y adaptado por Mayra Gris de Luna.
Obtenido de: “What Every Mom Needs”
Elisa Morgan & Carol Kuykendall
1995 MOPS Internacional, Inc
Zondervan Publishing House.

RISA EN LAS PAREDES. Poema.

 

Paso por muchas casas de camino a la mía.

Algunas son bonitas, otras caras, algunas atraen.

Pero mi corazón siempre da un vuelco

cuando doy vuelta en el camino

y veo mi casa frente a la colina.

Supongo que estoy especialmente orgulloso de la casa

y la forma en que se ve,

porque yo mismo dibujé los planos.

Comenzó siendo suficientemente grande para nosotros,

incluso tenía un estudio

donde ahora residen dos adolescentes.

Y tenía una habitación para huéspedes;

ahora mi niña y nueve muñecas

son sus huéspedes permanentes.

Tenía una habitación pequeña;

Peg había pensado que podría ser su cuarto de costura.

Pero dos chicos columpiándose en la puerta

han reclamado el cuarto para ellos.

Así que realmente en éste momento

no se ve como si tuviera mucho de arquitecto.

Pero será muy grande de nuevo

uno por uno, mis hijos se irán.

Al trabajo,

a la universidad,

al servicio,

a sus propias casas.

Y luego habrá espacio;

un cuarto de huéspedes,

un estudio,

y un cuarto de costura

solo para nosotros dos.

Pero no estará vacio.

Cada rincón, cada cuarto,

cada tarde en la mesa del café

se llenará con recuerdos.

Recuerdos de días de campo,

fiestas de cumpleaños, navidades,

pijamadas, veranos,

fogatas, inviernos,

Recuerdos de piecitos descalzos,

de las vacaciones, las conversaciones,

ojos negros, graduaciones,

sus primeras citas,

partidos, argumentos,

lavando los platos, bicicletas,

perros, paseos en barco,

llegar a casa de las vacaciones,

comidas, conejos,

y otras mil cosas de quienes después de ser dos,

llegaron a ser cinco.

Entonces Peg y yo,

nos sentaremos quietamente frente al fuego de la chimenea,

y escucharemos la risa en las paredes.

Original de Bob Benson.

“LAUGTHER IN THE WALLS”.

Traducido y adaptado por Mayra Gris de Luna.

RISA EN LAS PAREDES

MIS PALABRAS “MÁGICAS”.

 

Por Mayra Gris de Luna.

“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”.

Hebreos 4:12

Intranquilidad, sospecha, inquietud, temor, miedo, fobia, pánico, terror… diferentes niveles de la misma emoción…temor en sus diversas modalidades… y las he sentido todas.

¿Recuerdas tus primeros miedos?

¿Los míos? Muchos…

Miedos de niña…

Aún siento la mirada de aquella araña moviendo sus largas patas justo en el techo arriba de mi cama, los perros callejeros ladrando cerca de la puerta de la tienda. Recuerdo que mi abuelita me llevó al cine a ver una película de “Las momias de Guanajuato” y yo terminé escondida debajo del asiento. Días más tarde, rumbo a Guadalajara, pasamos un par de días a Guanajuato y ¡oh no!, mis papás deciden visitar el museo de las momias. Aquella noche en el hotel ha sido una de las más largas…

Miedos de joven…

Juventud, el divino tesoro lleno de vida, energía, ilusión, valentía, vigor… será por eso que no recuerdo temores. Uno siente que tiene al mundo en las manos.

Pero, ya recuerdo… tenía 18 años… en una camilla rumbo a la sala de operaciones cuando me quitaron las amígdalas, mis piernas empezaron a temblar. Me percato de ello y trato de controlar el movimiento pero no puedo, parece que el darme cuenta de ello hace que temblara más… instintivamente empiezo en mi mente a repetir las palabras del Salmo 23: “Jehová es mi pastor… nada me faltará…” llegamos al quirófano, y todavía me da tiempo de observar a los lados las bandejas con instrumental, grandes pinzas de varias formas y tamaños hacen que me percate de nuevo del temblorcito… así que continúo: “aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno porque Tú estás conmigo…”

Miedos de mujer…

Disfrutando mi Baby Shower de mi primera bebé, compartí con las demás mujeres mi alegría y gratitud por el embarazo y también el temor que me infundía pensar en el momento del parto. Una sabia mujer, mi amiga Janis Bears, a quien respeto y quiero mucho compartió conmigo las palabras del Salmo 56:3

“En el día que temo, yo en Ti confío”.

En los días siguientes, cada vez que sentía temor, repetía: “en el día que temo, yo en Ti confío”, y el resultado parecía mágico, el temor se fue tornando en confianza.

Sin confianza no hay gozo y sin gozo no hay paz.

