CUANDO HAY AMOR, APOYAR ES UN PLACER.

Autor: Lluvia.

Cuando amas, apoyar a tu pareja es algo que haces con naturalidad e ilusión, porque tus sueños son los suyos, y los suyos son tuyos.

Necesitamos el apoyo de nuestras parejas, compartir ilusiones, esperanzas y anhelos…

Si en verdad nos amamos buscaremos la felicidad de nuestra pareja, y él la nuestra.

El apoyo es fundamental en todas las relaciones que tienen lugar en nuestras vidas.

Todos necesitamos apoyo en algún momento, por lo cual, sería bueno que nosotras siempre tuviésemos la disposición de darle la mano a quien eligió ser nuestro cómplice de camino: nuestra pareja.

El verdadero amor es entrega, apoyo incondicional.

Apoyar a nuestro amor es indispensable: cuando decidimos entablar una relación con él, también decidimos entablar una relación con sus sueños, sus esperanzas, sus ilusiones y sus anhelos… Es sensato entonces, que si nos relacionamos con alguien de una manera tan profunda, aprendamos a apoyar sus metas con respeto, lo que sería una gran muestra de aprecio de nuestra parte.

¡Tu pareja te necesita!

Tal vez no estés de acuerdo con algunas determinaciones o planes que tenga tu pareja, tal vez pienses que está optando por el camino lleno de lodo… Si es así, debes poner en manifiesto tu desacuerdo y explicar las  razones por las cuales crees que está cometiendo un error. Si la situación es conciliable y no afecta la relación en gran medida, ¡apoya a tu pareja! Ya ves que te dio un lugar que no le dio a nadie: el de su permanente compañía y es algo que debes respaldar a cada instante.

Yo seré tu apoyo

Al igual que tú, tu pareja también tiene sueños.
Gabriel García Márquez, el afamado escritor colombiano, no hubiese conseguido tantos logros si no hubiese sido por el apoyo de su esposa; él comenta en una de sus tantas anécdotas, que cuando escribía su obra cumbre, se encontraba viviendo casi en la pobreza; su mujer era quien trabajaba para mantener la casa y en lugar de reproches siempre le decía que terminara su novela. Tanto apoyo dio sus frutos y tal escrito fue merecedor de un nobel de literatura… 

¿Ves la gran importancia del apoyo en la pareja?

Amar también es apoyar… ¡y un placer!

Apoyar a nuestra pareja con responsabilidad y criterio en los proyectos que emprenda no sólo es un deber que adquirimos, es un placer, ya que el amor encuentra gran recompensa en el dar y en el ver sonreír a quien amas, porque no hay triunfos a solas, sino triunfos compartidos.

Autor: Lluvia.

Quiero apoyarte.

“YO TE EXTRAÑARÉ”

Yo te extrañaré. Tercer Cielo.

Tal vez solo quienes hemos vivido la pérdida de un ser querido podemos comprender lo que significa, lo que se siente. 

Esta canción expresa un poco de ese sentir y la comparto como un abrazo de consuelo para las personas que se hayan experimentando esos momentos difíciles.

Uno de los nombres de Dios es “El Consolador” que en la persona de el Espíritu Santo nos puede brindar la PAZ que solo Dios puede dar en medio de las tribulaciones, esa paz que sobrepasa todo entendimiento. Refugiémonos en El.

Poesia: “Si pudieras ver donde estoy, no llorarías”. Autor anónimo

               Haz click aquí.

¿QUIÉN SE INTERESA EN TI?

Interés.jpg

 ¿QUIÉN SE INTERESA EN TI?

Las empresas están interesadas en ti como consumidor.

Los bancos se interesan en ti como inversionista.

Los políticos están interesados en ti como votante.

Los investigadores se interesan en ti como una estadística.

Los médicos están interesados en ti como paciente.

Los abogados están interesados en ti como cliente.

Las organizaciones están interesados en ti como miembro.

 Pero Dios está interesado en ti como persona.

Una persona que El hizo a su imagen.

Su precioso hijo a quien El ama.

«Con amor eterno te he amado;
    por eso te sigo con fidelidad”.

Jeremías 31:3

Nueva Versión Internacional de La Santa Biblia.

  Roy Lessin

LA FE NOS LEVANTA CUANDO NUESTRO MUNDO SE DESPLOMA.

Por Karol Ladd

Nuestra fe en Dios es el ancla que nos mantiene firmes a través de las tormentas de la vida. Nos recuerda que hay un panorama eterno y que esta vida que podemos sentir y tocar es temporal. En la introducción de su libro “Tramp for the Lord” (Vagabunda de Dios), Corrie Ten Boom cita un poema de un autor anónimo que habla de una fe sólida en medio de un mundo incierto. Ella presenta el poema diciendo: “La fe es como un radar que puede penetrar la niebla; que puede ver la realidad de las cosas a una distancia que el ojo humano no puede”. Este es el verso:

Mi vida no es sino un tejido que estamos haciendo Dios y yo,

Yo no escojo los colores, y El trabaja sin descanso,

A menudo Él teje dolor, y yo soberbia insensata,

Me olvido de que Él ve el anverso y yo el reverso.

No va a ser sino hasta que el telar esté en silencio y las lanzaderas dejen de volar,

Que Dios desenrollará la tela y explicará los porqués.

Los hilos oscuros son tan necesarios en la talentosa mano del Tejedor,

Como los hilos de oro y plata en el patrón que ha diseñado.

¡Ah la belleza y la bendición de confiar en nuestro Padre celestial quien conoce el principio y el final! 

Él ve todo el panorama, nosotras solo vemos este lado.

Cuando las tormentas de la vida sacuden nuestro bote, nuestra fe en Dios nos permite descansar todo nuestro peso en sus seguros brazos amorosos.

sleepgirl.jpg

¿LO PROMETES?

TE LO JURO!

Por César Lozano

“¡Te lo juro!” 
“Por ésta… (haciendo una cruz con el dedo índice y pulgar) que fue verdad”
“En serio, ¡te lo prometo!”

Cada día descubro a más personas que tienen que jurar una y otra vez para convencer sobre su verdad y estoy seguro que tiene su porqué. Niños y adultos que intentan convencer que lo que cuentan fue realidad o que lo que les piden hacer, ahora si lo van a realizar.

Quien no duda de lo que dice, no tiene necesidad de prometer o jurar. Independientemente de las cuestiones religiosas que nos dicen que no debemos de jurar el nombre de Dios en vano, considero que el hábito de tener que utilizar esta estrategia para convencer se convierte en algo verdaderamente desgastante.

En su momento, yo mismo lo hacía, y un día descubrí que empecé a hacerlo por imitación.  Un amigo lo hacía frecuentemente y yo empecé a imitar tan pésimo hábito.

