LA MUJER ES…

Y Dios las hizo,

para ser compañeras del hombre,

a su propia imagen, con ilusión,

con una costilla del hombre,

no para ser su compañera…

para ser su bendición.

Todas las mujeres son maravillosas

dotadas con un alto grado de inteligencia,

con autonomía de pensamiento… auténticas,

con un sexto sentido que hace la diferencia.

Son belleza incomparable, algunas físicamente,

otras intelectualmente, pero en ambos casos, perfección interminable,

que nos envuelven entre sus sueños, dulcemente.

Tienen la sangre fría para defender con su vida a un ser querido,

tienen en su mirada la luz del día,

tienen el poder de levantar a un guerrero ya vencido.

Son madres, son amigas, son amantes,

creadas con la mágica ternura del amor,

son el apoyo de caballeros triunfantes.

Ellas son, en un mundo hermoso… simplemente:

¡lo mejor!

Sergio Rodríguez.

RENUNCIO A MI PUESTO DE MUJER MODERNA.

Mail anónimo tomado del libro de Gaby Vargas: “Soy mujer, soy invencible y ¡estoy exhausta!. Editorial Aguilar.

Son las 6:00 a.m. El despertador no para de sonar y no tengo fuerzas ni para tirarlo contra la pared. Estoy acabada. No quiero ir al trabajo hoy. Quiero quedarme en casa, cocinando, escuchando música, cantando, etcétera. Si tuviera un perro, me gustaría pasearlo por los alrededores.

Quisiera saber quién fué la bruja, la precursora de las feministas que tuvo la idea de “reivindicar” los derechos de la mujer. Estaba todo tan bien en el tiempo de nuestras abuelas. Ellas todo el día bordaban, intercambiaban recetas y remedios caseros con sus amigas, leían buenos libros, decoraban la casa, plantaban flores, recogían legumbres de las huertas y educaban a sus hijos. La vida era un gran curso de manualidades, medicina alternativa y cocina. Además no se preocupaban tanto por su figura.

Hasta que vino una fulanita a quien no le gustaba el corpiño y se sentía frustrada y ¿qué hace? Decide contaminar a otras inquietas y rebeldes, con ideas raras sobre “vamos a conquistar nuestro propio espacio”. ¡Qué espacio ni que nada!

Ya teníamos la casa entera, todo el barrio y el mundo a nuestros pies. Teníamos el dominio completo sobre los hombres; ellos dependían de nosotras para comer, vestirse y presumir delante de sus amigos. ¿Qué rayos de derechos quiso brindarnos?

No aguanto mas tener que salir corriendo para quedarme embotellada en el tránsito y tener que resolver la mitad de los asuntos pendientes p0r el celular; correr el riesgo de ser asaltada, de morir embestida e instalarme todo el día frente a la computadora laborando como una esclava (moderna, claro), con un teléfono en el oído y resolviendo problemas, uno tras otro, para salir tarde, agotada, con los ojos irritados y un dolor de cabeza infernal.

Tambien estamos pagando el precio por estar siempre en forma, sin estrías, depiladas, sonrientes, perfumadas, uñas perfectas, sin hablar de perseguir un currículo impecable, lleno de maestrías, doctorados y especialidades. ¡Basta!

Quiero que alguien me abra la puerta al salir, que retire la silla cuando me voy a sentar o levantar, que me mande flores, cartitas con poemas, que me lleve serenatas. Si nosotras sabíamos que teníamos un cerebro y que lo podíamos usar, ¿para qué había que demostrárselo a ellos?

¿Piensas que ironizo? No, mi querida colega, inteligente, realizada, liberada, estresada y abandonada. Estoy hablando muy seriamente; estoy abdicando a mi puesto de “mujer moderna”. ¿Alguien más se suma?

 

NO PUEDO VIVIR CON ELLA, PERO TAMPOCO PUEDO VIVIR SIN ELLA.

NO PUEDO VIVIR SIN ELLA

Cuenta una leyenda que al principio del mundo, cuando Dios decidió crear a la mujer, encontró que había agotado todos los materiales sólidos en el hombre y no tenía más de que disponer.

Ante este dilema y después de profunda meditación, hizo esto: 

Tomó la redondez de la luna,

las suaves curvas de las olas,

la tierna adhesión de la enredadera,

el trémulo movimiento de las hojas,

la esbeltez de la palmera,

el tinte delicado de las flores,

la amorosa mirada del ciervo,

la alegría del rayo del sol

y las gotas del llanto de las nubes,

la inconstancia del viento

y la fidelidad del perro,

la timidez de la tórtola

y la vanidad del pavo real,

la suavidad de la pluma del cisne

y la dureza del diamante,

la dulzura de la paloma

y la crueldad del tigre,

el ardor del fuego y

la frialdad de la nieve 

Mezcló tan desiguales ingredientes, Y formó a la mujer y se la dio al hombre.

Después de una semana vino el hombre y le dijo:

“Señor, la criatura que me diste me hace desdichado, quiere toda mi atención, nunca me deja solo, charla incesantemente, llora sin motivo, se divierte en hacerme sufrir y vengo a devolvértela porque no puedo vivir con ella”

Bien, contestó Dios y tomó a la mujer.

Pasó otra semana, volvió el hombre y le dijo:

“Señor, me encuentro muy solo desde que te devolví a la criatura que hiciste para mí, extraño como ella cantaba y jugaba a mi lado;

me miraba con ternura y su mirada era una caricia,

reía y su risa era música,

era hermosa a la vista y suave al tacto,

he venido a pedirte que me la devuelvas, porque no puedo vivir sin ella”.

