MI POPOCATÉPETL.

Por Mayra Gris de Luna.

Cada mañana, para salir del lugar donde vivimos e incorporarme a la carretera, tengo que voltear hacia la izquierda. Sin embargo, mi primera mirada no es hacia la carretera, no es tampoco hacia los autos que vienen entrando a la ciudad; mis ojos se posan sobre el “Popocatépetl”.

El Popocatépetl es un hermoso volcán. Cerca del cráter tiene hermosos glaciares puesto que tiene una altura de 5458 metros sobre el nivel del mar. Su nombre proviene de la lengua náhuatl que significa “montaña que humea”. En efecto, es un volcán activo.

La vista es impresionantemente bella.  Hay personas que pueden disfrutar una hermosa vista de la Torre Eiffel, de alguna paradisiaca playa, o de una preciosa ladera en la Toscana, pero yo me considero privilegiada de poder disfrutar cada día de la presencia de “la montaña que humea”.

Una de las razones de mi interés cotidiano en este paisaje es que es diferente cada día y nunca es igual. Mi expectativa de ¿Cómo amaneció hoy el volcán? es satisfecha con mil estampas diferentes.

Hay días en que se manifiesta claro, imponente, cubierto de nieve, sereno  e inmutable en medio de la llanura.

Otros días inspira respeto cuando exhalando grises fumarolas con grave estruendo nos recuerda su poder.

Hay noches en las que emana fuego del cráter, y puede hasta infundir temor.

A veces, los días nublados y la ceniza lo cubren totalmente y no podemos verlo. Parece que no existiera. Pero sabemos que está allí.

Dios se muestra en la naturaleza. Así como veo a Dios en la inmensidad del mar o en la belleza de las flores, éste volcán me hace pensar en Dios. Tan imponente y poderoso. Tan impresionantemente bello e inmutable. Así como el volcán: Dios siempre está allí.

A veces lo veo en todo su poder y gloria manifestándose en mi vida, y mi corazón se goza en alabarle por su belleza y sus bondades a mi vida.

Otras veces, los problemas, las tristezas, las pérdidas en mi vida han nublado mi vista. Me es difícil verlo. Me es difícil gozarme, me invade hasta el temor.

También me he alejado tanto de Dios a veces, que he caminado en la oscuridad. El me ha tenido que rescatar y alumbrar no con luz, sino con fuego. El fuego de las pruebas, el fuego de Su reprensión, y créeme, he conocido el temor. El temor de Dios. Porque:

“Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo” 

(Hebreos 10:31).

Pero lo peor es cuando “no veo” a Dios. Cuando así como el volcán, parece que no existe…está callado, y mi corazón se consuela con la convicción de que “El está allí”.

Aunque no lo vea, aunque no lo sienta. Dios está ahí cuidándome como el Popocatépetl a “La mujer dormida”. Velando mí sueño. (Conoce la hermosa leyenda al final)

Así como cada mañana mi mirada busca ansiosamente contemplar el Popocatépetl,  cada mañana podemos buscar el rostro del Señor y contemplar Su hermosura. Y aún cuando en nuestra vida haya días soleados y días nublados El es siempre el mismo, que ha prometido estar con nosotros “Todos los días hasta el fin del mundo”.

Por la mañana, Señor, escuchas mi clamor;
    por la mañana te presento mis ruegos,
    y quedo a la espera de tu respuesta.

Salmos 5:3 NVI

 La leyenda: Haz click aquí para ver el video sobre “La leyenda de los volcanes”

 

VE CON LOS OJOS DE LA FE.

La fe es confiar en lo que el ojo no puede ver.

Los ojos ven al león que acecha. La fe ve al ángel de Daniel.

Los ojos ven tormentas. La fe ve el arco iris de Noé.

Los ojos ven gigantes. La fe ve a Canaán.

Tus ojos ven tus faltas. Tu fe ve a tu Salvador.

Tus ojos ven tu culpa. Tu fe ve Su sangre.

Tus ojos ven tu tumba. Tu fe ve una ciudad celestial cuyo constructor y creador es Dios.

Tus ojos miran al espejo y ven un pecador, un fracaso, un quebrantador de promesas.