Por supuesto que existen otras razones por las cuales juramos una y otra vez:

  1. Por mentiras descubiertas o encubiertas que celosamente guardamos y no deseamos que salgan a la luz.
  2. Por antecedentes de irresponsabilidad en las que se nos solicita algo y no se hizo y, por lo tanto, se duda de tu futura acción.
  3. Por la inseguridad que sentimos al convencer sobre un hecho. No estamos cien por ciento seguros de que sea verdad lo que decimos, pero no deseamos que se dude de nuestra palabra.
  4. Porque alguien nos pide que juremos o prometamos lo que decimos, ya que quien lo solicita tiene un historial de haber tratado con personas que utilizan la mentira como estilo de vida.
  5. Porque mucha gente lo hace para convencer y ven que funciona.

Por supuesto que pueden  existir más razones, pero considero que las anteriormente descritas son las más comunes.

Hace unos días Oprah Winfrey entrevistó a Lance Armstrong. El deportista que sorprendió al mundo por sus múltiples hazañas en mundo del ciclismo.

El ex-ciclista admitió que si se dopó durante las siete ediciones del Tour de Francia que disputó y ganó. Armstrong,  dijo que entre las sustancias que utilizó estuvieron el EPO, la cortisona, la hormona masculina llamada testosterona e incluso se realizó transfusiones de sangre para mejorar su condición física. Todo lo anterior, prohibido y penado duramente por el mundo del ciclismo.

Todo un ejemplo a seguir, millones de personas aplaudieron el éxito que tuvo después de ser sobreviviente de cáncer. Un ícono cuando se hablaba de personas dignas de admirarse y, al descubrirse esta terrible mentira, todo se vino abajo.

Durante la entrevista, la conductora mostró videos de años pasados en los que Armstrong negaba el uso de drogas.  A lo que él cínicamente contestó:  “Tu y yo sabemos que la fama engrandece lo que realmente eres.  Reconozco que viví una gran mentira”.

En una ocasión, Amstrong fue acusado de dopaje y él acudió a los tribunales para entablar una demanda por difamación, obviamente anteponiendo su palabra y juramento y ganó, por lo cual obtuvo adicionalmente otra cantidad considerable de dinero a costa de la mentira.

Me impactó la entrevista realizada por Oprah y más cuando con una sonrisa dijo que no hubiera podido ganar el Tour de Francia siete veces sin haberse dopado.

¿Qué sentirá su familia? ¿Qué sentirán los ciclistas que quedaron en segundo, tercero o cuarto lugar en competencias donde él salió victorioso a costa de la trampa y la mentira?

Me hace reflexionar cuántas veces caemos en este juego donde por ganar o salirnos con la nuestra podemos mentir e inclusive jurar para que se crea en “nuestra verdad”.

El fin nunca justifica los medios. La mejor estrategia es la prudencia al hablar y al actuar. Recordar que la mentira es falta de honestidad y cobra facturas caras.  Difícil, mas no imposible aplicar la verdad en todo lo que hacemos.

Con gusto comparto algunas de las estrategias que recomiendo.

  1. Hacer el firme propósito de hablar con la verdad, por más dolorosa que sea. Cuando nos proponemos algo y lo hacemos de corazón hay más posibilidades de lograrlo.
  2. Vale más una verdad sutil que una mentira piadosa. Es mejor decir la verdad aunque duela, pero de una forma mesurada, buscando la forma más suave o amorosa para expresar tus sentimientos.
  3. Evita repetir una y otra vez que tu argumento es verdad. Evita jurar, prometer o dar la palabra porque entre más lo hagas más se duda de ti.
  4. En caso de que se ponga en duda tu verdad, solo di así fue y ya. Evita la tentación de querer convencer a toda costa. A veces el silencio posterior es la mejor estrategia.
  5. Cuando tus argumentos sean destruidos injustamente, es bueno terminar la conversación diciendo: lo que digo es la verdad. Te recuerdo este dicho popular: “A explicación no pedida acusación manifiesta”.

Cuando le leí este artículo a uno de mis colaboradores de la radio, me dijo: “¡le juro doctor, que yo nunca juro!” ¡Sopas!

Que tu verdad sea tu bandera por la honestidad que te respalda.

¡Ánimo!
Hasta la próxima.

DOS AMIGOS INSEPARABLES: INSEGURIDAD Y ORGULLO.

Si, el orgullo. Con letras mayúsculas: O-R-G-U-L-L-O. Es una palabra fea, ¿verdad?

Hay muchas cosas en la vida que nos causan inseguridad. Muchas de ellas están fuera de nuestro control. La inestabilidad en el hogar, una pérdida importante, el rechazo, un cambio  drástico, la cultura que nos rodea, son circunstancias impuestas más que provocadas por nosotras. Muchas de nuestras características y limitaciones fueron determinadas por nuestro DNA y por lo tanto tampoco son de nuestra elección. Pero EL ORGULLO, amigas y amigos, es una de las cosas en nuestra vida de las que tenemos que hacernos cargo, y de las cosas que somos responsables en nuestra vida.

El orgullo es tan viejo como la humanidad. Cometeríamos un grave error si hiciéramos un gran esfuerzo por desenterrar en nuestro ser todas las otras raíces de amargura e inseguridad crónica y dejáramos esta raíz del orgullo firme en nuestro ser. Jamás seríamos libres.

Esta raíz tiene que ver con el ego, y todos tenemos uno. Seamos sincer@s: a veces las personas y las situaciones nos hacen sentir inseguras porque mellan nuestro orgullo. Así de simple. Dejando todos los golpes de la vida de lado, y aun habiendo arrancado toda otra raíz, luchamos contra la inseguridad porque luchamos contra el orgullo. Piensa un poco en las conexiones obvias entre los dos:

 EGO, ORGULLOA“No somos las  únicas mujeres en la vida de nuestros hombres, (Padre,  hijos, esposos, amigos) y eso hiere nuestro orgullo,

No somos las personas más talentosas del mundo y eso hiere nuestro orgullo.

No somos siempre la primera opción y eso hiere nuestro orgullo.

No somos la persona favorita de otro (a) y eso hiere nuestro orgullo.

No podemos hacerlo todo por nosotras mismas y eso hiere nuestro orgullo.

No somos la máxima prioridad de alguien y eso hiere nuestro orgullo.

No siempre nos sentimos especiales y eso hiere nuestro orgullo.

No conseguimos un ascenso y eso hiere nuestro orgullo.

No ganamos una pelea y eso hiere nuestro orgullo.

No nos pagan lo que valemos y eso hiere nuestro orgullo.

No nos pagan en absoluto y eso realmente hiere nuestro orgullo”.

No minimizo el genuino dolor de este tipo de situaciones. El hecho de que el corazón esté lleno de orgullo no impide que sufra. Solamente impide que sea sanado.

He llegado a la conclusión de que en la vida no tenemos mayor carga que la de nuestros propios egos inflados. Ninguna fuerza externa tiene el poder de traicionarnos y engañarnos como lo hace nuestro ego.

El orgullo nos impide perdonar y tomar riesgos. El orgullo nos priva de la intimidad, porque la intimidad requiere transparencia. El orgullo es un tirano como ningún otro.