A lo que el creador respondió:

“No puedes vivir con ella, pero tampoco puedes vivir sin ella”

Se la devolvió y moviendo la cabeza,conociendo a su creación 

se fue para dejarlos disfrutar su amor.

Autor anónimo.

soñadoras.jpg


 

“ERES MUJER”. (Acróstico)

Por Mayra Gris de Luna.

ERES MUJER, ERES

Eres MUJER, Eres:

M ATERNAL,

Un instinto puesto por Dios mismo en tu corazón. Te conviertes en madre de quienes te rodean cuando los cuidas, los procuras, los atiendes. Son hijos aunque no necesariamente hayan estado en el vientre. Son hijos porque alimentas sus corazones, sus almas y sus cuerpos. Quien no recuerda la tibieza de sus manos, el calor reconfortante de un tecito que ella ha preparado cuando no nos sentimos bien, la sopita que consuela hasta el alma. Si, Mujer, eres maternal, las manos del mismo Dios que nos cuida.

U NICA,

Mil mujeres, mil bellezas distintas. Tan parecidas y  tan diferentes. Nadie puede aburrirse al lado de una de ellas, siempre descubrirá algo nuevo, algo que la distingue de las demás. Una mujer no lo tiene todo, pero siempre tiene algo que fascina, cada una es irrepetible.  Eres única porque como TÚ solo una vez y para siempre.

J OYA VALIOSA,

Tallada por la misma  mano de Dios, limada a través del dolor y las heridas. No hay nada que deslumbre más que la brillantéz de un alma pura. Ni todas las joyas del mundo juntas podrían igualar el valor de una mujer que obedece a Dios no solo porque le ama, sino porque le teme.

E MPRENDEDORA,

Una mujer crea, planea, hace. Cada despertar es una oportunidad, cada día es un block de notas donde va palomeando sus sueños y proyectos. Aún en la adversidad y sin el apoyo de un hombro masculino, la mujer se abre camino con la fuerza del amor, con el empuje de su dignidad y con el valor de su espíritu.

R OMÁNTICA,

No importa la edad, ya sea un inexperto corazón, o una cabecita blanca; esos ojos nunca perderán el brillo de la ilusión por el roce de los deseados labios, o el toque cálido de esa mano amada. Siempre se anhelará la compañía de esa persona especial para una caminata a la luz de la luna,  desde los pies lozanos  o ya con la ayuda del bastón. Mujer, el amor y el romance son simplemente parte de tu esencia… Muchas palabras describirán la belleza y la virtud, pero solo una sirve para comprender lo que significan… la palabra: Mujer.

Derechos Reservados. Mayra Gris de Luna © 2013

35 CONSEJOS PARA MEJORAR TU AUTOESTIMA.

 Autoestima

Por Sheila Morataya-Fleishman.

Cuántas veces antes de salir a una fiesta te has mirado y repetido: “si tan sólo tuviese las piernas más delgadas… si mi cabello fuese más lacio o no fuese tan crespo… si mis manos no fuesen tan huesudas… si mi pecho fuese más grande o más pequeño… Si mi trasero fuese más firme, si mi nariz no fuese tan grande… ¡Que fea me veo!

Y así, sintiéndote disgustada has salido a la calle envuelta en una falsa seguridad, pues en tu interior realmente te sientes frustrada e insegura con tu cuerpo. Andas pensando: “Hay muchísimas mujeres mucho más bonitas que yo, y que además poseen una personalidad mucho más interesante que yo”.

He conocido muchas jóvenes así, mujeres que llegan a los 50 y siguen peleándose con el color de su cabello, con las formas de sus cuerpos, con sus piernas, con su pecho, con su nariz, con sus ojos, con su propio temperamento, “si tan solo luciera y fuera diferente” – suspiran-.

¿Sabes que es lo peor que puede sucederle a una mujer que no se gusta, acepta y ama ella misma? Que vive cada día de su vida queriendo ser otra aunque ella misma no sea consciente de ello.

Por supuesto que no todas las mujeres tenemos problemas de autoestima y en lo personal admiro muchísimo a aquellas que siempre han estado contentas con su apariencia y sus talentos. Sobre todo, admiro la autoestima de aquellas que se sienten muy hijas de Dios y caminan con una seguridad que no tiene nada de artificial y postizo pues nace de la conciencia absoluta de saberse amada y creada por amor, para vivirse a sí misma como una mujer única, inteligente e irrepetible .

Sin embargo, hay muchas que necesitamos un reencuentro con el amor y los sentimientos de ternura hacia la propia y personal belleza –temperamento, por eso quiero compartir contigo estos 35 actos de Autoestima,  para que te ejercites en la conquista de la misma y vivas contenta de ser como eres diciéndole adiós a los miedos y complejos.

1- Mírate todos los días como un verdadero milagro.

2- Recuerda que eres Hermosa, aunque muchas veces tengas que ahogar una voz interior que te dice: no, no lo eres. Recuerda que eres hija del Amor de Dios.

3- Ama profundamente tu identidad única y conoce que lo que haces nunca podrá reproducirse.

4- Tu verdadera belleza saldrá a la luz cuando ames con sinceridad a la mujer que hay en ti, y contribuyas con tu vida a la sanación del mundo.

5- Debes confiar en tu capacidad para tomar decisiones por ti misma.

6- No tengas miedo a fracasar o fallar. Recuerda que si nunca fracasas no tendrás la oportunidad de descubrir la fortaleza y el valor que residen en ti.

7- Cuando las cosas no vayan como soñaste o planeaste permítete sentirte defraudada pero nunca inferior o ridiculizada.

