Archivo de la categoría: Autoestima

Mavis.

Jesús dijo: «Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, 
porque el reino de los cielos es de quienes son como ellos.» 
Mateo 19:14 Nueva Versión Internacional (NVI) 

Mavis es una palabra de mis primeros recuerdos. Recuerdo a mi mamá llamarme así.

Ella decía que como todavía yo no podía pronunciar mi nombre, elegí Mavis como una especie de nombre alternativo. Lo cierto es que Mavis soy yo. Antes que Mayra y sus decepciones, antes que el bullying y los traumas. La niña feliz, vulnerable y sencilla. 

Solo un par de amigos y algunos familiares muy cercanos aún me llaman así. Únicamente me conocen por ese nombre los pocos que estuvieron en mi mundo de entonces, un mundo que ya no es más. Que sólo existe en mis recuerdos y memorias de los pocos que tal vez por ello me conozcan más y me comprendan mejor. 

En los días de Mavis escuchaba mi canción en la consola, caminaba de la mano de mi abuelo y recogía conchitas a la orilla del mar. 

En los días de Mavis mi mamá era mi ángel, mi hada hermosa y alegre de los ojos miel y cabello ondulado. En las tardes íbamos al campo a jugar con una pelota y recogíamos flores.

En los días de Mavis tenía papás, tíos, abuelos, primos, vecinos y hasta perros. Hoy, todo aquello ya no es más. 

Pero Mavis vive en mí. Se asoma como es, sin pretensiones ni altas expectativas. Ella agradece cada amanecer, ora por los pajaritos, canta, espera lo mejor; disfruta cada instante, ríe, sueña y ama.

También llora y sufre calladamente el desencanto de la vida cuando es dura. 

Todos llevamos una Mavis dentro. Con alma limpia, la mente pura, la intención sencilla y el sueño noble del niño de ayer. 

Dice Jesús que para entrar al cielo hay que ser como niños. Pues sin duda, Mavis es la parte de mí, o de ti, que allá estará. 

Mayra Gris de Luna. 

 

 





NO SUFRAS POR EL RECHAZO.

Por Mayra Gris.

He vivido experiencias de rechazo desde la infancia, adolescencia, juventud y aún en mi edad adulta.

En diferentes tiempos y en los diversos medios en los que en la vida me ha tocado estar, curiosamente, me han rechazado por cosas opuestas. Ha sido hasta divertido observar como personas de clase social alta me han rechazado por suponerme no estar a su altura y personas de escasos recursos también lo han hecho en alguna ocasión por suponerme próspera o diferente. En algún medio religioso, si no participaba con entusiasmo, me criticaban por ser introvertida; si buscaba participar para desarrollar mis dones, entonces me criticaban por «querer llamar la atención». Cuando algunos me han rechazado «por mis traumas», otras lo han hecho por verme plena.

Hoy me doy cuenta de que «no era yo», eran ellos. Muchas cosas eran relativas, otras simples puntos de vista o impresiones que no necesariamente me definían a mí ni a mi realidad.

«Pero el Señor endureció el corazón de Faraón, y éste no dejó ir a los hijos de Israel»

Éxodo 10:20

La Biblia nos cuenta del Faraón que rechazó al pueblo judío por ser judíos, por tener un Dios, por desear libertad; pero si lo vemos de una manera mas profunda, Dios puso en él esos sentimientos, Él endureció el corazón de faraón, ¿por qué o para qué? para que se cumpliera Su propósito, para que se cumpliera un plan preestablecido.

«Cegó los ojos de ellos, y endureció su corazón; para que no vean con los ojos, y entiendan con el corazón, y se conviertan y yo los sane»

Juan 14:20

Jesús fue rechazado por su pueblo, fue entregado a la muerte de cruz, Dios endureció los corazones del pueblo, de gobernantes, de los fariseos ¿por qué y para que? para que se cumpliera el plan, para que se cumplieran las profecías.

Así que yo no responsabilizo de manera total a las personas. Aunque en el momento sufrí, hoy celebro el rechazo de algún amor juvenil, porque no «era por ahí»; el plan de Dios era diferente, soy feliz con mi esposo y tal vez ya estábamos predestinados, no lo sé, pero Dios sabía que no iba a ser feliz con la otra persona.

Así que del que quiere tiene misericordia, y al que quiere endurece.

Romanos 9:18

Ciertamente tampoco podemos generalizar. A veces, somos rechazados por nuestras malas actitudes, nuestro descuido o falta de sensibilidad para tratar a las personas. Nos lo hemos ganado con nuestra indiferencia, rudeza o egocentrismo; con nuestra prepotencia o incapacidad para conectar con ellos. Pero otras veces nos hemos dado desinteresadamente, hemos ofrecido nuestra amistad, nuestro tiempo, nuestras cosas materiales o incluso nuestro amor a personas que tal vez no lo merecían. Pero estoy segura que hay algunos casos en los que Dios mismo ha sido el que ha endurecido el corazón de esa persona para guiarnos en otra dirección.

Si sufres por algún rechazo, no lo tomes personal, tal vez es Dios quien puso eso en la o las personas para guiarte en otra dirección. Dios lo hace para protegerte. Si en mis llantos pasados hubiera podido ver mi vida en el futuro, no hubiera llorado, hubiera dado gracias a Dios por librarme de alguna tristeza mayor, un matrimonio fracasado, una vida de pobreza o un ambiente tóxico.

Sé que no es para nada lindo lo que puedas estar sintiendo, pero créeme, no eres tú. Confía en que Dios quiere lo mejor para ti. Deléitate en Él y el concederá todas las peticiones de tu corazón. Te dará algo o alguien mejor, y puedo asegurarte que es mejor de lo que tu jamás hayas podido imaginar.

Comenta, comparte y dale like si te ha sido de utilidad, es mi aliciente para seguir escribiendo en éste blog.

TRÁTALA CON CUIDADO.

Abrí la tapa de la lavadora, estaba llena de ropa húmeda que alguien había dejado lavando. Estaba sacando las prendas y noté que habían echado un suéter negro fino con la ropa de uso cotidiano. Se había llenado de bolitas y pelusas, además se  le hizo un hoyito; tal vez se atoró con el cierre de algún pantalón. Lo primero que pensé es que la ropa especial se lava aparte, solita, en el ciclo delicado y con «Vel Rosita». En mi experiencia, si a la ropa delicada se le da éste trato especial, se conservará como nueva por años.

Me hizo pensar que algo parecido ocurre en nuestras relaciones personales. Si un esposo trata a su esposa de manera especial, con delicadeza y de manera diferente al resto de las personas, seguramente ella lo reflejará de alguna forma, conservándose bella, optimista, sonriente y sintiéndose amada. De la misma forma, si yo trato a mi esposo con atención, esmero y cuidado especial nuestra relación se conservará por años como en el principio del matrimonio.

Tenemos amigas que tratamos en la iglesia y en los chats de watsapp donde platicamos y bromeamos por igual. Tarde o temprano le saldrán “bolitas” a nuestra relación, y los malos entendidos o la desatención hasta podrían hacerle un hoyito que la deteriorará y le hará perder su belleza. Cuando le mandamos un mensajito personal, nuestra amiga percibirá que es especial para nosotros, sentirá nuestra atención e interés y nuestra amistad conservará su color aún con el paso del tiempo.

Mi mamá fue una persona cálida y tuvo amistades de muchos años. Cuando yo era niña, ella me hizo memorizar un verso:

«La amistad es una cosa muy difícil de lograr,

se cuida como una rosa y se tiene que regar;

Ya que tu y yo la hemos logrado,

¡La debemos conservar!»

¿Quién tiene el trono y la corona?

Por Mayra Gris De Luna.©

El Autocuidado es una de las lecciones más importantes que estamos aprendiendo como humanidad quienes vivimos la pandemia por el SARS-COV2.

A finales del año 2019, un nuevo virus letal del tipo coronavirus empezó a enfermar a personas. El virus se identifica como SARS-COV2 por sus siglas en inglés: «Severe Acute Respiratory Syndrome» traducido como coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave. La enfermedad se llama coronavirus-19 o COVID-19, para abreviar. Es por ello que escuchamos que le llaman “la” COVID. Es “la” enfermedad que ha sometido al mundo, el virus con corona que parece reinar sobre la humanidad. Nuestra vida práctica se ha tornado “coronacéntrica”. Ésta realidad nos ha forzado a calcular nuestras decisiones, movimientos y acciones en base a la letalidad del virus que pareciera tener sometidas nuestras vidas desde su trono. Nos preguntamos por qué Dios ha permitido tal situación. La fe de muchos flaquea cuando las oraciones de las personas pareciera que no fueron suficientes para librarlas de la muerte.

Vamos aprendiendo poco a poco que éste tipo de virus es implacable con los ancianos, los asmáticos y los enfermos crónicos de las enfermedades respiratorias. Es como si a éste grupo de riesgo les hubiera salido el mensaje fatal en su galleta de la suerte. Pero hay otros grupos de personas, quienes pagaremos caro el haber descuidado tanto nuestra salud con sobrepeso e hipertensión. Por otro lado están los saludables y los jóvenes que cometieron algún error higiénico caminando por las calles, en el supermercado o el camión. Los casos que mas se lamentan y entristecen: los de médicos, enfermeras y cuidadores de enfermos. Los héroes que han dado su vida cumpliendo con su vocación.

He comprendido que Dios quiere que yo tome la responsabilidad de mi cuidado personal. Es la parte que me toca. Hay otra parte que no puedo controlar, esa la dejaré a Dios.
Ahora mi “óptica” de la enfermedad ha cambiado y ha tomado un nuevo sentido para mi. Yo lo leo así:

C uidado
O pcional de la
V ida que
I ncluye
D isciplina.

S oy
A uto
R esponsable
S obre mi
C uidado.
O bservar mi
V ida es cosa de
2 (Dios y yo).

Nunca como hoy, las consecuencias de nuestras decisiones han sido tan evidentes y contundentes.
Hay que tomar decisiones importantes como cuidar nuestra alimentación, peso, presión arterial y alergias. También decisiones que parecieran simples como lavarnos las manos constantemente, no tocarnos la cara, usar cubrebocas y ponernos gel. Son decisiones opcionales, que requieren disciplina y que vale la pena tomar: es la parte que nos toca para salvaguardar nuestra vida. La otra parte, depende de Dios, el que está sentado en el trono. La corona todavía le pertenece.

Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos.
Apocalipsis 5:13

img_7462

TESOROS.

Por Mayra Gris de Luna.

   -«Aquí es donde le echan la sal al mar» me dijo mi abuelo con tono travieso mientras mirábamos las maquinas y montones de tierra cubriendo la playa. Yo, siendo muy pequeña, no sabía si creerle o no; ya conocía ése tono bromista de “Don Jesús”. Alrededor del año de 1972, la escuela náutica situada cerca de la casa estaba siendo ampliada, y le quitaron un pedacito a la costa. En verdad pensé con tristeza, que estaban «tapando» el mar.

Así como los niños creen en Santa Claus o los Reyes Magos, yo creía en el mar. –«El mar es bueno» pensaba yo cuando muy de mañana íbamos al playón a recoger conchitas. Las había jaspeadas, con «pringüitas» marrón y también caracolitos. Mis favoritas eran las conchitas más blancas y chiquititas. Las echaba en un botecito de lata. –“me las trajo el mar” decía yo. Eran mis tesoros… tesoros de niña.

   Me sabía de memoria lo que había en los anaqueles de cada local de las artesanías cercanas al malecón. Mi abuelo hacía jabón de coco y cuando entregaba su producto, cual buen negociante, charlaba amena y largamente con cada propietario. Mientras, yo miraba los recuerditos: el llavero, las cocadas, el café y los tamarindos. Una mujer ya nace con su femineidad y su coquetería. Mi imaginación volaba cuando miraba fascinada los abanicos, los alhajeros, las bolsas de palma y las peinetas de carey. Me imaginaba a mi misma como una mujer en plenitud peinándome el cabello, poniéndome mi peineta y saliendo de paseo con mi bolsa a caminar por el malecón.

Yo iba creciendo. No vivíamos en el puerto pero íbamos con frecuencia. El recorrido de tradición culminaba en los locales de artesanías. Como siempre, yo miraba las cosas de carey; había escuchado que todo eso era muy costoso. Ya en la secundaria, un día mi mamá me preguntó: -¿quieres algo? Pensé que no me lo comprarían pero me arriesgué y pedí un par de peinetas de carey. Aún recuerdo la sensación que me producía prenderlas a cada lado de mi cabello como lo había soñado siempre. Me sentía muy bien con mis tesoros… tesoros de jovencita.

   Cuando cumplí 15 años yo no quise un vestido esponjado ni una gran fiesta, pero si tuve un lindo vestido largo en color rosa y una discreta celebración. Recibí algunos regalos de mis familiares. Entre ellos un anillo de ópalo naranja, un perfume “Charlie” y un reloj despertador. Uno de los regalos que más atesoré fue el que me dió ya te imaginarás quien. Si, mi abuelo. Un alhajero de caracoles en forma de corazón de aquellos que venden en las artesanías que yo miraba en Veracruz. Era bello, lo abría y podía mirarme en un espejito que traía por dentro de la tapa. Ahí guardaba mi anillo, una cadena con la plaquita que nos dieron cuando vacunaron contra la rabia a mi perro Nicky y un dije que me regaló mi mamá. Eran entonces mis tesoros… tesoros de mujercita..

   A mi grupo de escuela le correspondió interpretar el baile de “El Colás”. El maestro de danza nos enseñó a mover el abanico. Hay que saberlo portar y rodearlo con estilo. El abanico no solo alivia el calor, también expresa el candor de una mujer con su movimiento sesgado acompañado de la mirada que conquista al son del arpa y la jarana. Cada abanico es una pieza de arte. Los hay de colores y diseños diferentes. Empecé a coleccionarlos. En cada viaje a Veracruz me compraba uno y me di cuenta que es un excelente regalo para una amistad. Aprendí a valorarlos al llegar a cierta edad. He notado que a algunas mujeres les avergüenza tener que sacar el abanico para aliviar el bochorno. A mi no. Yo lo saco con orgullo, presumiendo el que llevo al color de mi vestido. Y lo abro así, como nos enseñó el maestro, con arte, venteándolo con movimientos cortos. Y me siento una jarocha o una danzonera en plena pista de baile. Los guardo en una caja, la caja de mis tesoros… tesoros de una mujer plena.

     Yo Siempre saludo al mar cuando lo veo y me despido de él diciéndole que no se si lo volveré a ver. Lo he hecho tantas veces, que mis hijas lo aprendieron, y ahora me siento afortunada cuando las oigo decir: -¡Hola Mar!

Ignoro lo que qué el destino me depare.  Atesoraría tener nietos y llevarlos a la playa a recoger conchitas.

Hoy mas que nunca, en época de pandemias y cuarentenas, la humanidad está aprendiendo a valorar las cosas simples: la salud, la familia, la libertad y el aire puro, esos… los tesoros del mundo.

Escrito por Mayra Gris de Luna. Abril, 2020.

Dedicado afectuosamente a los miembros del grupo de Facebook “Veracrúz a travéz del tiempo”.

Tu mejor amigo.

Por Mayra Gris de Luna.

Cuando un niño o adolescente comete un delito no puede ser llevado a la cárcel sino hasta que sea mayor de edad. Mientras, es custodiado por el DIF estatal. Sus delitos van desde vandalismo y delincuencia por drogadicción, hasta robo y asesinato. Tuve la oportunidad de ir algunos sábados a dar pláticas a éstos niños infractores, lo cual no fue nada fácil. La mayoría son rebeldes y su código de ética es caracterizado por los «antivalores», es decir, para ellos, quien se rebela ante la autoridad es el héroe, quien desobedece las instrucciones en clase gana de ésta manera la popularidad en el grupo. Es impresionante que aunque su enfoque es equivocado,  sus lazos de amistad y lealtad al grupo son muy fuertes. Tuve que ir aprendiendo a comunicarme con ellos intentando diferentes técnicas para captar su atención y sobre todo para lograr que ellos mismos tomaran la decisión de modificar su conducta autodestructiva. Recuerdo muy bien el día en que hubo un momento mágico cuando guardaron silencio; mientras hablaba me miraron fijamente y con mucha atención. Finalmente algo «hizo clic» en su mente. ¿Qué fue lo que les dije?

