“EL PEQUEÑO QUE ME SIGUE”.

Este es un artículo del Dr. César Lozano, basado en los conceptos de John Maxwell en su libro “Desarrolle el líder que está en usted”.

En éste día del Padre, éste poema es muy apropiado para reflexionar en la INFLUENCIA que todos podemos tener sobre los pequeños. Palabras no solo para el  padre, sino para todas las personas, porque “siempre hay unos ojos que nos ven”.

“Quiero ser muy cuidadoso, porque un pequeño me sigue.

No quiero desviarme, porque temo que él me siga.

 No escapo de su mirada.

Lo que yo soy, también lo intenta.

Como yo soy, quiere ser el pequeño que me sigue.

Así que debo recordar mientras viva,

 en los veranos soleados y la nieve de inviernos,

 que estoy construyendo los años de un pequeño que me sigue”.

Te pido que pienses en personas que han influido con gran medida en el mundo. Personas que con su presencia y su forma de vida lograron cambiar la historia. Por favor, dedica unos instantes a pensar en estos seres que marcaron, en alguna forma, la diferencia entre una actuación para bien o para mal.

Sin duda pensarás en Jesucristo, Martin Luther King, Nelson Mandela, Teresa de Calcuta, José Stalin, Adolfo Hitler y en algunos otros, pero también hay personas que pueden influir directamente en la vida de cada uno de nosotros, ya sean miembros de nuestra propia familia, amigos, conocidos o inclusive desconocidos que con su actuar, nos impactan de una forma u otra.

Por ejemplo, habrá personas que dijeron una palabra en el momento preciso; otras realizaron una acción que fue ejemplo a seguir y que modificó el rumbo de nuestras vidas; tal vez algunas que escribieron o cantaron algo que tocó las fibras más sensibles de nuestro ser. Son personas que influyen en nuestra vida, porque las admiramos y nos son gratas, sin importar el trabajo que realizan. Nuestras vidas se vinculan de alguna manera con las de otras personas y de ellas podemos recibir cierta influencia.

El cuestionamiento más importante sería darnos cuenta en cuántas vidas estamos influyendo tú y yo actualmente. Qué acciones realizamos que están siendo apreciadas por otros y que pueden influir en ellos de tal forma, que sus hábitos y costumbres se modifiquen. Aunque pudiéramos impactar a muchas de las personas que nos rodean, no tenemos el mismo nivel de influencia en todas.

Hay quiénes en el trabajo o en la escuela, pasan sin pena ni gloria; como si no existieran. En cambio en su casa tienen un impacto tremendo o viceversa.

Hay amigos en quienes influimos enormemente, pero los hay también, que ni atención nos ponen. Hay padres que influyen más en un hijo que en el otro. Según John Maxwell, la influencia que tenemos en los demás, no les llega instantáneamente y por igual a todos. Depende de muchos factores, y su fuerza puede ser medida en cuatro etapas:

Nivel 1: MODELO

La gente es influida por lo que ve. “La palabra impacta, pero el ejemplo arrastra”. La mayoría de las personas sentirán tu influencia si te perciben como alguien positivo, confiable y con cualidades dignas de imitarse.

Nivel 2: MOTIVACIÓN

Ser modelo a seguir puede ser una influencia poderosa, ya sea de manera positiva o negativa. Incluso es algo que puede hacerse a la distancia. Pero si en verdad deseas impactar significativamente en la vida de alguien, deberás lograr que tus palabras o acciones lo motiven. Te conviertes en un motivador influyente cuando animas a los demás y te comunicas con ellos en un mismo nivel emocional. Entonces las personas se sentirán a gusto contigo y consigo mismas durante los momentos que compartes con ellas, y tu nivel de influencia aumentará cada vez que las trates.

Nivel 3: MENTOR.

Cuando influyes y motivas a los demás, ya sean compañeros de trabajo, amigos o familia, te darás cuenta del impacto que tus acciones provocan en ellos. Pero para aumentar esa influencia y hacerla duradera, es necesario avanzar a este nivel llamado Mentor, y estarás en él cuando transmitas tanto con tu ser y tu saber, que logres modificar hábitos o costumbres de quienes te rodean. En otras palabras, un mentor, con su entusiasmo puede ser capaz de derramar su vida en otras personas y ayudarlas a alcanzar su potencial. A medida que se entrega en una misión en la cual cree y hace que crean en ella los demás, los ayuda a crecer personal y profesionalmente. Se convierte, según sea el caso, en maestro o maestra de vida que con su ejemplo, motivación y entusiasmo, transmite la esencia de su forma de ser.