8- Procura no ponerte a la defensiva cuando seas criticada o se te llame la atención por algo que esta mal.

9- No pierdas tu tiempo pensando si eres lo suficientemente buena para esta o aquella tarea. Haz lo mejor que puedas hacer y siéntete satisfecha

10- Ese pensamiento que te hace pensar que no puedes pasar una materia, aprender un instrumento o conquistar un paso de baile, ¡Elimínalo!

11- Nunca pienses que tu valor radica en tu belleza o títulos. Si has perdido tu trabajo no permitas que te haga sentir que eres una fracasada. Trabaja en recuperarte emocionalmente cuanto antes y sigue adelante.

12- Si en tu lugar de trabajo te hacen la vida de cuadritos por algún motivo, no dejes que nazca la maleza de la inseguridad.

13- Si deseas un mejor puesto dentro de tu trabajo, y no te presentas para recibirlo porque no sientes que puedes ser elegida, date cuenta que tú misma te bloqueas.

Actúa sin temor.

14- Si fuiste a una entrevista de empleo y no lo conseguiste no pienses que es el fin del mundo. Recrea en tu mente el proceso y descubre cual pudo haber sido tu fallo.

15- Si las modelos que ves en la revistas te inquietan, no las mires más.

16- Si tuviste alguna experiencia traumática de niña que te dejó con la seguridad de ser fea, gorda, o poco inteligente, identifica eso que te molesta y trabaja diligentemente para sanar tu trauma.

17- Si has identificado que te inhibes o retraes en situaciones sociales diversas, rétate a ti misma a comportarte de la manera opuesta.

18- No temas a los cambios, confía que estos siempre serán para beneficio del desarrollo de tu personalidad.

19- Si te comparas constantemente con alguien, empieza a observar un poco más tus propios logros.

20- Si piensas que la suerte no está de tu lado porque tuviste una niñez dolorosa, es hora de que lo superes. La fuerza del espíritu humano puede todo.

21- Pensar bien sobre ti misma quiere decir aceptar el regalo de la vida que Dios Padre te dio al crearte. Agradécelo.

22- Cuando hagas algo mal no te insultes a ti misma con expresiones como tonta o inútil. El inconsciente tiene una capacidad enorme para creérselo. Corrígete.

23- Si el chico que te gusta no se fija en ti no pienses que es porque no eres suficientemente atractiva. Algo mejor te espera. Sé paciente.

24- ¿No te ríes de tus propios errores? Aprende a hacerlo y verás que libertad sientes.

25- Es bueno estar rodeada de gente que te aprecie y respete, pero si alguna vez no lo hacen no pienses que eso disminuye tu valor.

26- Tu cuerpo es el instrumento para la acción. Respétalo y cuídalo.

27- Maya Angelo la escritora afroamericana, tuvo la más cruel de las infancias. Lo superó escribiendo. Sus libros son muy populares. Escríbe.

28- Hay un tipo de hambre más fuerte que la de pan. Es “el hambre por amor”, como solía describirlo la Madre Teresa. Ama quien eres para poder darlo a cantaradas y sin complejos.

29- La primera responsabilidad del ser humano, expresaba Henry Winkler es darse la mano el mismo. Házlo.

30- Si eres madre, tu hija aprenderá a relacionarse de acuerdo a lo que vea en tu propio desarrollo.

31- La autoestima es una de las fundaciones humanas más importantes. Es amor incondicional. Que tus hijos sean testigo de ello.

32- Disciplina a tus hijos, pero a sí mismo elógialos cuando hagan las cosas bien.

33- Los primeros 3 años para un niño sirven para asegurar la seguridad de ser amado, acogido y respetado. Descansa bien por la noche para que estés viva el siguiente día para ellos.

34- Si tu hijo no va bien en el colegio, antes de sentirte defraudada, indaga las causas de su rendimiento y entonces actúa.

35- Enseña a tus hijos que a veces está bien que fracasen. Sin ello no podríamos saber qué es el triunfo.

Amiga, cada alma viviente ha tenido o tendrá que tener alguna experiencia dolorosa en su pasado o futuro, pero es a través de ellas como vas desarrollando tu personalidad y conquistando un corazón grande para amar. Recuerda siempre que tu dignidad y valor no proceden de todo lo material que te rodea, la belleza que tengas, lo popular que seas o lo alto que hayas llegado en tu carrera. Su fuente es divina, eterna, hinchada de amor, eres una Hija de Dios y por eso como ninguna otra obra de la creación.

Link hacia el sitio original: Haz click aquí.

TU TIEMPO ESPECIAL.

“Nadie se había dado cuenta de que ese sencillo acto sostenía la armonía entre todos los habitantes del pueblo. Cada mañana, al despuntar el sol, las mujeres de ese pueblo africano caminaban media hora con su canasta de ropa al hombro para ir a lavar al río. Mientras tallaban sobre la piedra, ensimismadas enhebraban pensamientos y reflexiones; conversaban, se conectaban, aprendían, reían y escuchaban historias. Después de dos horas, no sólo regresaban con ropa limpia, sino también con algo más en el corazón, que las llenaba de fuerza y que compartían con su familia.

Un día, la civilización llegó, el río fué entubado y esa corriente de recreo, de encuentros y recuperación se secó. Aunque el agua la bombeaban del pozo, la alegría de la población también se secó. A las mujeres se les veía tristes, irritables y desanimadas, y comenzaron los pleitos, los desencuentros y las separaciones en la población. El pueblo nunca volvió a ser el mismo”.