Les dije:

– «Tienes que ser amigo de ti mismo; sé tu mejor amigo. No te traiciones, no te dañes a ti mismo, ayúdate, no te destruyas». Ellos entendían bien el mensaje de la amistad y la lealtad a la banda, a su pandilla, a sus antivalores pero creo que nunca habían pensado que podían ser amigos de si mismos. Creo que ese día lo entendieron y espero que hacerlo haya influido de manera positiva en sus vidas y su futuro.

No solo los niños infractores se dañan a si mismos. En diferente medida, muchos adultos honorables tomamos malas decisiones cotidianamente con respecto a nuestra salud, abusamos de nuestro cuerpo, nos dañamos, no cuidamos nuestras relaciones familiares o de amistad, nos mentimos a nosotros mismos, nos criticamos o menospreciamos y terminamos por emboscarnos. ¿Somos no solo amigos de nosotros mismos, sino aún mejor, somos nuestros mejores amigos?

Solo quien es buen amigo de si mismo puede ser buen amigo de los demás.

TEN SIEMPRE UN PROYECTO PERSONAL.

Por Mayra Gris de Luna.

¿Por qué es importante practicar un pasatiempo, siempre tener un proyecto personal o dedicar un tiempo simplemente a hacer algo que te gusta? Es importante porque cuando no lo haces generas un sentimiento de frustración. Es frustrante hacer siempre lo que tienes que hacer y no poder hacer nunca lo que quieres hacer.

El ser humano es complejo, y entre cuestiones de endorfinas, serotonina y dopamina; las hormonas del bienestar y la felicidad, resulta que las segregamos cuando hacemos cosas que nos gusta hacer. Es la diferencia entre una persona plena y feliz y una personalidad neurótica.

La frustración provoca neurosis, insatisfacción, impaciencia y enojo reprimido. Todas éstas «amiguitas» nos generan presión o estrés. Tarde o temprano se tendrá que aliviar ésta presión y así como una olla expréss, eventualmente estallará.

¿Tienes un proyecto gratificante? Puede ser regar tus plantas o aprender pintura; viajar o escribir un libro. Es hora de prestar más atención a éste aspecto de tu vida. Te ayudará a vivir en plenitud y felicidad.

¡Cuéntame tus proyectos!

APRENDÍ A VIVIR CON EL CORAZÓN ROTO.

Por Mayra Gris de Luna.

Desde niña aprendí a vivir con el corazón roto, diría que es uno de mis «súper poderes». No envidio a Mística con su capacidad de tomar cualquier forma, ni a Black Widow que además de sus notables habilidades, es hermosa; además tiene unos superamigos con los que no debe pasarla tan mal. ¿Tienes algún recuerdo de tu infancia o adolescencia que te dolió mucho en su momento? Yo si, y de los tiempos de prepa y también los de la universidad. Tengo en mi haber mi historial de rechazos, adversidades, desiertos y actos fallidos. Pero hoy quiero decirte algo: las heridas sanan y después de un tiempo cicatrizan. Te haces mas fuerte y aprendes. Este aprendizaje no puede evitar que en las diferentes etapas de la vida tengamos que enfrentar nuevas experiencias que nos rompan el corazón. De vez en cuando un familiar se va al cielo o una hija se casa y se va. Nos damos cuenta que el corazón puede hacerse más sensible o más duro. Yo no quiero tener un corazón duro, a fin de cuentas es una defensa para no sufrir. Pero cuando uno es sensible, habrá momentos en que uno tendrá que aprender a vivir con el corazón roto. Pero, creo que tengo un secreto, que tal vez no sea tan secreto: Dios puede sanar el corazón, y es más, puede hacerlo nuevo. Cuando Él sana, lo hace bien.

Hoy, cuando algo me duele, se lo platico a Dios, le pido que me ayude, que me dé Su paz y Su alegría. Respiro hondo y espero. El tiempo pasa. A veces poco, a veces mas. Pero llega Su paz y vuelvo a sonreír.

Solo quería que lo supieras.

¿Cómo quiero que me amen?

Video sobre una reflexión de Mayra Gris de Luna en torno a una frase de Aurora del Villar que dice:

«Hoy le doy a los demás la libertad completa de sentir por mi lo que quieran..»

No olvides regalarnos un «like» y suscribirte al canal Gris De Luna para recibir contenido similar.

También puedes encontrar el escrito aquí mismo en el blog haz click aquí.

Destinatario: yo

Si pudiera enviarme una carta a mi yo del pasado, la chica de mi juventud, le escribiría las cosas que hoy sé y que entonces no sabía: «Eres hermosa, aunque no lo creas; hay quienes valoran tu amistad, aunque a veces pienses lo contrario. No tengas temor del futuro, todo va a estar bien. No te distraigas ni entristezcas buscando al amor de tu vida, llegará cuando menos lo esperes. Ten paciencia. Dios te tiene preparado al mejor. Dedícate al estudio, a la lectura. Toma clases de pintura. Escribe mucho. Cuida tu salud y has ejercicio. Perfecciona tu inglés, lo vas a necesitar. Pasa tiempo con tus padres y cuídalos, no durarán mucho tiempo. Ama mucho a tus hermanos. Desarrolla tus dones y talentos lo más que puedas, sigue poniendo a Dios en primer lugar. Déjame decirte que aquello de «Deléitate en Jesús y Él te concederá las peticiones de tu corazón» es verdad, se cumplió letra por letra. ¡Animo «niña bonita»!

¿SE PUEDE AMAR DEMASIADO?

Por Mayra Gris.

¿Se puede amar demasiado? ¿Cuánto es demasiado? Cuando te olvidas de ti mismo por dar prioridad a la otra persona.

Cuando leemos que Jesús dijo “ama a tu prójimo como a ti mismo”, nuestro enfoque lo ponemos en el prójimo. El enfoque debería estar en el equilibrio, la reciprocidad y el cuidado de uno mismo tanto como cuidamos de la persona amada.


¿Amo a alguien intensamente? ¿Me amo a mi de la misma manera?

UNA VIDA EN PLENITUD.

Screen Shot 2018-07-02 at 7.21.50 PM

«Hablemos con Valor» es un programa que conducen Rosaura Salazar y Lissete Soto. Tuve la oportunidad de estar con ellas y charlamos acerca de cómo tener una vida en plenitud. Comparto en link para quienes gusten escuchar parte de la charla.

LLAMADAS A SER MADRES.

images-1EL LLAMADO A SER MADRES.

Elizabeth Elliot recuerda a las mujeres que la maternidad es un llamado divino.

-¿En qué trabajas? Te preguntan.

-“Soy mamá”

-¿Quieres decir que eso es todo lo que haces?¿Eso es todo?

Como madre, dedicas tu vida a cuidar personas – las pequeñas, para empezar, cuyas necesidades nunca parecen cesar. A veces, cuando tus días parecen estar completamente ocupados en limpiar cosas, trastos y fregaderos; pequeñas naricitas y grandes lagrimones,  te preguntas qué satisfacción se supone que ello debe significar para ti. Te preguntas sobre ser (además de la esposa y madre perfecta) una anfitriona creativa, intelectualmente productiva y hermosa … y lentamente tus sueños parecen evaporarse.

Has estado escuchando lo que nos dicen hoy en día sobre lo importante que es encontrarte, expresarte y afirmarte. Tal vez estas pensando que no eres nada mas que la «esposa de alguien» y la «madre de alguien más».  A veces te preguntas ¿qué clase de vida es esta?

images

Hay una tribu en el sur de Sudán llamada «Nuers», donde el nombre de una mujer se cambia no cuando se convierte en una esposa, sino cuando se convierte en una madre. Ella es «ManPuk» – «Madre de Puka». Entre los Nuers, ser madre de alguien es lo que hace que la vida de una mujer tenga significado. Hace dos mil años había otra joven, de la tribu judía de Judá, que entendía esa verdad. El mundo nunca se ha olvidado de ella: María, la madre de Jesús, porque estuvo dispuesta a ser conocida simplemente como «la madre de Alguien».

La maternidad es un llamado. Es una vocación femenina. No nos dejemos intimidar por aquellos que quieren extinguir la luz y la alegría de la sexualidad tratando de convencernos de que olvidemos palabras como «masculino» y «femenino».

En el principio de los tiempos, cuando Dios creó al primer hombre y a la primera mujer a Su imágen, Él los puso a ámbos bajo el mandato divino de ser fecundos. La obediencia de la mujer a esa orden significaba darse a si misma. Primero se entrega a si misma a su esposo, él inicia y ella responde. Ella se entrega a sí misma por la vida de su hijo.Una mujer sabe, en las regiones más profundas de su ser, que es precisamente ésta entrega, la  causa por la que fué creada. Soltera o casada, su nivel de madurez se mide por cuánto da a los demás. Si está casada, se entrega a su marido y ella recibe plenitud. Si es madre, «pierde» su vida en su hijo y – misteriosamente – es de ésta manera como verdaderamente la encuentra.

Una mujer sabe que nadie puede decir realmente dónde termina el dar y comienza el recibir.

No es de extrañar que seamos confundidas cuando se nos pide que busquemos alguna vocación «mejor» o «superior» para «probar nuestra personalidad». No es de extrañar que estemos angustiadas por ser sometidas a los estándares masculinos y se nos diga que los conceptos de femineidad y masculinidad son obsoletos. En verdad son conceptos antiguos; porque para  empezar no los inventamos nosotros. Son conceptos que vienen de Dios. Él planeó todo el sistema. Es Dios mismo quien llama. Él llama a algunos a ser solteros, a algunas personas casadas para que no tengan hijos, pero llama a la mayoría de las mujeres a ser madres. La Biblia nos dice que hay «diversidad de dones» y todos nos son dados según la gracia de Dios. Ninguno de los dones de mi propia vida, ni mi «carrera», ni mi trabajo, ni ningún otro don es más valioso para mí que el hecho de ser «la madre de alguien».

Si nuestro llamado es ser madres, seamos madres con todo nuestro corazón. Con gusto, sencillez y humildad, como la pequeña niña campesina María que habló por todas las mujeres de todos los tiempos cuando dijo: «He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo confome a tu palabra. «(Lucas 1:38).

© 2002-2005 Good News Publishers.

Autora: Elizabeth Elliot

Traducido y adaptado por Mayra Gris de Luna.

 

HEROES SIN CAPA.

errores-que-cometemos-las-mujeres-con-el-dinero-5

Por Mayra Gris de Luna.

«Y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia»

 Romanos 6:18 (Reina Valera 1960)

Todos los niños tienen su superhéroe favorito, y las chicas y chicos también. Para algunos una tienda de cómics bien surtida es una especie de «paraíso». Iron Man, Superman, Capitan América, La Mujer Maravilla y otros más tienen algo en común: hacer el bien. Incluso algunos de ellos unen sus fuerzas para trabajar en equipo contra el mal, haciéndose llamar «La liga de la justicia».

La vida real no es tan diferente. Existe el bien y el mal; y lo que no es de Dios, es de Satanás. Todos participamos en esta Guerra espiritual donde el enemigo conoce qué tipo de «kriptonita» nos puede debilitar. Estamos constantemente peleando nuestras batallas.

Hoy en día existen muchos heroes y heroínas de carne y hueso, solo que no usan capa. Son personas valientes que conocen la diferencia entre lo bueno y lo malo, que tienen una convicción muy firme de hacer lo correcto y que encuentran su fuerza en Dios para vivir íntegramente.

La Biblia dice que Jesucristo ya nos ha librado del pecado. Ahora estamos al servicio de Dios para hacer el bien. Tú eres una superheroína o un super héroe al servicio de la justicia. Sé valiente.

¡En Cristo eres más que vencedor (a)!

«La valentía no es solo una de las virtudes,

sino la forma de toda virtud en el momento de la prueba» C.S. Lewis

Copiado y adaptado de: TALI 365 gotas de rocío para chicas. Ediciones las Américas.

                                               Autoras: Keila Ochoa, Margie Hord, Mayra Gris y Yuri Flores.

12243191_774614419351326_5979079871346907758_n

ES MEJOR NO MENTIR.

Es mejor no mentir.

Por Mayra Gris de Luna.

Dice una frase que “se puede mentir por un tiempo pero no todo el tiempo”, es decir, tarde o temprano las mentiras se descubren y la verdad sale a la luz. Ejemplo de ello es esta curiosa anécdota. He cambiado los nombres por tratarse de una historia real.

Doña Felipa tiene una nieta de 14 años llamada Brígida a quien no le agrada mucho su nombre. Siempre deseó llamarse «Madeleine». Así que hace un par de años, cuando le regalaron una perrita, así la llamó. La perrita ha crecido tanto y es tan brava que permanece enjaulada la mayor parte del tiempo.

Brígida también ha crecido y no le ha sido indiferente a Pepe, un jovencito que estudia en la misma secundaria que ella. Hace un par de semanas al salir de clases y después de pensarlo mucho, Pepe se decidió a hablarle a Brígida:

– ¡Hola! Le dijo sonriendo. Yo soy Pepe y tu ¿cómo te llamas?

Ella, avergonzada por su nombre respondió nerviosamente con lo primero que se le vino a la mente y fue aquel nombre que siempre le había gustado:

– “Madeleine”, contestó.

Así comenzó una amistad que probablemente podría convertirse en algo más.

Recientemente se suscitó una confusión cuando Doña Felipa escuchó el timbre de su puerta. Era Pepe.

– ¿Está Madeleine? Preguntó. (refiriéndose a la chica)

– ¿Madeleine? Dijo Doña Felipa con extrañeza.

– Si, está en su jaula. (refiriéndose a la perra) -¿Por qué la pregunta? Dijo la señora.

– ¿En… su… jaula? Pepe tragó saliva, y algo asustado contestó:

– Es que yo quería llevarla a dar un paseo.

– Un paseo? No gracias, ya la sacaron en la mañana. Dijo Doña Felipa.

– Bueno, Gracias. Dijo Pepe sintiéndose además de preocupado, un poco decepcionado pues al parecer “Madeleine” salía con alguien más.

A la hora de la cena, con toda la familia reunida, Doña Felipa platicó el extraño incidente:

-¿Ustedes creen, vino un tal Pepe diciendo que venía a buscar a la «Madeleine», porque quería llevarla a pasear?

Brígida casi se ahoga con el agua que estaba tomando, y después de toser y recuperarse un poco, preguntó ansiosa: – y ¿qué le dijiste?

-Pues que estaba en su jaula…

Cuando se aclaró la confusión, todos morían de risa y Brígida de pena al pensar qué le diría a ahora a Pepe.

Moraleja: Es mejor no mentir.

Madeleine

«Madeleine»

 

 

 

 

 

 

 

 

Y NOS HIZO REYES

Por Mayra Gris de Luna.

“Y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, Su Padre…” Apocalipsis 1:6

Un niño preguntó a su papá: – ¿qué hace la reina? a lo que éste contestó titubeando: -Pues… reina”. Reinar pareciera ser algo sencillo y muy atractivo para una persona común, sin embargo, no lo es. Los hijos de Dios hemos sido constituidos reyes y sacerdotes. Así como un rey representa a su país ante el mundo, realiza las funciones de un jefe de estado, engendra herederos y preside eventos oficiales; nosotros somos representantes del reino de nuestro Padre aquí en la tierra y podemos engendrar hijos espirituales en las almas a las que proclamemos las buenas nuevas de salvación.

En la torre de Londres, en Inglaterra, se encuentran “Las joyas de la corona”. A la vista de los visitantes se encuentran las coronas, cetros y utensilios que la realeza británica ha utilizado en las ceremonias de coronación de sus reyes. En ocasiones alguna de estas joyas puede estar en uso en algún evento oficial de la reina. El significado de estas joyas, nos dan una idea de las características y virtudes que de un monarca se esperan.

Nobleza y Dignidad. La Corona es un cerco que se coloca sobre la cabeza como símbolo de nobleza y dignidad. La nobleza alude al linaje real del monarca, lo que le hace digno de portar la corona. Quienes hemos venido a ser adoptados hijos de Dios somos “linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios…” (1 Pedro 2:9). La Biblia nos habla también de algunos tipos de coronas que nos serán otorgadas según nuestras obras aquí en la tierra.

