¡HOLA MAR!

Cada vez que mi mirada se posa sobre el mar por primera vez al llegar a alguna playa, casi sin pensarlo exclamo: -“¡Hola Mar!”. Mi mamá siempre saludaba al mar, así que creo que es algo que simplemente aprendí de ella.

El Mar es “alguien” tan amado y especial para mí, a quien disfruto ver sin cansarme.

Para mi es casi como un ser. Un ser inmenso, bello, cambiante. A veces azul intenso, que es cuando me gusta más. A veces apacible y claro. Algunas pocas he sentido como si estuviera enojado y me provoca respeto y temor.

De muy pequeña caminé muchas veces a la orilla del mar de la mano de mi abuelo. Todavía recuerdo una ocasión, cerca de la casa de la playa, en que estaban realizando una construcción sobre el agua cerca de la orilla y había muchas máquinas y mi abuelo, quien gozaba de un exquisito sentido del humor, me dijo: “- Mira, ahí es donde le echan la sal al mar”. Y yo, le creí.

Con mi mamá pasé interminables horas recogiendo conchitas en la orilla de la playa. Las recogíamos “hasta que nos cansábamos”. Todavía cuando mis hijas estaban pequeñas podíamos recogerlas si nos levantábamos temprano. Durante la noche, las olas nos las dejaban. Algunas grises, otras jaspeadas. También caracoles de mil formas y tamaños diferentes que luego pintábamos y decorábamos.

Hoy me levanté temprano y caminé por la orilla del mar… ya no hay mas conchitas. Había un pez grande, muerto.

Al Mar le platico mis cosas, y creo que le he escuchado susurrarme nuevos planes y le confío mis nuevas metas.

Es tan inmenso y poderoso, que parece que percibiera a Dios en el. Tal vez es lo más parecido a Dios que conozco. Tan profundo y rico. Abundante. Incontrolable. El mar es vida. Cubre la tierra y está en todas partes. Me cohíbe su grandeza pero lo amo. Sólo quien le conoce y le confía puede abandonarse y flotar, simplemente dejándose llevar por el oleaje. Lo mismo pasa con Dios. Solo cuando uno le conoce profundamente, puedes equilibrar ese temor saludable, con la confianza de quien sabes no te traicionará. Y es entonces cuando disfrutas plácidamente el paseo por la vida, libre de temor, a donde El te lleve.

No solo el mar me hace pensar en Dios. También me hace pensar en la vida misma. Algunas veces, la vida nos trae cosas hermosas como las conchitas y los caracoles. Pero también, algunas otras, nos deja “aguas malas” o “peces muertos”. Pero aún así, la podemos disfrutar, y vivir la experiencia inolvidable, como unos días en la playa.

Cuando me voy, siempre me despido del mar también. Nunca sé cuándo me reencontraré con él, ni en donde. Pero siempre albergo la esperanza de regresar a platicarle lo que ha pasado y compartirle nuevos planes. Y si algún día yo no vuelvo, se que así como a mí me lo enseñó mi mamá, mis hijas regresarán a saludarle.

Acerca de Mayra Gris de Luna

Mujer, esposa y mamá. Busco oportunidades para hacer las cosas que me gustan. Amo la palabra escrita. Me gusta compartir mis pensamientos acerca de esta aventura que es la vida. Para ello utilizo mis blogs grisdeluna...EN LA CABAÑA. (http://grisdeluna.com) y Caminando (http://mayragris.wordpress.com) Una de mis motivaciones es compartir mis memorias con mis hijas y las personas que de alguna manera se identifican conmigo. También comparto lecturas de excelentes autores que me han impactado y cuyo mensaje resulta alentador. Anhelo con todo mi corazón cumplir con el propósito que Dios tenía en mente para mi vida cuando me creó. Mi vida es sencilla. Me gusta tocar el piano, cantar con mi guitarra, leer, ver el mar, disfrutar de un buen café, disfruto platicar con mi esposo, ver películas con mis hijas, viajar y escribir. He aprendido que hay algo mas en la vida que tener éxito, y es que nuestra vida tenga “significado”, algo que solo podemos encontrar en Dios.
Esta entrada fue publicada en Mar, Mujer, Playa, Vida cristiana y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a ¡HOLA MAR!