Como esas mujeres africanas, todas necesitamos ir al río a nutrirnos; a ese lugar donde podemos tener un encuentro con nosotras mismas, con Dios y recuperar el balance. Necesitamos recoger los pedazos que a diario tejemos y que las exigencias de la vida se encargan de rasgar. Podemos hacerlo a través de la lectura de la Biblia, de un buen libro o un buen blog 🙂  por medio de la oración, el arte, las manualidades, la compañía del ser amado, la contemplación de la belleza, el campo, el mar, el amanecer o la soledad.

Copiado y adaptado del libro de Gaby Vargas, “Soy mujer, soy invencible y estoy exhausta”. Editorial Aguilar.

Artículo relacionado: “El gran Intercambio”

UN PROYECTO PERSONAL GRATIFICANTE.

De Hada María Morales en su libro “No arrugue que no hay quien planche” Grupo Nelson. Usted no sabe, ni siquiera se imagina, cómo me gusta esto de los proyectos. Sólo deseo con todo mi corazón que su cajita de música -que lleva por dentro- toque una melodía que alegre su vida y salpique de alegría a todos aquellos que están cerca.  He aprendido a luchar con alegría por lo que Dios ha puesto en mi vida como un asunto entre El y yo. ¿Es que acaso no sabía que tenemos un Dios personal? ¡Es una maravilla! Tenga una cita con El y cuéntele los anhelos de su corazón y dígale que le siembre una semillita de ilusión hasta que nazca como “UN PROYECTO PERSONAL GRATIFICANTE”, que dé frutos de alegría que la bendigan a usted y a todos aquellos que comparten un espacio en el planeta tierra. Yo empecé de la nada y ahora estoy caminando por la senda que Dios me ha marcado y, ¿sabe que? A veces me ha tocado regar mi semilla con lágrimas, pero y ¿qué con el saldo en general? ¡Sencillamente espectacular! Con todo mi corazón quiero llegar a usted con este mensaje clave: “Todos podemos pensar y trabajar en un proyecto personal sin que sea necesario un conflicto con el proyecto familiar”. A veces me siento desencantada cuando veo a muchas mujeres que por un sentimiento de culpabilidad “cultural” se inmolan entre las cazuelas de la cocina y enjugan sus guisados con sus mismas lágrimas de frustración. ¿Que exagero? Créame que no. ¿Que cómo lo sé? Dios me ha dado la oportunidad de escribir temas y dar conferencias a mujeres y conducir segmentos de radio en vivo en los que recibo llamadas de la audiencia y después de oirme hablar con entusiasmo abren sus corazones. Un porcentaje enorme de ellas se sienten atadas a sus responsabilidades y muriendo por dentro porque se les ha olvidado que ese ser interior que hay en ellas y que estaba ahí antes de ser esposas, madres y parte de la fuerza laboral de sus comunidades se ahoga porque necesita oxígeno para toda la vida. Dios es un Dios sabio y jamás perderá la razón. Cuando pensó en nosotras nos ideó para vivir en plenitud, con proyectos personales y familiares sanos, que sumaran vida a nuestra vida; por lo tanto, esa manía de ser perfectas no estaba en sus planes pues Él sabía que en vez de ser una cualidad era una atadura ya que la perfección es una cualidad propia de Él. Cuando oí a alguien decir que no éramos mujeres perfectas sino llamadas a la excelencia, me sentí liberada. ¿Por qué? Porque para hacer las cosas con calidad si estamos capacitadas y para cometer errores también, así que para enmendarlos ni dudarlo. Quiero contarles que yo era de ese tipo de personas que todo debía estar en orden, incluyendo los cabellos de los niños. Los lazos de las niñas debían resistir hasta los vientos huracanados y eso me ponía a millón, aunque entristecía a mis niños. Ya les pedí perdón por ello. Pero entonces mi amiga, de qué sirve que lea libro tras libro, y no se decide a darle un giro a su vida. Aunque espero que haya leído mi libro “Mujer, atrévete a ser feliz”. Deseo que le haya servido de algo. Pero, entonces, ¿qué fin tiene que nosotras las autoras tratemos de impactar su vida y usted se entusiasme un ratito para luego deshacerse como un merengue al sol? No, eso si que no, por favor le pido que piense en usted solo como usted misma, sin el sombrero de mamá o de esposa o de… pues llevamos mil sombreros; y analice su vida un momento. ¿Está haciendo algo que la llene por dentro? ¿O más bien día a día cava el hoyo donde va a caer por tanta responsabilidad sin tomarse un tiempo para usted? Las mujeres llevamos por dentro una cajita de música a la que hay que darle cuerda para que podamos seguir en pie. Puedo decirle que desde que Dios me dio la oportunidad de verme a mí misma y de reflexionar hacia dónde iba mi vida interior y me atreví a cambiar, vivo con más plenitud. Aunque no he dejado de lavar platos, de llevar a Valerie a la escuela, planchar, lavar baños, darle de comer al perro. Dios “reconstruyó” mi vida de tal manera que hoy que soy escritora y parte de la fuerza laboral de mi país, ayudando a las personas con su imágen profesional y a conseguir empleo. En verdad, me siento realmente feliz. Cuando le pida a Dios que le muestre el camino para alcanzar sus metas personales, Él lo hará y créame que seguirá siendo la madre dedicada, solo que más feliz; la esposa abnegada, solo que más plena; la empleada eficiente, solo que más realizada; y una mujer que establece metas y trabaja para lograr esos sueños que no tienen nada que ver con los otros papeles que le mencioné. Dios le concederá la sabiduría para desarrollarse sanamente y con un equilibrio perfecto entre su familia y su proyecto personal. A mí porque me dio la oportunidad de escribir. No todas estamos llamadas a esto, pero tal vez esté soñando cómo tomar clases de canto o de pintura, de aeróbicos, de computadoras o quizás piense participar en actividades comunitarias. No se qué, pero lo que sé es que debemos rescatar nuestra vida interior y es nuestra responsabilidad. Y en cuanto a que debemos tener proyectos personales, ni lo dude. No siga “condimentando” el guiso con sus lágrimas, séqueselas, busque una libreta, anote sus inquietudes, sus sueños, piense en ellos, luego clasifíquelos en el orden en que le gustaría lograrlos y póngale un fósforo a ese perfeccionismo que la enreda y entretiene en sentimientos de culpa. Y ¿sabe qué también? DELEGUE. Si usted no está dispuesta a hacerlo, entonces nunca tendrá la oportunidad de lograr un proyecto personal gratificante, pues requiere inversión de tiempo. Vamos, adelante, para atrás ni para tomar impulso. Acuérdese que si se arruga, así se queda; pues no hay quien planche. Eso no lo dude.