Autoridad. El Cetro es un bastón corto que los reyes usan como señal de autoridad; pueden tomar decisiones y el pueblo las acatará. Así mismo, desde el momento en que el Espíritu Santo entra a morar en nuestro ser, dejamos de ser personas “comunes”. El poder sobrenatural del Espíritu que mora dentro de nosotros nos capacita al grado de poder decir como Pablo: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Cuando nuestra integridad nos permite la plenitud del Espíritu Santo, tendremos autoridad sobre el enemigo y sus ayudantes. Tendremos la autoridad moral para exhortar, enseñar y ejercer plenamente nuestros dones.

Unción. El óleo o aceite contenido en una vasija llamada ampolla, es vertido con una hermosa cuchara y son utilizados para ungir al Rey o Reina en la ceremonia de coronación. En la Biblia, el rey era a veces llamado “el ungido”. Ungir a un soberano era equivalente a coronarlo. Existe la tradición de ungir al rey como símbolo de su consagración y sumisión a Dios, reconociendo que Él es el poder supremo que le otorga el derecho de guiar a su pueblo. Daniel 2:21 declara que es Dios quien quita reyes y pone reyes, y quien da la sabiduría a los sabios y la ciencia a los entendidos. Nosotros podemos hacer nuestras las palabras: “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres” (Lucas 4:18).

Justicia y Misericordia. Simbolizadas con las espadas de uso ceremonial, la espada de la justicia y la espada de la misericordia proclaman dos cualidades de carácter que la Biblia menciona como cualidades que Dios demanda de un digno representante del Reino. (“… qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.” Miqueas 6:8)

Compromiso. El Anillo en la mano del rey, emblema de su “matrimonio” con la nación, implica un compromiso que solo la muerte podría interrumpir. Cabe preguntarnos, qué tan fuerte es nuestro compromiso y fidelidad a Cristo y a Su iglesia.

Sinceridad y Sabiduría. Dos cualidades imprescindibles para presidir bien, son representados por brazaletes que la reina porta en su persona como recordatorios de estas dos cualidades de carácter. Dios permita que seamos personas conforme a Su corazón, sinceras y capaces de tomar decisiones sabias. Que no necesitemos brazaletes para recordar que el principio de la sabiduría es el temor de Dios.

Para apropiarnos de nuestra identidad en Cristo, tendremos que ponernos nuestra corona de linaje escogido, dejar atrás los sentimientos de inferioridad e inseguridad . Nuestro linaje espiritual es más fuerte que nuestra ascendencia natural. Que la plenitud del Espíritu en nosotros no deje lugar para el temor. Iniciemos cada mañana poniéndonos nuestro anillo de hijos del Rey de Reyes porque no somos huérfanos ni estamos desamparados. Esta es la vida que Dios nos dio y vamos a aprovecharla al máximo. Deja que el pasado sea pasado. Nada de lo que hayamos hecho será demasiado para no alcanzar la misericordia de Dios. Como embajadores del Reino, cuando mostramos amor, misericordia y justicia, estamos mostrando a Dios ante el mundo. Puedes tener convicción de que cumplirás el propósito para el que Dios te creó. Hay una razón para cada don, cada talento y cada sueño que Dios ha puesto en ti.

Demos lo mejor de nosotros al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios demos el honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.

(1 Timoteo 1:17)

* Artículo publicado en la Revista Enlázate, Septiembre 2014

LAS JOYAS DE LA CORONA

CAMINANDO LIBRE.

LIBRE

Por Mayra Gris de Luna.

«Hoy le doy a los demás la libertad completa de sentir por mí lo que quieran.

Nadie está obligado a amarme de la forma como yo supongo ideal».

Aurora del Villar

   Comparto la frase porque me brinda una sensación de bienestar y libertad. Necesitar ser amados de una manera que no coincide con nuestra realidad puede resultar atemorizante y frustrante. Cuando nuestras expectativas no se ven cumplidas podemos experimentar mucha insegurad e insatisfacción en nuestras relaciones. El dar a los demás la libertad completa de sentir lo que quieran sentir no implica que no me importe. No quiere decir que no me afecte. Quiere decir que yo me abro, que yo me permito aceptar los sentimientos de la otra persona concediéndole su derecho de tenerlos.

El libre albedrío es un derecho dado por Dios que todas las personas ya tienen. En realidad no necesitan nuestro permiso para amarnos o dejarnos de amar de la manera en que lo hacen. Tampoco necesitan nuestro permiso para experimentar rechazo o indiferencia hacia nuestra persona. Lo sabemos, y sin embargo quisieramos tener esos sentimientos en nuestras manos, como cuando tenemos una tibia y moldeable bolita de plastilina. Si se pudiera, conformaríamos aquellos sentimientos de tal manera que nos resultasen agradables y si se pudiera, perfectos. No podemos hacer eso, pero sí podemos hacer un esfuerzo por ser personas fáciles de amar. Sin duda hay personas difíciles de amar.

vivo libre

Somos nosotros quienes podemos darnos la libertad de poder aceptar los sentimientos de los demás; de aceptar la manera en que los demás nos traten. Tienen derecho y no están obligados a adivinar la forma en que a nosotros nos gustaría ser amad@s y tratad@s.

A veces es difícil aceptar la verdad, pero la Biblia dice: «Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres» (Juan 8:32). Dios es amor, y Dios es verdad. Yo he encontrado mi libertad en el amor de Dios y en las verdades que Su palabra me ha revelado. No hay algo que me hiciera sentir tan atada como tratar de complacer a otras personas. Algunas de ellas son fáciles de complacer, otras son difíciles de complacer y también las hay imposibles de complacer. Esto puede resultar tan desgastante que tarde o temprano uno queda agotado al grado de no desear ocupar ni un segundo más de ésta valiosa vida en tratar de agradar a tales personas. Simplemente no nos aceptan. Cuando una persona no acepta a otra, no aceptará como es, como viste, como habla, qué dice y qué hace.

Hace un par de días, comentaba con una joven esposa y mamá que nosotras debemos hacernos constantemente una pregunta: ¿Yo estoy para hacer felíz a los demás (esposo, hij@s, otros); ó ellos estan para hacerme felíz a mi? Creo que si nuestro enfoque está en hacerles felíces a ellos, nuestra actitud cambia automáticamente de la posición de recibir, a la posición de dar. Si a su vez, el esposo y los hijos se hicieran la misma pregunta y respondieran de la misma manera, las relaciones cambiarían porque se eliminaría el egoismo y el orgullo. Sabemos que nadie puede ser responsable de la felicidad de otro. Eso es un asunto personal. Pero definitivamente una buena actitud puede dar luz y hacer más satisfactoria cualquier tipo de relación. Cuando uno no espera nada, lo poco que se reciba es bien recibido y es suficiente, pero cuando tenemos expectativas preconcebidas, quedaremos expuestos a la desilusión.

Cuando damos la libertad a los demás de sentir por nosotros lo que elijan sentir, nos mantendremos libres nosotros también, de padecer alguna situación manipuladora, y de cualquier chantaje o esfuerzo de otra persona por condicionar su amor, concediéndolo siempre y cuando actuemos de determinada manera.

Hay una descripción del amor perfecto en la Biblia, en 1 Corintios 13. Son las características del amor de Dios. Y como humanos anhelamos expresar ese tipo de amor y recibirlo. Lo intentamos y seguramente lograremos sin esfuerzo un amor con algunas de las características y fallaremos en otras. Seamos comprensiv@s al esperar encontrar este tipo de características del amor perfecto en el amor humano. Seguramente cualquier tipo de amor humano tendrá imperfecciones. Saberlo, nos puede hacer mas felices al recibir lo que venga y como venga. Cubramos, también con amor, aquellas faltas.

Proverbios 10:12 

«El odio despierta rencillas; Pero el amor cubrirá todas las faltas»

1 CORINTIOS 13

USTEDES, JÓVENES DE HOY

 DIOS CONOCE TU NOMBRE

Querido joven:

                           La vida te abre sus puertas y te ofrece regalos inimaginables, regalos que te mereces; sólo ábrele tus brazos de par en par, porque aunque es inevitable que te dé momentos difíciles, también es inevitable que te dé momentos gloriosos.

                           No tengas miedo de los tiempos difíciles, acuérdate que pasan, y cuando lleguen déjalos estar, aprende la lección que te traen, envuélvete en su misterio para que encuentres el tesoro que albergan en lo profundo.

                           Recuerda siempre cuánto vales, que eres luminoso y sabio y que tus errores no te hacen menos valioso, sólo te avisan que hay cambios que hacer, lecciones que aprender y decisiones que tomar. Lo que realmente eres es sólo luz y perfección; lo demás son cáscaras, nubarrones que tapan tu luz, los cuales es posible remover para dejar salir esa luz.

                         No creas a los demás cuando escuchas decir que «los jóvenes de ahora están mal». Ustedes, jóvenes de hoy, ¡son maravillosos!

                         Cada generación de adultos critica a los jóvenes y supone que «en sus tiempos todo era mejor». Los padres de esos mismos adultos les decían lo mismo, y lo mismo los abuelos a sus padres. Es la famosa «brecha generacional» que impulsa a los adultos a descalificar a los jóvenes.

                         Ustedes, jóvenes de hoy, tienen fuertes retos que vencer, y todo el potencial para hacerlo.

Copiado y adaptado del el libro «Todo pasa… y esto también pasará»

Autora: Martha Alicia Chávez.

Random House Mondadori S.A. de C.V.

CUANDO ME AMÉ DE VERDAD.

CUANDO ME AMÉ DE VERDAD

 

 Cuando me amé de verdad comprendí que en cualquier circunstancia,
yo estaba en el lugar correcto, en la hora correcta y en el momento exacto,
y entonces, pude relajarme.
Hoy sé que eso tiene un nombre… Autoestima
 
Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional,
no es sino una señal de que voy contra mis propias verdades.
Hoy sé que eso es… Autenticidad
 
Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente,
y comencé a aceptar todo lo que acontece y que contribuye a mi crecimiento.
Eso se llama… Madurez
 
Cuando me amé de verdad, comencé a percibir que es ofensivo tratar de forzar alguna situación o persona, sólo para realizar aquello que deseo,
aun sabiendo que no es el momento, o la persona no está preparada, inclusive yo mismo. Hoy sé que el nombre de eso es… Respeto
 
Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas, situaciones y cualquier cosa que me empujara hacia abajo.
De inicio mi razón llamó a esa actitud egoísmo.
Hoy sé que se llama… Amor Propio
 
Cuando me amé de verdad, dejé de temer al tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro.
Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero, y a mi propio ritmo. Hoy sé que eso es… Simplicidad y Sencillez
 
Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón,
y así erré menos veces.
Hoy descubrí que eso es… Humildad
 
Cuando me amé de verdad, desistí de quedarme reviviendo el pasado,
y preocupándome por el futuro.
Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece.
Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama… Plenitud
 
Cuando me amé de verdad, percibí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando la coloco al servicio de mi corazón, ella tiene un gran y valioso aliado.
Todo eso es… Saber Vivir
 
No debemos tener miedo de cuestionarnos,
hasta los planetas chocan
y del caos nacen las estrellas.
 
Charles Chaplin.
 

COMO MANEJAR LAS OFENSAS INMERECIDAS. VIDEO. CÉSAR LOZANO.

Dr. César Lozano y la Conductora Galilea Montijo

Las ofensas son como un regalo: tu decides si lo aceptas o no.

Video de César Lozano en el Programa hoy. 1 de Octubre 2013.

 

«EL MUNDO HA PERDIDO SU RISA»

Por Mayra Gris de Luna.

Un día como hoy, 31 de Agosto pero del año 1997, el mundo perdió su risa. La noticia de la muerte de la Princesa Diana de Gales nos tomó por sorpresa.

Era una mañana en Wûzburg cuando me levanté para darle su leche a mi bebita. Mientras me sentaba con ella en un sillón de nuestra habitación en el hotel, prendí la televisión. Creo que hasta se me cortó la respiración cuando leí un letrero fijo en la pantalla del noticiero: «Prinzessin Diana ist tot». Mi alemán no era tan bueno, pero si podía entender eso. Aunque dudé estar entendiendo correctamente. ¿La Princesa Diana está muerta? Imágenes de la princesa, fotografías de un accidente automovilístico y de un túnel en París. Estaba atónita con la noticia.

A pesar de no contar con datos suficientes ni la información certera de lo sucedido, no solo Wûzburg, Alemania y Europa sino todo el mundo entero seguía el curso de los acontecimientos no solo aquél día sino los que siguieron.

Diana, una princesa, la mujer mas fotografiada del mundo se ganó el corazón del planeta entero. ¿Cómo lo hizo? ¿Sería su encanto? ¿Su historia de cuento de hadas? ¿Su estilo, porte, elegancia y perfección? Sin duda, todo sumó. Pero hay algo que la hizo inmortal: su sonrisa.

Una risa tímida, encantadora y perenne. Tal vez se encontró con que era imposible «posar» para cada fotografía y tuvo que hacer de su sonrisa un gesto permanente, y más que solo un gesto, se convirtió en una actitud que se hizo inherente a su esencia.

El titular del periódico al día siguiente  decía: «Die welt hat ihr legen verloren .»  o «El mundo ha perdido su risa»… ¡vaya frase! . «El mundo perdió su risa aquel día por la tristeza y vacío que dejara la muerte de su amada princesa» o «el mundo perdió algo que jamás recuperaría: la sonrisa de Diana». En ello radica la genialidad de la frase. Puede interpretarse de ambas maneras. Ambas encierran sentido y verdad.

Todavía conservo aquel periódico con numerosas fotografías de aquella singular mujer. En los meses siguientes cada vez que iba al supermercado o pasaba por alguna librería me encantaba ver un libro de unas 1000 páginas que se publicó en Alemania con cientos de fotografías de la princesa Diana. Para las mujeres, hojear el libro se convirtió en una catedra sobre moda al estilo clásico.

Con el paso del tiempo, el mundo fué asimilando que una gran parte de la vida personal de la princesa no tenía nada de cuento de hadas. Me parece admirable que pudiera enfrentar cada día a decenas de fotógrafos  con una sonrisa que no permitiera ver ni imaginar sus luchas, tristezas y decepciones. Yo le llamo ahora «La mujer de la sonrisa eterna». Así será recordada para siempre.

Joel Osteen, excelente motivador y pastor de una de las mas grandes iglesias en Estados Unidos,  recomienda considerar la felicidad como un hábito. El dice en su libro «Lo mejor de ti«:

«Nuestra perspectiva sobre la vida, nuestra actitud y disposición hacia los problemas que enfrentamos son en gran parte conductas aprendidas de nuestros padres, de nuestro entorno o aún de nosotros mismos. Hemos ido formando nuestros hábitos. La Biblia dice: «Alegraos en el Señor, SIEMPRE». Esto quiere decir que no importa lo que suceda, podemos sonreír en todo momento. La felicidad no depende de tus circunstancias. Es una decisión que tomas.

Una de las mejores cosas que he aprendido es que no hace falta salirme con la mía para poder ser feliz. Decidí que disfrutaría de cada día, salgan las cosas como yo quiero o no.

Tienes que darte cuenta de que al sonreír, estás actuando con fe. Cuando sonríes, le envías un mensaje a todo tu cuerpo, que anuncia que todo estará bien. Si desarrollas esta actitud positiva de fe, estarás sembrando la semilla para que Dios obre en tu vida.»

Me motivan las palabras de Joel, es una persona que siempre está sonriendo también.

Creo firmemente que caminando de la mano del Señor podemos vivir felices aun cuando las circunstancias no nos favorecen. ¡Como Hijas de Dios podemos ser felices y parecer felices!

Dios no desea que vivamos en depresión, preocupadas y frustradas con nuestras vidas. Jesús pagó un precio muy alto para que pudiéramos ser felices y vivir con paz. Le agrada que seamos ejemplo de lo que significa vivir una vida de fe. Cuando las personas ven a a alguien vivir con gozo, paz, felicidad y una sonrisa en los labios,  se motivan a seguir adelante y a vivir de la misma manera. Hasta le preguntarán cómo lograrlo.

Así que sonríe aunque no lo sientas, ¡hasta que lo sientas!

¡Haz reír a tu corazón!