Pero por fe miras al espejo y te ves como pródigo elegantemente vestido llevando en tu dedo el anillo de la gracia y en tu rostro el beso de tu Padre.

 

El poder de Dios es muy grande para los que creen.

“Ese poder es como la acción de su fuerza poderosa,

Que ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos”.

Efesios 1:19-20, NVI

Tomado del libro: “Cuando Dios susurra tu nombre”

de Max Lucado, Grupo Nelson

“EL MISTERIO DEL HUEVO”.

Por Mayra Gris de Luna.

Mis pensamientos una mañana cualquiera hace varios años:

-“Memo (mi esposo) sale de viaje mañana, así que más vale que empiece a preparar su maleta”.

Jalo una silla para subirme en ella y alcanzar la parte más alta del closet de nuestra recámara.

-“O esto está muy alto o yo muy chaparrita porque aún con la silla me es difícil alcanzar la maleta. A ver… (Me asomo a la parte alta del closet)

¿Por dónde anda la maleta?… mmm… pero… ¿qué es esto?… ¿un huevo? (muy asombrada lo tomé en mis manos)

-“¿Qué hace un huevo aquí? Es muy extraño. Danna (de tres años) aunque es muy tremenda, no alcanzaría y mucho menos Alisson (de uno).

(Me bajo de la silla)

He aquí el misterio del caso del huevo en el closet.

¿Qué pensarías tu “mi querido Watson”?

Teoría #1: Teníamos una gallina viviendo en el clóset y no lo sabíamos.

Teoría # 2: Me levanté sonámbula a media noche y fui a la cocina por un huevo y lo guardé allí por si algún día en un futuro lejano (como en el 2012 por ejemplo) pudiera haber escasez por la gripe aviar y el precio subiría tanto que guardarlo podría ser una buena inversión.

Teoria#3: O como en las novelas de Agatha Christie, el culpable siempre es el mayordomo, la señora que me ayudaba con la limpieza lo puso allí por alguna razón que yo llamo: BRUJERÍA.

En realidad la tercera teoría fue lo primero que me vino a la mente. Nadie más tenía acceso a nuestra recámara.

Cuando mi mamá era muy jovencita pudo conocer algo dentro del espiritismo, y me contaba que pudo ver con sus propios ojos como usaban el huevo. Después de algún procedimiento o alguna limpia, se rompía el huevo; en ocasiones tenía alfileres adentro, en ocasiones lo rompían en un vaso de agua y el contenido se veía turbio comparado al lado de otro huevo normal o salía negro. Tal vez no lo hubiera creído si no es porque mi mamá me lo contó porque lo vio.

Así que mi segundo pensamiento fue ir a romper el huevo para ver que tenía dentro. Pero fue una idea que deseché inmediatamente.

Tomé unos minutos para pensar en todo esto. Siempre he estado muy alerta y muy consciente de la guerra espiritual que existe. Sé que existe Dios, y sé que existe el mal. También  he tenido la fuerte convicción de que Dios está con nosotros y nos protege y aún manda a sus ángeles para cuidarnos.

Pensé en nuestra familia. Todo estaba bien. En días anteriores mi nena mayor había tenido pesadillas, no sabía si tendría que ver con esto o simplemente comió muchas papas fritas en el Mc Donald´s 🙂

Rápidamente hice una “evaluación” de cómo andábamos en INTEGRIDAD. Sé que es básica para recibir la bendición y protección de Dios. Recuerdo que mi conclusión fue que aunque no éramos perfectos, estábamos en paz con Dios, buscándole, sirviéndole, confesando nuestras ofensas. Hice una breve oración y fui a tirar el huevo al bote de basura de la cocina. Tenía tanto que hacer en aquellos días que no volví a recordarlo hasta hoy.

No sé si fue una coincidencia, pero la señora de la limpieza nunca regresó. Días después, haciendo yo el aseo, encontré un “envoltorio” en un bote que había junto a la lavadora de la zotehuela. En su interior tenía cabello, y la fotografía de un joven que no conocíamos. Para mí es un caso resuelto. Sigo pensando que mi Teoría #3 es la más acertada.