 EGO, JAULA MENTAL

Beth Moore.

“Hasta luego inseguridad”

Tyndale House Publishers, Inc.

Articulo relacionado: “ME LLAMO ORGULLO, SOY UN LADRÓN” haz click aquí.

¿NO ERES DEL TODO FELIZ?

¿Tienes a Dios en tu vida y aún así no te sientes del todo feliz? ¡No te preocupes! ¡ES NORMAL! ¿que cómo está eso? Mejor que te lo explique uno de mis autores favoritos, Max Lucado. He aquí un fragmento de sus palabras al respecto:

He llegado a comprender que el único desastre fundamental que nos puede acontecer, es el de sentir que estamos en casa aquí sobre la tierra. Mientras seamos extranjeros, no olvidaremos nuestra verdadera patria.

A veces nos sentimos abrumados ante los problemas cotidianos, la enfermedad, crisis económicas, soledad, problemáticas mundiales como guerras, hambre, armas, narcotrafico, pobreza, decadencia moral… y en esos momentos anhelamos el cielo.

Al producirse en nosotros una profunda insatisfacción, Dios capta nuestra atención.

La única tragedia entonces, es sentir satisfacción prematura. Conformarse con la tierra. Sentirse a gusto en tierra extraña.

No somos felices aquí porque éste no es nuestro hogar. No somos felices aquí porque no se supone que seamos felices en este lugar. Somos “como extranjeros y forasteros en este mundo” (1 Pedro 2:11).

Toma un pez y ponlo sobre la playa. Observa cómo sus branquias se convulsionan y se le secan las escamas. ¿Está feliz? ¡No! ¿Cómo se puede lograr su felicidad? Cubriéndolo con una montaña de dinero en efectivo? ¿Consiguiéndole una silla playera y un par de anteojos para sol? Por supuesto que no. Entonces ¿cómo se puede lograr su felicidad? Se vuelve a colocar en su elemento. Se lleva otra vez al agua. Nunca será feliz en la playa simplemente porque no fue hecho para estar allí.

Y nunca seras feliz del todo sobre la tierra simplemente porque no fuiste hecho para la tierra. Ah si, tendrás tus momentos de gozo. Podrás vislumbrar momentos de luz. Conocerás momentos o hasta días de paz. Pero no comparables con la felicidad que se encuentra más adelante.

“Tu nos has hecho para ti y nuestros corazones están inquietos hasta poder descansar en ti”, dice una composición.

El descanso en esta tierra es un descanso falso. Cuídate de quienes te insten a encontrar aquí la felicidad; no la encontrarás. Guárdate de los falsos médicos que prometen que sólo hace falta una dieta, un matrimonio, un trabajo o una transferencia para encontrar gozo.

El profeta Jeremías denunciaba a gente como esa: “Tratan por encima las heridas de mi pueblo; dicen que todo está bien, cuando todo está mal” Jeremías 6:14

Y nada estará bien hasta llegar al hogar.

Repito, vivimos algunos momentos especiales. El recién nacido sobre nuestro pecho, la novia de nuestro brazo, el sol sobre nuestras espaldas. Pero incluso esos momentos son apenas atisbos de luz que atraviesan la ventana del cielo. Esos son los aperitivos del plato que ha de venir.

“Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman” 1 Corintios 2:9

¡Qué versículo impactante! ¿Te das cuenta de lo que dice? El cielo supera nuestra imaginación. No podemos imaginarlo. Aunque estemos en nuestro momento más creativo, nuestra reflexión más profunda, nuestro nivel mas alto, aun así no podemos sondear la eternidad. Cualquier cosa que te imagines se queda corta. Cuando se trata de describir el cielo, todos somos felices fracasos. Está más allá de nosotros. Pero también está dentro de nosotros.

Que esa vocecita interior de bendita insatisfacción te recuerde que no fuiste creado para este lugar, y que hay un lugar creado para ti.

Pero hasta entonces, sé realista. Baja tus expectativas con respecto a la tierra. Esto no es el cielo, así que no esperes que lo sea. Nunca habrá noticiero sin malas noticias. Nunca habrá una iglesia sin chismes ni competencia. Nunca habrá una auto nuevo, una nueva esposa o un nuevo bebé que pueda darte el gozo que anhela tu corazón. Solo Dios puede hacerlo. Y Dios lo hará. Sé paciente.

 

NUEVA JERUSALEN

Fragmento de el libro:

“Cuando Dios susurra tu nombre”

Max Lucado

Grupo Nelson.

CAMBIARÁS AUNQUE NO QUIERAS.

CAMBIARAS AUNQUE NO QUIERAS

Por Mayra Gris de Luna.

Iniciando el año iniciamos metas, proyectos y cambios. Hay cosas que hemos decidido cambiar. Lo normal y saludable es querer mejorar.

Hay cambios que deberíamos hacer y tal vez ni siquiera nos hemos dado cuenta como para intentarlos. Hay cambios que nos gustaría hacer, y vemos pasar año tras año sin lograr un cambio significativo en lo deseado.

Hay áreas que cambiarán en ti aún cuando ni te lo propongas. Somos seres vivos y no permanecemos estáticos. Nuestro cuerpo cambia, nuestros órganos internos también. Nuestra mente se va modificando ante lo que vamos viviendo y experimentando.

–        CAMBIAS EN TU ASPECTO FÍSICO. Si comparas una fotografía de Enero de éste año con otra de Enero del año pasado, observarás algunos cambios. Tal vez en algunos aspectos el cambio ha sido para bien. Puede ser que no. Podemos controlar y modificar algunos cambios físicos teniendo hábitos saludables como hacer ejercicio, tener una dieta sana, dormir bien, tomar vitaminas, etc. En éste sentido, podrías lograr cambios para mejorar y comparar tu fotografía el Enero próximo, si empiezas ahora a tomar acciones para lograrlo.

–        CAMBIAS EN TU ASPECTO FISIOLÓGICO. Tu cuerpo obedece a los cambios que dicta tu edad física. Obedece a tus hormonas. Así, una preciosa niña el año pasado, se convierte en una hermosa adolescente al año siguiente. Una feliz mujer en la plenitud, empieza a sentirse melancólica al notar sus primeras arrugas en el rostro. Tal vez podrías lograr que órganos internos como el corazón, los riñones y el hígado no se deterioren de manera significativa en éste año, e incluso funcionen mejor el próximo Enero si llevas a cabo un plan de acción para lograrlo.

–        CAMBIAS EN TU ASPECTO PSICOLÓGICO. La información que tu mente reciba y la manera en que la procesas hará cambios en tu personalidad. No eres la misma persona que hace un año. Has mejorado en muchas cosas. Tal vez en otras deberías lograr CAMBIOS INTENCIONALES que mejoren tu carácter y como consecuencia de ello tu relación con los demás. Definitivamente serás una persona diferente el próximo Enero de cómo eres ahora. De ti depende que los cambios te hagan una persona mejor.