Mirate ahora mismo frente al espejo y esboza tu mejor sonrisa. Después: ¡quédate así! Déjala ahi…¡ no te muevas!  y continúemos caminando siempre con una sonrisa en los labios.

«Estén siempre alegres»

1 Tesalonisenses 5:16 (NVI)

Caminando siempre con una sonrisa

Haz click en los enlaces para leer artículos relacionados:

«Oración para sonreir», https://grisdeluna.com/2012/10/24/oracion-para-sonreir/

«¡Auxilio, un ataque!… pero de risa», http://mayragris.com/2013/08/23/un-ataque-pero-de-risa/

CAMINANDO EN EQUILIBRIO.

CAMINANDO EN EQUILIBRIO

Por Mayra Gris de Luna.

Si un trapecista pierde el equilibrio, las consecuencias pueden ser desastrosas. Lo mismo puede suceder en nuestra vida diaria. Mantener el equilibrio en todas las áreas de nuestra vida es importante. Aún estando consciente del tema, y haciendo esfuerzos por lograrlo, no es fácil. Hay etapas de la vida de una mujer en que lograr mantener el equilibrio se convierte en todo un reto. Controlar las emociones como el enojo, la tristeza y la desesperanza bajo la influencia de nuestras hormonas puede ser igual o hasta más difícil que mantener el equilibrio en la cuerda floja. Una vida en equilibrio viene como consecuencia de tomar decisiones equilibradas, tener una agenda equilibrada, actuar en base a prioridades en orden, hasta tener una dieta equilibrada que nos permita tener un cuerpo a la medida y una salud estable.

Aún sin darnos cuenta, hay cuatro factores que son importantes para la mayoría de las personas: el éxito, el confort, el control y el ego.

No son cosas malas en si mismas, al contrario, solo que son aspectos de nuestra vida en los que debemos poner especial cuidado en que siempre estén supeditados al equilibrio precisamente. Estar consciente de ello ha traído mucho bienestar a mi vida. Creo que es importante y me está ayudando en mi caminar, y ya que vamos caminando juntas me interesa que tu lo sepas y lo tomes si ves que puede serte de utilidad.

EXITO. Dios nos ha llamado a vivir «vidas abundantes», y yo creo que esa es una buena definición de una vida exitosa. Cada cabeza tiene su propia definición y visualización de lo que es el éxito, y no es malo buscarlo ni tenerlo. La insatisfacción viene cuando perdemos el equilibrio y se convierte en el principal motivante de nuestra vida. Nos puede generar mucha frustración. La Biblia dice:

«Y TODO lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres»

Colosenses 3:23

Estas palabras me llenan de paz. Me iluminan acerca de cual debe ser el motivante correcto para lo que hago y lo que busco en la vida.

CONFORT. Hay cosas que debemos realizar que nos obligan a salir de nuestra área de confort. Pedir disculpas, disciplinarse con una rutina de ejercicio diario, aprender algo nuevo, subir al siguiente nivel, servir, ayudar, dar. El temor y la flojera nos paralizan y no avanzamos. Este aspecto es más sutil y engañoso. Nos exige buscar y escudriñar dentro de nosotros. Ser honestas y reconocer que necesitamos esforzarnos más. Mirando a la mujer virtuosa que describe Proverbios 31:10-31, podemos identificar las veces que ella tiene que salir de su zona cómoda para ser una mujer productiva y digna de reconocimiento.

CONTROL. Este aspecto puede ser tan sutil que nuestro insonsciente lo disfraza. Y queremos «controlar» a nuestros hijos, a nuestro esposo y a las personas con las que nos relacionamos. Nos sentimos mejor cuando interiormente «aprobamos» lo que hacen, lo que piensan, lo que dicen, cómo se visten, en qué gastan su dinero, y al esposo queremos controlarle la cartera y ¡hasta la mirada!

Nos justificamos pensando que es «por su bien». Pero nos desgastamos y afligimos en el proceso. El equilibrio en ésta área es bien importante porque tampoco podemos desentendernos de los demás, especialmente de nuestra familia. En este sentido la paz me la da la oración. Tomarnos de la mano del Señor y como dice la Palabra:

«No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.»

Filipenses 4:6-7 (Nueva Versión Internacional)

EGO. Tal vez si Dios nos diera una lista de todas las cosas que hemos hecho para satisfacer nuestro ego nos costaría creerlo. Una correcta autoestima es no valorarnos ni más ni menos, sino en la medida justa y equilibrada. El enfoque aquí no es sobrevalorarnos o no, sino que el Ego se convierta en un motivante fuerte y desequilibrado para hacer lo que hacemos. El egoísmo, orgullo y la vanidad pueden llegar a controlarnos tanto que nos pueden hacer caer de la cuerda. Nos hacen tambalear en nuestras relaciones.

«Nadie tenga un concepto de sí más alto que el que debe tener, sino más bien piense de sí mismo con moderación»

Romanos 12:3

Cuando «filtré» mi vida a través del análisis de éstos cuatro aspectos en ella, me dí cuenta de fallas muy específicas que debía reparar para equilibrar mi vida. Lo mejor fue que mi ser interior se liberó de muchas cosas en el proceso. Pude comprender el por qué de muchas de las actitudes, reacciones y decisiones que me han robado tranquilidad en algunos de los días en los que sentía que mi vida perdía su brillo.

Que lindo recordar siempre que cuando sentimos que nos vamos a caer porque hemos perdido el equilibrio, podemos tomarnos de la mano del Señor y continuar Caminando.

¡Camina conmigo!

Te invito a seguir mi blog «CAMINANDO», es un blog que he empezado recientemente con meditaciones sobre vida diaria. Son lecturas ligeras para mujeres.

Visítalo haciendo clik aquí: http://mayragris.com

 

APRENDE 25 MANERAS DE USAR TUS MASCADAS EN 5 MINUTOS. VIDEO.

25 MANERAS DE USAR TUS MASCADASAl final del video puedes hacer click sobre el que te interese para ver el tutorial. Te garantizo que te gustará 🙂

 

¡ VISITA «Caminando»! mi blog de meditaciones sobre la vida diaria:   http://mayragris.com

UN AMOR QUE NUNCA FALLA.

«El amor nunca deja de ser» 1 Corintios 13:8

Un amor que nunca falla. Difícil de imaginar, ¿no lo crees?

¿Algún amor humano te ha fallado alguna vez? Supongo que tu respuesta podría ser: -«Si, mas veces de las que me gustaría admitir».

1 Corintios 13:8 promete que «el amor nunca falla», el amor jamás se extingue, el amor nunca deja de ser. El tipo del amor de Dios.

Tengo la sensación de que muchos estamos sedientos de éste tipo de amor.

Aquellos que debieron haberte amado, no lo hicieron.

Aquellos que podrían haberte amado, no lo hicieron.

No acudieron cuando estabas en el hospital.

Te abandonaron ante el altar.

Te dejaron con una cama vacía.

Te dejaron con un corazón roto.

Te dejaron con una pregunta: -«¿Alguien puede amarme?

Escucha la respuesta del cielo: Dios te ama con un amor que nunca falla.

Un amor que nunca se extingue. Un amor que nunca dejará de ser.

Te ama de una manera personal. Te ama de una manera poderosa, apasionada.

Dios te ama con amor incondicional.

Y Su amor, si tu lo permites, puede llenarte.

Ven, si estás sediento de éste amor, y bébelo profundamente.

 

Autor: Max Lucado.

Del libro:»Come Thirsty»

Traducido y adaptado por Mayra Gris de Luna.

 

UN AMOR QUE NUNCA FALLA

MAMÁ, ¿QUÉ ES LO QUE MÁS NECESITAS? Poema.

Mama, ¿Qué necesitas?

Mamá, ¿Qué es lo que más necesitas?

Un chequeo médico.

Para saber que estoy bien.

Para saber que soy una buena madre.

Aceptación.

Animo.

Apoyo.

Tiempo.

Pasar tiempo con mi esposo.

Descanso.

Tiempo a solas.

Tiempo con Dios.

Paciencia.

Más energía.

Una pausa.

Una siesta.

Ayuda doméstica.

Una secretaria.

Una niñera.

Una máquina lavaplatos que se recargue sola y funcione a control remoto.

Vacaciones.

Conversación adulta.

Amigas.

Una mejor amiga.

Alguien que comprenda como me siento.

Para saber que ser mamá es importante.

Traducido y adaptado por Mayra Gris de Luna.
Obtenido de: «What Every Mom Needs»
Elisa Morgan & Carol Kuykendall
1995 MOPS Internacional, Inc
Zondervan Publishing House.

PERSONAS FÁCILES DE QUERER.

Dr. César Lozano.

Dentro de las necesidades básicas de las personas, una de las más importantes es el ser amado, y sentirse amado. A todos nos agrada que nos amen. Nos hace sentir bien. Por el contrario, el ser rechazado, la carencia de amor en la vida de las personas, puede ser el origen de innumerables trastornos de la personalidad y actitudes patológicas y negativas no solo para la persona que no es amada sino también para su entorno.

Curiosamente, hay personas que son fáciles de amar y también hay personas que como que se nos dificulta aceptar y en consecuencia amarlas. Personas que mas bien luchamos por soportar.

 Características de las personas que se facilita querer.  (¿Qué hacer para que te quieran?)

* Quienes tienen consideraciones y amabilidad en su trato.

* Quienes se adaptan a las circunstancias. No son chocantes, ni necios.

* Quienes aceptan halagos y muestras de reconocimiento. Quienes poseen una autoestima correcta sabrán aceptar mejor un elogio.

Características de las personas difíciles de querer: («Esto va a calar»)

* Quienes pierden el interés en la vida de los demás. Viven demasiado enfocados en si mismos.

* Quienes pierden el control de sus emociones. Sobre todo el caso de la ira.

* Quienes practican hábitos desagradables. Mal olor, mal aliento…

Así que, ¿te quieren o te soportan?

Que éstos puntos nos sirvan para evaluarnos y poner más cuidado en desarrollar más las actitudes positivas y eliminar las negativas.

Así también, podamos comprender, aceptar y amar a las personas con cualidades negativas.

Frase Matona del día:

«Me dí cuenta que faltó tiempo para conocernos cuando sobró tiempo para despedirnos»

CHECA TODAS LAS FRASES MATONAS Haz click aquí.

AMADA POR DIOS

LA PRISION DEL «QUERER».

LA PRISIÓN DEL «QUERER», LA CARGA DEL DESCONTENTO.

Por Max Lucado.

«El Señor es mi Pastor, nada me falta». 

Salmo 23:1 NVI

Ven conmigo a la prisión más poblada del mundo.

Las instalaciones tienen mas reclusos que literas; mas prisioneros que platos; mas residentes que recursos.

Acompáñame a la prisión más opresiva del mundo. Sólo pregunta a los reclusos y ellos te lo dirán. Están sobrecargados y desnutridos. Las paredes están rayadas y las literas son duras.

Ninguna otra prisión tiene tantos habitantes. La mayoría de los reclusos nunca se van. Nunca se escapan. Nunca se sienten aliviados. Ellos cumplen una sentencia perpetua en este desolado lugar.

¿El nombre de la prisión? Lo verás en la entrada. Pintada sobre la reja se ven las grandes letras de hierro donde se lee el nombre de este lugar:

Q -U -E -R -E -R 

La prisión del querer. Tienes que ver a los prisioneros. Ellos estan «queriendo». Ellos quieren algo. Siempre quieren algo. Quieren algo más grande. Mas rápido. Más fino. Ellos quieren.

Tal vez ellos no «quieran» mucho hoy. Tal vez hoy solo quieren una cosa. Un carro nuevo. Una casa nueva. Una nueva esposa. No desean mucho. Solo «algo».

Y cuando logren tener «eso», se sentirán felices. Y de hecho, estarán felices. Cuando consiguen algo, entonces podrían abandonar la prisión. Pero entonces algo ocurre. El nuevo trabajo se vuelve viejo. El vecino compra un televisor mas grande. La nueva esposa tiene malos hábitos. El entusiasmo se esfuma y después de un tiempo de «libertad condicional» regresan a la cárcel.

¿Estás tu en prisión? Lo estás si tu te sientes mejor cuando tienes mas y peor cuando tienes menos.

Lo estás si tu alegría se encuentra a «un paquete» de distancia,  si depende del próximo depósito monetario que recibas, del premio que esperas, o el próximo cambio de imágen que deseas.

Si tu felicidad proviene de algo que gastas, manejas, tomas, o digieres, entonces enfréntalo- eres un prisionero, estás en la cárcel… la prisión del querer.

Esa es la mala noticia. Pero la buena noticia es que tienes una visita. Y tu visita tiene un mensaje: te puede conseguir la libertad condicional.

Te diriges hacia el salón de visitas. Tomas tu lugar en la silla y miras al otro lado de la mesa y ves que el visitante es el salmista David. Te hace una seña para que te acerques y susurra: «Tengo un secreto para ti»…»El secreto de la SATISFACCIÓN».»El SEÑOR es mi Pastor. NADA ME FALTA» (Salmos 23:1 NVI).

David ha encontrado la clave donde el descontento puede morir. Es como si dijera «Lo que tengo en Dios es mucho más grande que lo me falta».

¿Crees que tu y yo podríamos aprender a decir lo mismo?

Sólo por un momento piensa en las cosas que posees. Piensa en la casa que tienes, el auto que manejas, el dinero que has ahorrado. Piensa en las joyas que tienes en tu alhajero y la ropa que has comprado. Visualiza todo eso y déjame recordarte dos verdades bíblicas.

TUS COSAS NO SON TUYAS. Pregunta en las funerarias. Pregunta al embalsamador. Nadie se lleva algo cuando muere. Cuando uno de los hombres más prosperos en la historia, John D. Rockefeller, murió, uno de sus contadores  preguntó a otro de ellos: «¿Cuánto dejó el Sr. Rockefeller?» el otro contador respondió: «Todo».

Tus cosas no te pertenecen, no podrás llevártelas. Y ¿sabes otra cosa?

TU NO ERES TUS COSAS. Quien tú eres no tiene nada que ver con la ropa que usas ni con el carro que manejas. Jesús dijo: «La vida no está definida por lo que tienes, incluso cuando tienes mucho» (Lucas 12:15 MSG).

Al cielo no le importa si tu eras la mujer de la casa enorme. Al cielo le importa tu corazón.

«El hombre ve lo que tiene delante de sus ojos, mas Jehová mira el corazón» 1 Sam. 16:7

 Cuando Dios piensa en ti, tal vez vea tu compasión, tu devoción, tu ternura o tu agilidad mental, pero no piensa en tus cosas.

Y cuando tu piensas en ti mismo, tampoco deberías pensarlo. Defínete a ti mismo por tus cosas y te sentirás muy bien cuando tienes mucho, y muy mal cuando tienes poco.

El contentamiento viene cuando nosotros podemos decir de una manera honesta junto con Pablo: «He aprendido a contentarme en la pobreza y en la abundancia» Filipenses 4:11-12

Tal vez estas esperando que un cambio en las circunstancias te traerá un cambio en tu actitud. Si es así, entonces estás en prisión, y tu necesitas aprender que lo que tienes en tu Pastor es mas grande que lo que no tienes.

¿Qué es lo que te hace sentir insatisfecho? Llena el espacio:

«Me sentire feliz cuando: ___________________

Tal vez piensas:  «Cuando sea sanado, cuando esté más delgada, cuando tenga un hijo, cuando mis hijos se vayan de casa, cuando sea rico»…

Con tu respuesta firmemente en mente, responde a esto: ¿y si nunca llega ese barco? es decir, si tu sueño nunca se convierte en realidad? Si esa situación nunca cambia, ¿podrías ser feliz? Si no, entonces estas durmiendo en la fría celda del DESCONTENTO. Estás en prisión. Y necesitas saber lo que tienes en tu Pastor, lo que tienes en el Señor.

Tienes un Dios que te escucha.

Tienes el poder del amor detrás de ti,

al Espíritu Santo dentro de ti,

y al cielo delante esperando.

Si tu tienes al Pastor, tu alcanzas la gracia que perdona cada pecado,

la dirección para cada camino,

la luz que te alumbra siempre,

y el ancla para cada tormenta.

Tienes todo lo que necesitas.


Y ¿alguien podría quitártelo? Podría la leucemia infectar tu salvación? ¿Podría la banca rota empobrecer tus oraciones? o un tornado podría llevarse tu casa terrenal, pero ¿podría arrebatarte tu hogar celestial?