Por aquellos días había tomado un curso en la iglesia, con mi amada amiga y hermana Katty Gray acerca de “Cómo amar efectivamente a los hijos”. Ella me obsequió una tarjeta que decía:

La oración eficaz del justo puede mucho.

Santiago 5:16b

SANTIAGO.

 Traía una ilustración de un papá orando hincado al lado de la camita de su pequeño niño dormido. Podía verse al fondo un ventanal semiabierto y en el fondo, el ángel de Dios son sus brazos extendidos protegiendo la entrada de una silueta de un ángel de color negro simbolizando al maligno.

Tenía por costumbre leer la Biblia ilustrada para niños por las noches y orar con mis hijas, pero recuerdo que en aquellos días regresaba más tarde cuando ya estaban dormidas y, recordando aquella tarjeta, y sobre todo el versículo, oraba por mis hijas y por mi esposo. El mensaje de la cita bíblica es claro, pero mi mente ve “en negritas” la palabra “JUSTO”. Esta palabra sobresale de entre las demás recordándome que la condición es la integridad.

Podemos tener muy claro que existe una guerra espiritual, queremos estar lo más alejados de todo lo que se relacione con ello. Sabemos del ocultismo, la brujería, el culto a la Santa Muerte, el espiritismo, etc. y nunca se nos ocurriría pensar que aún cuando no nos demos cuenta, en la seguridad e intimidad de nuestro hogar pudiéramos recibir algún ataque.

Sin embargo, no tenemos nada que temer si procuramos una vida íntegra y de oración. Podemos vivir confiados en la protección de Dios.

Estemos alertas recordando las palabras de 1 Pedro 5:8

 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo,

 como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.

( Nota: Si crees estar siendo atacado mas agresivamente busca una iglesia y habla con sus líderes. En esos casos se necesita ayuda.)

¿Te mantienes alerta y viviendo en integridad?

¿Tienes alguna otra “Teoria” sobre el misterio del huevo? 🙂

 

LA MAÑANA VENDRÁ…

Quebrantado…

¿Cómo puedo soportar el dolor?

Tantos planes… interrumpidos permanentemente.

Tantas ilusiones…destrozadas.

Anhelos…frustrados.

No queda nada.

¿Por qué?

¿Por qué esto?

¿Por qué a nosotros? ¿Por qué a mi?

Impotencia…desesperanza…

La vida nunca volverá a ser la de antes.

¿Vale la pena vivirla?

¿Dónde estás, Señor?

Aquí mismo estoy, a tu lado, hijo mio.

Aunque no sientas mi presencia,

Te estoy teniendo fuerte bajo la sombra de mis alas.

Te acompañaré en esta noche oscura.

No tengas miedo de llorar.

Te di las lágrimas para que te desahogues.

No trates de esconder tu dolor.

Deja que se convierta en una fuente curativa,

Un proceso de restauración,

Porque yo así lo he planeado.

Los que lloran serán bienaventurados.

Te tendré asido.

Aun cuando sientas que tú no puedes asirte de mí.

Busca mi faz, hijo mío,

Recibe mi promesa, por imposible que parezca,

Que el gozo vendrá a la mañana.

Puede llevar mucho tiempo,

Pero yo sanaré tu corazón destrozado.

Sé que la noche parece no tener fin,

Pero LA MAÑANA VENDRÁ

Lo he prometido.

De Heaven of Rest Newsletter

Artículos relacionados: “LA CARGA DE LA PREOCUPACIÓN” Haz click aquí.

EL POZO.

Un hombre cayó en un pozo y no podía salir.

Una persona SUBJETIVA se acercó y dijo:

“Me identifico con tu situación”.

Una persona OBJETIVA se acercó y dijo:

“Es lógico que alguien haya caído ahí adentro”.

Un FARISEO dijo:

“Sólo la gente mala cae en un pozo”.

Un MATEMÁTICO

calculó cómo se había caído del pozo.

Un PERIODISTA quería la historia exclusiva del pozo.

Un FUNDAMENTALISTA dijo:

“Mereces estar en el pozo”.

Un RECAUDADOR DE IMPUESTOS

preguntó si estaba pagando los impuestos por tener un pozo.

