Ingrediente básico para amistades largas.

¿Sabes cuál es la palabra más importante en una amistad? 
La palabra ACEPTACIÓN.

A través del tiempo he tenido amigas y amistades largas. También amistades que en un tiempo fueron muy cercanas, pero terminaron. Extraño mucho a algunas de ellas.

Al pensar un poco en las amistades que han perdurado, he llegado a la conclusión de que mis buenas amigas lo son porque me aceptan como soy. No están conmigo porque yo sea una buena persona, o una amiga fiel o porque les dé regalos. Nada de eso, porque yo se que muchas veces les he fallado y en muchas ocasiones no les he correspondido con reciprocidad. Están ahí para mi, simplemente porque han decidido ser mis amigas a pesar de cómo soy. Por eso las valoro más y estoy aprendiendo a cuidarlas mejor. 
En el pasado, cuando trataba de cuidar alguna amistad, en ocasiones me afligía pensando: -«tarde o temprano haré o diré algo que no le guste, tarde o temprano va a conocer mis defectos y se irá». Aprendí que tenemos la tendencia de tratar de agradar precisamente a las personas difíciles de agradar. A las personas lindas y fáciles de tratar las sentimos seguras; inconscientemente actuamos como si no necesitáramos esforzarnos por conservarlas. Nos enfocamos en tratar de complacer a personas imposibles de complacer, y sí, efectivamente a ese tipo de personas tarde o temprano las vamos a perder. Y creo que lamentablemente es lo mejor.

Las personas que nos aceptan son mas sanas, empaticas y desinteresadas. No compiten con nosotros ni nos envidian. Son las amistades más parecidas a las que teníamos cuando niñas. Simplemente jugábamos juntas y disfrutábamos esos momentos. Y aun cuando a veces nos llegábamos a “jalar los pelos”, al otro día nos encontrábamos y continuábamos jugando. 
Yo también quiero aceptar a mis amigas como ellas son. Quiero enfocarme en su lado bueno y no exigir perfección. Pensamos que «un amigo es quien nunca falla» eso es un mito. Siempre fallamos y nos fallan. Las amistades que perduran están dispuestas a permanecer unidas a pesar de fallar alguna vez. 

Amistad