Nivel 4: MULTIPLICACIÓN.

Este es el nivel de influencia más alto que alguien puede tener en las vidas ajenas. Como multiplicador de su influencia, puede ayudar a otras personas a convertirse en seres iguales a él o más influyentes. Comparten lo que aprendieron y cosecharon dejando un legado mayor. Desafortunadamente, pocas personas llegan a este cuarto nivel, aunque todos tenemos el potencial para hacerlo. Eso requiere tiempo, humildad, generosidad y compromiso.

Recuerda: todos influimos en las personas en mayor o menor grado para bien o para mal. Tenemos una misión que cumplir y es fundamental conocerla para poder transmitirla y hacer partícipes a los demás. Si reconoces que tu influencia en los demás no ha sido positiva, puedes cambiar hoy mismo, ¡modifica tus acciones! El legado que puedes dejar es enorme y más importante que el económico. Será un legado valioso, que enseñe que en la vida se puede triunfar en todos los aspectos con fe, con entusiasmo, con decisión en hacerla cada vez mejor.

Sí. Un legado de amor a la vida que contagie y llene los corazones de quienes nos rodean.

Es imposible saber en cuántas personas influimos, pero no debemos olvidar que siempre hay unos ojos que nos siguen.

¡Ánimo!

***

Links relacionados:

¿Qué es un papá?

Dios lo llamó  Papá

Las diez mejores frases para el día del Padre

VIDEO: “FABRICANDO UN PADRE” Leyenda sobre la creación de Papá

Acerca de Mayra Gris de Luna

Mujer, esposa y mamá. Busco oportunidades para hacer las cosas que me gustan. Amo la palabra escrita. Me gusta compartir mis pensamientos acerca de esta aventura que es la vida. Para ello utilizo mis blogs grisdeluna...EN LA CABAÑA. (http://grisdeluna.com) y Caminando (http://mayragris.wordpress.com) Una de mis motivaciones es compartir mis memorias con mis hijas y las personas que de alguna manera se identifican conmigo. También comparto lecturas de excelentes autores que me han impactado y cuyo mensaje resulta alentador. Anhelo con todo mi corazón cumplir con el propósito que Dios tenía en mente para mi vida cuando me creó. Mi vida es sencilla. Me gusta tocar el piano, cantar con mi guitarra, leer, ver el mar, disfrutar de un buen café, disfruto platicar con mi esposo, ver películas con mis hijas, viajar y escribir. He aprendido que hay algo mas en la vida que tener éxito, y es que nuestra vida tenga “significado”, algo que solo podemos encontrar en Dios.
Esta entrada fue publicada en Actitud, Adolescentes, César Lozano, Familia, Impactar, Liderazgo, Padres e hijos, Poesía, Responsabilidad, Vida cristiana y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a “EL PEQUEÑO QUE ME SIGUE”.

  1. Andres sgv dijo:

    Que gran desafío!!! Y por cierto GRACIAS, vos fuiste una influencia buena para mi aquellos años de campamento en Valsequillo, tu talento musical, tu amistad, tus palabras en las muchas cartas (a mano, en papel,sobre y timbre!) en aquel tiempo cuando andaba en la montaña Rusa de la adolescencia fueron de bendicion; y me da gusto seguir aprendiendo de ti

  2. Mayra Gris dijo:

    Andrés, mi hermano, “almas ligadas” como la amistad de David y Jonathan, recibir y escribir cartas! de lo mejor de mi vida! ea emoción al recibirlas, después de la espera! y luego todas las aventuras con toda la pandilla en Valsequillo y en Veracrúz! bellos recuerdos, pero seguimos escribiendo la historia amigo, y viene lo mejor!

  3. jessikaa jazminee dijo:

    Eston ess muii ciertoo aunqe al mioo no le importoo mmm pss no todos somos perfectos

  4. Mayra Gris dijo:

    Tienes mucha razón, nadie es perfecto. No existen hijos perfectos ni padres perfectos, ni familias perfectas; sólo existen relaciones que funcionan y relaciones que no andan funcionando bien. Personas que deciden elegir una actitud positiva, reaccionar lo mejor posible ante las adversidades de la vida.

    Tu échale ganas PORQUE DIOS SI TE VE, Y SI LE IMPORTA CADA COSA QUE HACES. Te agradezco mucho tu participación, por leer y comentar 🙂

Los comentarios están cerrados.