–        CAMBIAN TUS RELACIONES. Las relaciones en general no son estáticas tampoco. Se fortalecen o se deterioran. Debemos cultivarlas y nutrirlas para hacerlas más bonitas y mejores. No solo la relación con nuestra pareja, hijos, familia o amigos; también nuestra relación con Dios va cambiando. Que el próximo año le conozcamos más. Platiquemos más con Dios. Leamos la Biblia para escucharle más. Que amemos como a El le gusta:

 “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.”

Lucas 10:27

Es mejor elegir cambiar de una manera decidida, planificada y controlada.  Es la única manera de que el cambio sea para bien, porque si lo dejas al tiempo y sin control,  éste cambio más bien puede convertirse en un DETERIORO de tu persona.

¿Controlarás en la medida de lo posible los cambios en ti en éste año?

CAMBIARAS AUNQUE NO QUIERAS

MI ORACIÓN DE FIN DE AÑO

Por Mayra Gris de Luna

EN LA CABAÑA

 

MI ORACIÓN DE FIN DE AÑO.

En el camino de mi vida, en la carrera de la fe, no sé si falta mucho o poco para el final.

En mi camino en esta vida y terminando un ciclo más, esperando un año nuevo, Dios, te doy gracias.

Te doy gracias por la gente que me ama porque en sus brazos siento Tu abrazo.

Por la gente que me acepta porque me recuerda Tu perdón.

Por quienes me necesitan porque Tu voluntad es que sea útil.

Te doy gracias por la gente que me envidia porque me hace consciente de Tus bendiciones.

Por quien me rechaza porque me muestra mis imperfecciones.

Para los que me ignoran pido bendición, porque me obligan a depender solo de Ti.

Gracias te doy por los niños, porque me muestran cómo debo ser para entrar en Tu reino.

Por Tu Iglesia en el mundo, porque me hace imaginar el cielo.

Por los retos que me has puesto, porque me hacen cumplir con Tu propósito.

Te doy gracias por la vida, “para mí el vivir es Cristo”;

Por Tu salvación, porque me hiciste eterna.

Por Tu Santo Espíritu, porque me consuela en la soledad y en el dolor.

Por Tu presencia, porque me da plenitud de gozo;

Tu gozo, la fortaleza de mi vida.

Te doy gracias por mis fracasos, porque Tu poder se perfecciona en mi debilidad.

Por mis triunfos si los hay, porque algún día demandarás cuentas de mis dones.

Te doy gracias Dios por Tu mirada, porque mi suspiro no te es oculto.

Por tus manos, porque tu diestra me ha sostenido en la enfermedad

Por Tu voz que me orienta cuando no he podido verte.

En el camino de mi vida, en la carrera de la fe,

ayúdame te pido a no temer la muerte porque el morir es ganancia.

¡Oh Emmanuel que estás conmigo, te amo tanto mi Señor!

Tú que lees los corazones sabes que en mi corazón

con letras de oro está escrito “Maranatha es mi canción”.

Mayra Gris. © 2012

 

En la cabaña frente al mar…

TIEMPO DE…

 Por Mayra Gris de Luna.  TIEMPO DE...

“Todo tiene su tiempo” y ya se aproxima el tiempo de Navidad, el tiempo del Fin de Año, el tiempo de hacer nuevas metas para el próximo año que inicia. Una buena frase dice que “Hay que hacer las cosas correctas en el momento correcto, de la manera correcta y con el enfoque correcto”. A fin de “aprovechar bien el tiempo” como nos recomienda la Escritura, un acróstico con ésta palabra puede ser útil:

T  iempo. John Maxwell dice que “Usted no pude cambiar su vida a menos que cambie algo que hace diariamente. El secreto de su éxito se encuentra en su rutina diaria”. Hay que organizar bien nuestra agenda de acuerdo a nuestras prioridades.

I  niciativa. Es importante tener nuevas metas y tener la iniciativa de hacernos preguntas como:

¿qué hay en mi vida que debería eliminar? 

¿Hay algo que debería empezar a hacer?

¿Qué cosas debo reducir o incrementar?

Hacer que las cosas sucedan.

E nfoque. Pablo decía “Una sola cosa hago” “prosigo al blanco”, tenía un enfoque muy claro y preciso de lo que quería. Todo lo que hacía estaba relacionado con el cumplimiento de su propósito de vida. “Lo más importante es dejar que lo más importante siga siendo lo más importante” y una de las cosas más importantes en la vida es formar relaciones fuertes y estrechas con las personas que amamos, incluyendo a Dios.

M etas. Los expertos aconsejan escribir las metas, establecer fechas para lograrlas y desarrollar un plan para alcanzarlas. Como “pasitos de bebé”, avanzar un poquito cada día.

P ropósito. Hay algo más en la vida que tener éxito, y es que nuestra vida tenga Significado o Propósito. Eso es algo que sólo podemos encontrar en Dios. Es importante darse tiempo para desarrollar los dones espirituales con que Dios nos ha dotado. La iglesia es un cuerpo, y no podrá funcionar de manera óptima sin la parte que tú representas.

O portunidad. Cuando llega el momento adecuado para hacer algo que estamos esperando, es necesario estar preparado y capacitado para aprovechar la oportunidad. Es lamentable que se presente una oportunidad y no estemos capacitados para aprovecharla, pero más lamentable aún que sí lo estemos y no aprovechemos la oportunidad. No demos lugar al temor y a la indecisión.

Mirad, pues con diligencia como andéis, no como necios, sino como sabios, aprovechando bien el tiempo porque los días son malos”

Efesios 5:15.

 Artículo publicado en la Revista Alianza de Diciembre-Enero.

MARIA, UNA MUJER DIGNA DE IMITAR.

Por Mayra Gris de Luna.

Estuvo de moda, entre los jóvenes creyentes, usar una pulsera con las iniciales de las palabras en inglés  ¿Qué haría Jesús en mi lugar?. Se pretendía que ésta pulsera sirviera como un recordatorio en los momentos apropiados. No se si es por ser mujer, o sentirme tan “humana”, que a lo largo de mi vida, son más las ocasiones en las que me he preguntado ¿Qué hubiera hecho María en mi lugar?

Me hago la pregunta porque realmente ésta mujer ha impactado mi vida como mujer, como madre y como sierva. La mujer que fué escogida por Dios, para ser la madre de Jesúcristo, posee notables características:

MARIA, UNA MUJER FUERTE  Y FIEL.

En lo personal, me impresiona su carácter. Su fortaleza. Su entereza. Cuando Dios la eligió no se enfocó solamente a sus nueve meses de embarazo. 

En su omnisciencia, Dios conocía lo que la madre de Su hijo necesitaba para prepararlo para su dura misión en la tierra, sabía lo que María tendría que soportar al ver a su hijo tratado como un criminal, atormetado, azotado inhumanamente, ensangrentado, crucificado, y muerto, llevando sobre si el pecado de toda la humanidad.¡Qué madre podría soportarlo! ¡Qué madre podría preparar a su hijo para tal misión!