Una persona AUTOCOMPASIVA dijo:

“¡No es nada comparado com MI pozo!”.

Un CARISMÁTICO dijo:

“Solo confiesa que no estás en el pozo””

Un OPTIMISTA dijo:

“Las cosas podrían estar peores”

Un PESIMISTA dijo:

“¡Las cosas van a empeorar!”

JESUS, viendo al hombre, lo tomó de la mano y LO SACÓ del pozo.

Anónimo.

“SEGURIDAD EN MEDIO DE LA INSEGURIDAD”

Por Mayra Gris de Luna.

“Vuélvete a tu casa, y cuenta cuán grandes cosas ha hecho Dios contigo.  Y él se fue, publicando por toda la ciudad cuán grandes cosas había hecho Jesús con él” 

(Lucas 8.39)

Estas fueron las palabras que Jesucristo le dijo a un hombre al que había liberado. Este hombre había sido poseído por muchos demonios durante mucho tiempo.

Así como pasó al endemoniado, muchas personas somos bendecidas, sanadas, libradas de accidentes y peligros cada día y a cada momento. Algunas veces reconocemos la ayuda sobrenatural de Dios, y muchas otras ni nos damos cuenta. Aún cuando si estamos conscientes de la ayuda de Dios y aún inmensamente agradecidos e impresionados, muchas  veces guardamos silencio. No compartimos nuestra experiencia. A veces casi puedo escuchar a Jesús diciéndome: ¡Anda, ve y cuenta las cosas que ha hecho Dios en tu vida! ¡No te quedes callada!

Creo que hay por lo menos tres razones por las que a veces no testificamos de las cosas que Dios hace en nuestra vida:

1. Por lo que digan los demás.

2. Porque pensamos que tiene que ser algo espectacular para compartirlo.

3. Pensamos que tal vez a nadie le importe.

En efecto, puede haber personas criticando; puede también ser algo cotidiano; y si, tal vez a la mayoría no le importe, pero aun con todo, al leer lo que Jesús dijo aquella ocasión, siento que debería compartir y publicar las cosas cosas que Dios hace en mi vida, y por una sola persona que resulte impactada positivamente como resultado de ello, vale la pena hacerlo.

Durante la semana he estado meditando mucho sobre el cuidado de Dios hacia nuestra familia.  Yo tengo mucho que agradecer y publicar. Dios nos protegió de manera especial. Hay cosas que mis hijas han tenido que enfrentar, que los niños de mi época no vivimos. Durante los últimos dos años, en tres diferentes ocasiones, sus escuelas han sido evacuadas por amenazas de bomba. Los niños nos llaman por sus celulares y nos ponen al tanto antes de que la escuela lo haga de manera oficial. Las mamás nos avisamos unas a otras para recoger a nuestros hijos lo más pronto posible, pues aunque siempre esperamos que sea simplemente una amenaza, por momentos se experimenta temor de que en cualquier momento eso pudiera explotar y la histeria colectiva se hace presente.

El miércoles pasado recibí otra llamada de mi hija. Se le escuchaba un poco nerviosa. Rápidamente me relató que después de efectuar un robo a un almacén cercano, varios asaltantes en su huida, perseguidos por la policía chocaron contra una camioneta con una decena de pasajeros. Ambas unidades se volcaron. Como la policía los perseguía algunos trataron de huir y hubo un tiroteo. Todo ésto ocurría a un lado de la escuela mientras los chicos tenían su recreo. Se temía que los asaltantes pudieran entrar a la escuela o alguna bala perdida pudiera lastimar a alguien. Los maestros y policias de la escuela activaron inmediatamente sus protocolos de seguridad poniendo a salvo a los niños. Sin embargo el sonido de las ambulancias llegando por los heridos, la llegada de policía, el acordonamiento de la zona, y mas tarde la llegada de los medios de comunicación pudo alterar hasta a los niños más ecuánimes.

Aún cuando enfrentar éste tipo de situaciones se nos va haciendo cotidiano, no es algo a lo que uno quiera acostumbrarse. Estos chicos han pasado por tres amenazas de bomba y un tiroteo en menos de dos años, y eso sin mencionar los sismos.