LA VERDADERA BELLEZA.

Una compañía de cosméticos pidió a la gente que le enviara fotografias y una carta para describir a la mujer mas hermosa que conocia. Recibieron miles de cartas.

Una captó la atención de todos y la hicieron llegar al presidente de la compañía. La carta fué enviada por un niño cuyos padres estaban separados y vivia en un vecindario muy pobre. El niño decía:

 “Esta hermosa mujer vive en la misma calle que yo. La visito todos los dias. Ella me hace sentir el niño mas importante del mundo. Jugamos damas chinas y ella escucha mis problemas. Ella me entiende, y cuando me voy, siempre me grita desde la puerta que está muy orgullosa de mi.

Esta foto les muestra que ella es la mujer mas hermosa del mundo . Yo espero casarme con una mujer tan linda como ella”.

Intrigado por la carta, el presidente de la compañía pidió ver la foto. Era una mujer sonriente, sin dientes, de edad avanzada, sentada en una silla de ruedas. Poquito cabello ya canoso, recogido. Las arrugas que formaban zurcos profundos en toda su cara, no se notaban tanto gracias al brillo de sus ojos.

El presidente dijo:

“no podemos usar la foto de esta mujer. Ella le demostraría a todo el mundo que no se necesitan nuestros productos para ser hermosa”

El niño había descubierto una gran verdad: la verdadera belleza, empieza por dentro y luego va surgiendo al exterior.

 No hay cantidad suficiente de  cremas, maquillajes, tratamientos o accesorios  que verdaderamente hagan que una mujer se sienta bella, contenta y completa.

SOLO PODRAS SENTIRTE BELLA CUANDO COMPRENDAS QUE DIOS YA TE HIZO BELLA.

Sharon Jaynes.

 Y DIOS ME HIZO MUJER

¿QUÉ ES UNA MAMÁ?

Hoy me preguntaba qué es una Mamá, y me puse a pensar qué es lo que
no es para así poder saber qué es lo que es:

Una Mamá no es un buzón, pero puede traerte buenas nuevas,
una Mamá no es una caja de seguridad pero puede guardar un secreto,
una Mamá no es un cofre pero en ella puedes descubrir un tesoro.

Una Mamá no es una caja fuerte pero puede protegerte de los
ladrones,
una Mamá no es un arma pero puede protegerte de muchos peligros,
una Mamá no es un semáforo pero te puede evitar muchos choques.

Una Mamá no es un árbol pero bajo su sombra uno se puede sentir
bien cómodo,

una Mamá no es una autopista pero te puede guiar por el mejor
camino,
una Mamá no es un auto pero te puede llevar a muchos lados.

Una Mamá no es un caramelo pero te puede endulzar la vida,
una mamá no es un café pero te puede preparar el mejor que hayas probado.
Una Mamá no es un té pero te puede entibiar la vida.

Una Mamá no es horno de microondas pero puede recalentarte la
comida después de esperarte hasta las tres de la mañana,

Una Mamá no es una lavadora pero muchas veces te salva lavándote la
ropa cinco minutos antes de que te la pongas.

A fin de cuentas una Mamá no es nada de eso, pero sí me di cuenta
que es lo que sí es:

Una Madre es paciencia, entrega, sacrificio, perdón, compañía, amor,
bendición, protección, cuidado y muchas cosas mas que ocuparían muchas
páginas de muchos libros pero lo más importante de todo este
discurso es que  LA MAMÁ ES UN REGALO DE DIOS.

Y DIOS ME HIZO MUJER.

Y Dios me hizo mujer,

de pelo largo, ojos, nariz y boca de mujer.

Con curvas y pliegues y suaves hondonadas

y me cavó por dentro, me hizo un taller de seres humanos.

Tejió delicadamente mis nervios

y balanceó con cuidado el número de mis hormonas.

Compuso mi sangre y me inyectó con ella para que irrigara todo mi cuerpo;

nacieron así las ideas, los sueños, el instinto.

Todo lo  creó suavemente con sus manos, amor y aliento de vida

Así conformó las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días

por las que me levanto orgullosa todas las mañanas

y bendigo mi sexo.

                                   Gioconda Belli.

 MUJER

 Visita: http://paralamujerlatina.wordpress.com

POEMA: “VARIACIONES”

De JOSÉ MARÍA SOUVEIRÓN, un poema que refleja la complejidad de la Mujer…

Ella tenía unos nombres extraños, a mi antojo.

Unos días se llamaba “CEREZA”,

 era redonda y suave, 
pequeña y reluciente.

 No venía en racimo, 
sino única y aislada cereza de mi gusto.