  1. Andres Segovia dijo:

    Me hiciste añorar el terruño…..veracruz, vibra en mi ser,
    algún día hasta tus playas lejanas
    tendré que volver…

  2. Mayra Gris dijo:

    Aquel “rinconcito donde hacen su nido las olas del mar”, nuestro bello “Veracrú”! Gracias por leer y comentar! Saludos!

  3. ELVIA RIZELDA MAR BLANCO dijo:

    QUÉ DECIRTE BROTHA, SI EL TOCAYO ME HA ACOMPAÑADO EN TANTAS CIRCUNSTANCIAS EN MI VIDA, HASTA EN EL NOMBRE ESTÁ PRESENTE, Y COMO PARA TI, ES EL CÓMPLICE DE AVENTURAS Y SECRETOS, DE ALEGRÍAS Y TRISTEZAS, GRACIAS POR TUS REFLEXIONES CON ELLAS ESTOY CERCA DE TI Y ASÍ LA DISTANCIA ES SÓLO UN CONCEPTO, QUE DIOS SEA CONTIGO, BENDICIONES, TU COMPAÑERA EN EL CAMINO…LA ELVIUX

  4. ELVIA RIZELDA MAR BLANCO dijo:

    Hola!! mujer, por aquí andamos conociéndote más y mejor, espero que tus tesoros estén bien, yo casi saliendo del trabajo.

  5. Mayra Gris dijo:

    Te he buscado amiga, te quiero mucho. Gracias por leerme.

  6. Mayra Gris dijo:

    Conociéndonos más y mejor es lo importante! De veras que al MAR hasta en tu nombre lo llevas, así como yo a la Luna Gris! Saludos!

  7. Yuri Flores dijo:

    ¡Qué hermoso, Mayra! ¡De verdad que me encanta lo que escribes! ¡Gracias por compartirlo! Te mando un abrazo.

  8. Mayra Gris dijo:

    Pues estoy segura que muchos esperamos ansiosamente tus escritos. Gracias por leer y comentar!

  9. Magda Moreno dijo:

    Hola mar!!! (es algo que yo también hago) tenemos muchos recuerdos juntos, le ví por primera vez cuando tenía como 7 años en Acapulco, después me encontré con él en otros lugares, pero siempre es él el mismo, me dice cúanto me ama bañado mis pies, luego juguetea haciendome rodar bajo sus olas sin saber dónde esta el cielo, también me ha llevado al fondo y me ha mostrado la belleza de sus arrecifes llenos de peces de colores y jardínes hermosos, escuchar su voz, disfrutar su aroma, sentir una tibia brisa al ver una luna dorada posada sobre él y lo más bello volar sobre él por horas y horas viendo pesados tempanos de hielo siendo llevados a la deriva, en total abandono, pues así siento también cuando me sumerjo en la Palabra de Dios, allí somos solamente Él y yo en total comunión y así sin darme cuenta me dejo llevar de un libro a otro navegando sin rumbo fijo, mi brújula es su Santo Espíritu, lo difícil es detenerme y decirle hasta pronto amigo tal como digo adiós a mi amigo el mar, no sé cuándo nos volveremos a encontrar.

  10. Mayra Gris dijo:

    Muy lindas palabras Magda, el mar nos inspira! ¿verdad? Insisto en que me gustaría leerte mas! Gracias por leer y comentar amiga!

  11. terry morgan dijo:

    Tmb me encanta estar cerca del mar… y me hace pensar en la grandeza de Dios… igual hemos coleccionado las conchas… tengo muchas de recuerdo en mi casa… son como regalitos del mar y me acuerdan de los sinfin regalos que Dios nos da en la vida… Gracias por esta linda reflexión, May!

  12. Mayra Gris dijo:

    Me gustó mucho esto que dices que las conchas “son como regalitos del mar” ¡que lindo está eso! Muchas gracias por leer y compartir!

Los comentarios están cerrados.