¿QUÉ ES ÉL?

La sociedad pone “etiquetas” a las personas. Quiere encasillar a la gente clasificándola dentro de cierto tipo de categorías que le resultan cómodas. D.H. Lawrence demuestra lo insensato que resulta este proceso de clasificación en su poema: ¿Qué es él?

– ¿Qué es él?

– Un hombre, por supuesto.

Si, pero, ¿qué hace?

– Vive y es un hombre.

Oh, por supuesto! Pero debe trabajar. Tiene una ocupación de alguna especie.

¿Por qué?

– Porque obviamente no pertenece a las clases acomodadas.

No lo sé. Pero tiene mucho tiempo. Y hace unas sillas muy bonitas.

– ¡Ahí está entonces! Es ebanista.

– ¡No, no!

– En todo caso, carpintero y ensamblador.

No, en absoluto.

– Pero, si tú lo dijiste.

¿Qué dije yo?

Que hacía sillas y que era carpintero y ebanista.

– Yo dije que hacía sillas pero no dije que fuera carpintero.

– Muy bien, entonces es un aficionado.

– ¡Quizá! ¿Dirías tú que un tordo es un flautista profesional o un aficionado?

– Yo diría que es un pájaro simplemente.

– Y yo digo que es sólo un hombre.

– ¡Está bien! Siempre te ha gustado hacer juegos de palabras.

Un comentario en “¿QUÉ ES ÉL?

  1. Hey There. I found your blog using msn. This is a really well written article. I will be sure to bookmark it and come back to read more of your useful info. Thanks for the post. I will definitely comeback.

Los comentarios están cerrados.