Así fue como el Salmo 56:3 se convirtió en mi “Bibidi Babidi Bú” * . Como una  varita mágica, al momento de pronunciar las palabras,  penetraban en mi alma, en mi espíritu, en mis coyunturas y mis huesos, hasta inundar mis pensamientos de paz.

Y ya sé que cuando la paz llega a habitar en nuestra mente no llega sola. Trae un invitado inseparable: el gozo; y como el  “Ábrete Sésamo” *  abría las puertas de un lugar mágico y secreto lleno de riquezas; el gozo,  la paz y el amor se van multiplicando como un halo de chispas brillantes, en paciencia, benignidad, fe, mansedumbre, y templanza, llenando mi mente, mi corazón, mi ser entero, mi vida, y hasta mi casa.

¿Magía? No.  Es la obra del Espíritu Santo, el Consolador que mora en nosotros, quien produce el fruto.

No es magia, sino algo más extraordinario y sobrenatural el hecho de que la Palabra de Dios es viva, no son sólo palabras. No es un conjuro. Es la palabra de Dios. Santa e inspirada. Poderosa y eficaz.

Casi no podía recordar temores de mi juventud, pero ahora podría hacer una larga lista de los que rondan mi mente a veces.

Temor a la enfermedad, a la soledad, a la incapacidad física, a la vejez, a la falta de provisión, al porvenir de mis hijas, al dolor, a la muerte…

Así como Mary Poppins cantaba “Supercalifragilisticoespialidoso” * y el panorama lucía mejor y más divertido, yo repito mi Salmo 56:3 y en un abrir y cerrar de ojos, como “Mi bella genio” *, el temor simplemente… ¡se va!

EN EL DIA QUE TEMO YO EN TI CONFIO

PAZ EN LA MENTE Y EN EL CORAZÓN. Oración.

Dame paz en la mente y en el corazón.

Señor, dame paz en la mente y en el corazón.

Controla mi mente,

Que exagera, que inventa, que supone.

Corrige mi mente,

Que me dice inútil, fracasada, poca cosa,

Considera mi mente,

Que desea amarte, adorarte, servirte.

Señor, dame paz en la mente y en el corazón.

Tranquiliza mi corazón,

Nervioso, inquieto, abrumado.

Suaviza mi corazón,

Endurecido, necio, perturbado.

Orienta mi corazón,

Confundido, lejano, extraviado.

Señor, dame paz en la mente y en el corazón.

Que al estar con mis hijos los disfrute,

Que al estar con mis hijos les transmita paz.

Que al estar con mis hijos haya serenidad.

Señor, dame paz en la mente y en el corazón.

“Suspiros para mamá”.

Patricia Adrianzén de Vergara

Keila Ochoa Harris.

Ediciones Verbo Vivo E.I.R.L.

Perú, Abril 2012.

BELLOS PENSAMIENTOS SOBRE “MAMÁ”.

Consuelo

“Ser madre te convierte en madre de todos los niños.

Desde ese momento, cada niño herido, abandonado o asustado es tu hijo.

Vives en las madres de todas las razas y todos los credos,

y lloras con ellas cuando sufren.

Desearías poder consolarlos a todos”.

Charlotte Gray.

“Siempre serás un niño mientras tengas una madre a quien recurrir”

Sarah Jewett

“Lo mejor que las mujeres podemos hacer por nuestros hijos es estar enteras y vitales porque siempre somos modelos para ellos”

Silvia Solomonoff

“Cuando nazca tu hijo, asegúrate no solo de transfomarte en madre,

sino también de transformarte en niña”

Dogen

“De una madre hermosa celos tiene el sol

porque vió en sus brazos otro sol mayor”

Lope de Vega

“Lo esencial es saber que las madres están allí,

en especial durante la edad en que tratamos, paradójicamente,

de separarnos de su influencia”

Margot Fonteyn

“Estar siempre disponible sin estar todo el tiempo presente

es probablemente el mejor papel que puede desempeñar una madre”

Lotte Bailyn

“La mujer partió el pan en dos trozos y se los dió a los niños, que lo comieron con avidéz.

-No tomó nada para ella- murmuró el sargento

-Porque no tiene hambre- dijo un soldado

-No, porque es una madre- respondió el sargento.

Victor Hugo

“Nunca serás tan alta como cuando te agachas a ayudar a tu hijo”.

Pitágoras

“Mi madre me regaló un amuleto cuando era pequeño, para que me diera seguridad. Sirvió hasta que me dí cuenta de que la seguridad que yo sentía emanaba de ella.”

Alexander Crane

La relación madre-hijo es paradójica y, en cierto sentido, trágica. Exige el amor más intenso de parte de la madre y, sin embargo, este mismo amor debe ayudar al niño a crecer hasta ser totalmente independiente de ella”.