“Estaban junto a la cruz de Jesús su madre…” Juan 19:25 

María había  amado a  su hijo ya  por 33  años.  Probablemente ya viuda, su vida se centraba en su hijo y Salvador. Y ahí estaba, fiel, al pié de la cruz. Ella no le negó. Permaneció cerca. “Guardando en su corazón” todo el dolor que esto le significara.

Tenía que haber sido fuerte.

Hechos 1: 6-14  narra la ascensión de Cristo. El verso 14 dice: “Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos”.

No se si María pudo ver a su hijo alejarse en el cielo hasta perderlo de vista en aquel día, pero lo que si sabemos es que perseveraba en la oración.

Se refugiaba en el “Poderoso” como ella le llamaba.

Tenía que haber sido fiel.

 *MARIA, UNA MUJER SENSIBLE 

 “Y SU MADRE GUARDABA TODAS ESTAS COSAS EN SU CORAZÓN”

Lucas 2:51

Estas palabras se refieren a María cuando ella y José andaban buscando a Jesús y después de tres días lo encontraron en el templo dialogando con los doctores de la ley. Cualquier mujer en esa situación estaría llorando desesperada y la reacción al encontrar al hijo perdido sería reprochar, regañar, llorar, gritar, darle un “jalón de orejas”, o algo así, pero la reacción de María fue “guardar todas estas cosas en su corazón”. Ella era apacible, ella era sensible. Con este adjetivo sensible no me refiero a la manera en que nos ponemos en nuestros “días difíciles” sino al hecho de enfocar su atención y sus sentidos a las cosas que pasaban con Jesús, meditándolas en su corazón, aunque tal vez no las comprendía del todo.

Tengo un alhajero musical que perteneció a mi mamá, a veces lo saco, le doy cuerda y saco objetos que le pertenecieron y la recuerdo mientras escucho la música.

Es un momento especial.

Todas nosotras hemos recibido bendiciones especiales del Señor, algunas de estas han sido realmente grandiosas en su momento, y con el paso del tiempo las olvidamos. Estas bendiciones hay que guardarlas en nuestro corazón así como María. Y de vez en cuando podemos “abrir nuestro alhajero” y recordarlas. Y tal vez habrá cosas que entendamos con el tiempo.

*MARIA, UNA MUJER DISPUESTA

.          “ENTONCES  MARIA  DIJO: HE AQUÍ LA SIERVA DEL SEÑOR, HÁGASE CONMIGO CONFORME A TU PALABRA”.

(Lucas 1:38)

Aunque lo que se le anunciaba  a  María era  un privilegio, no era algo fácil de enfrentar, pero ella, aún siendo tan jovencita, contestó con convicción, y se refirió a si misma como “Sierva”.

El servir al Señor es un privilegio como el concedido a María, el servir al Señor no siempre es fácil así como no fue fácil para ella ser la madre del Señor, pero lo importante es nuestra DISPOSICIÓN, NUESTRA ACTITUD DE SIERVAS.

Nuestra vida sería diferente, si cada mañana nos presentáramos  ante el Señor con estas palabras: “He aquí la sierva del Señor, hágase conmigo conforme a Tu palabra”

*MARIA: UNA MUJER DE ALABANZA

            Lucas 1:46-55  A ésta porción se le conoce como el “Cántico de María” o “Magnificat” por ser esa la primera palabra en su versión en latín. Son palabras de alabanza y exaltación.

Esta canción provenía de un corazón desbordante, provenía de su alma, de su espíritu, de dentro de su ser.

Las primeras palabras son: “ENGRANDECE MI ALMA AL SEÑOR”. María fue una mujer que engrandeció al Señor con su alma.

¿Te has preguntado cómo puede tu alma engrandecer al Señor?… ¡Piénsalo!

En  ésta Navidad y siempre,  quisiera ser como ella, una mujer fuerte  y fiel, una mujer sensible y dispuesta a servir, una mujer que engrandezca al Señor con su alma.

                                            Maria: una mujer digna de imitar.

MI ORACIÓN MATUTINA.

"Dios, este es un día nuevo.
Renuevo mi compromiso en seguir el trabajo que me has encomendado, 
en lo que edificas tu iglesia en este mundo.
Nuevamente estoy maravillado de que me hayas incluido 
en esta tarea que aviva y transforma al mundo.
Hoy con gozo te ofrezco:
MI AMOR
MI CORAZÓN
MIS TALENTOS
MI ENERGÍA
MI CREATIVIDAD
MI FIDELIDAD
MIS RECURSOS
Y MI GRATITUD
Me comprometo completamente al trabajo que me has asignado 
en la edificación de tu iglesia para que prevalezca en este mundo.
Y lo haré hoy. 
Te daré lo mejor.
Te lo mereces. 
Tu iglesia lo merece. 
ES LA ESPERANZA DEL MUNDO"

Firma _______________   Fecha ________________

Esta es una oración de compromiso incluída en el manual de la 
CUMBRE GLOBAL DE LIDERAZGO 2012, DE WILLOW CREEK,  
como parte de la Conferencia 
"La esperanza del mundo" Por Bill Hybels. 

SÉ COMO EL “AMARANTO”.

alegria

Por Mayra Gris de Luna.

De niña mi mamá solía comprarnos unos cuadritos de cereal muy ricos que conocíamos como “alegrías”. Todavía los venden, también en forma de círculo o a granel. Su sabor es dulce y crujiente y se le considera uno de los más nutritivos dulces típicos mexicanos. Se elabora con amaranto, que es  una planta que se cultiva en México desde la época prehispánica. Era tan importante como el maíz y el frijol. Se consumía como cereal, y la producción del grano estuvo en su máximo apogeo durante los períodos maya y azteca. La situación cambió cuando llegaron los españoles que prohibieron su cultivo y su consumo por considerarla “pagana”. Casi lograron erradicarla. Algunos estudiosos sostienen que se trató de una estrategia militar para mantener a la población débil y conquistarla más fácilmente, pues el amaranto era un alimento de guerreros.

La palabra “amaranto” significa “planta que no se marchita”. Las flores del amaranto después de cortadas duran mucho tiempo y no pierden el color, asumen un aspecto más bonito que cuando están vivas, razón por la cual era utilizada antiguamente para adornar las tumbas y simbolizaba la inmortalidad.  Escuché el santoral en la radio el día en que se festejaba a las personas que llevaran el nombre de “Amaranto” o “Amaranta”, que como nombre significa “el que no decae”. Me quedé pensando en su significado. Hay personas que experimentamos altas y bajas emocionales en nuestro fervor espiritual, en nuestra productividad o en nuestra energía. Siempre estamos luchando por no decaer. Quisiéramos ir siempre en línea ascendente o por lo menos conservar siempre la estabilidad y el equilibrio. Quisiéramos ser “el que no decae”;  quisiéramos  ser siempre “alegría”.