Una vez un hombre acudió con un ministro para recibir un consejo. Estaba en medio de un colapso financiero.

«Lo he perdido todo» confesó al ministro.

«Oh, siento mucho que hayas perdido tu fé» dijo el ministro.

«No» le corrigió el hombre, «No he perdido mi fé»

«Bueno» dijo el ministro, «entonces siento mucho escuchar que has perdido tu carácter»

«Yo no dije eso» dijo el hombre «Todavía tengo mi carácter».

«Siento mucho escuchar que has perdido tu salvación» dijo el ministro.

«Eso no es lo que dije» objetó el hombre. «Yo no he perdido mi salvación»

«Tu tienes tu fé, tu carácter, tu salvación. Me parece que no has perdido ninguna de las cosas que realmente importan» dijo el ministro.

Nosotros tampoco.

¿Qué podrías ganar con el CONTENTAMIENTO? Podrías ganar tu matrimonio. Podrías ganar preciosas horas con tus hijos. Podrías ganar auto respeto. Podrías ganar gozo. Podrías ganar la fé de decir «El Señor es mi Pastor. Nada me falta».

Trata diciéndolo lentamente: «El Señor es mi Pastor. Nada me falta».

Dilo otra vez: «El Señor es mi Pastor, Nada me falta»

De nuevo: «El Señor es mi Pastor, Nada me falta».

Shhhh. ¿Escuchaste algo?… Creo que escuché algo… No estoy seguro…. pero creo que escuché que la reja de la cárcel se abrió…

Traducido y adaptado por Mayra Gris de Luna.

Autor: Max Lucado

Tomado del libro: «Traveling light for Mothers»

W Publishing Group

Nada me falta.jpg

¿CONFLICTOS DE PAREJA?

Por Mayra Gris de Luna.

Las relaciones de pareja son un arte y no son perfectas. Habrá algo que nos quite la paz o que opaca la armonía al menos por un rato en el mejor de los casos, y en otros habrá conflictos sin resolver a veces por mucho tiempo. 

Hace años, aprendí, de la Ing. Patricia Lazo de Parras, ponente del Curso «La Mujer Encantadora», cuán útil resulta para la resolución de los conflictos empezar por analizarlos y clasificarlos.

Las situaciones que enfrentamos, siempre pertenecerán al menos a uno de los siguientes grupos:

1. Las cosas que podemos tolerar y aceptar.

2. Las cosas que definitivamente no se pueden aceptar.

3. Las cosas que es preciso platicar.

4. Las cosas que solo Dios puede cambiar.

Podría poner algunos ejemplos en cada tipo de cosas, pero estoy convencida de que eso es muy personal. Tal vez hay cosas que yo soy capaz de tolerar y aceptar como las situaciones típicas cuando el esposo deja los calcetines hechos bolitas uno por aquí y otro quien sabe donde, pero hay personas que simplemente no pueden tolerarlo y viven tan infelices con ello que ha sido motivo suficiente para divorciarse. 

Cada quien se pone sus límites y sus parámetros de acuerdo a sus principios y valores, su cultura , su temperamento y hasta sus traumas. 

Aunque es importante tener claro que aunque «cada cabeza es un mundo»  la violencia y el maltrato son cosas que no se pueden aceptar aunque sean psicológicos. En la religión musulmana, por ejemplo, el maltrato a la mujer lamentablemente se permite sin violentar los principios de su religión.

Clasificar las situación dentro de éstos cuatro parámetros aclara la situación en nuestra mente sobre todo para empezar a encontrar una solución. Cuando la pareja platíca de alguna situación puede hacer una «negociación» en la que se puede llegar a acuerdos en los que ambos salgan «ganando». Esto ayudará a  volver a la tranquilidad  y estabilidad en la relación. Será necesario esforzarse para que el diálogo no se rompa. Madurez para sobreponerse a las emociones negativas que nos provocan los temas difíciles. Promover  el diálogo las veces que sea necesario.

Muchas veces los conflictos no se solucionan porque no hacemos algo al respecto. Lo peligroso es que las cosas cambian, muchas veces empeoran y es necesario actuar. Paradójicamente, descubriremos a veces, que no podemos hacer nada al respecto de alguna situación. Pero al menos la habremos analizado y sopesado, y el no hacer nada en esos casos puede ser parte de la solución. Todo depende. 

No podemos cambiar a las personas, pero si podemos cambiar nuestra actitud y nuestra perspectiva.

Tal vez una esposa no pueda cambiar a un hombre alcohólico o infiel, pero hay Alguien que si puede. Siempre podemos orar a aquel que sí puede cambiar las situaciones y a las personas: Dios.

  No se preocupen por nada. Más bien, oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos. Así Dios les dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo.

Filipenses 4:6,7 TLA

Amor que cubre.jpg

35 CONSEJOS PARA MEJORAR TU AUTOESTIMA.

 Autoestima

Por Sheila Morataya-Fleishman.

Cuántas veces antes de salir a una fiesta te has mirado y repetido: “si tan sólo tuviese las piernas más delgadas… si mi cabello fuese más lacio o no fuese tan crespo… si mis manos no fuesen tan huesudas… si mi pecho fuese más grande o más pequeño… Si mi trasero fuese más firme, si mi nariz no fuese tan grande… ¡Que fea me veo!

Y así, sintiéndote disgustada has salido a la calle envuelta en una falsa seguridad, pues en tu interior realmente te sientes frustrada e insegura con tu cuerpo. Andas pensando: “Hay muchísimas mujeres mucho más bonitas que yo, y que además poseen una personalidad mucho más interesante que yo».

He conocido muchas jóvenes así, mujeres que llegan a los 50 y siguen peleándose con el color de su cabello, con las formas de sus cuerpos, con sus piernas, con su pecho, con su nariz, con sus ojos, con su propio temperamento, “si tan solo luciera y fuera diferente” – suspiran-.

¿Sabes que es lo peor que puede sucederle a una mujer que no se gusta, acepta y ama ella misma? Que vive cada día de su vida queriendo ser otra aunque ella misma no sea consciente de ello.

Por supuesto que no todas las mujeres tenemos problemas de autoestima y en lo personal admiro muchísimo a aquellas que siempre han estado contentas con su apariencia y sus talentos. Sobre todo, admiro la autoestima de aquellas que se sienten muy hijas de Dios y caminan con una seguridad que no tiene nada de artificial y postizo pues nace de la conciencia absoluta de saberse amada y creada por amor, para vivirse a sí misma como una mujer única, inteligente e irrepetible .

Sin embargo, hay muchas que necesitamos un reencuentro con el amor y los sentimientos de ternura hacia la propia y personal belleza –temperamento, por eso quiero compartir contigo estos 35 actos de Autoestima,  para que te ejercites en la conquista de la misma y vivas contenta de ser como eres diciéndole adiós a los miedos y complejos.

1- Mírate todos los días como un verdadero milagro.

2- Recuerda que eres Hermosa, aunque muchas veces tengas que ahogar una voz interior que te dice: no, no lo eres. Recuerda que eres hija del Amor de Dios.

3- Ama profundamente tu identidad única y conoce que lo que haces nunca podrá reproducirse.

4- Tu verdadera belleza saldrá a la luz cuando ames con sinceridad a la mujer que hay en ti, y contribuyas con tu vida a la sanación del mundo.

5- Debes confiar en tu capacidad para tomar decisiones por ti misma.

6- No tengas miedo a fracasar o fallar. Recuerda que si nunca fracasas no tendrás la oportunidad de descubrir la fortaleza y el valor que residen en ti.

7- Cuando las cosas no vayan como soñaste o planeaste permítete sentirte defraudada pero nunca inferior o ridiculizada.

8- Procura no ponerte a la defensiva cuando seas criticada o se te llame la atención por algo que esta mal.

9- No pierdas tu tiempo pensando si eres lo suficientemente buena para esta o aquella tarea. Haz lo mejor que puedas hacer y siéntete satisfecha

10- Ese pensamiento que te hace pensar que no puedes pasar una materia, aprender un instrumento o conquistar un paso de baile, ¡Elimínalo!

11- Nunca pienses que tu valor radica en tu belleza o títulos. Si has perdido tu trabajo no permitas que te haga sentir que eres una fracasada. Trabaja en recuperarte emocionalmente cuanto antes y sigue adelante.

12- Si en tu lugar de trabajo te hacen la vida de cuadritos por algún motivo, no dejes que nazca la maleza de la inseguridad.

13- Si deseas un mejor puesto dentro de tu trabajo, y no te presentas para recibirlo porque no sientes que puedes ser elegida, date cuenta que tú misma te bloqueas.

Actúa sin temor.

14- Si fuiste a una entrevista de empleo y no lo conseguiste no pienses que es el fin del mundo. Recrea en tu mente el proceso y descubre cual pudo haber sido tu fallo.

15- Si las modelos que ves en la revistas te inquietan, no las mires más.

16- Si tuviste alguna experiencia traumática de niña que te dejó con la seguridad de ser fea, gorda, o poco inteligente, identifica eso que te molesta y trabaja diligentemente para sanar tu trauma.

17- Si has identificado que te inhibes o retraes en situaciones sociales diversas, rétate a ti misma a comportarte de la manera opuesta.

18- No temas a los cambios, confía que estos siempre serán para beneficio del desarrollo de tu personalidad.

19- Si te comparas constantemente con alguien, empieza a observar un poco más tus propios logros.

20- Si piensas que la suerte no está de tu lado porque tuviste una niñez dolorosa, es hora de que lo superes. La fuerza del espíritu humano puede todo.

21- Pensar bien sobre ti misma quiere decir aceptar el regalo de la vida que Dios Padre te dio al crearte. Agradécelo.

22- Cuando hagas algo mal no te insultes a ti misma con expresiones como tonta o inútil. El inconsciente tiene una capacidad enorme para creérselo. Corrígete.

23- Si el chico que te gusta no se fija en ti no pienses que es porque no eres suficientemente atractiva. Algo mejor te espera. Sé paciente.

24- ¿No te ríes de tus propios errores? Aprende a hacerlo y verás que libertad sientes.

25- Es bueno estar rodeada de gente que te aprecie y respete, pero si alguna vez no lo hacen no pienses que eso disminuye tu valor.

26- Tu cuerpo es el instrumento para la acción. Respétalo y cuídalo.

27- Maya Angelo la escritora afroamericana, tuvo la más cruel de las infancias. Lo superó escribiendo. Sus libros son muy populares. Escríbe.

28- Hay un tipo de hambre más fuerte que la de pan. Es “el hambre por amor”, como solía describirlo la Madre Teresa. Ama quien eres para poder darlo a cantaradas y sin complejos.

29- La primera responsabilidad del ser humano, expresaba Henry Winkler es darse la mano el mismo. Házlo.

30- Si eres madre, tu hija aprenderá a relacionarse de acuerdo a lo que vea en tu propio desarrollo.

31- La autoestima es una de las fundaciones humanas más importantes. Es amor incondicional. Que tus hijos sean testigo de ello.

32- Disciplina a tus hijos, pero a sí mismo elógialos cuando hagan las cosas bien.

33- Los primeros 3 años para un niño sirven para asegurar la seguridad de ser amado, acogido y respetado. Descansa bien por la noche para que estés viva el siguiente día para ellos.

34- Si tu hijo no va bien en el colegio, antes de sentirte defraudada, indaga las causas de su rendimiento y entonces actúa.

35- Enseña a tus hijos que a veces está bien que fracasen. Sin ello no podríamos saber qué es el triunfo.

Amiga, cada alma viviente ha tenido o tendrá que tener alguna experiencia dolorosa en su pasado o futuro, pero es a través de ellas como vas desarrollando tu personalidad y conquistando un corazón grande para amar. Recuerda siempre que tu dignidad y valor no proceden de todo lo material que te rodea, la belleza que tengas, lo popular que seas o lo alto que hayas llegado en tu carrera. Su fuente es divina, eterna, hinchada de amor, eres una Hija de Dios y por eso como ninguna otra obra de la creación.

Link hacia el sitio original: Haz click aquí.

CONTRA EL MALTRATO Y LA TRATA DE PERSONAS.

UN MILLÓN DE PIE

ROMPE LAS CADENAS. MOVIMIENTO «UN BILLÓN DE PIÉ»

¡ ÚNETE Y BAILA!

Me uno al movimiento en contra de la violencia hacia las mujeres y las niñas y la trata de personas. Miles de niñas y mujeres son diariamente maltratadas y privadas de su libertad, son sometidas a esclavitud, prostitución, violencia y aún a la muerte.

Desde hace algunas semanas, se empezó a promover la coreografía multitudinaria para el 14 de febrero con la canción «ROMPE LAS CADENAS».  Estuve buscando el video pero lamentablemente no lo encontré antes de ésta fecha, pero hoy, 15 de Febrero, éstas mujeres han logrado captar un poco mas la atención hacia el movimiento. Miles de mujeres, artistas, y autoridades gubernamentales se congregaron el 14 de febrero en la ciudad de México, habían ensayado la coreografía uniéndose al movimiento «Un billón de pié». Sin embargo, es un movimiento que apenas comienza y estará promoviéndose todavía los próximos meses.

Aquí el video que contiene la canción en español, algunos testimonios y  la canción en inglés que contiene los pasos para aprender la coreografía, ya que es un movimiento internacional. Y mas abajo también se encuentra link para ver el video del evento del 14 de Febrero.

Tenemos que estar unidas. Somos mujeres. Y algo admirable es que los hombres se estan uniendo también al movimiento. Se autonombran «los hombres que si aman a las mujeres». Lo cierto es que el primer paso es concientizarnos. Bueno, suficiente rollo verdad? Mejor ve los vídeos y baila!!!  La letra está preciosa.

Y si eres una mujer que ha recibido maltrato psicológico, físico, o has sido o estás siendo sometida ¡ROMPE LAS CADENAS! . Pon atención a la letra de ésta canción.

Y si no has sido violentada pero te unes al movimiento por favor no olvides dejar un comentario.

Haz click sobre el Link para ver el video en la ciudad de México, el 14 de Febrero 2013:

COREOGRAFÍA MULTITUDINARIA México D.F. 14 de FEB. 2013.

¿QUIÉN SE INTERESA EN TI?

Interés.jpg

 ¿QUIÉN SE INTERESA EN TI?

Las empresas están interesadas en ti como consumidor.

Los bancos se interesan en ti como inversionista.

Los políticos están interesados en ti como votante.

Los investigadores se interesan en ti como una estadística.

Los médicos están interesados en ti como paciente.

Los abogados están interesados en ti como cliente.

Las organizaciones están interesados en ti como miembro.

 Pero Dios está interesado en ti como persona.

Una persona que El hizo a su imagen.

Su precioso hijo a quien El ama.

«Con amor eterno te he amado;
    por eso te sigo con fidelidad».

Jeremías 31:3

Nueva Versión Internacional de La Santa Biblia.

  Roy Lessin

DI ADIOS A LA INSEGURIDAD CON ESTA ORACIÓN.

Por Beth Moore.

«Y estamos seguros de que Dios nos oye cada vez que le pedimos algo que le agrada.

Y, como sabemos que él nos oye cuando le hacemos nuestras peticiones, también sabemos que nos dará lo que le pedimos».

1 Juan 5:14-15

En ésta confianza, puedes hacer tuyas éstas palabras y leerlas en voz alta. Ora, y al hacerlo, deja que Dios tenga completo acceso a tu alma.

Querido Dios:

Vengo a ti en este momento porque necesito algunas cosas que sólo tú puedes darme. Necesito restauración, Señor.

Necesito recuperar mi dignidad. Sólo tú sabes cuánto me ha costado la inseguridad, qué problemas- incluso tormentos- me ha causado. Tú estás íntimamente familiarizado con cada una de las veces en que la inseguridad me ha perjudicado. Tú sabes cuánto he luchado para seguir en el juego, pero también sabes que, al final, he sido derrotada. Estoy harta de fingir. Estoy harta de enojarme. Desesperadamente necesito y quiero ser liberada de mi inseguridad crónica. Estoy preparada para descubrir qué significa ser verdaderamente segura. Estoy dispuesta a hacer lo que haga falta para ser libre y para permitirme que, a través de mi, hagas lo que yo o puedo hacer por mí misma. Tu eres el Creador Todopoderoso, el gran Tejedor de todas las almas humanas. Sólo tu sabes cómo estamos hechas y quienes hemos de ser. No estoy pidiéndote nada que no estés dispuesto a darme. Tú no me has defraudado. Yo me he defraudado a mí misma y he permitido que mi cultura me subestime.

