VE CON LOS OJOS DE LA FE.

La fe es confiar en lo que el ojo no puede ver.

Los ojos ven al león que acecha. La fe ve al ángel de Daniel.

Los ojos ven tormentas. La fe ve el arco iris de Noé.

Los ojos ven gigantes. La fe ve a Canaán.

Tus ojos ven tus faltas. Tu fe ve a tu Salvador.

Tus ojos ven tu culpa. Tu fe ve Su sangre.

Tus ojos ven tu tumba. Tu fe ve una ciudad celestial cuyo constructor y creador es Dios.

Tus ojos miran al espejo y ven un pecador, un fracaso, un quebrantador de promesas.

Pero por fe miras al espejo y te ves como pródigo elegantemente vestido llevando en tu dedo el anillo de la gracia y en tu rostro el beso de tu Padre.

 

El poder de Dios es muy grande para los que creen.

“Ese poder es como la acción de su fuerza poderosa,

Que ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos”.

Efesios 1:19-20, NVI

Tomado del libro: “Cuando Dios susurra tu nombre”

de Max Lucado, Grupo Nelson