Erich Fromm

Mamá quería que yo tuviera sus alas para volar como ella jamás había tenido el coraje de hacerlo. La adoro por eso. Adoro que ella haya querido dar a luz a sus propias alas.

Erica Jong.

Mamá

 

¿QUÉ NECESITO ELIMINAR/REDUCIR/INCREMENTAR/DEJAR DE HACER COMO MAMA?

¿QUE PUEDO HACER PARA MEJORAR COMO MAMÁ?

Ser mamá es una de las bendiciones que mas disfruto y mas agradezco a Dios cada día. Desde la celebración del día de las madres del año pasado, hasta ayer, ha transcurrido un año en el que muchas mamás, hemos podido disfrutar a nuestros hijos, hemos jugado, hemos compartido helados, películas, risas, viajes, música, hemos horneado galletas, gratas sobremesas y también hemos compartido momentos como la hora de firmar la boleta de calificaciones, aquel momento en que te das cuenta que visitar su cuarto es una peligrosa aventura, y que aun cuando por su estatura ya casi no cabe en su cama, te sientas ahí a un lado a esperar la lectura del termómetro porque no se siente bien. Sin embargo, el año transcurrió, y por todos esos momentos, para mí el 10 de mayo es un día para celebrar.

Ayer celebré a mi mamá, que aunque ya no está en ésta tierra, ocupó mi primer pensamiento del día. Le recordamos mi esposo y yo, derramé lágrimas por ella, y mi esposo me consoló y me dijo: “Gracias a Dios por la vida de tu mami”. Pero la vida sigue y yo tenía mucho que celebrar. Y mucho que agradecer.

Cuando mis hijas despertaron,  me llevaron un cafecito caliente hasta la recámara, me dieron cartas, regalos y abrazos. Y me puse feliz de nuevo. Celebré la vida y el amor de mis hijas. Las besé mil veces durante todo el día y lo soportaron amable y valientemente por ser mi día  🙂 .

Me preguntaron de antemano qué quería hacer en ese día, y escogí ir a Atlixco a comer “taco placero” en el mercado 🙂 Lo cual fue sensacional! Había un grupo musical ahí dentro dedicando su música a todas las mamás. Luego fuimos a comer nieve, y escogí la de Pitaya (Pitahaya), que es uno de los sabores que se pueden disfrutar solo en cierta temporada y solo en algunos lugares del país. Caminamos por el parque y nos sentamos en una banca como muchas otras personas, la mayoría lugareñas, que también celebraban su día.

¡Cómo disfruto México, y también lo celebré!

Hoy que empieza un nuevo año como mamá. Evalúo. Me trazo nuevas metas ante los nuevos retos que las nuevas etapas me demandan. Te invito a hacerte conmigo algunas preguntas:

¿Qué cosas hago como mamá que debería ELIMINAR O DEJAR DE HACER? La queja, la crítica, los platillos aburridos, las observaciones negativas, tratarles como bebés cuando ya pueden realizar más cosas por ell@s mism@s….

¿Qué cosas debería REDUCIR? Enfocarme en otras cosas cuando ell@s están en casa, reducir la presencia de comida no saludable, el tiempo de televisión, reducir algunos gastos infructuosos para enseñarles a ahorrar…

¿Qué cosas debo INCREMENTAR ahora como mamá? Echarles más porras, animarles más, orar más por ell@s, por sus parejas, por sus necesidades, salir más por separado con cada un@ de ell@s, escucharles más, conocerles más, interesarme por sus intereses, darles más responsabilidades específicas en la casa…

¿Qué debo IMPLEMENTAR ahora? El uso de una libreta familiar de oración para ir checando la respuesta de Dios a las oraciones, visitar a los enfermos, clases de algún nuevo instrumento, o clases de cocina…

Quiero esforzarme más éste año en apoyar más y mejor a mis hijas. No estoy de acuerdo cuando se evalúa a los padres por la vida de sus hijos. Pero si estoy consciente de la responsabilidad que tenemos como padres de las vidas de ellos sobre todo cuando todavía comparten nuestra casa.

Así que pido a Dios sabiduría para todas las mamás en éste año, continuemos con ánimo este rol tan hermoso que Dios nos permite desempeñar. Que podamos dar con alegría de corazón. Que Dios nos dé fuerza y gozo para levantarnos muy tempranito y sonreír.  Cada día cuenta.

“El mejor uso que le puedes dar a la vida es amar. El mejor momento para amar, es ahora”, dice una frase.

Vamos con todo mamás,  y si Dios nos presta vida, de aquí a otro año nuevamente a celebrar!

“USTED NO PUEDE CAMBIAR SU VIDA A MENOS QUE CAMBIE ALGO QUE HACE DIARIAMENTE.

EL SECRETO DE SU ÉXITO SE ENCUENTRA EN SU RUTINA DIARIA”

JOHN MAXWELL

 Con Princesa Soo