Sabes cómo estoy formada. Conoces lo que me motiva. Sabes qué hace que me cierre. Sabes cómo me domina el miedo y lo cansada que estoy de rendirme ante él. Señor, en lo más recóndito de mi tengo mucho miedo de…

____________________________________

Libérame, Señor. Tú no me has dado un espíritu de temor, sino de poder, de amor y una mente sana. Eso es lo que dice la Biblia. Hoy reclamo como míos cada uno de esos rasgos invalorables. Tu deseo para mi es que sea libre de toda motivación enfermiza. Muéstrame cualquier área de mi vida en la que se encuentren arraigadas y dame el valor necesario para no sucumbir a ellas. Tú conoces los rincones más profundos de mi corazón y de mi mente. No necesito esconderte nada, ni actuar como si fuera más fuerte o más organizada de lo que soy. Ayúdame a venir ante ti con total transparencia y concédeme la confianza sobrenatural de que contigo estoy segura y de que me amas. No tengo que mostrar sentimientos que no poseo, ni agachar la cabeza, derrotada y avergonzada. Por tu gracia, puedo venir a ti tal como soy. Así es como me describiría ante Ti en este momento:

____________________________________

Pero tú, Señor, me conoces mejor que yo misma. Sabes por qué pienso lo que pienso y por qué me siento así. Tu conoces todos mis pensamientos, todas mis desilusiones. Sabes cada cosa fea o ridícula que he dicho o he hecho por inseguridad. Tú ves cada fisura que tengo en el alma, y ves más allá del punto de mi fracaso, hasta lo profundo de mi necesidad. Concédeme comprender los patrones de comportamiento que he desarrollado y dame respuestas que me sanen. Haz que no le tenga miedo a nada que pueda ver en mi, a la luz que tú das. Ayúdame a confiar que solamente derramas luz donde estás dispuesto a sanar.

Dios, tú conoces la complejidad de mi alma y sabes que, la mayor parte del tiempo, no puedo entenderme ni siquiera a mí misma. Sabes que oscilo como un péndulo vertiginoso entre el autodesprecio y la propia exaltación. A medida que comienzo esta plegaria de restauración, te pido, Señor, que me ayudes a hacerme responsable de la inseguridad que yo me generé. De la que soy culpable. De mi propio pecado. Soy muy consciente de que he provocado parte de mi propia miseria. Muchísimas veces he tratado de convertirme en una especie de dios y no ha servido de nada. Nunca servirá.

Al invitarme a este momento de confesión, tu deseo es mi libertad, no mi autocondenación; así que, con confianza, le doy la bienvenida a la libertad y rechazo la autocondenación. Con estas cosas en mente, escucha mis confesiones:

_____________________________________

Por favor, perdóname por alabarme a mí misma. Por mi incesante pretensión de controlar,  y por mis inútiles intentos de hacer tu trabajo. Perdóname por mi tonto orgullo. Perdóname por alimentar mi ego hasta el punto de que todo lo que lo roza, lo magulla. Perdóname por estar miserablemente concentrada en mi misma. Perdóname por los celos y por la codicia que alimentan mi inseguridad.

Perdóname por transformar tantas cosas en una competencia. Por obsesionarme tanto con lo que no tengo que descuido los dones que me has dado, haciéndolos mucho menos efectivos de lo que planeaste que fueran. Perdóname por considerar tan poca cosa a la persona que me hiciste. Perdóname por cometer el flagrante pecado de despreciarme y considerarme inferior a los demás. De igual manera, perdóname por cada vez que ha suspirado aliviada al pensar que podía ser superior a otros.

Perdóname por mi incredulidad. Si yo me diera cuenta de lo valiosa que soy, mi insaciable necesidad de aprobación se calmaría. 

Perdóname por ser tan perfeccionista que me resisto a hacer algo bueno por miedo a que no sea espectacular. Perdóname por la excesiva autoprotección que sólo ha logrado encarcelarme. Perdóname también por…

__________________________________________

En este momento, recibo tu perdón generoso y tu completa limpieza y, en tu nombre, rechazo toda la vergüenza que ha resultado de la inseguridad que me causé a mi misma. De ahora en adelante, Señor, y cada día del resto de mi vida, aumenta mi convicción hasta que sea instantáneamente consciente de cuándo estoy causándome inseguridad.

Ayúdame a reconocer toda forma de orgullo o incredulidad, y a rechazarlas inmediatamente.

Ahora, Señor, te pido que arranques las raíces de inseguridad que yo no planté, y que traigas la sanidad y la restauración. Tú conoces cada uno de los lugares en los cuales la inestabilidad ha tocado mi vida. Tú recuerdas detalles que mi memoria borró hace mucho tiempo, pero que todavía me ocasionan inseguridad. Tú sabes qué fue lo primero que me causó miedo y me llevó a creer que no podía confiar en nadie ni en nada, y que a creer que estoy sola aquí en este mundo inseguro. Tú conoces el origen racional de cada miedo irracional. Tú sabes que he desarrollado un sistema de creencias basado en las debilidades humanas, en lugar de basarlo en la roca de tu persona.

Tú estuviste conmigo en cada momento, aun cuando yo sentía que no había nadie que me cuidara. Te doy todo mi corazón. Toca cada lugar roto y herido con tu mano de sanidad.

Señor, dame el poder de perdonar a los que me han decepcionado, a quienes no me protegieron, o me causaron alguna herida. Ayúdame a verlos como son, personas necesitadas y destrozadas. Señor, donde todavía haya vida y oportunidad, trae sanidad a esas relaciones. Ayúdame a entender lo grave de esta coyuntura: que si no busco sanidad y plenitud, acabaré perpetuando el ciclo nocivo. Rompe el ciclo conmigo, oh Señor. Rompe el ciclo conmigo.

Señor, ven y trata mi corazón y mi alma en el lugar donde fueron afectados por una pérdida. Nadie en este mundo puede comprender como tú la pérdida de algo precioso. Conoces el dolor. Tú conoces el vacío insoportable que viene con la pérdida. Reconoces mi intento por llenar el vacío con cosas que nunca son suficientes. Tu sabes cómo me asustan mis sentimientos y de qué manera el enemigo de mi alma quiere hacerme creer que nunca estaré bien. Descubre su mentira, Señor. No lo dejes ganar. No dejes que la pérdida me gane. Sé mi triunfo, Señor. Llena mi vida de propósito y compasión. Sé mi fortaleza en la debilidad.

Concédeme el regalo de un duelo sano que no reprima el dolor ni el proceso de sanidad. Señor, por favor ayúdame a ver en qué he sufrido una pérdida importante que no he tomado en cuenta. 

Si he perdido la inocencia, dame integridad.

Si he perdido una relación, concédeme una verdadera intimidad.

Si he perdido mi hogar, concédeme un inquebrantable sentido interno de pertenencia.

Si he considerado a otra persona responsable de mi pérdida, dame la capacidad de perdonar.

No te detengas hasta haber hecho un milagro en mi.

Señor, ayúdame a aprender cómo aferrarme fuertemente a ti cuando mi vida se vea sacudida por un cambio dramático. Dame poder para confiar en ti y no entrar en pánico, ni pelear por retener el control. Ayúdame a dejar de interpretar un cambio en mis circunstancias como un atentado en mi nivel de seguridad. 

Tú eres mi seguridad, oh Dios, Tú eres lo único seguro.

Cuando todo se conmociona alrededor de mi, tú permaneces inalterable. 

Tú sabías qué estabas haciendo cuando me formaste en el vientre de mi madre. No hay nada que no tenga un propósito. Nada se ha salido del plan. Cada don, cada desafío y cada obstáculo han sido puestos para formar el destino específico que tu predestinaste para mi antes del comienzo de los tiempos.

Señor, si he caído en la egolatría y el egocentrismo, ayúdame a reconocer mi narcisismo y a no tolerarlo más. 

Sobre todas las cosas, por favor no permitas que se diga que yo me amo demasiado como para no poder amar a ninguna otra persona mas. 

Ayúdame a ver dónde insisto en hacer que toda la situación gire alrededor de mi. Realmente quiero cambiar. Ayúdame a dejar de decir «Yo soy así» y recuérdame que, contigo, soy capaz de una transformación tremenda.

Libérame de mi inseguridad en mis relaciones. Ayúdame a dejar de ser herida con tanta facilidad, pero guárdame de volverme dura. Ayúdame a darme cuenta de que no tiene sentido exigir a los demás que me amen más o de mejor manera. El cariño verdadero no puede ser forzado. No puedo poner a otro ser humano a cargo de mi seguridad. Ayúdame a dejar de usar como espejo a determinada persona y a empezar a verme como solamente tú me ves.

Te doy gracias por todo lo que has hecho para traerme hasta aquí y por el plan que tienes por delante para mi.

Señor, llego al meollo de mi petición: por favor devuelve a mi alma todo lo que la inseguridad me ha robado. Cúbreme con tu mano. Revísteme de fortaleza y dignidad. Transforma lo que me impulsa.

Mitiga lo que me hace estallar.

Hazme una mujer valiente en esta cultura materialista.

Hazme una mujer que se niegue a ser rebajada y definida por los medios de comunicación.

Ayúdame a tomar decisiones conscientes en cuanto a si lo que me están vendiendo tiene valor o no. Dame el discernimiento para llaman mentira a la mentira.

Transfórmame en la clase de mujer que una jovencita podría imitar como modelo de dignidad y seguridad.

Hoy (fecha)_____ , recupero mi dignidad. Nada ni nadie puede quitármela, porque Tu eres quien me la da. Ayúdame a comprender que he perdido mi dignidad sólo porque yo renuncié a ella. Dame el poder para recuperarla y aferrarme a ella con toda mi fuerza. 

Pongo en ti mi confianza.

En el nombre salvador y liberador de Jesús,

Amén.

TU ERESOración incluída en el libro: «Hasta luego, inseguridad»

Beth Moore

Tyndale House Publishers, Inc.

DOS AMIGOS INSEPARABLES: INSEGURIDAD Y ORGULLO.

Si, el orgullo. Con letras mayúsculas: O-R-G-U-L-L-O. Es una palabra fea, ¿verdad?

Hay muchas cosas en la vida que nos causan inseguridad. Muchas de ellas están fuera de nuestro control. La inestabilidad en el hogar, una pérdida importante, el rechazo, un cambio  drástico, la cultura que nos rodea, son circunstancias impuestas más que provocadas por nosotras. Muchas de nuestras características y limitaciones fueron determinadas por nuestro DNA y por lo tanto tampoco son de nuestra elección. Pero EL ORGULLO, amigas y amigos, es una de las cosas en nuestra vida de las que tenemos que hacernos cargo, y de las cosas que somos responsables en nuestra vida.

El orgullo es tan viejo como la humanidad. Cometeríamos un grave error si hiciéramos un gran esfuerzo por desenterrar en nuestro ser todas las otras raíces de amargura e inseguridad crónica y dejáramos esta raíz del orgullo firme en nuestro ser. Jamás seríamos libres.

Esta raíz tiene que ver con el ego, y todos tenemos uno. Seamos sincer@s: a veces las personas y las situaciones nos hacen sentir inseguras porque mellan nuestro orgullo. Así de simple. Dejando todos los golpes de la vida de lado, y aun habiendo arrancado toda otra raíz, luchamos contra la inseguridad porque luchamos contra el orgullo. Piensa un poco en las conexiones obvias entre los dos:

 EGO, ORGULLOA«No somos las  únicas mujeres en la vida de nuestros hombres, (Padre,  hijos, esposos, amigos) y eso hiere nuestro orgullo,

No somos las personas más talentosas del mundo y eso hiere nuestro orgullo.

No somos siempre la primera opción y eso hiere nuestro orgullo.

No somos la persona favorita de otro (a) y eso hiere nuestro orgullo.

No podemos hacerlo todo por nosotras mismas y eso hiere nuestro orgullo.

No somos la máxima prioridad de alguien y eso hiere nuestro orgullo.

No siempre nos sentimos especiales y eso hiere nuestro orgullo.

No conseguimos un ascenso y eso hiere nuestro orgullo.

No ganamos una pelea y eso hiere nuestro orgullo.

No nos pagan lo que valemos y eso hiere nuestro orgullo.

No nos pagan en absoluto y eso realmente hiere nuestro orgullo».

No minimizo el genuino dolor de este tipo de situaciones. El hecho de que el corazón esté lleno de orgullo no impide que sufra. Solamente impide que sea sanado.

He llegado a la conclusión de que en la vida no tenemos mayor carga que la de nuestros propios egos inflados. Ninguna fuerza externa tiene el poder de traicionarnos y engañarnos como lo hace nuestro ego.

El orgullo nos impide perdonar y tomar riesgos. El orgullo nos priva de la intimidad, porque la intimidad requiere transparencia. El orgullo es un tirano como ningún otro.

 EGO, JAULA MENTAL

Beth Moore.

«Hasta luego inseguridad»

Tyndale House Publishers, Inc.

Articulo relacionado: «ME LLAMO ORGULLO, SOY UN LADRÓN» haz click aquí.

¿QUÉ HACE A UNA MUJER ATRACTIVA?

Gwyneth_Paltrow_Robert_Downey_Jr_Premiere_bWNXfnbfNEMl_large

Por Gaby Vargas.

¿Qué es la atracción? Por mucho tiempo hemos creído que la belleza física es el factor único y determinante, y que sin ella no ejercemos ninguna atracción. Pues no, no es así. Es tiempo de abandonar esas viejas ideas.

Los estudios que realizó la investigadora británica Peta Heskel determinan que hay una serie de cualidades universales, como ingredientes mágicos, que hacen a una persona atractiva e irresistible. Comparto contigo sus conclusiones acerca de lo que hace a una mujer atractiva.

* Se gusta.

* Sabe qué quiere y lucha por lograrlo.

* Es una persona positiva y contenta.

* Confía en sí misma sin ser arrogante.

* Es capaz de abrirse y mostrar su vulnerabilidad.

* No depende de los demás para ser feliz.

* Disfruta de la aventura de su vida, no sólo la ve pasar.

* Le satisface lo que hace, no importa si se trata de barrer la calle, ser doctora, mamá o secretaria.

* Es emocional y espiritualmente madura.

* Tiene un sistema de creencias y valores que inspira optimismo, emoción y determinación.

* Posee un fuerte sentido de la integridad y sabe lo que debe hacer.

* Sabe reírse de si misma.

* Se preocupa y hace cosas por los demás.

* Ve el potencial en los demás.

* Siempre habla bien de toda la gente.

* Es leal y considerada.

* Tiene habilidades sociales.

* Se mueve y habla de manera elegante.

* Es excitante estar con ella. Es apasionada.

* Es sexualmente madura y segura de si misma.

* Ejerce un poder casi hipnótico, que la convierte en líder.

* Es muy flexible y fácilmente se puede adaptar a otros sin cancelar su manera de ser.

* Pareciera que consigue lo que quiere sin esfuerzo.

* Experimenta el fracaso como una lección en su camino al éxito.

* Confía en su intuición.

* Su cuerpo refleja todo esto, con calma y una disposición desinhibida a la acción.

Esta lista puede ser intimidante. Hace que nos preguntemos: » ¿Tengo aunque sea un poco de esto?» Y la verdad es que todas tenemos el potencial de ser todo esto y más, porque contamos con un gran aliado: nuestro cerebro. Él hará lo posible para cumplir cualquier cosa que le solicitemos.

Gaby Vargas.

Soy mujer, soy invencible y estoy exhausta.

Ed. Aguilar.

Gwyneth_Paltrow_Robert_Downey_Jr_Premiere_LN9HyAZDZvul_large

EVITA HACER SUPOSICIONES. Cesar Lozano.

Dr. CESAR LOZANO.

Por: Dr. César Lozano

Las suposiciones han sido causa de múltiples problemas en la vida de quienes creen que el futuro será de determinada manera. Si suponer fuera en positivo entonces sería un anhelo, un sueño o una ilusión relacionado más con la fe, pero se aplica generalmente a lo malo o negativo que pueda suceder.