Cuando recibo este tipo de llamadas, le recuerdo a mi hija que Dios está con ella y siempre nos ha cuidado, y que por eso podemos confiar en que todo saldrá bien.  Le digo que voy a ir lo mas pronto posible, y que voy a orar por la situación. Ella dice que es difícil permanecer del todo tranquila en medio de la paranoia que provocan éste tipo de situaciones, pero que aunque se sienta nerviosa sabe que Dios siempre está con ella, y ya ha podido ir desarrollando ésta convicción cuando vez tras vez ocurren éste tipo de eventualidades y Dios nos ha guardado y protegido.

En medio de la inseguridad, podemos tener seguridad. Seguridad en que Dios ha prometido estar siempre con nosotros. Así ha sido siempre y así será. El siempre cumple Sus promesas.

“He aquí Yo estoy contigo y te guardaré dondequiera que vayas”.

Génesis 28:15

Sea que acostumbres testificar las cosas que Dios ha hecho contigo o no, te invito a hacerlo dejando un comentario. La bendición siempre se multiplica cuando lo compartimos.

“ES COMPLICADO”

Por Mayra Gris de Luna.

Recuerdo a una “Oma” alemana que era la anfitriona cuando desayunábamos en un hotel en Ingolstadt  hace unos quince años. Siempre sonriente y cordial, se acercaba a nuestra mesa con la típica pregunta: “kaffee oder te?” La decisión era sencilla: uno respondía: “té” ó “café”.  Actualmente, cuando voy a un “Starbucks”, la decisión de tomar café se ha vuelto un tanto más complicada, al principio no fué fácil  pero he aprendido a ordenar “un café descafeinado  caliente con leche light y un toque de menta en su tamaño alto con dos sobrecitos de splenda a nombre de Mayra”. Tener mas opciones puede hacer las cosas menos simples.

También recuerdo la primera vez que llené la forma para sacar mi credencial de elector al cumplir los 18 años. En el recuadro para “Estado Civil” sólo había dos opciones: soltero(a) ó casado(a). Recientemente, al completar mi información en Facebook, había muchas más opciones disponibles: soltero, tiene una relación, prometido(a), casado (a), “es complicado”, tiene una relación abierta, viudo(a), separado(a) y divorciado(a). Actualmente nos complicamos tanto la existencia que ¡“Es complicado” es un estado civil!

Ni se diga de las recientes variedades de respuestas que ahora puede haber en el recuadro “sexo”. Antes sólo podías elegir entre “hombre” o “mujer”. ¡Eso si que se ha complicado!

Una de las cosas más difíciles para mi al asomarme al mundo de la Consejería Familiar es ayudar a  tratar de deshacer los nudos en las vidas de las personas que se la han complicado demasiado.

De por sí la modernidad implica nuevos retos. Muchas cosas ya no son tan simples como antes. Pero creo necesario puntualizar que en muchos aspectos nos complicamos la vida nosotros mismos.

LAS DECISIONES QUE TOMAMOS siempre tendrán consecuencias que afectarán nuestra calidad de vida. Seguido menciono la frase: “Buenas decisiones: buenas consecuencias; malas decisiones: malas consecuencias”. Personas atrapadas en el adulterio, teniendo hijos con diferentes parejas, enfrentando procesos de divorcio simultáneamente con problemas económicos y de salud se han metido en complicaciones que habrían podido evitar.

“El amor no es complicado, las personas lo son”.

NO SABER DECIR QUE “NO” a los placeres, a las deudas, a los malos hábitos,  al exceso de actividades, al trabajo excesivo, al stress, a las compras, a cambiar todo por un mejor status,  al flirteo, a la pornografía, a las adicciones en general,  complica mucho la vida de cualquier persona. “Es complicado” vivir así.

NO ASUMIR LA RESPONSABILIDAD  DE NUESTRA VIDA Y DE NUESTROS ACTOS da como resultado que le echemos la culpa a la pareja, a los padres,  a los hijos, al gobierno, al diablo o al mismo Dios de las consecuencias de nuestras propias decisiones. Así no crecemos ni maduramos.