Otros días se llamaba “PALOMA”:

y era tierna, plumosa, llena de arrullos lentos.

En libertad volaba sobre los altos pinos


para volver cansada a dormir en mis manos.

Otros días se llamaba “FUENTE”,

y era un prodigioso 
cantar sosegado, de frescor y de luces.

Cuando yo le agitaba las alas,

se reía
 con ondas que tardaban un rato en aquietarse.



Otros días se llamaba “ALBAHACA”,

y olía 
maravillosamente -sobre todo al crepúsculo-


y era tán delicioso el aire de su aroma

que la ciudad entera parecía perfumada.

Otros días se llamaba “LÁGRIMA”,

y daba pena 
verla tan pequeñita,

 resbalando en tibieza
 salada,

melancólica, sin ganas de jugar


Y pensando que todo estaba por los suelos.



Otros días se llamaba “CRISTAL”,

 y la veía 
transparente y un poco avergonzada

de que yo la supiera del todo y sin secreto,


sin hablarle siquiera.

Y era frágil y pura.

A veces se llamaba “NIEBLA”,

y era tristísimo 
ver como todo, en ella y en mí, se hacía invisible.

Andábamos a tientas uno en busca del otro,


pero no nos hallábamos y estábamos distantes…

Otros días se llamaba “PIEDRA”,

 y era tan dura
 que mis manos sangraban y el amor me dolía.


Cuando ella se llamaba piedra…

 Mejor será
 olvidar esos días minerales y oscuros…

Otros días se llamaba “CORAZÓN”:

Daba gusto 
verla tan incansable, tan tierna.

No podía
 casi acercarme a ella por miedo de dañarla,

pero estábamos juntos y nos decíamos cosas…

Otros días se llamaba “ARCÁNGEL”:

Se perdía 
de mi alcance…

De pronto yo me encontraba, trémulo,
 a la vera de Dios.

Todo brillaba tanto…
que pienso que esos días comenzó mi locura.

ABRE LAS VENTANAS AL AMOR.

Por Mayra Gris de Luna.

“Él” pregunta: -“¿Por qué me amas?” A lo que “Ella” responde: -“Porque quiero”.

Ella tiene razón, el amor es una decisión. Podría decir, te amo porque… eres guapo, o porque eres  inteligente, porque eres buen amante, me haces sentir bien. El famoso “amor condicional”. O bien podría decir te amo a pesar de que no eres tan guapo, no te guste el chocolate y aunque me hagas sentir mal a veces. O sea, la otra cara de la moneda: el “amor incondicional”. Pero lo que dice es un “te amo porque lo he decidido así.” Porque es un acto deliberado de la voluntad el querer darse a esa persona. Sin esperar nada a cambio. Y aun cuando eso significa muchas veces salir herido. Porque el amor es un ejercicio diario del perdón, del olvidar las ofensas, del curar las heridas. No existen amores perfectos. Solo personas que deciden que quieren pagar el alto precio de esos momentos de oro.

Hay personas que no aman. Porque no quieren. No quieren sufrir, no quieren pagar el precio de los momentos de oro, no quieren arriesgarse a salir heridas. No quieren dar sin recibir. A ellas yo les digo: Arriésgate. Aún si las cosas no salen como lo esperas, vale la pena sentir, amar… aún llorar. Si, las personas que amamos tenemos cicatrices, es el precio que pagamos por “mantener abiertas las ventanas al amor”.

No incluyo  los casos extremos en que existen ofensas, violencia o infidelidad. Hay cosas que no se deben aceptar. Me refiero a la relación que existe entre dos personas imperfectas que en su intento por relacionarse cometen errores, muchas veces sin querer.

Marié Morales opina al respecto: “Sin duda, para muchos el amor es el motor que mueve la vida, sin embargo, a menudo resulta difícil amar. Pero eso resulta menos complicado cuando se tiene valentía, apertura, capacidad de amar sin miedo. Sin huidas, sin preocupaciones saboteadoras. Con seguridad. Y si no podemos hacerlo así, la culpa no la tienen los demás, sino uno mismo.”

Xavier Guix, psicólogo y autor de numerosos libros explica: “Una vida afectiva sana pasa por tener una vida interior sana. El amor es una acción concreta. Mucha gente busca en la relación lo que cree que le falta. Entonces cargamos de responsabilidad al otro, porque esperamos que rellene los huecos de nuestra vida. Es mejor promover el bienestar del otro, lograr ser felices juntos a través de un proyecto en común. El amor es la experiencia de la unidad. Muchos temen amar, pero hay que descubrir qué es lo que en realidad dificulta poder amar y hacerse cargo de ello. Hay que conocerse más a uno mismo, saber cómo funcionas.

¿De dónde surge la desconfianza? Son patrones introyectados, es decir, la persona ha internalizado una imagen de sí misma y de los demás según las experiencias que haya vivido, probablemente desde su infancia. Quien se siente desconfiado no puede verse a sí mismo confiando, aunque ocurriera de veras. La buena noticia es que esto se puede superar con actos de confianza. Hay que crease pequeñas metas confiables e incrementar poco a poco el pozo de la confianza.

El amor puede ser un gran motivador para el cambio, pero insuficiente al lado de la responsabilidad de actuar desde una voluntad sostenible, y no sólo desde un sentimiento satisfactorio”.

 Lo mejor es buscar un equilibrio entre dar y recibir, y ambos tratar de practicar el amor perfecto descrito en la Biblia:

El amor es paciente, es bondadoso.

El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso.

No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor.

El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad.

Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

EL AMOR JAMÁS SE EXTINGUE…

1 Corintios 13:4-8a

Nueva Versión Internacional.