La definición que más me gusta de suposición es ésta: “Consideración de que una cosa o idea es posible o probable sin estar completamente seguro de ella.”

Hacemos suposiciones de todo, el problema es que al hacerlo creemos que lo que suponemos es cierto y es precisamente eso lo que causa gran conflicto.  Recordé una frase de un autor que desconozco:  “En mi vida he vivido grandes tragedias, algunas de las cuales la viví en realidad”.  Gran tragedia iniciamos cuando empezamos a suponer, como si tuviéramos la facultad de adivinar o ver el futuro.  ¿Por qué hay gente que hace más suposiciones que otra? Concluyo que son tres las principales razones:

  1. Inseguridad. No nos sentimos capaces de creer que lo bueno y lo mejor está destinado para nosotros. Esa ausencia de fe en nuestras capacidades y en un poder divino que puede cambiar el futuro para bien.
  2. Antecedentes de dolor. Una historia de fracasos constantes, desilusiones dolorosas, traiciones y desánimo pueden ser la causa de suposiciones constantes. Creer que si en el pasado me ha ido mal, ¿por qué en el futuro podría mejorar? La desilusión causa estragos suponiendo que el futuro no será promisorio.
  3. “La burra no era arisca hicieron” frase utilizada frecuentemente entre quienes han vivido una traición y a toda costa buscan evitar el sufrimiento de otra. Utilizada en problemas relacionados con la infidelidad y el dolor tan grande que ocasiona a uno de los miembros de la pareja. Suponer que si en el pasado me falló, puede cometer el mismo error en el futuro.

Si conociéramos a fondo las dos grandes consecuencias que tienen las suposiciones tomaríamos cartas en el asunto para educar a nuestra mente y evitar toda costa que la suposición se convierta en un lamentable hábito que nos lleve irremediablemente a la infelicidad.

La primera consecuencia es el desgaste emocional que conlleva suponer. Ese desgaste de vivir por adelantado lo que no queremos que suceda y sin embargo nuestra mente se forma una idea tan nítida y real de lo que puede suceder fomentando miedo, dolor y desánimo.

La segunda consecuencia es que la suposición tenga tanto peso en tu vida que atraigas irremediablemente hacia ti eso que no deseas que ocurra pero que te afanas en pensar. Recuerda que somos imanes y atraemos lo que más pensamos o sentimos.

Existen suposiciones hacia nosotros mismos.  Te subestimas creyendo que no serás  capaz de lograr algo. Crees que no podrás superar determinado obstáculo que se presente y menosprecias las capacidades y fortalezas  que tienes, o por el contrario, te sobreestimas creyendo que a pesar de tus debilidades lograrás tu cometido sin prepararte debidamente para el reto que se te presenta.

Hay suposiciones basadas en la salud. Quienes creen que las enfermedades están predeterminadas en su futuro y se convierten en hipocondriacos crónicos. Con un estornudo de alguien cercano creen que la enfermedad ya está en su organismo. Suponen que si su padre murió de infarto ellos tendrán el mismo fin. Prefieren suponer en lugar de mejorar la alimentación y controlar el estrés, que sería un buen principio para evitar el mismo fin.

Existen también las suposiciones basadas en la amistad o en el trabajo. Si algún compañero o amigo llega y no te saluda como acostumbra, empiezas a suponer las mil y una razones por las cuales no lo hizo. –“Le han de haber dicho lo que comenté en la reunión de ayer, o puede ser porque no lo felicité en su cumpleaños o a lo mejor fue porque ayer no le quise ayudar con lo que me solicitó”. Y posteriormente te lo encuentras y le preguntas el porqué de su indiferencia y contesta con mucha pena que tenía una migraña tremenda y se sentía muy mal. Te ofrece disculpas ¡y ya! Las suposiciones hicieron nuevamente de las suyas y armaste un mar de posibilidades.

Suposiciones basadas en el amor.  Tremendo error es suponer que la otra persona sabe lo que queremos, lo que nos gusta o no nos gusta y debería de adivinar nuestro pensamiento. El sufrimiento se hace presente por querer o desear que mi pareja sepa a ciencia cierta qué es lo que quiero. Suponer que me quieren cuando no te llaman, no te buscan, no se preocupan por ti, y no existen ningún interés. ¿Qué te hacer creer que te quiere? No supongas. Y ni para que entrar al tema de suponer que el otro va a cambiar y entonces seré feliz.

No niego la importancia de tomar las medidas necesarias para evitar que las decisiones del presente puedan afectar nuestro futuro e identificar los factores de riesgo.  Prever en lo posible las consecuencias , pero eso de suponer los diferentes escenarios terribles donde seamos víctimas de las circunstancias de situaciones que aún no han ocurrido es un desgaste tremendo.

Mi recomendación es clara y concisa:
No supongas, mejor pregunta.
No supongas, mejor lee.
No supongas, mejor ten fe. 

¡Ánimo!
Hasta la próxima.

y la frase matona de hoy:

‎»Cuando alguien te ama te procura, si hay interés se nota y cuando le importas se demuestra. Evita hacer suposiciones»

Frase Matona (con dosis de «ubicatex»)

Basado en los conceptos del Dr. César Lozano.

PRÍNCIPE Y MENDIGO.

Por Mayra Gris de Luna.

O´farril, Balderrama y Montoto son apellidos de familias prominentes en mi ciudad. Llegaron a Puebla alrededor de 1930, siendo poseedores incluso de titulos nobiliarios dentro de la monarquía española. Se pueden ver éstos apellidos en las grandes agencias automotrices, en las placas conmemorativas de algunos monumentos en la ciudad y en los periódicos. Pero no fué allí donde conocí éstos apellidos. Desde muy pequeñita los escuchaba de labios de mi mamá ya que éran su familia. Padre, tíos, abuelos.  Mi mamá fué una hija no reconocida, y aunque en algunas ocasiones mi abuelo nos visitaba cuando yo éra pequeña, mi mamá portaba orgullosamente el apellido Montiel.

Así que mi acta de nacimiento dice que me apellido Gris Montiel, aunque mi sangre es Gris Balderrama y desde que me casé, soy Gris de Luna y espero que así sea por lo que me resta de vida. 🙂

Afortunadamente mi mamá conoció del amor de Dios desde muy jovencita. Y la lectura de la Biblia le dió mucha seguridad personal en cuanto a su identidad. Y aunque seguramente tuvo heridas en su corazón en su infancia al no crecer al lado de su verdadero padre, ni llevar su apellido, Dios sanó su corazón, porque ella siempre decía que la Biblia decía que éramos linaje real y ése era el que realmente importaba.

1 Pedro 2:9-10 

 El pueblo de Dios

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.

Así que en el pueblo de Dios, Su misericorida nos constituye en principes y princesas. 🙂

La historia de MEFIBOSET, narrada en la Biblia, es especialmente cercana a mi corazón en éste sentido. Cuando estemos en el cielo, voy a darle un largo abrazo.

Mefiboset fué hijo de Jonatán, nieto del gran Rey Saúl. Cierto dia, cuando Mefiboset tenía  5 años, escuchó mucho movimiento en palacio; las tropas enemigas lograron penetrar y mataron a su padre y a su abuelo. Su nodriza, pensando en protegerlo, lo cargó y lo sacó corriendo del palacio. Desafortunadamente, la nodriza tropezó y el pequeño principe cayó al suelo fracturandose los dos pies. Sus pies no sanaron bien y  quedó lisiado para toda su vida.

Mefiboset quedó huérfano, de abuelo, de padre y de tíos, quedó despojado de sus tierras y bienes, de todos los privilegios del palacio, de su salud, y para evitar ser asesinado por los enemigos de su familia, creció y vivió refugiado en una ciudad extranjera lejos de Jerusalén llamada LODEBAR.

LODEBAR, significa tierra árida, hostil y seca, donde no crece el pasto, ni produce fruto la tierra. Era un lugar inhóspito donde se refugiaban los mendigos, los endeudados, los despojados, los perseguidos, los abusados, los golpeados por la vida; que cayeron en desgracia porque alguien en algún descuido los dejó caer.

Pasado el tiempo, llegó el Rey David al trono. Un día David se estaba acordando de Jonatán, su amigo. La Biblia dice que sus almas estaban ligadas.  Hacía varios años que Jonatán había muerto en una batalla. David y Jonatán habían hecho un pacto, habían acordado cuidar de las familias el uno del otro.
David no sabía si había alguien de la familia de Jonatán que todavía vivía. David 
quería cuidar de la familia de Jonatán. 
Así que mandó llamar a Siba. Siba había sido siervo del Rey Saúl. Siba le dijo a David que vivía un hijo de Jonatán llamado Mefiboset, pero que estaba tullido de los dos pies.

David mandó traer a Mefiboset. ¿Cómo se sentiría Mefiboset, cuando estando todo tullido, en ese horrible lugar, alguien llega y le dice «el rey te llama»?

¿Imaginas cómo se sentiría al llegar al palacio,  su antiguo hogar?

Cuando llegó Mefiboset ante la presencia del Rey David,  se arrodilló y le dijo: «¿Quién es tu siervo para que mires a un perro muerto como yo? ¡Cómo se sentiría Mefiboset acerca de si mismo, para expresarse así de su persona!

David le dijo que le restituiría todo lo que era de su abuelo. También le dijo 
que siempre iba a comer en su mesa. 
Mefiboset no podía creer la bondad y generosidad del rey David. En esos días cuando
un rey nuevo llegaba al poder la mayoría de las veces mataba a los familiares del rey
anterior. Hacían esto para asegurar que  nadie de la familia del rey anterior pudiera heredar el trono. También el hecho de estar tullido de ambos pies era otra razón por la cual el Rey David hubiera podido haber ignorado a Mefiboset. En esos tiempos las personas discapacitadas eran menospreciadas. Pero  David sabía que Mefiboset era una persona especial a quien Dios había creado. David sabía que tenía guardar su promesa a Jonatán. 
A partir de aquel día, Mefiboset vivió como el principe que era y comió  siempre en la mesa del Rey.

Los Mefiboset de nuestros tiempos: Son las personas que padecen incapacidad, enfermedad, quienes han sido victimas del descuido de otros, quienes han sido profundamente heridos y los resentimientos y frustraciones les han impedido caminar de forma normal en la vida.

Nos transformamos en Mefiboset, cuyo nombre significa «el que lleva verguenza en si mismo», cuando no queremos ser expuestos ante los demás y nos refugiamos en nuestra «Lodebar», que significa no palabras, no comunicación, porque el dolor nos lleva al silencio, a la soledad, al sufrimiento, al temor, a la inseguridad y a la desconfianza. A vernos a nosotros mismos como «un perro muerto».

Nos identificamos con Mefiboset cuando nos ocultamos detrás del silencio, de la agresividad de un espíritu crítico, de una enfermedad crónica, de una depresión, de algúna adicción, de la droga o el alcohol.

Sin embargo, Dios no nos olvida. Y yo te digo hoy lo que escuchó Mefiboset aquel día: «El Rey te llama». 

«Yo estoy a la puerta y llamo; si alguien oye Mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo.

Apocalipsis 3:20

¡No vivamos mas como mendigos, cuando somos Principes y podemos sentarnos a la mesa del Rey!

Acude ante Su llamado, entrégale tu corazón, El puede sanar nuestro corazón y restituir nuestra vida. Podemos hacer una sencilla oración con nuestras propias palabras, y por fé saber que El nos ha escuchado, y nos ha convertido en linaje real.

Aunque mi mamá padeció carencias en su infancia aun teniendo derecho a vivir en la opulencia, como Mefiboset, se sentará a la mesa del Rey por la eternidad.

¿Te identificas o te has identificado en algún momento de tu vida con Mefiboset?

¿Cómo te hace sentir el ser linaje real y poder sentarte a la mesa del Rey algun dia?

                                                                        *  *  *

He aquí el relato tal cual en la Biblia.

2 Samuel 9:1-13 (Versión Reina-Valera 1960)

Bondad de David hacia Mefi-boset

Dijo David: ¿Ha quedado alguno de la casa de Saúl, a quien haga yo misericordia por amor de Jonatán?

Y había un siervo de la casa de Saúl, que se llamaba Siba, al cual llamaron para que viniese a David. Y el rey le dijo: ¿Eres tú Siba? Y él respondió: Tu siervo.

El rey le dijo: ¿No ha quedado nadie de la casa de Saúl, a quien haga yo misericordia de Dios? Y Siba respondió al rey: Aún ha quedado un hijo de Jonatán, lisiado de los pies.

Entonces el rey le preguntó: ¿Dónde está? Y Siba respondió al rey: He aquí, está en casa de Maquir hijo de Amiel, en Lodebar.

Entonces envió el rey David, y le trajo de la casa de Maquir hijo de Amiel, de Lodebar.

Y vino Mefi-boset, hijo de Jonatán hijo de Saúl, a David, y se postró sobre su rostro e hizo reverencia. Y dijo David: Mefi-boset. Y él respondió: He aquí tu siervo.

Y le dijo David: No tengas temor, porque yo a la verdad haré contigo misericordia por amor de Jonatán tu padre, y te devolveré todas las tierras de Saúl tu padre; y tú comerás siempre a mi mesa.

Y él inclinándose, dijo: ¿Quién es tu siervo, para que mires a un perro muerto como yo?

Entonces el rey llamó a Siba siervo de Saúl, y le dijo: Todo lo que fue de Saúl y de toda su casa, yo lo he dado al hijo de tu señor.

10 Tú, pues, le labrarás las tierras, tú con tus hijos y tus siervos, y almacenarás los frutos, para que el hijo de tu señor tenga pan para comer; pero Mefi-boset el hijo de tu señor comerá siempre a mi mesa. Y tenía Siba quince hijos y veinte siervos.

11 Y respondió Siba al rey: Conforme a todo lo que ha mandado mi señor el rey a su siervo, así lo hará tu siervo. Mefi-boset, dijo el rey, comerá a mi mesa, como uno de los hijos del rey.

12 Y tenía Mefi-boset un hijo pequeño, que se llamaba Micaía. Y toda la familia de la casa de Siba eran siervos de Mefi-boset.

13 Y moraba Mefi-boset en Jerusalén, porque comía siempre a la mesa del rey; y estaba lisiado de ambos pies.

¿QUÉ ES ÉL?

La sociedad pone «etiquetas» a las personas. Quiere encasillar a la gente clasificándola dentro de cierto tipo de categorías que le resultan cómodas. D.H. Lawrence demuestra lo insensato que resulta este proceso de clasificación en su poema: ¿Qué es él?

– ¿Qué es él?

– Un hombre, por supuesto.

Si, pero, ¿qué hace?

– Vive y es un hombre.

Oh, por supuesto! Pero debe trabajar. Tiene una ocupación de alguna especie.

¿Por qué?

– Porque obviamente no pertenece a las clases acomodadas.

No lo sé. Pero tiene mucho tiempo. Y hace unas sillas muy bonitas.

– ¡Ahí está entonces! Es ebanista.

– ¡No, no!

– En todo caso, carpintero y ensamblador.

No, en absoluto.

– Pero, si tú lo dijiste.

¿Qué dije yo?

Que hacía sillas y que era carpintero y ebanista.

– Yo dije que hacía sillas pero no dije que fuera carpintero.

– Muy bien, entonces es un aficionado.

– ¡Quizá! ¿Dirías tú que un tordo es un flautista profesional o un aficionado?

– Yo diría que es un pájaro simplemente.

– Y yo digo que es sólo un hombre.

– ¡Está bien! Siempre te ha gustado hacer juegos de palabras.

LA PELÍCULA DE TU VIDA. De César Lozano.

Tomado de: «Destellos», de César Lozano

Editorial Aguilar.

Hace algunos días, después de disfrutar una película en el cine, y algo inspirado por la trama de la misma, llegué a la conclusión de que la vida de cada uno es como una película.

El argumento, el guión, lo construimos según el estilo que cada quién adopta.

Podemos hacer un drama, una comedia, un documental histórico, cine de aventura, terror o romance. También podemos escoger la clasificación: A, digna de ser vista por toda la familia; B para adolescentes y adultos, o de plano C, para adultos con amplio criterio, y no hablo de otras clasificaciones porque entonces ya sólo sería accesible a muy pocos espectadores.