IGNORAR LOS PRINCIPIOS Y NORMAS MORALES, los convencionalismos sociales y  a nuestra propia conciencia tarde o temprano nos complicará la vida.  Pretendemos ignorar o desentender “el bien y el mal”. Ignoramos a Dios mismo  y sus preceptos para la conducta humana. Actuamos pretendiendo saber más que Dios.

Justificar nuestras malas decisiones es auto engañarnos.  No hemos entendido que los lineamientos que Dios nos ha trazado dentro de la obediencia y la moral siempre nos llevarán al éxito y a una vida más plena, abundante, feliz, y sencilla sin tanta complicación.

Tal vez, también aquí nos urge “volver a lo básico”. Hay que hacernos la vida más sencilla.

Si nuestra vida ya es complicada y está hecha nudos, nunca es tarde para empezar a tomar mejores decisiones, aprender a ponernos límites diciendo “no”. Muchas cosas pueden mejorar si aprendemos a responsabilizarnos de nuestras decisiones tomando las riendas de nuestra propia vida sin culpar a los demás de nuestra situación. Y lo mas importante, tomar en cuenta a Dios en nuestra vida. Como un Padre, El quiere solo lo mejor para nosotros. Sin duda, obedecerle es lo mejor. La Biblia dice en Eclesiastés 12:13

“El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre”

UNA VIDA COMPLICADA:                                   PUEDE MEJORAR SI:

–  Toma malas decisiones                                    -Toma mejores decisiones

– No saber decir “NO”                                           – Aprende a decir “NO”

– No asume responsabilidad                             – Asume su responsabilidad

Ignora principios morales                             – Toma en cuenta a DIOS

Artículos relacionados:  “EL SABIO DE EGIPTO”

HE DECIDIDO AMARTE.

Por Mayra Gris de Luna.

He decidido amarte

desde el día en que lo decidí,

Yo no he podido evitarte

Eres todo para mí.

 

En mi memoria poseo

El  recuerdo de tu boca

Cuando tus besos recreo

aun siento tu piel cuando me toca.

 

He decidido amarte

Cada día mientras yo viva

Mi afán en solo brindarte

Mil sonrisas cada día.

 

Te conozco y me conoces

Compartimos una vida

En las vivencias atroces

No has preparado la huida

 

He decidido amarte

Desde el día en que lo decidí

Oh Dios, ¿cómo pagarte?

si este amor, ¡Tú lo pusiste en mí!

 

Mayra Gris de Luna ©  2012

 

EFECTO DOMINÓ.

Por Mayra Gris de Luna.

Hace unos meses, jugábamos dominó en casa, terminada la jugada, mi hija menor y yo nos quedamos jugando con las fichas. Hacíamos figuras, casitas y edificios con ellas. Luego las formamos todas bien paraditas una tras otra, simplemente para darnos el gusto de darle un pequeño empujoncito a la primera ficha y ver cómo caían una tras otra todas las demás, logrando el llamado “efecto dominó”.

Empezamos a intentar nuevas formas, haciendo curvas y terminamos viendo en “You tube” videos acerca de esto en donde las personas realizan verdaderos actos de alta precisión con las fichas, incluso activando otros mecanismos con ellas.

Es increíble cómo el pequeño y casi insignificante impulso original puede desencadenar un movimiento que  puede continuar indefinidamente mientras siga habiendo fichas en la fila. Me impresiona el “efecto dominó” cuando lo aplicamos a nuestra vida personal diaria.

CAUSA- EFECTO.

Todo tiene una causa, toda causa tiene un efecto. Si hacemos algo o no, esto tiene un efecto. Lógicamente tiene un efecto en nuestras propias vidas, pero inevitablemente, así como en el efecto dominó, lo que hacemos o no hacemos tiene efectos y consecuencias en las demás personas que nos rodean, y éstas a su vez impactan a otras y así sucesivamente. Es importante estar conscientes de que eso implica cierta responsabilidad.

Podemos impactar de manera positiva. Y esto es realmente sensacional, poder influir positivamente en la vida de otras personas y que éstas a su vez lo hagan en las demás. ¡Así se puede cambiar al mundo!