¿Qué eliges? El amor  o el miedo. El pesimismo limitante o el optimismo que te ayuda a superar los retos de la vida. Toma la iniciativa de cambiar tu vida, no practiques el auto sabotaje, y ¡ABRE LAS VENTANAS AL AMOR!

¿QUÉ MENTIRAS TE HAS CREÍDO?

“HABIA UNA VEZ… una bella princesita. Ella nació en una tierra obscura y llena de guerras. Debido a las guerras, su papá y sus hermanos mayores pasaban muy poco tiempo en el castillo. Un poder maligno había dominado el reino. El poder de “EL MAGO”. El poder oscuro del mago hacía que el cielo estuviera siempre nublado, escondiendo todo con frío y terror. No había sol radiante, aún las noches eran oscuras porque las nubes escondían la luz de la luna.

Una noche, bajo esa oscuridad, un bando de gnomos subieron silenciosamente desde las profundidades de las catacumbas bajo el castillo, hasta la recamara de la princesa. Ella se despertó al sentir la presencia de un montón de cuerpos pequeños convertidos en ratones sobre su cama. Aunque abrió su boca para gritar ningún sonido salió. Su cuerpo parecía estar congelado de terror. –“¿Te comieron la lengua los ratones?” La molestaba uno de los gnomos y los demás se burlaban. Tomando su forma de gnomos le decían: “No nos puedes traicionar, porque eres Gnomo como nosotros; una niña que cambiamos cuando la verdadera princesa era bebé. Por tanto, debes agradecernos lo que hemos hecho por ti y recordar de donde viniste”. –“¡Mira cómo ha crecido mi bebita! Dijo una.

Finalmente, la princesa pudo gritar y corrió al cuarto de su madre. Los guardias fueron enviados enseguida pero no encontraron ni rastro de los gnomos invasores.

“Tuviste una pesadilla nada más” dijo la reina, consolando a su hija y abrazándola fuertemente.

A la mañana siguiente, la princesa miró al espejo como todos los días para cepillar su cabello y se dio cuenta que nunca antes había percibido que su nariz era tan grande. De hecho cuanto más se miraba en el espejo, más se le parecía a la nariz de un gnomo. Y sus ojos, ¡qué feos eran! Pensaba ella.

Cayó al suelo, llorando angustiada, pues sabía entonces que las palabras de los gnomos eran verdaderas y no había sido un sueño. Todo ese día se la pasó encerrada en su cuarto llorando sin querer ver a nadie. Al oscurecer, se durmió exhausta y deprimida, pero nuevamente los gnomos llegaron y la despertaron de una manera grotesca. –“Eres una de nosotros” –“Llama otra vez a los guardias y contaremos a todos en el castillo sobre lo que eres en realidad!”.

Cada noche la princesa soportaba su asedio. Los gnomos venían a burlarse de ella. Regularmente sacaban el espejo que la princesa escondía porque no soportaba mirarse. Obligaban a la princesa a mirarse delante del espejo y se gozaban en enseñarle cada aspecto de su físico que se parecía a los gnomos. Ella gritaba: -“ ¡Paren, paren!” Cubriéndose el rostro con las manos.

Ellos sabían algo que la princesa no sabía: La imagen que ella veía no era la verdadera. En su primera visita, antes de que ella despertara, los gnomos habían realizado un hechizo sobre el espejo para que reflejara la imagen tan horrible que ella veía. Así ella creía todas las mentiras que los gnomos le decían.

Como ya estaba por cumplir 15 años, se había programado un banquete y a pesar de los ruegos de la princesa para que se cancelara todo, la reina no quería escuchar sus ruegos.

–  ¿Cómo puedes tratarme con tanta crueldad? Decía la princesita a su mamá.

– ¿Por qué me dices eso hija?

– Para mí es insoportable moverme entre las personas sabiendo que me tienen lástima o se burlan a mis espaldas.

-¿Por qué alguien habría de hacer eso hija?

– ¡Porque soy fea!

-“Qué tontería” dijo la reina, “¡Eres preciosa! Le decía tomando su carita entre sus manos.

En aquel momento la princesa pensó que su madre tenía que estar ciega debido a su amor.

Mientras tanto, llegó una maravillosa noticia: Se anunciaba la victoria del ejército del Rey sobre el malvado mago. Todavía no terminaba de dar el anuncio el vocero del Rey, cuando el cielo, que había quedado cubierto durante años por las nubes, empezó a aclararse. Por primera vez en años, el sol empezó a brillar con toda su luz gloriosa. Desde la ventana de su cuarto la princesa miraba todo esto maravillada. Ante sus ojos, un rayo de luz brillaba como el oro, y ella se movía por todo el cuarto bailando de alegría. Mientras se movía, se vio de reojo en el espejo, y cuando se percató de lo que vio, perdió la respiración: Su rostro ya no era más como de un gnomo sino su verdadera apariencia, conocida y a la vez nueva. Lágrimas de felicidad y risas rompieron desde su pecho mientras miraba su bello rostro en el espejo.-“¡Había estado hechizada! “gritaba. –“¡Los gnomos hechizaron mi espejo, pero ahora sé la verdad! ¡TODO LO QUE DIJERON ERAN PURAS MENTIRAS!

Aquella noche, la princesita soportó intencionalmente la visita acostumbrada de los gnomos sin decirles nada sobre su descubrimiento. Cuando ya se acercaba el amanecer, ella les rogó que se fueran, porque ella sabía que ellos hacían todo al revés para molestarla.

-¿Irnos?… ¿Irnos? ¡Tú quieres que nos vayamos?