¿Quién es el actor o la actriz principal en la película de tu vida? En la mía, yo. Estoy seguro de que en tu película eres el o la protagonista. En la película de mi vida, por ejemplo, las primeras actrices son mi esposa y mi hija; los primeros actores son mi hijo y mi padre. Hay muchos actores de reparto: mis hermanos, mis mejores amigos, mis compañeros de trabajo. Hay actores invitados, que en algunas secuencias tuvieron un papel importante, aunque temporal.

¡Claro que en mi película también hay villanos! Si no fuera así, imagínate qué aburrida. Los antagonistas tienen la misión de hacernos la vida difícil, de ponernos piedras en el camino, de hacer hasta lo imposible para que fracasemos, pero también son quienes dan ritmo y acción a la historia. En toda película siempre habrá un villano: ¡hasta las de Disney los tienen»

Desde luego hay películas con mala producción, cuyo reparto está formado por actores sin ambición, que hacen de su película un producto mediocre, actores que no desempeñan bien su papel, o que prefieren no actuar por temor a fracasar en la vida; no se arriesgan, no escogen bien el argumento, y se conforman con ser del montón.

Cada quien es libre de elegir el argumento y el personaje que desempeñará en su película, el tipo de producción y la clasificación que le corresponde. ¿Cómo es la película de tu vida? Revisemos algunos géneros, elige tu favorito.

Drama.

Transcurre en un mar de lágrimas, el protagonista es agobiada por las preocupaciones que, la mayoría de las veces, no tienen razón de existir. Piensa que nadie lo quiere, que vive entre villanos que sólo buscan generarle sufrimiento. Experimenta vívidamente enfermedades que no padece, carece de ánimo, de sueños, de proyectos. Se queja interminablemente de todo y de todos. Vive un «dramón» permanente, hora tras hora, día tras día.

Comedia.

El protagonista no se toma la vida muy en serio. La trama está llena de buenos momentos generados por la actitud optimista del personaje, que imprime un toque de buen humor a todo lo que hace. El resto del reparto, y los espectadores, ven al personaje con simpatía. Sabe reír y hace que los demás rían, motiva a que los demás sean felices y hagan mejor lo que emprendan.

Romance.

El protagonista es equilibrado y congruente en todos los aspectos de su vida. La historia se desarrolla en un ambiente romántico que da cabida a una actriz principal. Todo gira en torno al amor de pareja. El personaje vive y respira inspirado por los seres que ama: esposa, novia, padres, hijos, hermanos, amigos y compañeros de trabajo. Eso le da interés a la historia, y los personajes son más felices conforme avanzan las secuencias.

Aventura.

Para protagonizar una película de aventura se necesita ser un actor intrépido que no teme a los retos sino que, por el contrario, los acepta y sabe salir airoso de todas las dificultades y peligros. Eso es lo que se necesita para hacer de la vida una gran aventura; maravillosa porque en cada situación el personaje encontrará la salida, luchará por conseguir lo que desea, se esforzará para alcanzar sus metas, derrotará a los villanos que lo enfrenten disfrazados de vicios, porque en síntesis, es un triunfador.

Terror.

No elijas este tipo de guión, ni cono protagonista ni como reparto. Cuando tu mente se sienta tentada por un libreto plagado de situaciones que causen terror, ¡recházalo! No actúes, a nadie le gustaré verte. El terror, ya sea físico o psicológico, es terrible. Ser sometido o someter a alguien a situaciones desagradables y de violencia es vivir el tormento de un infierno. El maltrato, ya sea de palabra o de hechos, ocasiona ansiedad, miedo, tristeza y es denigrante para quien lo ejerce y depresivo para quien lo sufre. Definitivamente, un libreto así solo tiene un lugar: la basura.

Documental histórico.

En ese tipo de película la vida del protagonista se sustenta de los éxitos pasados. Vive añorando etapas de su vida que si en un tiempo le fueron venturosas, no regresarán; ya pasaron. Prefiere vivir atado al pasado en lugar de vivir el presente, el ahora. Se aferra al recuerdo de quienes se fueron para no volver. Son personajes que no avanzan, la historia transcurre lenta, sin ritmo.

También es posible que la película de nuestra vida guarde un sano equilibrio: drama, comedia, romance, aventura, quizá algo de terror sufrido, o de documental por permanecer     atados al pasado; lo importante es lograr que nuestra película sea aceptable, buena, ¡digna de ser nominada a los premios de la Academia! También es necesario lograr que se mantenga en clasificación «A». Que puedan verla tu familia, hijos, hermanos, amigos, ¡Todos! sin cortes, censura o mutilaciones. Por ello elige con cuidado el argumento. Como protagonistas de la historia, nos corresponde elegir el guión que nos permita desempeñar un papel decoroso, brillante, una actuación digna del «Oscar», de la admiración de nuestra familia y de los espectadores; es decir de nuestros semejantes.

Actúa en esta maravillosa película de tu vida de tal forma que al final de los días el público te ovacione de pie.

¡ÁNIMO! ¡CÁMARA! ¡ACCIÓN!

 

EL OTOÑO DE LA VIDA.

SALUDOS Y DESPEDIDAS EN LAS ESTACIONES DE LA VIDA.

Por Mayra Gris de Luna.
Justo afuera de la escuela de mis hijas hay un parque que se viste de violeta con la llegada de la primavera. Enormes árboles de jacarandas nos ofrecen una vista esplendorosa con miles de flores en sus copas. Recuerdo los días de mi niñez en que no solamente saludabamos a las nuevas flores de la primavera sino a las golondrinas que puntualmente llegaban durante la semana del 21 de marzo a pasar la temporada en la cochera de la casa. Ya cuando me casé pude saber lo que se siente tener un manzano en el jardín, que me había pasado inadvertido hasta la llegada del verano cuando él me saludó con una copa tupida de manzanas. Aunque no me ha gustado despedirme de las flores, las golondrinas y las manzanas, no puedo negar cuan agradable sorpresa fué para mi poder saludar a una planta con enormes girasoles adornando el jardín de los vecinos y que no pude dejar de contemplar durante todo el otoño.

Caminar en el piso dorado alfombrado de hojas secas provoca un sonido crujiente que junto con el olor del bosque resulta en la combinación ideal para una caminata perfecta. Completo mi fantasía de mi tarde otoñal imaginandome en ese bosque al lado de mi esposo disfrutando de su amena plática y un buen pay de calabaza. Bueno eso ya sería el paraiso para mi 🙂

Solo hay una cosa que pudiera llegar a consolarme después de tener que despedirme de las hojas y el pay, y es que junto con el invierno llega la Navidad. Bueno, ¡la Navidad es mágica! y la empiezo a saludar desde Noviembre que  empezamos a sacar nuestras decoraciones, que no importando cuan hermosas y abundantes sean, siempre parecerán modestas al lado de las decoraciones que me dejan boquiabierta no solo en los grandes almacenes y plazas, sino en las casas de mis amigas. Así como el jardín del vecino siempre parece mas verde, a veces me parece que ocurre lo mismo con mi arbolito de Navidad, aunque cada año termino amando nuestro arbolito familiar, me enamoro de cada uno que veo por todas partes. Y aquí entre nos, ¿sabes qué otra cosa me va fascinando del invierno? ¡las botas! Me encantan las botas. Aquí las usamos desde la primavera porque llueve, en el otoño porque ya empieza el frío y en el invierno hay mujeres como yo que casi perdemos la razón cuando vamos al centro comercial y vemos tal variedad no solo en los aparadores, sino en las chicas casi perfectas luciendo las suyas.

Después de la Navidad, nos despedimos del «año viejo» para saludar al «año nuevo» con sueños y expectativas nuevas. El ciclo de la vida sigue. Cuando nacimos dijimos hola al mundo, y algún día nos despediremos de él.

La primavera y el verano de mi vida ya han pasado. ¡Cómo los disfruté! Mi vida floreció en primavera cuando conocí a Dios y saludé al amor. En mi verano conocí a mis hijas y me  despedí de mis padres. Uno podría escribir tanto sobre lo que conoció y también sobre lo que hemos tenido que dejar ir.

Hoy me siento en el otoño de mi vida. Saludo a la llegada de los suéteres  y los tacones bajos a mi atuendo. Saludo también a las canas. Pero he descubierto algo peor que eso: despedirte de ellas!!! Ojalá me duren hasta el invierno 🙂 ¡por lo menos podré pintarlas! Disfruto la tranquilidad perenne del otoño, estoy en paz,  me siento plena como el girasol, aunque mas bien parezca una calabaza, pero en fin son exquisitas cuando están maduras…

Estoy aprendiendo que cada etapa, así como cada estación es bella. Todo es bello en su tiempo dice Eclesiastés. Cuánta razón tiene el Predicador. ¡De cuántas cosas bellas me perdería si la Primavera fuese eterna! El que si es eterno es Dios. Y El ha estado siempre conmigo… desde el principio y hasta el final.

Hay algunos días en los cuales digo «no tengo en ellos contentamiento». Bueno, es «lógico», los días en el otoño no son del todo soleados. Es en esos días cuando más valoro y cuando más me consuela saber que Dios está conmigo. Que Dios me ama y me acepta porque lo que El mira es el corazón.

Encontré ésta alentadora porción de la Biblia:

«Y hasta la vejez yo mismo, 

 y hasta los canas os soportaré yo;

yo hice, yo llevaré,

yo soportaré y guardaré.»

Isaías 46:4

 Una promesa del Dios inmutable y eterno,

una promesa de nuestro Padre amoroso y poderoso creador.

Una promesa que es mi refugio,

un refugio seguro para vivir

hasta que termine el invierno.

¿En cuál estación de la vida te encuentras tu?

¿Qué te hacen pensar las palabras de Isaías 46:4?

UN PROYECTO PERSONAL GRATIFICANTE.

De Hada María Morales en su libro «No arrugue que no hay quien planche» Grupo Nelson. Usted no sabe, ni siquiera se imagina, cómo me gusta esto de los proyectos. Sólo deseo con todo mi corazón que su cajita de música -que lleva por dentro- toque una melodía que alegre su vida y salpique de alegría a todos aquellos que están cerca.  He aprendido a luchar con alegría por lo que Dios ha puesto en mi vida como un asunto entre El y yo. ¿Es que acaso no sabía que tenemos un Dios personal? ¡Es una maravilla! Tenga una cita con El y cuéntele los anhelos de su corazón y dígale que le siembre una semillita de ilusión hasta que nazca como «UN PROYECTO PERSONAL GRATIFICANTE», que dé frutos de alegría que la bendigan a usted y a todos aquellos que comparten un espacio en el planeta tierra. Yo empecé de la nada y ahora estoy caminando por la senda que Dios me ha marcado y, ¿sabe que? A veces me ha tocado regar mi semilla con lágrimas, pero y ¿qué con el saldo en general? ¡Sencillamente espectacular! Con todo mi corazón quiero llegar a usted con este mensaje clave: «Todos podemos pensar y trabajar en un proyecto personal sin que sea necesario un conflicto con el proyecto familiar». A veces me siento desencantada cuando veo a muchas mujeres que por un sentimiento de culpabilidad «cultural» se inmolan entre las cazuelas de la cocina y enjugan sus guisados con sus mismas lágrimas de frustración. ¿Que exagero? Créame que no. ¿Que cómo lo sé? Dios me ha dado la oportunidad de escribir temas y dar conferencias a mujeres y conducir segmentos de radio en vivo en los que recibo llamadas de la audiencia y después de oirme hablar con entusiasmo abren sus corazones. Un porcentaje enorme de ellas se sienten atadas a sus responsabilidades y muriendo por dentro porque se les ha olvidado que ese ser interior que hay en ellas y que estaba ahí antes de ser esposas, madres y parte de la fuerza laboral de sus comunidades se ahoga porque necesita oxígeno para toda la vida. Dios es un Dios sabio y jamás perderá la razón. Cuando pensó en nosotras nos ideó para vivir en plenitud, con proyectos personales y familiares sanos, que sumaran vida a nuestra vida; por lo tanto, esa manía de ser perfectas no estaba en sus planes pues Él sabía que en vez de ser una cualidad era una atadura ya que la perfección es una cualidad propia de Él. Cuando oí a alguien decir que no éramos mujeres perfectas sino llamadas a la excelencia, me sentí liberada. ¿Por qué? Porque para hacer las cosas con calidad si estamos capacitadas y para cometer errores también, así que para enmendarlos ni dudarlo. Quiero contarles que yo era de ese tipo de personas que todo debía estar en orden, incluyendo los cabellos de los niños. Los lazos de las niñas debían resistir hasta los vientos huracanados y eso me ponía a millón, aunque entristecía a mis niños. Ya les pedí perdón por ello. Pero entonces mi amiga, de qué sirve que lea libro tras libro, y no se decide a darle un giro a su vida. Aunque espero que haya leído mi libro «Mujer, atrévete a ser feliz». Deseo que le haya servido de algo. Pero, entonces, ¿qué fin tiene que nosotras las autoras tratemos de impactar su vida y usted se entusiasme un ratito para luego deshacerse como un merengue al sol? No, eso si que no, por favor le pido que piense en usted solo como usted misma, sin el sombrero de mamá o de esposa o de… pues llevamos mil sombreros; y analice su vida un momento. ¿Está haciendo algo que la llene por dentro? ¿O más bien día a día cava el hoyo donde va a caer por tanta responsabilidad sin tomarse un tiempo para usted? Las mujeres llevamos por dentro una cajita de música a la que hay que darle cuerda para que podamos seguir en pie. Puedo decirle que desde que Dios me dio la oportunidad de verme a mí misma y de reflexionar hacia dónde iba mi vida interior y me atreví a cambiar, vivo con más plenitud. Aunque no he dejado de lavar platos, de llevar a Valerie a la escuela, planchar, lavar baños, darle de comer al perro. Dios «reconstruyó» mi vida de tal manera que hoy que soy escritora y parte de la fuerza laboral de mi país, ayudando a las personas con su imágen profesional y a conseguir empleo. En verdad, me siento realmente feliz. Cuando le pida a Dios que le muestre el camino para alcanzar sus metas personales, Él lo hará y créame que seguirá siendo la madre dedicada, solo que más feliz; la esposa abnegada, solo que más plena; la empleada eficiente, solo que más realizada; y una mujer que establece metas y trabaja para lograr esos sueños que no tienen nada que ver con los otros papeles que le mencioné. Dios le concederá la sabiduría para desarrollarse sanamente y con un equilibrio perfecto entre su familia y su proyecto personal. A mí porque me dio la oportunidad de escribir. No todas estamos llamadas a esto, pero tal vez esté soñando cómo tomar clases de canto o de pintura, de aeróbicos, de computadoras o quizás piense participar en actividades comunitarias. No se qué, pero lo que sé es que debemos rescatar nuestra vida interior y es nuestra responsabilidad. Y en cuanto a que debemos tener proyectos personales, ni lo dude. No siga «condimentando» el guiso con sus lágrimas, séqueselas, busque una libreta, anote sus inquietudes, sus sueños, piense en ellos, luego clasifíquelos en el orden en que le gustaría lograrlos y póngale un fósforo a ese perfeccionismo que la enreda y entretiene en sentimientos de culpa. Y ¿sabe qué también? DELEGUE. Si usted no está dispuesta a hacerlo, entonces nunca tendrá la oportunidad de lograr un proyecto personal gratificante, pues requiere inversión de tiempo. Vamos, adelante, para atrás ni para tomar impulso. Acuérdese que si se arruga, así se queda; pues no hay quien planche. Eso no lo dude.

Y DIOS ME HIZO MUJER.

Y Dios me hizo mujer,

de pelo largo, ojos, nariz y boca de mujer.

Con curvas y pliegues y suaves hondonadas

y me cavó por dentro, me hizo un taller de seres humanos.

Tejió delicadamente mis nervios

y balanceó con cuidado el número de mis hormonas.

Compuso mi sangre y me inyectó con ella para que irrigara todo mi cuerpo;

nacieron así las ideas, los sueños, el instinto.

Todo lo  creó suavemente con sus manos, amor y aliento de vida

Así conformó las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días

por las que me levanto orgullosa todas las mañanas

y bendigo mi sexo.

                                   Gioconda Belli.

 MUJER

 Visita: http://paralamujerlatina.wordpress.com