Pero es lamentable, cuando un error, un fracaso personal, afecta por ejemplo a una pareja, ésta a su vez afecta a la familia, la familia al entorno, y la sociedad completa se ve menguada por la irresponsabilidad de los actos de individuos. Un individuo que adultera por aquí, un adolescente que se droga por allá, un servidor público que cae en las garras del narcotráfico. Pero como lo vemos en el efecto dominó, el golpe inicial no precisa ser tan fuerte, basta con un ánimo negligente en mi persona, un mal hábito,  un espíritu crítico y amargado; y aún más allá: no hacer lo que tengo que hacer, quedarme inmóvil ante necesidades apremiantes.

Todo empieza con una decisión, y la consecuencia de ella, buena o mala, tarde o temprano aflorará. No podemos evitar que nuestras decisiones perjudiquen o beneficien a los demás. No podemos evitar vernos perjudicados por las decisiones de otras personas. Vivimos en comunidad.

Simplemente “pasando” un chisme, nos constituimos en parte de una cadena que termina derrumbando a todos los que participaron de él.

Es por ello que es tan importante conservar el balance en todas las áreas de nuestra vida. La salud, la mente, las relaciones, nuestra relación con Dios, el trabajo, el descanso etc., todo está interrelacionado y cuando algo falla, el efecto dominó tarde o temprano alcanzará al área siguiente, y si no lo paramos puede derrumbar nuestra vida y la de los que nos rodean.

Por eso, no hay que dejarnos caer.  Hay que sostenerse y mantenerse firme. Las fichas son objetos inertes. Nosotros no. Somos personas  que podemos decidir oponer resistencia. Podemos ser más fuertes que aquella fuerza externa que nos golpea para derribarnos. Podemos estar preparados parándonos firmes. Podemos estar prevenidos tomándonos fuerte de la mano de Dios. No tenemos por qué caer.

Si a veces humanamente esto es difícil recordémos ésta promesa en Isaías 41:13

“Porque yo soy el Señor, tu Dios,

Que sostiene tu mano derecha;

 Yo soy quien te dice:

“No temas, yo te ayudaré”

¿Puedes identificar la causa de algún “efecto dominó” en tu vida?

No te permitas caer, sostente de la mano de Dios, El ha prometido ayudarte, no tengas miedo, El siempre cumple sus promesas.

“Por lo tanto, pónganse toda la armadura de Dios, para que cuando llegue el día malo puedan resistir hasta el fin con firmeza. Manténganse firmes”

Efesios 6:13,14ª NVI

 

 

TU ERES QUIEN ERES POR UNA RAZÓN. Poema

TU ERES QUIEN ERES POR UNA RAZÓN,

Tu eres parte de un plan completo

Tu eres un diseño único, precioso y perfecto

llamado “Especial” para Dios, seas mujer ó varón.

TU ERES COMO ERES POR UNA RAZÓN,

Nuestro Dios no comete errores

El te formó en el vientre materno

exactamente como El quería hacerte.

TUS PADRES SON LOS QUE EL TE ESCOGIÓ POR UNA RAZÓN,

No importa cómo te puedas sentir tu al respecto,

Ellos fueron diseñados por Dios según el plan que tenía en mente

ellos llevan el “Sello del Maestro”.

Aquella experiencia que enfrentaste no fué fácil,

y Dios sabe cuánto te lastimó

Pero fué necesaria para moldear tu corazón

y que crecieras de la manera en que Dios quería.

TU ERES QUIEN ERES POR UNA RAZÓN

Tu has sido formado por la mano del Maestro

TU ERES QUIEN ERES: AMADO

porque hay un Dios que te ama.

Russel Kelfer

Traducido y adaptado por Mayra Gris de Luna.

MANEJANDO LA CRÍTICA.

Todos estamos expuestos a la crítica. Recibir una crítica es una de las cosas que puede tener el poder  (si se lo damos) de  afectar nuestro estado de ánimo e incluso influirnos a modificar nuestros planes y decisiones. Por decirlo de una manera: a todos nos ha tocado sentarnos alguna vez en “la silla del acusado”. Sin embargo, también nos hemos sentado en la silla del “criticón”. Algunas personas tenemos mayor tendencia a tener una actitud crítica. Puede ser por simple imitación: lo aprendimos por el ejemplo de los padres. Es muy probable que la persona criticona haya sido objeto constante de la crítica de algún padre perfeccionista y exigente,  a veces es cosa de la cultura del medio en que nos desarrollamos, tal vez  después de haberlo practicado constantemente se ha convertido en un habito del que a veces ni si quiera se está consciente de cuan arraigado está.