Existen varios factores que nos pueden quitar nuestra estabilidad y nuestra alegría. Podemos clasificarlas dentro de tres aspectos: las cosas, las circunstancias y las personas. Si lo permitimos, estos tres ladrones del gozo nos pueden hacer decaer.

Cosas. A María se le  hace tarde para un compromiso importante, pero no encuentra las llaves de su auto. Las busca por todas partes pero la manecilla del reloj avanza con rapidez. Ella se pone nerviosa, se enoja  pensando que alguna persona las cambió de lugar, o pudo haberlas tomado. Se enoja aún consigo misma por no haberlas dejado en su lugar. Sube, baja, va y viene con todo y sus zapatillas sonando por toda la casa. Quiere llorar de frustración pero se aguanta para no arruinar su maquillaje.  Casi sin percatarse, ha perdido la calma, la alegría y el bienestar. Un objeto robó su gozo.

Circunstancias. En la fila de “aclaraciones” del banco, José toma su turno para aclarar su estado de cuenta. La fila es larga y el tiempo pasa excediendo su límite de paciencia. Empieza a desesperarse y observa que los que atienden están platicando y la fila avanza muy lentamente. Después de una hora, nota que una persona que acaba de llegar entra para preguntar algo y empiezan a atenderle antes que a él. En pocos segundos, su propósito de no perder la paciencia se esfuma. Está enojado. Las circunstancias le robaron su gozo.

Personas. Le han diagnosticado cáncer al papá de María. La noticia es demasiado fuerte para ella. No sabe qué es más difícil, si ver el sufrimiento de su padre, o saber que pronto morirá. Cada día que pasa, ella siente como una carga, una pena moral que la desgasta. Una persona le ha hecho decaer.

Todos estamos expuestos a éste tipo de situaciones. Pero podemos escoger nuestras batallas. Cuando detectamos la pérdida del equilibrio, ayuda mucho analizar qué es lo que lo provoca. ¿Será un objeto, una situación o una persona?

Podemos decidir que un objeto como unas llaves no va a tener potestad sobre nosotros. Podemos analizar qué circunstancias deben ser importantes para nosotros y cuales son hechos pasajeros sin trascendencia por los que no vale la pena alterarse. Habrá tiempos difíciles también. Los relacionados con la gente que amamos. Es cuando necesitamos la fortaleza del Consolador.

El Salmo 7:1 dice: “Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará”. Nuestras raíces deben estar bien afianzadas a Aquel que es el agua viva. Una mente nutrida diariamente con la palabra de Dios puede ser fuerte y estar entrenada para enfrentar la adversidad. Sólo la ayuda sobrenatural de Dios puede lograr que tu fe y tu ánimo nunca decaigan. Podemos defender nuestro gozo. Esperando  en Dios podemos recibir nuevas fuerzas, volar con poder como el águila y aún correr sin fatigarnos.

¡Que podamos ser como la flor de amaranto, que no se marchita, que nunca decae y aún con el paso del tiempo, luce en todo su esplendor!

Pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas;

volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán,

    caminarán y no se cansarán.

Isaías 40:31 (NVI)

 BELLA FLOR

 

“EL MINISTERIO DEL TOCADISCOS”

Por Mayra Gris de Luna.

Cuando vi la imágen de arriba, recordé un relato de mi esposo acerca de cómo llegó el evangelio a su familia.

En la década de los setentas, después de las grandes y elegantes consolas para escuchar los discos de entonces, hicieron presencia los “tocadiscos”. Estos eran más prácticos porque eran portátiles. Podías llevarlos a todos lados porque al cerrarlos se convertían en una maleta.

De alguna manera mi suegra notó que un señor pasaba por su calle con una maleta. Se decía que “hablaba de Dios”. Mi suegra, con un corazón necesitado de Dios, le dijo a uno de sus hijos que fuera a buscar al señor y le dijera que los visitara. El hombre llegó a la casa. Mi suegra lo pasó a una tranquila estancia y llamó a todos sus hijos. El hombre abrió su maleta y empezó a poner discos. Pero la música que emanaba de éste tocadiscos era diferente. La letra de las canciones hablaba del amor de Dios, hablaba del sacrificio de Su hijo Jesucristo para dar vida a todo aquel que en El creyera, hablaba de la historia de la mujer samaritana y tantas cosas mas.  Todos escuchaban atentamente las palabras de los himnos. Mi suegra enjugaba sus ojos con lágrimas. Dios tocaba los corazones de todos en aquella sala. Dios empezaba a sanar sus atribuladas vidas con el mensaje de la música que salía del tocadiscos.

En repetidas ocasiones el señor del tocadiscos sólo llegaba, abría la maleta, ponía los discos y se sentaba. La obra la hacía el Espíritu Santo. Poco a poco iban entendiendo mas y mas lo que Dios les hablaba por ése medio. Después de un rato el señor cerraba su maleta y continuaba su ministerio. “El ministerio del tocadiscos” le llamo yo.

¡Gracias a Dios por aquel hombre! ¡Y por su tocadiscos! Porque mi familia política fué rescatada y transformada por el conocimiento de Jesucristo que les llegó de esa manera.

Ellos buscaron congregarse en una Iglesia como resultado de ello.

Tal vez aquel hombre no era elocuente en sus palabras, tal vez solo oraba para que la música impactara la vida de la gente a la que visitaba.

Recuerdo unas palabras del amado hermano y célebre músico Felipe Blycker:

“Es bueno que la música tenga un efecto emocional en las personas, porque éste efecto emocional puede llevarlas a tener un efecto espiritual en sus vidas”.

¡Cuánta razón tiene el hermano! ¡Me gozo con los ministerios del canto, de los coros, estudiantinas, de los músicos! “El cielo y la tierra pasarán” pero la música y la alabanza son de las pocas cosas que disfrutamos en la tierra que también podremos disfrutar en el cielo.

En particular este hermano con el “ministerio del tocadiscos” me hace pensar en que todos podemos hacer algo para compartir el mensaje de Salvación.

A nuestras posibilidades, con nuestros talentos, con nuestra creatividad, aunque no tengamos elocuencia, aunque no hayamos estudiado en un seminario, aunque no sepamos tocar algún instrumento ni cantar. La obra la hace el Espíritu Santo.

Algo podemos encontrar como éste hermano que usó su recurso y obtuvo grande fruto que Dios le habrá de recompensar “según las riquezas de Su gloria”.

Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo.

Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo.

Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo.

Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.

1 Corintios 12:4-7

¿Posees algún recurso o habilidad que podrías convertir en un ministerio?

 

“NO HAY MAL QUE POR BIEN NO VENGA”

Por Mayra Gris de Luna.

Si nos acercamos mucho a un telar, podremos ver muy de cerca las puntadas y el color de los hilos, pero para apreciar la figura que se está tejiendo tendremos que alejarnos un poco.

Algo parecido ocurre en mi vida, cuando en mi presente no puedo entender por qué pasan las cosas, pero al transcurrir del tiempo, y mirar hacia atrás, veo con claridad la obra de Dios en mi vida.