– Váyanse por favor!

Mientras se acercaba a la ventana cerrada, los gnomos se acercaban a ella burlándose y volteándose fingiendo esconder su rostro contra la ventana. La princesa rápidamente abrió la ventana y los rayos del sol inundaron su cuarto. Con gritos de terror ellos cayeron al suelo y se fueron encogiendo entre gritos y gemidos. La princesa se tapaba los oídos para no oír. Los gnomos se fueron convirtiendo en hojas secas. Las hojas, alcanzadas por el viento, empezaron a bailar en el aire. De repente, empezaron a brillar y relucir en el sol. Para sorpresa de la princesa, se transformaron en hadas delicadas  bellas con alas brillantes. Con mucha emoción cantaban como campanas de cristal y decían: – ¡Gracias! ¡Gracias! Nos has liberado del hechizo del mago. ¡Perdónanos Princesa! En nuestro estado cruel, esparcimos miseria por donde fuimos. Perdónanos porque habíamos olvidado nuestra naturaleza verdadera!

Salieron por la ventana abierta mientras la Princesita feliz, empezaba a disfrutar su nueva vida!

Y colorín colorado, ¡este cuento se ha terminado!…

Este cuento se llama “Espejo, espejo” y su autora es la Psicoterapeuta Melinda Reinicke. Así como en las parábolas, podemos aprender mucho con éste relato.

–       A veces somos como la Princesa: Hemos creído a las mentiras de los gnomos. ¿Cuáles mentiras? Mentiras como: “si cumples con el estereotipo de moda entonces eres bella y aceptada”. “Si tienes determinado grado de preparación académica entonces eres respetada y valiosa”. “Si cumples con el status requerido, si usas las marcas más caras… etc. De manera que si ya tienes  arruguitas, si no tienes tus uñas de moda, tu bolsa de marca, y tu cuerpo no es como el de Barbie, te sientes toda una Sra. Gnomo, cuando en realidad todas somos Princesas, porque somos hijas del Rey de Reyes.

Obviamente que es bueno tener cuidado de la apariencia y prepararse lo mejor posible. El detalle es no pretender “agregarse valor” por medio del uso de cosas externas y costosas. El valor de una persona está en su interior, en su corazón. La Biblia dice que las obras de Dios son “Formidables y maravillosas”. Tu eres la obra maestra de Dios: formidable y maravillosa.

–       ¿Quiénes han sido los “gnomos” en tu vida?

Es lamentable pero cierto que hay  mamás y papás que han dejado cicatrices dolorosas en el corazón de sus hijos con alguna palabra hiriente.

Los expertos dicen que a veces los cuentos nos llevan a “internalizar” algunos conceptos. Cuentos  como el de “Blanca Nieves” pueden promover el  mensaje de que ella era bella básicamente porque era blanca. Con la actitud de la madrastra es posible captar un mensaje oculto: hay que estar pendiente de ser la más bella pues solo una puede serlo, y cuando hay otra más bella, hay que odiarla y acabarla. Hay mujeres que no pueden evitar compararse con otras y cuando piensan que otra mujer es más bella pierden su paz, aparecen los celos, y terminan odiando a esa otra mujer.

Los apodos de nuestros compañeritos en la escuela o comentarios imprudentes sobre nuestra persona marcan nuestra autoimagen

La violencia psicológica dentro del matrimonio y el menosprecio no deja marcas visibles pero si heridas y cicatrices muy profundas en el alma.

Los mensajes de la sociedad y nuestro entorno nos presionan a cumplir con sus estereotipos, y la mercadotecnia puede brindarnos una falsa satisfacción o hacernos sentir muy inseguros.

–       Los gnomos, que en realidad eran hadas, habían olvidado su verdadera naturaleza. Habían caído bajo el hechizo del “Mago”. Recordemos quien es el padre de la mentira y no olvidemos nuestra verdadera naturaleza: Todas somos princesas.

          “NO BAJES LA CABEZA, TU CORONA PODRÍA CAERSE”

 VISITA: http://paralamujerlatina.wordpress.com

 

                  http://grisdeluna.blogspot

 

REGALO PERFECTO

 La Navidad pasada, mi hija Danna me dió mi regalo, y junto con él venía una hoja, similar a un pergamino, con un poema que ella escribió. Sin duda fué mi “regalo perfecto”. Y ese precisamente fué el título que ella le dió. Cuando yo lo leía me hizo pensar en mi mamá. Por eso lo comparto. Si eres mamá o esposa, tú eres el regalo perfecto de alguien. Si eres esposo o hijo, tal vez podrás apreciar a tu esposa o madre como el regalo perfecto que Dios te dio.
Para la Mujer Virtuosa, la voz mas dulce,
la boca más sabia, la sonrisa más honesta;
los ojos más brillantes, la mirada más amorosa,
el abrazo más caluroso, la amiga del alma.
La hermosura indescriptible, el corazón limpio,
las manos delicadas, apoyo firme.
El caminar recto y los pasos firmes;
el seño ligero, el gesto más amable.
La personalidad única, el habla carismático;
la ira flemática y alegría inconfundible;
el reflejo del Hijo a semejanza del Padre;
destello nocturno, recuerdo melancólico del hecho maravilloso.
La existencia valiosa; la prueba presente de la vida exitosa;
ayuda idónea del hombre afortunado.
Muestra de cariño y regalo inmerecido;
muestra de gracia y préstamo millonario.
Flor estupenda, aroma divino,
bello milagro del Creador infinito.
Danna Mayra Luna Gris
Derechos Reservados. DannaLuna © 2012