  • En la mayoría de los casos la actitud crítica está basada en los celos o en un espíritu competitivo mal enfocado: Tú tienes algo que la persona crítica no tiene, y por alguna razón la persona no es capaz de “digerir” esta realidad. No es capaz de enfrentar esta verdad con una actitud positiva. Y entonces aparecen los celos y una manera de desahogarlos es murmurando, criticando, tratando de hacer ver mal a la persona para que ellos “queden bien”. Sienten que lo bueno en ti, resalta lo malo en ellos.
  • Entender que hay personas que simplemente NO PUEDEN aceptarnos como somos ayudara a liberarnos de ese deseo de agradarles, y de sentirnos culpables por no lograr su aprobación. Los sentimientos de inferioridad y falta de autoestima  imposibilitan a las personas a apreciar, estimar y aceptar a los demás. En estos casos, descansa, la falla no está en ti. Hay personas IMPOSIBLES DE AGRADAR. No podemos agradarle a todos, ni todo el tiempo.  Casi siempre es imposible mantener a todo mundo feliz.  A algunas personas, NO IMPORTA LO QUE HAGAMOS, SIEMPRE ENCONTRARAN  ALGUNA RAZON PARA ENCONTRAR UNA FALTA, UN DEFECTO, UNA DEBILIDAD. Podremos agradarles un tiempo pero tarde o temprano encontraran algo.La vida es muy corta como para estar tratando de complacer a ese tipo de persona. Claro que nuestra actitud debe ser de amor, de amabilidad, pero no podemos gastar mucho tiempo tratando de complacer a alguien que es imposible de complacer. A estas personas es mejor amarlas “a distancia”… “de lejitos”.
  • Entre más exitosa sea una persona, más criticada será. Si logras algo significativo en tu vida, no te sorprendas si empiezas a ser criticado. Tenemos que darnos cuenta que desafortunadamente no todas las personas van celebrar nuestros triunfos.Cuando alguien nos critica, una tendencia natural es tratar de defendernos, tratar de demostrar que no es cierta la crítica de la que hemos sido objeto. Nos ponemos a la defensiva y esto es desgastante. Debemos tener cuidado al dedicar nuestra energía a eso porque nos distrae de nuestra meta. Si solo gasto 5 segundos de mi energía emocional pensando por qué alguien dice algo, es una distracción que debo apagar INMEDIATAMENTE para enfocar mi energía en lo que realmente importa.

Vivimos en un “mundo libre”, aceptemos el hecho de que siempre habrá gente criticándonos y continuemos nuestro camino disfrutando nuestra vida DE TODOS MODOS. Me encanta la conocida frase de Don Benito Juárez: “EL RESPETO AL DERECHO AJENO, ES LA PAZ”

  •  No dejes que la crítica te cambie o te limite. Desde Isaac Newton hasta  Los Beatles, a lo largo de la historia encontramos numerosos ejemplos de personas que no se dejaron vencer ni amedrentar por la crítica y dejaron algún valioso legado. Jesucristo mismo fue criticado más que nadie. Fue criticado por hacer amistad con un cobrador de impuestos, fue criticado por andar con pecadores, por hablar con mujeres, por sanar el día de reposo, etc. Pero siempre se mantuvo enfocado en cumplir su misión no  en dar explicaciones.
  • Reconoce los triunfos de otros. Celebra el éxito de los demás. Seguramente alguien seguirá tu ejemplo. El expresar reconocimiento a los demás también es una característica de una persona emocional y mentalmente saludable. Si no es natural en nosotros, podemos esforzarnos en repetirlo lo suficiente como para que se convierta en un hábito.
  •  Si estás haciendo una diferencia en tu medio de influencia, seguramente vas a ser observado y criticado. Pero tú SIGUE ADELANTE!

 

Basado en conceptos de Joel Osteen.