Quiero platicarte una de mis vivencias para que cuando te ocurra algo que no es agradable o que no entiendes por qué el Señor permite que te pase, recuerdes lo que dice Romanos 8:28a:

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien”.

Por razones del trabajo de mi esposo, estuvimos una temporada en Barcelona. Uno de esos días fuimos a conocer la Villa Olímpica y caminamos a la orilla de la playa. Estacionamos el carro enfrente de un gran letrero con una letra “E” de “Estacionamiento”.

Cuando terminamos nuestro paseo y regresamos, encontramos el letrero, pero no nuestro carro. Primero pensamos que tal vez nos habíamos equivocado de lugar y lo buscamos a lo largo de la calle, pero nada. Empezamos a pensar en la posibilidad de que nos lo hubieran robado.

Estábamos ahí parados cuando llegó un señor que tenía un puesto de revistas en la esquina y nos había estado observando. Nos dijo que nos habíamos estacionado en un lugar prohibido. Vimos bien y debajo de la “E” había unas letras pequeñas que decían en catalán: “sólo para médicos del Hospital del Mar”. Volteamos hacia enfrente y ahí estaba el gran “Hospital del Mar”.

El señor nos dijo que se habían llevado el carro a la delegación de Tránsito, y que seguramente habrían dejado un papel pegado al piso con la notificación y los datos. Efectivamente, había un papel amarillo con la información. Buscamos el lugar, pagamos la multa y recuperamos el carro. No fue nada agradable el tiempo perdido en eso ni pagar la multa, pero nos sentimos agradecidos porque el carro no había sido robado.

Días después, fuimos a caminar a las Ramblas, y entramos a un estacionamiento. Con una bebé de 6 meses, bajamos la carriola, la pañalera, la bolsa, la cámara, las chamarras, y bueno, nos hacíamos bolas con tanta cosa. Así que cuando bajé a la bebé y la puse en la carriola olvidé abrocharle el cinturón de la carriola. Siempre tenía cuidado de abrochar el cinturón de seguridad de la carriola porque mi bebé era muy inquieta, pero así como una “ley de Murphy”, solo bastaron unos segundos de descuido para que la bebé se cayera de la carriola y se pegara en la cabeza con el piso de cemento. La bebé empezó a llorar. El golpe si había sido fuerte y pronto le empezó a salir un moretón. Nosotros estábamos tan asustados que sólo recuerdo que el señor del estacionamiento nos dijo: -“lo indicado es que la lleven al “Hospital del Mar”, ¿saben donde está?” ¡qué si sabíamos! ¡sabíamos hasta donde uno no debe estacionarse si va al Hospital del Mar!

Llevamos a la bebé ahí, resultó ser un muy buen hospital, nos atendieron de maravilla, le sacaron radiografía de la cabeza a la bebé y la tuvieron un tiempo en observación. Las enfermeras le llamaban “Muñequita piel canela”.(De ahí el nombre del blog PIEL CANELA). La bebé recibió la atención oportuna, y nosotros regresamos tranquilos al hotel.

Ahora que miro hacia atras ésta experiencia, agradezco a Dios porque siempre ha puesto personas cerca que nos ayudan. También porque El se encargó de que supiéramos con exactitud dónde estaba el Hospital del Mar para cuando lo necesitáramos.

Creo que Dios tiene cuidado de nosotros y que nada ocurre sin que El lo permita.

Detalles como ese han fortalecido mi convicción de que aún cuando nos ocurran cosas que no son tan agradables, Dios las usará para nuestro bien.

Tengo una amiga que por alguna razón bajó de un camión en Israel una cuadra antes de que éste explotara sin que ella supiera que ésto sucedería. Se de personas que tuvieron algún contratiempo para llegar temprano a las Torres Gemelas el 11/11.

¿Se poncha una llanta? ¿Se acabó la gasolina? ¿Se fué el camión? Dí ¡Gracias Señor!, probablemente te está protegiendo. “No hay mal que por bien no venga” para los que amamos a Dios.

¿Recuerdas algún evento desafortunado en el pasado que Dios lo usó para tu bien?

ORACION PARA SONREIR.

Señor, renueva mi espíritu y dibuja en mi rostro sonrisas de gozo por la riqueza de Tu bendición.

Que mis ojos sonrían diariamente por el cuidado y compañerismo de mi familia y de mi comunidad.

Que mi corazón sonría diariamente por las alegrías y dolores que compartimos.

Que mi boca sonría diariamente con la alegría y regocijo de tus trabajos.

Que mi rostro dé testimonio diariamente de la alegría que tú me brindas.

Gracias por este regalo de mi sonrisa, Señor.

Amén.

Tomado del libro: “Mi legado”

de la Madre Teresa de Calcuta

Editorial Lectorum.

LA DECISIÓN.


Todo está en silencio. Es temprano. Mi café está caliente. El cielo aún está negro. El mundo sigue durmiendo. El día se aproxima.

En pocos momentos llegará el día. Se acercará rugiendo por la vía al levantarse el sol. La quietud de la madrugada

se tornará en el ruido del día. La calma de la soledad se reemplazará por el golpeteo rítmico del paso de la raza humana. El refugio de la temprana mañana invadirá las decisiones que deban tomarse y las obligaciones que deban cumplirse. 

Durante las próximas doce horas quedaré expuesto a las exigencias del día. Ahora es el momento en que debo tomar una decisión. Por causa del Calvario, tengo la libertad de decidir. Así que decido.

Elijo el amor…

Ninguna ocasión justifica el odio; ninguna injusticia autoriza la amargura. Elijo el amor. Hoy amaré a Dios y lo que Dios ama.

Elijo el gozo…

Invitaré a mi Dios para ser el Dios de la circunstancia. Rehusaré la tentación de ser cínico… la herramienta del pensador perezoso. Rehusaré considerar a las personas como menos que seres humanos, creados por Dios. Rehusaré ver en los problemas algo menos que una oportunidad de ver a Dios.

Elijo la paz…

Viviré habiendo sido perdonado. Perdonaré para que pueda vivir.

Elijo la paciencia…

Pasaré por alto los inconvenientes del mundo. En lugar de quejarme porque la espera es demasiado larga, agradeceré a Dios por un momento para orar. En lugar de cerrar mi puño ante nuevas tareas asignadas, las encararé con gozo y valor…

Elijo la amabilidad…

Seré amable con los pobres, pues están solos. Amable con los ricos, pues tienen temor. Y amable con los malvados, pues de tal manera me ha tratado Dios.

Elijo la bondad…

Prefiero estar sin un dólar antes que aceptar uno de manera deshonesta. Prefiero ser ignorado antes que jactarme. Prefiero confesar antes que acusar. Elijo la bondad.

Elijo la fidelidad…

Hoy guardaré mis promesas. Mis acreedores no se lamentarán de su confianza. Mis asociados no cuestionarán mi palabra. Mi esposa no cuestionará mi amor. Y mis hijos nunca tendrán temor de que su padre no regrese a casa.

Elijo la mansedumbre…

Nada se gana por la fuerza. Elijo ser manso. Si levanto mi voz, que sólo sea en alabanza. Si cierro mi puño, que sólo sea en oración. Si hago exigencias que sólo sean a mí mismo.

Elijo el dominio propio…

Soy un ser espiritual. Luego de que haya muerto este cuerpo, mi espíritu remontará vuelo. Me niego a permitir que lo que se va a podrir gobierne lo eterno. 

Elijo el dominio propio. Sólo me emborracharé de gozo. Solo me apasionará mi fe. Sólo Dios ejercerá influencia sobre mí. Sólo Cristo me enseñará. Elijo el dominio propio.

Amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio, a éstos encomiendo mi día. Si tengo éxito, daré gracias. Si fallo, buscaré Su gracia. Y luego, cuando este día haya acabado, pondré mi cabeza sobre mi almohada y descansaré.

De MAX LUCADO

en el libro “Cuando Dios susurra tu nombre”, Grupo Nelson.

MI POPOCATÉPETL.

Por Mayra Gris de Luna.

Cada mañana, para salir del lugar donde vivimos e incorporarme a la carretera, tengo que voltear hacia la izquierda. Sin embargo, mi primera mirada no es hacia la carretera, no es tampoco hacia los autos que vienen entrando a la ciudad; mis ojos se posan sobre el “Popocatépetl”.

El Popocatépetl es un hermoso volcán. Cerca del cráter tiene hermosos glaciares puesto que tiene una altura de 5458 metros sobre el nivel del mar. Su nombre proviene de la lengua náhuatl que significa “montaña que humea”. En efecto, es un volcán activo.

La vista es impresionantemente bella.  Hay personas que pueden disfrutar una hermosa vista de la Torre Eiffel, de alguna paradisiaca playa, o de una preciosa ladera en la Toscana, pero yo me considero privilegiada de poder disfrutar cada día de la presencia de “la montaña que humea”.

Una de las razones de mi interés cotidiano en este paisaje es que es diferente cada día y nunca es igual. Mi expectativa de ¿Cómo amaneció hoy el volcán? es satisfecha con mil estampas diferentes.

Hay días en que se manifiesta claro, imponente, cubierto de nieve, sereno  e inmutable en medio de la llanura.

Otros días inspira respeto cuando exhalando grises fumarolas con grave estruendo nos recuerda su poder.

Hay noches en las que emana fuego del cráter, y puede hasta infundir temor.

A veces, los días nublados y la ceniza lo cubren totalmente y no podemos verlo. Parece que no existiera. Pero sabemos que está allí.

Dios se muestra en la naturaleza. Así como veo a Dios en la inmensidad del mar o en la belleza de las flores, éste volcán me hace pensar en Dios. Tan imponente y poderoso. Tan impresionantemente bello e inmutable. Así como el volcán: Dios siempre está allí.

A veces lo veo en todo su poder y gloria manifestándose en mi vida, y mi corazón se goza en alabarle por su belleza y sus bondades a mi vida.

Otras veces, los problemas, las tristezas, las pérdidas en mi vida han nublado mi vista. Me es difícil verlo. Me es difícil gozarme, me invade hasta el temor.

También me he alejado tanto de Dios a veces, que he caminado en la oscuridad. El me ha tenido que rescatar y alumbrar no con luz, sino con fuego. El fuego de las pruebas, el fuego de Su reprensión, y créeme, he conocido el temor. El temor de Dios. Porque:

“Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo” 

(Hebreos 10:31).

Pero lo peor es cuando “no veo” a Dios. Cuando así como el volcán, parece que no existe…está callado, y mi corazón se consuela con la convicción de que “El está allí”.

Aunque no lo vea, aunque no lo sienta. Dios está ahí cuidándome como el Popocatépetl a “La mujer dormida”. Velando mí sueño. (Conoce la hermosa leyenda al final)

Así como cada mañana mi mirada busca ansiosamente contemplar el Popocatépetl,  cada mañana podemos buscar el rostro del Señor y contemplar Su hermosura. Y aún cuando en nuestra vida haya días soleados y días nublados El es siempre el mismo, que ha prometido estar con nosotros “Todos los días hasta el fin del mundo”.

Por la mañana, Señor, escuchas mi clamor;
    por la mañana te presento mis ruegos,
    y quedo a la espera de tu respuesta.

Salmos 5:3 NVI

 La leyenda: Haz click aquí para ver el video sobre “La leyenda de los volcanes”

 

VE CON LOS OJOS DE LA FE.

La fe es confiar en lo que el ojo no puede ver.

Los ojos ven al león que acecha. La fe ve al ángel de Daniel.

Los ojos ven tormentas. La fe ve el arco iris de Noé.

Los ojos ven gigantes. La fe ve a Canaán.

Tus ojos ven tus faltas. Tu fe ve a tu Salvador.

Tus ojos ven tu culpa. Tu fe ve Su sangre.

Tus ojos ven tu tumba. Tu fe ve una ciudad celestial cuyo constructor y creador es Dios.

Tus ojos miran al espejo y ven un pecador, un fracaso, un quebrantador de promesas.

Pero por fe miras al espejo y te ves como pródigo elegantemente vestido llevando en tu dedo el anillo de la gracia y en tu rostro el beso de tu Padre.

 

El poder de Dios es muy grande para los que creen.

“Ese poder es como la acción de su fuerza poderosa,

Que ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos”.

Efesios 1:19-20, NVI

Tomado del libro: “Cuando Dios susurra tu nombre”

de Max Lucado, Grupo Nelson

MANDAMIENTOS PARADÓJICOS DEL LIDERAZGO.

La gente es ilógica, irrazonable y egocéntrica;

quiérelos de todos modos.

Si haces el bien, la gente te acusará de motivos egoístas ulteriores;

házlo de todos modos.

Si triunfas, ganarás amigos falsos y enemigos verdaderos;

triunfa de todos modos.

El bien que haces hoy tal vez quede en el olvido mañana;

haz el bien de todos modos.

La honradez y la franqueza te hacen vulnerable;

se honrado y franco de todos modos.

El hombre más grande con las ideas más grandes

puede ser derribado por el hombre más pequeño

con la mente más pequeña;

piensa en grande de todos modos.

La gente favorece a los desamparados pero sigue sólo a los populares;

lucha por unos cuantos desamparados de todos modos.

Lo que tu pasas años construyendo

puede ser destruido de la noche a la mañana;

construye de todos modos.

La gente realmente necesita ayuda

pero puede atacarte si le ayudas;

ayúdalos de todas maneras.

Dale al mundo lo mejor de ti y lo que conseguirás será un puntapié en los dientes;

dale al mundo lo mejor de ti de todos modos.

Si lo mejor es posible, entonces lo bueno no basta.

 de Kent M. Keith

incluido en el libro “Relaciones 101” de John Maxwell.
Editorial Caribe-Betania